Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2020

El da que Evo despert (y se volvi a dormir)

Claudio Fabian Guevara
Diario de Vallarta & Nayarit


La propuesta del expresidente Morales de organizar milicias armadas en Bolivia encendi la euforia de sus seguidores. Plante una frmula legal, con base en tradiciones indgenas. Pero un partido pidi su expulsin de Argentina y los pocos das se retract. Capitulacin ideolgica o repliegue estratgico?

Evo Morales andaba somnoliento, soando con su modelo de desarrollo econmico y social para Bolivia, cuando crey al general Kaliman -que ya estaba comprometido para realizar un golpe de Estado- su hipcrita declaracin de militar antimperialista y partidario de la emancipacin del continente.

Evo cerr los ojos el da que grupos paramilitares empezaron a tomar las calles ante la pasividad de la polica y el Ejrcito se neg a brindar proteccin a le gente bajo el falaz argumento de no reprimir al propio pueblo. Le fallaron los reflejos ante la evidencia de que las fuerzas de seguridad estaban infiltradas por enemigos de la nacin y no se decidi descabezarlas de un golpe, buscar elementos leales y armar a la ciudadana para organizar la defensa del pas.

Evo se durmi cuando, frente a la gigantesca batera de elementos de guerra hbrida contra Bolivia, en lugar de organizar comits de autodefensa se empe en una conciliacin imposible con el sicariato diplomtico de la OEA y sus cmplices internos, con la ingenua intencin de reblandecer el corazn de verdugos y mercenarios.

Evo estaba dormido, pero un da despert.

El da que Evo despert

Evo despert y vio que su renuncia, y toda su poltica previa de contencin para apaciguar a las fieras, haba sido solo un mal sueo inconducente. Kaliman y los jefes policiales cooptados por el imperio, una vez cobrados sus millones, tardaron solo 72 horas en radicarse en EE.UU. El Ejrcito y la polica que haban dejado a los bolivianos a merced de las bandas de motoqueros para no reprimir al propio pueblo, hoy apalea, secuestra y mata en nombre de la democracia recuperada. El terrorismo de Estado vuelve con renovados bros y nuevas herramientas: lawfare, fake news, totalitarismo 2.0, paramilitarismo.

Bolivia vive un Estado sin derecho, donde mandan grupos irregulares pititas y motoqueros, convertidos en fuerza paramilitar del Gobierno de facto, cercando domicilios, golpeando, requisando a particulares y violando derechos fundamentales con la complicidad de la Polica, dijo Morales el 13 de enero en Twitter, retratando el asedio de bandas violentas al detenido exministro Carlos Romero.

(Tweet: https://twitter.com/i/status/1216500683421224960)

Por esos das, Evo plante una consigna que levant revuelo en un encuentro con militantes del MAS en Buenos Aires: Hay que organizar, como en Venezuela, milicias armadas del pueblo, anunci.

En el audio del acto, publicado por la radio Kawsachun Coca del Chapare, se oye el entusiasmo y la algaraba que despiertan sus palabras.

Una frmula legal con base en la tradicin

Ms tarde ampli en Twitter su propuesta. El movimiento indgena originario campesino siempre ha tenido su seguridad. En algunas regiones se llam guardia comunal, en otros tiempos milicias. Ahora polica sindical o seguridad sindical. Todo en el marco de los usos y costumbres y respetando nuestra Constitucin.

Las milicias armadas del pueblo de Bolivia se convertan as en una frmula de autoproteccin de las masas, en lnea con las tradiciones de los pueblos originarios y dentro del marco de la ley.

La consigna de Evo provoc una rpida reaccin de las fuerzas procoloniales. En Argentina la Unin Cvica Radical (partido centenario infiltrado por grupos globalistas desde su alianza con Macri) pidi expulsarlo del pas. El rgimen usurpador de Bolivia anunci un nuevo proceso penal contra Morales por incitacin a delinquir, sedicin y terrorismo, a causa de su declaracin. Y la prensa hegemnica se apresur a descalificar la idea, asociando a las milicias populares de Venezuela con grupos de choque y dictadura.

Del lado de sus aliados, el Gobierno argentino le pidi que baje el tono de sus declaraciones. Y varios candidatos del MAS en Bolivia se mostraron en desacuerdo con la propuesta.

Evo se volvi a dormir?

Tres das despus el expresidente boliviano expres su arrepentimiento. Hace unos das se hicieron pblicas unas palabras mas sobre la conformacin de milicias, me retracto de ellas, afirm en un comunicado.

Aunque critic el decreto de impunidad para las fuerzas armadas, las masacres, los grupos paramilitares que recorren las calles, las casas quemadas, los tribunales electorales incendiados, los presos polticos y la persecucin sistemtica, todos esos crmenes sin justicia, el exmandatario arri la bandera de las milicias populares expresando que su conviccin ms profunda siempre ha sido la defensa de la vida y de la paz.

Pocas horas despus, ante un medio alemn, agreg ms opiniones culposas: admiti como un error aceptar el pedido de sus bases para buscar un cuarto mandato en las elecciones generales del mes de octubre.

Capitulacin ideolgica o repliegue estratgico?

Bolivia, la paz dinamitada

Por necesidades diplomticas o electorales, Evo Morales eludi instalar un debate que Amrica Latina necesita dar abiertamente. Cmo defender a nuestro continente del cctel guerrerista al que nos expone el globalismo? Cmo defender los procesos soberanistas del ataque multidimensional (guerra convencional y guerra hbrida, paramilitarismo, atentados de falsa bandera) de las metrpolis coloniales?

La defensa de la vida y de la paz no est reida con la creacin de cuerpos militares populares. Ms bien la experiencia prctica indica todo lo contrario. All donde los dispositivos de seguridad y el entrenamiento militar estn concentrados en grupos de lite es ms simple la cooptacin de las altas esferas y su puesta al servicio de intereses antinacionales o antipopulares. Y cuando esto sucede la defensa de la vida y de la paz es dinamitada.

Hoy las calles de Bolivia estn crecientemente militarizadas, arrecian los arrestos de opositores, las masacres y la intimidacin de la poblacin por grupos paramilitares. Habra sido esto posible con un pueblo armado y organizado en unidades de autodefensa?

La hora de los ejrcitos populares

Dice Vicky Pelaez en Sputnik:

El pueblo boliviano est pagando con su sangre que Evo pecase de inocente al no tomar en cuenta la experiencia de Hugo Chvez, quien desde el inicio del proceso de cambio logr formar una slida alianza cvico-militar y crear tambin los Comits de Defensa de la Revolucin Bolivariana. Los adoctrin en los postulados de Simn Bolvar y los arm con 100.000 metralletas Kalashnikov adquiridas en Rusia. Su seguidor, actual presidente Nicols Maduro, fortaleci y adiestr militarmente a estos comits. Actualmente ya cuentan con ms de 2.000.000 de militantes.

Frente a la guerra permanente del imperio contra las pueblos insumisos del mundo, las estrategias de defensa meramente formales o parlamentaristas han pecado de ingenuas o insuficientes. La experiencia cubana -segn Noam Chosmky, el territorio que ms atentados y hostigamiento militar ha sufrido en todo el mundo- es otro ejemplo de preservacin de la vida y la seguridad de una poblacin. Habran logrado arrasarIrak, Libia y Afganistn si sus gobiernos hubieran implementado la doctrina de Fidel Castro de la defensa general del pas por todo el pueblo?

En otros niveles la autoorganizacin militar de la poblacin es mejor solucin frente a la descomposicin del aparato policial. As fue la experiencia de Chern (Michoacn, Mxico), donde una junta vecinal liderada por mujeres tom el poder y expuls al ncleo coludido de narcos, polticos y policas corruptos que aterrorizaban a la poblacin. Otros pueblos autogobernados son ejemplo de paz y convivencia, con el poder de las armas en manos de la gente. Por eso la pregunta de rigor: Quinteme a las masas armadas?

El dilema de la Bolivia ultrajada

El ultraje de la nacin andina debe funcionar como un recordatorio de cunta violencia puede desencadenarse si se mantiene indefensa a la poblacin de un territorio insumiso. Hoy lapasividad y confianza en las instituciones democrticas de Bolivia es un camino suicida. Por lo que insina la retrica del rgimen usurpador, pronto habr funcionarios amenazando con drones y asesinatos selectivos.

Al mismo tiempo cualquier estrategia de resistencia armada puede ser funcional a los objetivos de la dominacin extranjera: justificar sangrientas represiones, generar caos y divisin social, multiplicar la violencia, desmembrar el pas. Qu hacer es un dilema sin respuesta.

Tal vez por eso Evo se llam a dormir otra vez. O solo posa para las cmaras?

Fuente: https://diariodevallarta.com/el-dia-que-evo-morales-desperto/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter