Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2020

Nger, un crculo del infierno

Guadi Calvo
Rebelin


Disimulado en la catarata de noticias que provoc el magnicidio del general iran Qassem Soleimani y sus consecuencias, pas casi desapercibido el ataque contra la base militar del ejrcito nigerino de Chinagoder, en la localidad de Tillaberi, prximo a la frontera con Burkina Faso, el pasado jueves 8 de enero, que dej 89 soldados muertos, en el que tambin, segn fuentes oficiales, 77 terroristas habran perdido la vida.

La accin fue reconocida por el grupo Daesh en el Gran Saha ra (DGS), cada vez ms activo en la zona donde comparten fronteras Mal, Burkina Faso y Nger, el grupo tambin fue responsables de los ataques en Indelimane (Mal) el viernes 1 de noviembre que dej 54 muertos militares del ejrcito mal y en Inates (Nger) el 10 de diciembre donde murieron otros 74 efectivos nigerinos (Ver: Sahel: Terrorismo, una razn para subsistir) la accin de Tabankort, en que una misin conjunta entre fuerzas males y nigerianas en un enfrentamiento con una khatiba del DGS, durante una operacin conjunta con Nger el 18 de noviembre en la regin de Gao, al este de Mal donde murieron 24 efectivos del ejrcito mal y otros 29resultaron heridos. Menos de un mes despus el 25 de diciembre cerca de Sanam, a unos 200 kilmetros de Niamey la capital del de Nger, el DGS atac una caravana de vehculos en los que se trasportaban funcionarios electorales, que preparaban un censo poblacional con miras a las elecciones presidenciales de febrero de 2021. En el asalto los muyahidines asesinaron a 14 hombres de la fuerzas de seguridad que escoltaban a los funcionarios gubernamentales. Los ataques parecen cumplir siempre la misma metodologa: hordas de motocicletas llegan a un campamento militar, casi siempre aislado, destruyen las comunicaciones, al tiempo que bombardean con abundante cargas de mortero. Una vez tomado el sitio matan a los soldados, capturan armamento, elementos de comunicacin, vehculos y huyen antes de que cualquier respuesta pueda ser articulada.

La inteligenc ia ha captado que en la mayora de los ataques se han empleado por cada combatiente entrenado y radicalizado por la organizacin, que no son ms de trecientos hay entre dos y tres combatientes ocasionales, contratados para una determinada operacin, reclutados entre criminales comunes, traficantes y cazadores furtivos, con un prefecto conocimiento del territorio. El DGS, tambin cuenta con la colaboracin de sus hermanos del Daesh en frica Occidental (DWAP) y en ms de una vez los nigerianos de Boko Haram . Todas estas acciones se desarrollan en la misma rea donde en octubre de 2017, en una emboscada cercana a la aldea de Tongo-Tongo murieron cuatro Green Berets (Boinas Verdes) norteamericanos y otros tantos miembros del ejrcito nigerino, adems de haber resultado heridos otros dos norteamericanos y trece nigerinos, que componan en conjunto una patrulla de cerca de cincuenta hombres, lo que provoc estupor en la ciudadana norteamericana ignorante de que efectivos de su pas estaban involucrados en la lucha antiterrorista en ese rincn africano.

El hecho que en menos de dos meses los fundamentalistas hayan provocado 177 muertos al ejrcito nigerino provoc que el presidente Issoufou Mahamadou, decida desplazar al Jefe del Estado Mayor el Teniente General Ahmed Mohamed quien ser sustituido por el general de divisin Salifou Modi, tambin fueron dados de baja un grupo de oficiales de alto mando como, el Secretario General del Ministerio de Defensa Nacional , el secretario general del Ministerio de Defensa Nacional, y el inspector general del Ejrcito.

El ltimo ataque es el ms mortal en el ejrcito de Nger desde que la violencia extremista islamista comenz a extenderse desde la vecina Mali en 2015 , donde tambin opera el poderoso grupo Jama'at Nasr al-Islam wal Muslimin conocido tambin por las siglas JNIM o GISM ( Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes ) tributario de al-Qaeda .

El ataque de diciembre estimul a los lderes de las naciones del G5 Sahel a pedir una cooperacin ms estrecha y apoyo i nternacional en la batalla contra la amenaza islamista.

La violencia integrista se comenz a extender amplios sectores del Sahel, particularmente hacia Burkina Faso y Nger, desde el norte de Mali, tras el estallido armado de 2012, primero de los tuareg que reclamaban sus territorios (Azawad) y enseguida grupos vinculados a al-Qaeda para el Magreb Islmico , (AQMI) lo que ya ha provocado miles de civiles muertos, un importante incremento de la violencia entre diferentes etnias y provocado que ms de un milln personas hayan abandonado sus hogares particularmente en el norte de Burkina Faso, donde cientos de escuelas han debido cerrar por las amenazas que a sus maestros por parte de las bandas wahabitas , que pululan en todas la regin cruzados las fronteras nacionales sin ningn inconveniente y cerca de 12 millones estn requiriendo asistencia humanitaria.

Estos grupos insurgentes , han aumentado de manera exponencial sus acciones en toda la regin, ms all de la presencia de los ejrcitos del Chad, Burkina Faso, Mal, Mauritania y Nger, aunque con poca capacidad de fuego, entrenamiento y planes tcticos, sin servicios de inteligencia que pueda anticipar las operaciones terroristas, pero respaldados fuertemente por los 4500 efectivos franceses de la Operacin Barkhane , y los cerca de 13mil hombres de la MINUSMA. (Misin Multidimensional Integrada de Estabilizacin de las Naciones Unidas en Mal), demostrado su cada vez ms efectiva capacidad tctica y de combate, con acciones cada vez ms sofisticadas y arriesgadas. Que para 2018, estuvo bajo el hostigamiento y repetidas acciones de la Barkhane , en accin conjunta con del ejrcito y los grupos de autodefensa Dan Na Ambassagou , (Los cazadores que confan en Dios) de la etnia dogon , el grupo peul identificado como MSA , y los tuareg de la Gatia ( Tuareg Imghad ) cerco del que el grupo fundado por Adnane Abou Walid al-Sahraoui, ex miembro del Frente Polisario , y del AQMI, pudo escapar incentivando los conflictos entre las diferentes etnias, con rivalidades milenarias, tras lo que se generaron fuertes enfrentamientos que han dejado un significativo nmeros de muertos y distrado el control de los terroristas.

Un cambio de prevalencias.

Si bien terrorismo fundamentalista en frica tiene una larga historia, que se remonta a la creacin de los Hermanos Musulmanes en 1928, ha tenido un punto de inflexin a partir del asesinato del Coronel Mohamed Gadaffi en 2010, y el surgimiento de la guerra civil libia, ya que las naciones tanto del Magreb y el Sahel, no estaban capacitadas para reprimirlos o bien como es el caso de Egipto no lo consideraron ms que un hecho puntual y de corto alcance a pesar de que grupos como al-Gama'a al-Islamiyya (grupo islmico) responsables de los ataques en Luxor en 1997, que dej sesenta turistas muertos entre otras acciones, vinculado tambin al asesinato del presidente egipcio Anwar el-Sadat en 1981 o los creados a partir de la guerra civil argelina (19912002) compuestos y organizados por combatientes veteranos de la guerra antisovitica en Afganistn.

Fue predominantemente al-Qaeda quien supo captar la fidelidad de esos grupos que brotaban, se afianzaban y se radicalizaron al calor de la Primavera rabe, que pareci incendiar todo el islam. Aunque a partir de aparicin del Daesh y su inteligente trabajo publicitario en las redes y sus acciones cada vez ms violentas, provocaron que los jvenes militantes arrastraran a sus jefes a que las organizaciones takfiristas abandonen a al-Qaeda y hagan su bayat (juramento de lealtad) a la organizacin fundada por Abu Bakr al-Baghdadi en Irak en 2014 conocida como Daesh o Estado Islmico .

En estos ltimos aos a pesar que el grupo fundado por Osama bin Laden, consigui que una serie de khatiba s (brigadas) que operaban en el Sahel de manera independiente, se articularn en 2017 bajo la organizacin que se conoce como Jama'at Nasr al-Islam wal Muslimin , fue considerada como la organizacin ms peligrosa que operaba en la regin. Aunque dada la ofensiva que desarrollada por Daesh para el Gran Sahara de estos ltimos aos, ha conseguido convertirse en la ms letal.

El pasado lunes 13, el presidente francs Emmanuel Macron, reunido con sus pares de Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania, Nger, en la cumbre del Grupo Sahel 5 (GS5) en la ciudad francesa de Pau en los Pirineos Atlnticos, suroeste de Francia, donde coincidieron en reconocer el fracaso de las estrategia de seguridad en la regin tras siete aos de esfuerzos comunes junto al incremento del sentimiento antifrancs.

Macron defini al Daesh en el Gran Saha ra como el grupo terrorista ms importante en la regin por lo que derrotarlo es prioritario para la seguridad regional y los intereses franceses. Por lo que tras la cumbre se acord reforzar la coordinacin militar, precisar el mbito de la operacin y solicitar la colaboracin de otras naciones europeas, para seguir expandiendo ese nuevo crculo del infierno.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter