Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2020

Apreciaciones de la obra Feuerbach. Oposicin entre las concepciones materialistas e idealistas. (Primer captulo de La ideologa alemana). Marx, Engels
El debate contina, materialismo e idealismo

Nael Ramrez Domnguez
Rebelin


Cmo entender la vida?, Qu esperar de la practica humana?, Cul es el futuro del hombre?, En qu medida podemos transformar nuestra realidad?, son preguntas que todo aquel interesado en el estudio de las ciencias sociales o en la prctica poltica concreta se ha hecho alguna vez en la vida, o debera hacrselas, porque es a partir de estas interrogantes en que nuestro intelecto busca ms all de las conocimientos generales entender nuestro pensamiento interno, las culturas de las sociedades y el desarrollo de nuestro universo.

Desde el inicio de la sistematizacin del pensamiento sobre nuestro entorno, han existido dos grandes corrientes filosficas: el idealismo y el materialismo; el primero toma a la conciencia externa a los hombres como creadora de todo lo que existe, o en su versin subjetiva, como la creacin de cuanto existe por una conciencia dependiente de un individuo. El Materialismo cimenta sus perspectivas en la idea de que todo surge de la materia, de la naturaleza, y que la conciencia no es ms que un producto de esta.

Ambas corrientes filosficas han tenido gran influencia en el desarrollo de culturas, civilizaciones y pueblos en todo el mundo, de una u otra manera permean la conciencia de millones de seres humanos en sociedades determinadas, ah la importancia de estudiarlas, entenderlas y analizar el papel que han jugado y juegan en el desarrollo de nuestra propia sociedad, teniendo en cuenta la onceava Tesis sobre Feuerbach escrita por Marx, los filsofos no han hecho que interpretar de uno u otro mundo el mundo, de lo que se trata de es transformarla, es preciso abordar con humildad el estudio de las ideas, en este caso el primer captulo de la Ideologa Alemana, escrito por Marx y Engels en el invierno de 1845 y primavera de 1846, en Bruselas, Blgica.

***

El manuscrito de Marx y Engels se centra en analizar la forma idealista de entender el desarrollo de la humanidad por parte de los idelogos alemanes, en especial y como fundamento del anlisis, la obra de Hegel, y las posturas de sus discpulos divididos en dos grupos, los viejos hegelianos y los jvenes hegelianos. Los viejos entendan todo retomando alguna categora lgica de Hegel y coronndolo como lo principal, los jvenes, criticaban todo con el slo hecho de asemejarlo con ideas religiosas, contraponiendo a la moral teolgica la conciencia humana, crtica; esta propuesta aguerrida de cambio de interpretacin, de cambio de la conciencia, es la incentivacin por entender de otra manera el mundo, a lo cual los padres del marxismo condenan de manera muy tajante: al combatir solamente las frases de este mundo, no combaten en modo alguno el mundo real existente.

Esta crtica que Marx y Engels hacen a los jvenes hegelianos me trajo a la mente los discursos de muchos movimientos sociales que anteponen el cambio de concepto, de lxico por parte de quienes integramos la sociedad como objetivo para cambiar la realidad, pero sin tocar un pice las relaciones estructurales de nuestra sociedad, una crtica desde la filosofa que sin duda demuele todo argumento que se empecine por transformar nuestro mundo desde las ilusiones de la conciencia.

Pero, cmo se llega a esta idea de que la lucha de frases por frases no puede llegar a transformar la realidad?, en esto se avoca la exposicin de la historiografa materialista por parte de los marxistas.

***

Marx y Engels desarrollan sus premisas llevando el anlisis al mbito econmico de desarrollo de la humanidad, cuestin imprescindible, ya que es en ese mbito donde el ser humano reproduce su vida y construye lo que es.

En la reproduccin de sus vidas los hombres se relacionan de una u otra manera, generando un trato (relacin de produccin) que se desarrolla de acuerdo al nivel de desarrollo de las fuerzas productivas que hacen posible la produccin que da sustento a la sociedad, el desarrollo de estas fuerzas productivas puede apreciarse por el nivel de desarrollo de la divisin de trabajo.

En las diferentes fases por las que se desarrolla la divisin del trabajo la sociedad ha conocido las diversas formas de propiedad, desde la tribal que es producto de las limitadas fuerzas productivas basadas principalmente en la pesca y la caza, hasta la industrial en los albores del capitalismo, pasando por la antigua en donde ya hace aparicin la propiedad privada, y la feudal caracterizada por su carcter estamental centrada en el campo.

Estas fases de desarrollo de las sociedades tienen caractersticas propias y se ven reflejadas en el mbito social y poltico de cada poca, todas las instituciones, corrientes de pensamientos y estructuras de gobierno tienen que entenderse como resultado del proceso de produccin de vida de los individuos de esa poca y no como puedan representarse ante la imaginacin propia o ajena, sino tal y como realmente son tal y como desarrollan sus actividades bajo determinados lmites, premisas y condiciones materiales, independientes de su voluntad.

La perspectiva materialista de la historia seala que el anlisis de la suma de las fuerzas productivas accesibles al hombre condiciona el estado social y que, por tanto, la historia de la humanidad debe estudiarse y elaborarse siempre en conexin con la historia de la industria y del intercambio, es decir, de la historia de las condiciones materiales de la vida de los hombres.

El Estado, como forma de comunidad ilusoria, la conciencia de los hombres sobre su propia obra y las relaciones polticas, que en toda la historia de la humanidad se han expresado mediante la lucha por las distintas formas de gobierno, la lucha por los derechos polticos-electorales, etctera, no son sino formas ilusorias bajo las que se ventilan las luchas reales entre las diversas clases". La lucha poltica como expresin de la lucha econmica.

El anlisis materialista de la historia lleva a los autores a analizar su realidad y conciben que, el desarrollo cada vez ms progresivo de las fuerzas productivas generan las condiciones para una nueva forma de relacin productiva en la sociedad, en el cual el hombre encuentra su liberacin real, al garantizarse para s condiciones de suficiencia alimentaria, vivienda y vestimenta, a esta nueva sociedad, la denominan comunismo.

Pero, qu exactamente es el comunismo?

Marx y Engels lo definen con una claridad que derrumba cualquier crtica simplista que hoy vemos pulular por diversos agentes conservadores de la sociedad capitalista; para nosotros, -sealan- el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que ha de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual.

Esta sociedad comunista y la lucha por su construccin est condicionada por un elevado desarrollo de las fuerzas productivas; los anhelos, los sueos y el voluntarismo de algunas organizaciones y partidos comunistas que desaran esta necesaria condicin rayan en el idealismo y necesariamente chocan contra el anlisis materialista de la realidad.

Para construir el comunismo dice Marx y Engels: es necesario que se engendre a una masa de la humanidad como absolutamente desposeda y, a la par con ello, en contradiccin con un mundo de riquezas y de educacin, lo que presupone en ambos casos, un gran incremento de la fuerza productiva, un alto grado de su desarrollo; y, de otra parte, este desarrollo de las fuerzas productivas constituye tambin una premisa practica absolutamente necesaria, porque sin ella slo se generalizara la escasez y, por tanto, con la pobreza, comenzara de nuevo, a la par, la lucha por lo indispensable y se recaera necesariamente en toda la porquera anterior.

Ms adelante los autores recalcan esta realidad imprescindible: La organizacin de la economa domstica en comn implica el desarrollo de la maquinaria, la utilizacin de las fuerzas naturales y de muchas otras fuerzas productivas, como, por ejemplo, el agua corriente en las casas, el alumbrado de gas, la calefaccin de vapor, etc., la supresin de la oposicin entre la ciudad y el campo. Sin estas condiciones, la economa comn no llegar, a su vez, a ser una nueva fuerza productiva, estar privada de toda base material, se asentar en una base puramente terica, es decir, ser un mero capricho y no conducir ms que a una economa de monasterio.

Producto del anlisis materialista queda claro que el comunismo no es producto de vehementes pronunciamientos ni de posiciones catequistas sobre lo que la lucha revolucionaria tiene que ser, sino es el resultado de la generacin de condiciones que eleven de manera constante y progresiva el desarrollo de las fuerzas productivas en nuestra sociedad.

***

La forma de abordar el estudio de la historia de las sociedades y la practica revolucionaria en la construccin del comunismo, se puede resumir con una cita de los padres del marxismo: Esta concepcin (materialista) no explica la practica partiendo de la idea, sino explica las formaciones ideolgicas, sobre la base de la practica material, por lo cual llega, consecuentemente, a la conclusin de que todas las formas y todos los productos de la conciencia no pueden ser destruidos por obra de la crtica espiritual, mediante la reduccin a la <> o la transformacin en <>, <>, <>, etc., sino que slo puede disolverse por el derrocamiento prctico de las relaciones sociales reales, de las que emanan estas quimeras idealistas; de que la fuerza propulsora de la historia, incluso la de la religin, la filosofa, y todo teora, no es la crtica, sino la revolucin

A su vez, el xito de estas revoluciones est condicionada por el desarrollo material de las fuerzas productivas, capaces de aniquilar todas las formas de produccin hasta ahora posibles, sin estas condiciones materiales en nada contribuir a hacer cambiar la marcha prctica de las cosas el que la idea de esta conmocin (revolucin) haya sido proclamada ya una o cien veces, como lo demuestra la historia del comunismo.

***

Marx y Engels exponen con claridad su concepcin materialista de la historia, ahora tienen una herramienta, un arma para criticar las posiciones idealistas entorno al anlisis de la historia por parte de Hegel, su legado en la filosofa alemana y al materialismo antropolgico de Feuerbach.

La base de estas concepciones idealistas en la filosofa alemana la encuentran en la disociacin entre naturaleza e historia, producto de evadir la prctica real de los hombres en la construccin de todo lo que existe y por retomar, slo, lo que estos hombres piensan de s mismos. Por eso, esta concepcin (idealista) slo acierta a ver en la historia los grandes actos polticos y las acciones del Estado, las luchas religiosas y las luchas tericas en general, y se ve obligada a compartir, especialmente, en cada poca histrica, las ilusiones de esta poca.

Esta forma idealista de entender la realidad generaba una lucha terica que se bastaba as misma, era en el reino de lo abstracto, de la razn pura, en donde los filsofos hegelianos se destrozaban queriendo encontrar un sentido propio a las cosas triviales de la sociedad, pero no de todas las sociedades, sino el de la sociedad alemana que tomaban como principio de lo universal.

La critica del marxismo a los jvenes hegelianos que queran cambiar la concepcin de los hombres respecto de las ideas de los viejos hegelianos, a las cuales tachaban de religiosas, era que aquellos se equivocaban al buscar esos cambios mediante las deducciones tericas, cuando son los cambios en las circunstancias las que condicionan el pensamiento de los hombres.

***

Los padres del marxismo no slo orientan sus batallas contra toda la concepcin idealista de la historia, sino tambin contra la concepcin materialista que slo opta por la contemplacin, y que toma a el hombre como una entidad alejada de las relaciones histricas determinadas, ideas que enarbola Feuerbach.

Feuerbach desarrolla sus ideas hasta presentar al hombre como un objeto sensorio, y no llega a entenderlo como una actividad sensoria que se reproduce en su entorno y en profunda relacin con la naturaleza, por lo tanto, en relacin inseparable con la historia.

En la medida en que Feuerbach es materialista, se mantiene al margen de la historia, y en la medida en que toma la historia en consideracin, no es materialista. Materialismo e historia aparecen completamente divorciados en l.

***

Cuando Marx y Engels han consolidado su exposicin materialista comienzan a detallar el desarrollo histrico de las sociedades, desde la explicacin de los instrumentos de produccin, las formas de propiedades y el desarrollo de las fuerzas productivas, que al entrar estas en contradiccin con las existentes relaciones de produccin (trato) generan revoluciones que tiene como resultados nuevas sociedades que permiten el desarrollo constante de estas fuerzas productivas.

Al analizar la sociedad actual, y el desarrollo de la propiedad privada desde la antigedad, los autores muestran la supresin de este tipo de propiedad como consecuencia del incesante desarrollo de las fuerzas productivas, fundamentan la necesidad histrica de la revolucin comunista.

***

Adentrarnos en la base filosfica del marxismo, entender su cosmovisin materialista histrica, es un paso necesario para entender la compleja realidad que nos rodea, a los estudiosos de las sociedades y aquellos que intervienen en la poltica y ven a esta actividad como dinmica transformadora, el estudio de Marx y Engels se hace indispensable para caminar con claridad y alejar sus anhelos de todo voluntarismo y apresurada accin, que en mltiples ocasiones han servido ms a la reaccin que a la causa del comunismo.

El primer capitulo de la Ideologa Alemana escrita por Marx y Engels, y que se presenta en la edicin de las Obras Escogidas de dichos autores por la Editorial Progreso en el ao de 1974, es una joya intelectual que hoy sigue vigente en la forma de entender nuestra realidad.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter