Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2020

La segunda fase del golpe

Carlos Echaz Cortz
Rebelin


Si algn gobernante, en cualquier parte del mundo, lanzara a las calles al ejrcito en operaciones conjuntas con la polica, en el momento en el que est prorrogando su mandato, eso sera llamado Golpe de Estado, sin ningn titubeo, por todos. No importara si la justificacin que otorgara fuera "solamente" la de mantener la tranquilidad en la poblacin. Ms an, esa justificacin sera la confesin en torno a que el mentado gobierno necesitara mantener "tranquila" a una poblacin ante una eminente y legtima protesta popular.

Bueno, eso es lo que est ocurriendo en estos momentos en Bolivia, ni ms ni menos. Se trata de una segunda fase del golpe de Estado que llevaron adelante los sectores ms regresivos de la sociedad boliviana, bajo el amparo y con la promocin del imperialismo norteamericano. En la primera fase se aseguraron de tomar el control del Aparato del Estado. En esta segunda fase, de lo que se trata es de impedir que el Movimiento al Socialismo (MAS) tenga la ms remota posibilidad de volver al poder.

El hecho es que los golpistas van comprendiendo poco a poco, por la fuerza de la realidad, que el MAS tiene posibilidades reales de ganar las elecciones del 3 de mayo. Luego de la resaca que les ocasion su sangrienta toma del poder, entienden que lo de su tan mentado "fraude" fue solamente una invencin de ellos y que el denominado voto duro del MAS contina all, esperando manifestarse en las urnas. Adems saben que las torpezas que han cometido, para no hablar de las matanzas, les resta votos a todas sus alternativas electorales. Por eso estuvieron desesperados clamando por la Unidad de todas sus opciones polticas, sin percatarse que esa desesperacin por su unidad implicaba en rigor, su reconocimiento que el fraude del que acusaron al MAS fue simplemente su invencin. Estaban pues al borde de quedar al descubierto con su mentira; esa si fue una monumental mentira, la ms grande y de mayor trascendencia en la historia del pas.

Para tensar an ms sus nervios, se han hecho pblicas algunas encuestas en las que el MAS tiene el mayor caudal de preferencia electoral, siendo algo indito en la poltica boliviana que el frente que al momento de la encuesta todava no tena candidatos, hubiera obtenido la mayor preferencia.

Bien, el propsito de esta nueva arremetida, que hemos denominado segunda fase del golpe, es la de generar las condiciones para que el MAS no gane las elecciones. Por un lado se han dado a una persecucin tan sauda que ya ni siquiera la disimulan. Sin ningn empacho, la autoproclamada ha declarado que su gobierno iniciar investigaciones contra 592 ex autoridades del gobierno de Evo Morales y de sus familiares. No existen denuncias contra las 592 autoridades, por lo que esas investigaciones se realizan de oficio, violentando el principio bsico de presuncin de inocencia. Por esta razn, se trata ni ms ni menos de un reconocimiento implcito de la persecucin poltica que llevan adelante. Pero ms all de las declaraciones y reconocimientos implcitos, la persecucin poltica es un hecho, pues no hay da en el que los medios de comunicacin no reporten sobre la detencin o el juzgamiento de algn ex funcionario de gobierno.

Esta poltica se ha agudizado con la militarizacin del pas en las vsperas del 22 de enero, da en el que culmina la gestin de las autoridades electas en la eleccin pasada y la prorroga de un mandato que ya era ilegal. El ejrcito ha penetrado en el chapare ante las denuncias de los dirigentes cocaleros que avizoran el recrudecimiento de la represin poltica a ese sector, considerado el ms leal al presidente Morales. La estrategia es pues clara, se trata de descabezar al MAS para las elecciones del 3 de mayo, por lo que no puede caber duda de que intentarn inhabilitar a la formula recientemente designada de Choquehuanca y Rodrguez.

El segundo aspecto de la estrategia para impedir el triunfo del MAS, es el bloqueo meditico que han impuesto los golpistas. Slo en los tiempos de las dictaduras militares, se haba visto una tan descarada promocin de una visin unilateral de la realidad, por parte de los medios. Por si esto no fuera suficiente, se han proscrito medios alternativos como telesur o las radios comunitarias de los campesinos.

Estando en curso, esta segunda fase del golpe, es todava prematuro descifrarla en todos sus alcances, pero ya se la puede identificar como una fase distinta, pero complementaria a la primera, por los objetivos que persigue.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter