Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2020

Birmania a la defensiva tras la orden de la CIJ de proteger a los rohinys

Carlos Saldia Galache
EFE


El Gobierno de Birmania reacciona hoy a la defensiva y se enroca an ms en sus posiciones frente a la comunidad internacional tras las medidas provisionales que, el jueves, impuso la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para proteger a la minora musulmana rohiny de posibles actos genocidas.

Mientras los medios del pas se esforzaban este viernes en explicar en qu consisten esas medidas, el Gobierno de Birmania (Myanmar) encabezado por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi insiste en su defensa de que "no hubo genocidio en Rakin" (Arakan, la regin del oeste de Birmania de la que proceden los rohinys).

Ello, a pesar de que la CIJ especific claramente que esta es una cuestin que an ha de dictaminarse durante el juicio y no es necesario que se haya demostrado la existencia de un genocidio para imponer medidas provisionales.

Gambia, con el apoyo de la Organizacin para la Cooperacin Islmica, denunci el 11 de noviembre a Birmania ante la CIJ en La Haya por violar la Convencin contra el Genocidio y el Tribunal decidi el jueves la imponer medidas cautelares.

El ministerio birmano de Asuntos Exteriores afirm en un comunicado publicado pocas horas despus de la decisin de la CIJ que "tomaba nota", pero no especificaba si aceptaba o rechazaba las medidas provisionales dictaminadas por el alto tribunal.

Un jarro de agua fra

La decisin de la CIJ supone un jarro de agua fra para el Gobierno de Aung San Suu Kyi, quien encabez el equipo legal de Birmania en La Haya el pasado mes de diciembre y termin su presentacin pidiendo a los 17 jueces de la Corte que no aprobara las medidas provisionales y que desestimara totalmente el caso.

Suu Kyi, lder de facto del Gobierno en calidad de 'consejera de Estado', se ha erigido en la defensora del Ejrcito birmano desde que ste lanz una serie de "operaciones de limpieza" en Arakan durante los aos 2016 y 2017 como respuesta a ataques del Ejrcito de Salvacin Rohiny de Arakn (ARSA) contra puestos policiales y militares.

Las campaas empujaron a ms de 800.000 rohinys a huir a la vecina Banglads, donde permanecen como refugiados, y provocaron el asesinato de al menos unas 10.000 personas, segn el informe de una comisin de investigacin de la ONU hecho pblico en 2018; informe que acusaba al Ejrcito birmano de haber actuado con "intencin genocida".

Una distancia insalvable

Esta defensa del Ejrcito ha supuesto que en el extranjero caiga en picado la popularidad de Suu Kyi, pero no ha hecho mella en la casi adoracin de la que disfruta en Birmania, donde cunden los prejuicios contra los rohinys y se les llama 'bengales' para indicar la percepcin generalizada de que son inmigrantes ilegales de Banglads a pesar de haber vivido en el pas durante siglos.

El tratamiento de los rohinys ha abierto una distancia aparentemente insalvable entre las condenas de una gran parte de la comunidad internacional y el apoyo del que disfrutan el Gobierno y el Ejrcito en el pas, que se presentan como los guardianes de la soberana nacional ante los 'inmigrantes ilegales' y sus defensores.

En un artculo de opinin publicado el jueves en el diario Financial Times, Aung San Suu Kyi critic el informe de la ONU por "depender dbilmente de testimonios de refugiados en campos de Banglads", aunque no mencionaba que su Gobierno se neg a permitir la entrada a los investigadores.

Aung San Suu Kyi se enroca

Frente a dicho informe, la lder de facto de Birmania defenda una comisin de investigacin formada por su Gobierno que exoner al Ejrcito de genocidio y, aunque admita que se podran haber cometido algunos crmenes durante las operaciones militares, negaba algunas alegaciones de la misin de la ONU como la violencia sexual contra las mujeres rohinys.

En su defensa de la comisin interna, cuya imparcialidad ha sido puesta en entredicho por organizaciones de defensa de los derechos humanos como Amnista Internacional, Suu Kyi pasaba por alto el hecho de que sus miembros no haban entrevistado a ninguno de los refugiados que huyeron a Banglads.

Ahora, la reaccin del Gobierno birmano a la orden de la CIJ parece indicar que se est enrocando an ms en sus posiciones frente a la comunidad internacional.

"Es importante para Myanmar que la Corte llegue a una decisin ajustada a los hechos de este caso. La condena sin fundamento a Myanmar por parte de algunos defensores de los derechos humanos ha presentado una imagen distorsionada de la situacin", afirmaba el comunicado de Suu Kyi.

Fuente: https://es.noticias.yahoo.com/birmania-defensiva-orden-cij-proteger-rohiny%C3%A1s-115026576.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter