Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2020

Los acuerdos comerciales, esos virus que nos gobiernan con un tufillo racista

Eduardo Camn
CLAE


Despus de un ao y medio de guerras comerciales, subidas arancelarias, represalias y amenazas que han pasado factura ms all de sus fronteras, haba llegado- aparentemente- la hora de rebajar las tensiones.

En efecto los lderes de Estados Unidos y China firmaron este pasado 15 de enero, en la Casa Blanca una tregua, la primera fase de un acuerdo comercial tericamente ms amplio que incluir temas ms espinosos y estratgicos sobre los que hasta ahora, a pesar de la presin, ha sido imposible pactar.

Sin dudas, que el acuerdo comercial al que llegaron plantea la relevancia internacional de estas dos superpotencias econmicas, que tienen grandes consecuencias incluso para pases tan alejados de los centros mundiales de decisin.

Si bien el acuerdo suscrito por ambas naciones no resuelve ninguno de los asuntos cruciales que motivaron la escalada y deja sin cambios el grueso de las medidas proteccionistas ya en vigor, al menos despeja la amenaza de nuevos aranceles.

Y, lo que, sin duda, ms importa ahora mismo al presidente Donald Trump, es que obliga a Pekn a aumentar sus importaciones de bienes y servicios estadounidenses, lo que estrechar el dficit comercial entre las dos superpotencias, un indicador al que los economistas conceden nula o relativa importancia, pero que el lder norteamericano considera la medida de su xito.

El ncleo central del acuerdo estipula que Pekn aumente en 200.000 millones de dlares en dos aos sus importaciones de productos estadounidenses, mientras tanto Washington ha cancelado la subida de los aranceles que pesan sobre los ordenadores y telfonos mviles fabricados en China y reducir a la mitad el impuesto aduanero del 15% que se aplica a otros productos.

No entrando en ms consideraciones, alegando que publicar ms detalles alterara los mercados, los signatarios han acordado no divulgar las cantidades de bienes, por categoras, que China se compromete a importar de Estados Unidos. Por su parte el acuerdo prev mecanismos de defensa si Pekn incumple este compromiso, ambicioso si se tiene en cuenta que en el 2017 las importaciones totales de EE. UU. fueron de 187.000 millones de dlares.

El sector ms afectado por el pulso comercial ha sido el agrcola, que ha visto cmo el mercado chino se cerraba a sus exportaciones de soja y carne de cerdo, teniendo que recurrir a las ayudas de emergencia del gobierno para encajar el golpe.
China ha procesado en estos 40 aos cambios fenomenales que la han llevado a ser la segunda potencia econmica mundial. No solamente su crecimiento sigue siendo comparativamente muy alto, sino que ha logrado empezar a destacarse en materia tecnolgica.

Con Xi Jinping al mando desde 2013, se ha afirmado en su objetivo de ser un actor mundial de primer nivel, como ilustra su nueva ruta de la seda, hecha de principalsimas inversiones en infraestructura por diversos continentes en el mundo, de forma de alcanzar sobre todo los principales centros de provisin comercial de Europa Occidental, entre otros puntos de Europa y Asia.

En materia militar, las inversiones chinas han crecido fuertemente, y su ambicin es la de hacerse fuerte en la regin Asia Pacfico, donde la presencia militar estadounidense es muy importante, y tambin empezar a participar con protagonismo en el arbitraje de situaciones de crisis internacionales de peso, como puede ser por ejemplo, la evolucin del problema nuclear iran o la activa definicin en temas de terrorismo en Asia Central.

Toda esta dimensin estratgica internacional parece muy alejada de nosotros. Sin embargo y a pesar del reciente acuerdo comercial bilateral, los primeros sacudones de este enfrentamiento de potencias han empezado a llegar a nuestra regin. Por un lado, las inversiones en infraestructura y en explotacin de materias primas relevantes para los procesos de industrializacin chinos ya han llegado a Sudamrica.

Desde Vaca Muerta en Argentina hasta infraestructura portuaria y aeroportuaria en Per o Brasil, el peso del dinero y el financiamiento chino ya es hoy muy importante, como visible. Adems de la agenda comercial del Mercosur con el gigante asitico se ve contrada por este acuerdo con los EE. UU.

Las consecuencias de la epidemia de coronavirus