Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2020

La usurpadora boliviana no tiene quien le escriba

Ollantay Itzamn
Rebelin


Gabriel Garca Mrquez, en 1961, en su obra: El Coronel no tiene quin le escriba, describi las penurias y adversidades que vivi un Coronel retirado, luego de librar la Guerra de los Mil Das, en la Costa Atlntica colombiana, esperando un correo con el cheque de su jubilacin que jams lleg.

En su situacin de caresta total, el Coronel centra sus esperanza en el gallo de pelea que su hijo le hered. Alimenta, incluso con sus ltimos centavos al gallo de pelea que espera pelear y ganar algn da En la ltima parte de la novela, ante la pregunta recriminatoria de su esposa rsula: Qu comeremos si el gallo pierde la pelea?, el Coronel responde: entonces comeremos mierda.

Luego del golpe de Estado y la instauracin de la dictadura actual en Bolivia, la usurpadora Jeannine Aez, y sus cmplices, lejos de blanquear su apariencia y esencia democrtica, se enfangan, an ms, en una secuela de anima adversidades internacionales que asla al gobierno de facto boliviano.

La primera confrontacin diplomtica fue con Venezuela, luego con Argentina. Sigui con Mxico y Espaa. Ahora, con el gobierno cubano, porque el Canciller de este pas llam a los hechos por su nombre. La usurpadora boliviana, en un perodo de 2 meses, incendi rencillas nada menos que con 5 pases histricamente hermanos y solidarios con Bolivia.

A nivel interno, incluso con todos los medios de informacin pblicos y privados que la dictadura tiene bajo su mando econmico, tampoco logra levantar o proyectar la imagen democrtica de la usurpadora. Al grado que, en el 11 aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia (22 de enero pasado), Jeannine Aez, vestida de verde, y rodeada de uniformados de verde olivo, tuvo que dar su informe de gobierno desde un balcn a un escenario vaco, sin pblico.

Siempre para contrarrestar a su enemigo fijado, Evo Morales, Aez intenta levantar su imagen en las redes sociales con mensajes, incluso con dficit ortogrfico, pero, incluso en Internet su soledad es apabullante. Mientras su enemigo salvaje, es casi un influencer en el Twitter en comparacin con Ella.

Aunque Ella deseara participar en eventos internacionales, nadie la invita. Incluso su homlogo venezolano, el auto proclamado Guaid hace giras por Europa, pero Jeannine tiene que conformarse con su apellido asimilado a algn linaje medieval espaol.

Al carecer de voto popular para usurpar la silla presidencial boliviana tubo que refugiarse en la Biblia y en el Dios desconocido. Pero, incluso ltimamente ya no lleva consigo ni la Biblia, ni crucifijo alguno. Quizs porque en su fuero interno resuene el mandato de: No usars el nombre de Dios en vano.

La soledad y la vaciedad de la usurpadora se externaliza tambin en su llanto constante en eventos pblicos. Quizs porque cree que a sus cmplices machos les conmueve el llanto de una madre castigada. O quizs porque el sentimiento de culpa por las vctimas de las dos masacres y de sus hurfanos desasosiegan su alma. Quin sabe.

Lo cierto es que la usurpadora y su rgimen, da que pasa sienten que la soledad no se abate ni con las armas, ni con las masacres, ni con las mentiras. Ella y sus cmplices, al igual que el Coronel de la novela de Garca Mrquez, saben que al final de la dictadura, les tocar comer m... Esta es la certeza que los agobia y por momentos los vuelve ms violentos e irascibles.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter