Portada :: Mundo :: Irn. Siguiente objetivo del Eje del Mal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2020

Trump nos empuja al abismo

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


Las agresiones de Estados Unidos contra Irn tienen larga historia, se remonta a los aos cincuenta del siglo XX. El asesinato el 2 de enero pasado del general Quasem Soleimani, comandante de la fuerza Quds de Irn, solo inicia un nuevo captulo, tal vez el ms sombro y amenazador del conflicto entre los dos pases. Encima de ordenar la supresin de una de las ms altas autoridades de un Estado de visita en otro Estado, ambos miembros de la ONU, decisin notablemente inmoral e ilegal, todo apunta a que el presidente Donald Trump y su secretario de Estado Pompeo, conocan las coordenadas de la misin diplomtica que condujo a Soleimani en un vuelo comercial de Damasco a Bagdad, a solicitud precisamente del inquilino de la Casa Blanca. Una emboscada artera.

Retrocedamos unas dcadas. En 1953 un golpe de Estado organizado por la CIA derroca al primer ministro de Irn Mohamed Mossadeqq. El golpe era la respuesta a la nacionalizacin del petrleo, lograda en 1951 por Mossadeqq con inmenso apoyo popular, e instaur la sangrienta dictadura del sha (monarca en persa) Mohamed Reza Pahlevi, caracterizada por su servilismo ante Washington y por ser su gendarme en la zona del Gofo Prsico durante muchos aos. El programa nuclear iran comienza por iniciativa del Sha, que argumenta su necesidad para producir energa elctrica y destinar los grandes yacimientos de petrleo persas a impulsar la industria petroqumica. Un memorando de 1975 firmado por el criminal de guerra y secretario de Estado de Estados Unidos Henry Kisinger consigna que la venta de equipos para la industria nuclear de Irn producir seis mil millones de dlares en ganancias para las corporaciones estadounidenses. En 1976 el presidente de ese pas, Gerald Ford, dicta una orden que no solo apoy los planes iranes sino condujo a la firma de un acuerdo multimillonario que le hubiera permitido al Irn proestadounidense acceder a grandes cantidades de plutonio y uranio enriquecido, elementos con los que es posible fabricar un arma atmica. Pinge negocio que se disputaban Westinghouse y General Electric.

Pero en 1979, el programa se detiene por el triunfo de la revolucin antimperialista encabezada por el ayatola Jomein en el pas persa. Este intentara ms tarde reanudarlo, pero las corporaciones occidentales se retiraron con distintos pretextos. Luego, la gravosa guerra con Irak (1980-1988) y las presiones de Estados Unidos y otros de sus aliados occidentales dilataron la finalizacin del reactor nuclear de Bushehr con asistencia rusa, que solo comenz a aportar electricidad a la red nacional en 2011. Irn, firmante del Tratado de No Proliferacin Nuclear (NPT por su sigla en ingls), ha cumplido con rigor sus compromisos internacionales en materia nuclear, certificado as reiteradamente por la Organizacin Internacional de Energa Atmica, que lo ha sometido a inspecciones de una profundidad sin precedentes y nunca ha encontrado pruebas de que se prepare para fabricar armas nucleares. Adems, ha sido objeto de constantes y costosas sanciones de Estados Unidos y sus aliados, que han afectado mucho su desarrollo econmico y el bienestar de su poblacin. Sin embargo, y aqu se ve muy claro el cinismo y la doble moral del orden internacional impuesto por Washington, Israel, que no es firmante del NPT y que no subsistira sin la copiosa ayuda econmica estadounidense, posee al margen de la ley no menos de 200 bombas nucleares suministradas por su aliado yanqui.

No obstante, el presidente Obama promovi un acuerdo para solucionar el conflicto por el programa nuclear iran, conseguido con gran esfuerzo. Bsicamente consista en el cese del enriquecimiento de uranio por parte de Tehern sin renunciar a su programa nuclear a cambio de un levantamiento gradual de las sanciones. Considerado creativo y realista por muchos analistas, el pacto, conocido como 5 + 1 e Irn reuni durante aos el trabajo de las diplomacias del pas persa, Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia, Alemania y la Unin Europea y fue firmado en 2015. Pero Trump desde su campaa electoral lo catalog como el peor firmado por Estados Unidos en su historia. Era de esperar. Aparte de la banalidad e ignorancia del entonces candidato, su campaa fue aceitada con abundante dinero sionista justo a cambio de romper el 5 + 1 y gran parte de su electorado en el sur de Estados Unidos est formado por cristianos sionistas, un subproducto del neopentecostalismo. Trump es nicamente comparable con Hitler en el arte de romper acuerdos internacionales. Ha sacado a Estados Unidos, entre otros, del NPT, del tratado sobre cambio climtico, del de regulacin de armas estratgicas, del de armas nucleares de alcance medio, todos de trascendental importancia para la supervivencia de la humanidad.

Irn no se rendir. Al asfixiarlo econmicamente y amenazarlo militarmente, el magnate exacerba al extremo una causa de conflicto blico que podra arrasar el Medio Oriente, pero tambin arrastrar a la humanidad al abismo nuclear, si se complica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter