Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2020

La sociedad entrampada de Trump

Juan Alberto Snchez Marn
CLAE / Rebelin


El presidente Donald Trump fue artfice de otro indudable acto de guerra cuando asesinc on alevosa al comandante Qasem Soleimani. Otro, porque Trump perpetra contra Irn, desde que asumi el mandato, toda clase de hostilidades guerreras en lo econmico, financiero, poltico, ciberntico, meditico, en fin.

No entro a considerar qu signific la infausta accin de Trump en cuanto a las intenciones de maniobra poltica para desviar la atencin clavada en l con el intil proceso de destitucin en marcha, lo cual logr durante un buen lapso. O por lo que corresponde a obtener una prerrogativa electoral con miras a las elecciones prximas, donde la balanza indica que quizs s o quizs no sea reelecto, y que, de continuar actuando tal cual es tpico de l, como un loco sin serlo en medio de muchos lunticos, tambin podra llegar a agenciarse.

En el distanciamiento de unas semanas me parece interesante compartir algunas reflexiones rpidas acerca de lo que encarna para los estadounidenses el asesinato de una persona como Soleimani, teniendo en cuenta un antecedente particular y las contraproducentes derivaciones del suceso para una sociedad que, en contrava de lo hecho o intentado por la mayora de los pases, se vanagloria de sus crmenes, enaltece delincuentes, justifica atrocidades, y sopesa las masacres como justicia y las invasiones como gestas.

Est bien, son los sucesivos Gobiernos quienes han actuado de tal o cual forma. Pero esa sociedad, en considerable proporcin, aunque con estupendas excepciones de miles (millones?) de vecinos, es la que elige a los mandatarios homicidas y les cree, y la que permite que sus muchachos se embarquen en las tantas empresas de la muerte.

Bien de cuerpo presente personificando a un tiempo a los asesinos y la carne de can en las regiones asaltadas, bien desde las aspticas salas de control de Nevada donde los soldaditos de plomo, que son pilotos de mentira, se ejercitan en la consumacin de crmenes de guerra ( The Drone Papers ) bombardeando y ametrallando civiles de carne y hueso en Irak, Afganistn, Siria, Pakistn, Libia, Somalia, Nger o Yemen, con sus juguetes Reaper (MQ9) de diecisis millones de dlares .

A los primeros, es bien sabido, los devuelven en bolsas envueltas en la bandera patria; a los segundos, el estrs postraumtico no les permite probar la cena familiar, y siguen abatiendo nios a bordo de los insomnios y las pesadillas que han de ser el resto de sus vidas.

Hay incumbencias que los casi sesenta y tres millones de estadounidenses que votaron por Trump no pueden eludir, incluso, aunque el espritu agresivo del presidente sea opacado por el an ms belicoso del complejo industrial militar, urgido de guerras y peripecias sangrientas por los rincones del planeta.

Claro, nunca las hubieran sorteado los casi sesenta y seis millones de sujetos que votaron por Hillary Clinton , conociendo su ndole blica, que los tendra involucrados en empresas similares o, muy probablemente, peores. Pero la seora Clinton no gan; el seor Trump es el presidente.

Una responsabilidad de la que tampoco son eximidos los estadounidenses por la gracia del oscurantismo en que viven sumidos. Quien no sabe nada se traga ntegros los embustes. Entonces, damos el salto a la margen fatal del discernimiento social contemporneo, en especial, del estadounidense, basado en miedos formidables y certezas rudimentarias, y en un esquemtico y dudoso conocimiento del mundo, pero sin fe de erratas al final del da.

La sapiencia equivocada que slo orienta hacia el error repetido una y otra vez. Las malucas historias de la Historia. Una sucesin de relatos efectistas, que hizo grande a la nacin sin que dejara por un instante de ser minscula de corazn y en valores.

Esa sociedad crdula de sus medios, envuelta en las opiniones que dicen poco y capta a medias, dndole crdito a las boberas de pueblo predestinado o elegido o con destino manifiesto, a los nacionalismos y las supremacas y las razones de pelcula que esparcen las lites, no sabe nada de nada del globo y, por consiguiente, tampoco le importa. Menos entiende lo que sus gobernantes mercaderes hacen en l y en las andanzas desafortunadas en que la implican.

No adivina, por supuesto, qu es Irn. Ni lo divisa ni lo intuye. Desconoce todo de aquel territorio milenario, nadie la enter de lo que fue esa regin cuna de civilizaciones o de lo que han sido los subsecuentes pueblos que hoy en da la constituyen.

La sociedad estadounidense no interpreta a los gobernantes de mentira; estos la descodifican en electores al igual que el Estado la desgrana en contribuyentes venidos a menos, pero que salvan bancos. Unos lderes incultos adiestrados, eso s, en las artimaas para acumular riqueza, e inteligentes para embols rsela con las malas artes de la guerra y las peores de la traicin. Ninguno descifra al pa s pluri tnico,intercultural y multirreligioso contra el cual atentan.

Ignoran los ciudadanos que su Gobierno, en ese pas remoto, mediante una operacin encubierta, dio el primer golpe de Estado de la Guerra Fra contra una autoridad legtima. Los medios dominantes jams hablaron al respecto.

Un golpe del que fueron vctimas los iranes de aquella poca, pero tambin los propios estadounidenses de entonces y de ahora, que a estas alturas no se enteran de que el legado an lo padecen en las costosas aventuras imperialistas de sus aparatos por Medio Oriente, en el odio que como pas despiertan y en la manipulacin meditica de la que siguen siendo vctimas.

Desde el triunfo de la Revolucin, ms de cuatro dcadas atrs, Estados Unidos ha atacado de manera cruel, directa e indirectamente, a la Repblica Islmica de Irn. Pero los ataques despiadados empezaron mucho antes, hace casi setenta aos, en 1953, con el golpe de estado contra el gobierno de Mohamad Mosadeq , que haba sido elegido democr ticamente .

El golpe se ejecut con elementos organizados y financiados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y los servicios de inteligencia secretos brit nicos (MI6), a travs de la Operacin Ajax ( TPAJAX Project ), una designacin que no tiene nada que ver con los legendarios hroes griegos de nombre yax, ni siquiera con el despistado semidis de Sfocles (que dos mil aos antes que don Quijote tambin confundi rebaos de ovejas con ejrcitos, y los despedaz).

No, sino con el conocido producto de limpieza ( Wikipedia ) que elimina grmenes y manchas Y comunistas! De tan baja estofa era la tal operacin. Y quienes le dieron nombre lo saban.

Un complot que hubo de ser constatado sesenta aos despus en documentos desclasificados de la agencia estadounidense ( The National Security Archive , 2013), llevado a cabo no a partir de hechos existentes, sino con base en predicciones voltiles, a su vez asentadas en meros prejuicios de inters.

Por un lado, la eventual influencia del partido Tudeh (Partido de las Masas) sobre el presidente Mosadeq , es decir, el presumible dominio comunista del pas (narrativa de la Guerra Fra). Delirio de persecucin? No, una persecucin delirante. Thus, if the coup against Mossadegh was intended to prevent a Communist takeover, it was premature at best [ As que, si el golpe contra Mosadeq tena la intencin de impedir una toma de posesin comunista, era prematuro en el mejor de los casos] ( Mit Press Journals ).

De otra parte, un fundamento a la par de infundado: la conjetura de la depresin econmica que causara el bloqueo del petrleo iran impulsado por el Reino Unido y su compaa, la Anglo-Iranian Oil Company (AIOC, Compa a de Petr leos Anglo-Iran ), saqueadora de ese petrleo. Un ao ms tarde renombrada como British Petroleum Company, pieza clave de la actual BP PLC .

Otra larga descripcin, baste con decir que fue un asedio motivado por la negativa de la petrolera britnica a compartir los datos de sus operaciones con Irn, y, mucho menos, dispuesta a repartir los rditos del petrleo expoliado con los autntico dueos.

La idea malintencionada de que Mosadeq no sorteara la probable crisis ( narrativa del colapso ). Irn, incapaz de sobrevivir sin el flujo petrolero torpedeado por ellos mismos, y los Estados Unidos llamados a salvar al pas y controlar su petrleo.

En ambos sentidos, interpretaciones nada verificables. La evidencia, m s bien, de un comportamiento que no se modifica a lo largo del tiempo. En igual pas, en dos pocas distanciadas, una muestra de la rapacidad que mueve a las Administraciones estadounidenses y sus aliados (ingls, en 1953; mismo ingls, ms alemn y francs, rabe e israel, en 2020), y la consecuente hipocresa con que se conducen por el mundo.

"Sea lo que sea que hayamos hecho, bueno o malo... podemos al menos tener la satisfaccin de haber salvado a Ir n del comunismo (del socialismo o del terrorismo o de lo que sea que se acomode). La explicacin, pese a que aparenta la parfrasis de una frase de Trump en respaldo de cualquier bestialidad, no lo es. Fue el argumento, en 1957, del presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower , en justificacin de las acciones encubiertas de su pas en Irn, para derrocar a Mosadeq , y en Guatemala, para hacer lo propio con Jacobo rbenz .

Estados Unidos le dio el beneplcito a un aliado incondicional, Reza Pahlavi, el sha, quien tampoco lograra complacer del todo el apetito de las petroleras norteamericanas, francesas, holandesas e inglesas (British Petroleum) debido a su impopularidad e ilegitimidad, y al profundo sentimiento antiimperialista de la sociedad iran. No bast la represin desatada. Fue un ttere que empez a labrar la cada desde el momento en que los gringos lo treparon al poder. Y cay.

A los papeles con los detalles de la maquinacin, como dije, se pudo acceder seis dcadas luego de acontecida, entre textos extraviados, telegramas destruidos y obvias alteraciones. La CIA, claro est, no desclasific los documentos a voluntad, sino forzada por la Ley de Libertad de Informacin (Freedom of Information Act, FOIA), que obliga al gobierno federal a suministrar registros e historiales.

A pesar de las nueve exenciones, las tres exclusiones especiales, los obstculos administrativos y la perseverantelabor de la Corte Suprema para cercenarla, la FOIA es un refugio del derecho del pblico para averiguar algo sobre la informacin que maleantes y burcratas prefieren tildar de confidencial.

Si bien la confabulacin contra Irn era una secreto a voces, desde haca rato, y aunque los expresidentes Clinton y Obama, y la secretaria de Estado Madeleine Albright, haban reconocido la participacin estadounidense en el entramado, una razn grande esclareca tanto secreto: que el modus operandi segua (sigue) vigente.

La CIA y el MI6 financiaron pandillas de sabotaje, bandas callejeras y de protesta; sobornaron oficiales de las Fuerzas Armadas y unidades militares; crearon alianzas con sectores burgueses y grupos monrquicos cercanos a Pahlevi . Y los medios corporativos abocados a lo suyo: la difamacin implacable del primer ministro Mosadeq, y el silencio absoluto en cuanto a las prcticas despreciables de los funcionarios estadounidenses e ingleses.

O sea, sesenta y siete aos atrs, las mismas tretas actuales. Los indignos eventos no pasan de nuevo en el presente o se repetirn en el futuro. Suceden, otra vez, en el pasado. Y no son, precisamente, ucronas de Harry Turtledove, el prolijo escritor estadounidense de historia alternativa. Son arremetidas frontales contra la Historia.

Ms all de las responsabilidades de la sociedad estadounidense, las actuaciones inexcusables de Trump la estn dejando ms mal parada de lo que ella supone, y al presidente peor sentado en el Despacho Oval de lo que l jams admitir.

Lo peor es que los actos horrendos, como el asesinato de Soleimani, las masacres frecuentes, las ejecuciones extrajudiciales y las torturas, los golpes de estado, las depredaciones incesantes, los asaltos de cuatreros y las vilezas cometidas a diestra y siniestra, lastiman tanto a las vctimas como a quienes las infligen.

Es la sociedad de Jvenes hombres lobo descrita por Michael Chabon (1999) en sus relatos, que no termina de hacerse mayor: nuestra propuesta de sociedad con el Wrestling Channel (Canal de la lucha libre) Los espectaculares combates escenificados, tan populares entre los estadounidenses, que de los cuadrilteros locales pasan a la arena de las relaciones internacionales con idntica combinacin de tcnicas. Vaya desgracia!

Bibliografa

BBC News. (2018). Cmo es el MQ-9 Reaper, el dron ms letal y ms usado por el ej rcito de Estados Unidos cuya informacin se comparti en la "internet profunda . 12 de julio. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-44813793

Bloomberg. (2020). BP PLC . 24 de enero. Disponible en: https://www.bloomberg.com/profile/company/BP/:LN

Brew, Gregory. (2020). The Collapse Narrative: The United States, Mohammed Mossadegh, and the Coup Decision of 1953 . Texas National Security Review. Vol. 2, No. 4. Noviembre. En: https://bit.ly/3apI0Zf

Chabon, Michael . (1999). Jvenes hombres lobo . (2012). eBook. Literatura Random House.

Departamento de Justicia de Estados Unidos. (2020). Ley de Libertad de Informacin (FOIA). Qu es la FOIA? 24 de enero. Disponible en: https://www.foia.gov/index-es.html

Gasiorowski, Mark J. (2019) U.S. Perceptions of the Communist Threat in Iran during the Mossadegh Era . The MIT Press. Journal of Cold War Studies. Vol. 21, No. 3, Summer, pp. 185221. En: https://www.mitpressjournals.org/doi/pdf/10.1162/jcws_a_00898

The Intercept. (2015). The Drone Papers. 15 de octubre. Disponible en: https://theintercept.com/drone-papers/

The National Security Archive. (2013). CIA Confirms Role in 1953 Iran Coup . 18 de agosto. En: https://nsarchive2.gwu.edu/NSAEBB/NSAEBB435/

The National Security Archive. (2013). Foreign Relations of The United States, 19551957, Near East Region: Iran; Iraq; Volume XII. Document 391. En: Foreign Relations of the United States, 19551957, Near East Region; Iran; Iraq, Volume XII - Office of the Historian

Juan Alberto Snchez Marn: Periodista, escritor y director de televisin colombiano. Analista en medios internacionales. Colaborador del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE). Fue consultor de la ONU en medios. Productor en Seal Colombia, Telesur, RT e Hispantv.

http://estrategia.la/2020/01/28/la-sociedad-entrampada-de-trump/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter