Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2020

Aparecern uvas con cianuro contra Piera?

Sergio Rodrguez Gelfenstein
Politika


El 11 de mayo de 1983 se inici en Chile la primera Protesta Nacional contra Pinochet, comenzando as una ofensiva que no se detendra hasta el 11 de marzo de 1990 cuando el dictador se vio obligado a abandonar la Moneda. Empezaba as lo que pomposamente se denomin transicin a la democracia, hecho que nunca ocurri en su totalidad en tanto los usufructuarios de la derrota del tirano prefirieron dar prolongacin a su obra, en vez de emprender el camino hacia la transformacin del pas en una verdadera democracia con participacin popular en el marco de un sistema poltico equitativo y de derechos para todos los chilenos.

Las jornadas de protesta contra la dictadura fueron convocadas -al igual que ahora- por una vasta amalgama de fuerzas sociales apoyadas por agrupaciones polticas tan amplias que sumaron a aquellas que fueron perseguidas por la dictadura con otras que apoyaron, favorecieron y aplaudieron el golpe de Estado, en especial el partido demcrata cristiano, que solo se hizo opositor cuando constat que Pinochet no le iba a transferir el poder como esperaba.

La dimensin, profundidad, variedad, pluralidad y fuerza de la protesta sorprendi al gobierno que solo atin a una brutal respuesta represiva en pos de paralizar el mpetu democrtico y liberador de los chilenos. Para asombro de todos, incluyendo los convocantes, el impulso de lucha fue superado tan ampliamente que la continuidad de la misma fue cuestionada y puesta en duda por los que desde afuera miraban los acontecimientos esperando ver el curso de la accin a fin de determinar si ponerse al lado del pueblo que apuntaba a la ruptura o al de Estados Unidos y la dictadura, que se orientaban a la persistencia del modelo. Se adaptaron mansa e interesadamente a esta opcin. Cualquier semejanza con la realidad actual no es mera coincidencia.

As mientras construan referentes polticos y sociales paralelos y buscaban insertarse en la protesta, incluso enviando mensajes a las organizaciones que a travs de la accin armada profundizaban la crisis de la dictadura, al mismo tiempo escudriaban canales de negociacin para llegar a acuerdos con los militares y empresarios a espaldas del pueblo.

Era curioso, llegaron hasta el colmo de querer transformarse en barmetros de la protesta social como ahora- y hasta de las acciones armadas. Mandaban mensajes: esa estuvo bien, estuvo bien, pero no es el momento, hay que ser ms precisos, por ahora no es conveniente, todo ello buscando oxgeno y tiempo para hacer valer sus intereses mientras medan el deterioro de la dictadura.

Simultneamente las manifestaciones seguan su curso, diez en total entre 1983 y 1984, hasta que en 1985 el pueblo perdi definitivamente el miedo, desatando una multiplicacin de las jornadas de protesta hasta la ltima, el 2 y 3 de julio de 1986, la mayor de todas que puso a la dictadura en una situacin de absoluta debilidad. La respuesta de la dictadura fue ms y mayor represin, quema de ciudadanos que protestaban pacficamente, degollamientos, enfrentamientos simulados y la implementacin de un sofisticado sistema de torturas, aprendido por los agentes gubernamentales en las escuelas estadounidenses.

Unido a ello y en la perspectiva de un incremento de la lucha, se produjo un gigantesco ingreso clandestino de armas al pas al mismo tiempo que el Frente Patritico Manuel Rodrguez intent ajusticiar al tirano en septiembre de 1986.

Fue todo lo que la paciencia de Estados Unidos era capaz de aceptar, la posibilidad de una salida popular, democrtica y revolucionaria no poda ser aceptada por lo que comenz a tramar la salida del dictador. Su misin ya haba sido cumplida y ahora se necesitaba un modelo distinto para un pas que a comienzos de la dcada de los 70 se transform en un referente mundial bajo el liderazgo de Salvador Allende, un hombre de una dimensin superlativa premunido de armas que no posean ni el imperio, ni los polticos, militares o empresarios que Estados Unidos utiliz para ejecutar sus planes: honor, dignidad, valenta poltica y personal, entereza, pasin y lealtad. Caractersticas que no tiene ningn lder de la lite chileno sea del gobierno o la oposicin.

La dictadura se vio obligada a llegar a un acuerdo mediante el cual se realizara un plebiscito para determinar si el pueblo quera o no la continuidad de la misma. Pinochet acept a regaadientes la derrota en el evento electoral que dictamin la ejecucin de elecciones, el mes de diciembre de 1989. Sin embargo, el pas viva en permanente zozobra por las continuas amenazas del dictador que se aferraba al poder a travs de una feroz represin.

Desde Washington enviaron un primer mensaje: el 12 de marzo de 1989 en el barco Almera Star que descargaba frutas provenientes de Chile, la FDA (Administracin de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos encontr dos uvas envenenadas con cianuro a consecuencia de lo cual retuvieron todos los embarques, de la misma manera que procedieron a embargar todas las frutas y verduras importadas desde Chile, prohibiendo su adquisicin. El almirante Jos Toribio Merino miembro de la Junta Militar calific la medida como una de las tantas canalladas que nos ha hecho Estados Unidos.

El 17 de marzo Despus de una exhaustiva revisin de toda los embarques en los que no se encontr rastros de ningn compuesto nocivo a la salud humana o animal, se anunci que se reanudara la importacin de fruta chilena a Estados Unidos, pero ya el dao estaba hecho. Las prdidas econmicas de los exportadores de fruta chilena alcanzaron los 330 millones de dlares, mientras que el costo para el Fisco del conjunto de medidas adoptadas alcanz casi 200 millones de dlares ms. Algo que la economa del pas no poda permitirse.

El aviso de Estados Unidos fue claro: tu economa te la manejo yo y si no haces lo que te digo, te hundo. Pinochet no capt el mensaje, pero los empresarios chilenos s. Entonces se puso en funcionamiento una infernal maquinaria de edificacin de una transicin pactada y ordenada de la dictadura a la democracia. Se estableci un intenso puente areo entre Washington y Santiago: senadores y representantes, secretarios y subsecretarios, generales y agentes de inteligencia del gobierno de George H. Bush intensificaron sus viajes a la capital chilena donde encontraron excelentes interlocutores entre empresarios, pinochetistas renovados en el partido demcrata cristiano y sobre todo camalenicos polticos social demcratas domesticados en Pars, Londres, Madrid y Estocolmo donde descubrieron que Allende haba sido un soador sin futuro.

Los empresarios le bajaron el dedo a Pinochet, la oposicin al rgimen militar se dio cuenta que a travs de las elecciones se podan aduear del pas, a partir de lo cual decidieron de comn acuerdo con el tirano recurrir a esta va electoral en la que todos ganaban, se hara justicia en la medida de lo posible aunque el pueblo fuera marginado una vez ms. En estas elecciones el candidato del dictador fue derrotado, ganando el designado por Estados Unidos, la social democracia y la democracia cristiana internacional y los empresarios con lo que la alegra lleg a Chile, segn dijeron los que ya se preparaban para robar, reprimir, engaar, estafar y excluir a los chilenos por los prximos 30 aos.

Lo ocurrido a partir de entonces es de todos conocido. Nadie puede ni debe dar lecciones a los que estn luchando da a da y hora a hora contra el rgimen de terror impuesto por Piera. Yo, que miro desde lejos, solo deseo que el nuevo liderazgo emergido de los combates sea como Allende- leal al pueblo y que tengan la sabidura necesaria para encontrar respuestas a los retos cotidianos que encare la lucha.

Que el enfrentamiento a esta nueva dictadura que reprime asesina, tortura y viola siga hasta obtener la victoria, que sea el pueblo quien gane evitando nuevas uvas con cianuro inventadas por Estados Unidos para imponer su solucin y escamotear la victoria popular. Deseara tambin que a la transicin de la democracia a la dictadura que pretende imponer Piera, se oponga una transformacin del pas a fin de construir una democracia verdadera y real para todos los chilenos y chilenas.

2020 Politika | [email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter