Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2020

Ingratitud, mentira y ruindad

Rodolfo Bueno
Rebelin


Hace cerca de tres cuartos de siglo se produjo una serie de acontecimientos militares que cambiaron la historia del mundo. Se dieron luego de que Alemania Nazi, hasta ese momento triunfadora de la Segunda Guerra Mundial, fuera derrotada en el Frente Oriental mediante las victorias soviticas en Mosc, Stalingrado, Kursk, Bielorusia, Leningrado y Polonia; tambin hubo el Desembarco en Normanda de las fuerzas anglo estadounidenses y la liberacin por el Ejrcito Rojo de Auschwitz, Chelmno, Treblinka, Sobibor, Majdanek, Belzec, campos de concentracin situados en territorio polaco ocupado por Alemania, lo que salv la vida de numerosos reclusos. Segn la sobreviviente Batcheva Dagan, vivamos con la amenaza de que cualquier instante fuera el ltimo.

El nazismo explot el trabajo de los prisioneros, pocos de los cuales sobrevivieron a la brutalidad infernal de los campos de concentracin, hoy convertidos en museos para recordar el Holocausto, la peor tragedia de la humanidad. Al liberar los campos de exterminio, el Ejrcito Rojo cerr uno de los captulo ms sanguinarios de la historia del hombre, la eliminacin fsica de judos, gitanos, rusos y dems grupos humanos considerados de raza inferior por Hitler; tambin, de comunistas, de prisioneros de guerra y, en general, de todos los enemigos del nazismo.

La ONU proclam el 27 de enero Da Internacional de Conmemoracin en Memoria de las Vctimas del Holocausto, porque en esta fecha, en 1945, se liber Auschwitz, el mayor centro de exterminio instituido por el nazismo, donde fueron encerradas cerca de un milln trescientas mil personas, de las que murieron un milln cien mil, judas, la inmensa mayora. El Ministro de Exteriores de Israel, al agradecer al Presidente Putin, expres: Sabemos quines fueron los libertadores.

Esta liberacin es sagrada en la memoria de Rusia, porque para conseguirla se inmolaron 27 millones de sus hijos y 60 millones quedaron mutilados. Los nazis destruyeron 1.710 ciudades, 70.000 aldeas, 32.000 empresas industriales, 65.000 kilmetros de vas frreas, 98.000 cooperativas agrcolas, 1.876 haciendas estatales, 6 millones de edificios, 40.000 hospitales, 84.000 escuelas y trasladaron a Alemania 7 millones de caballos, 17 millones de reses, 20 millones de puercos, 27 millones de ovejas y cabras, 110 millones de aves de corral. La perdida total de la Unin Sovitica fue de unos 3 billones de dlares, una prdida de ms del 30% de sus riquezas. Gracias a ese sacrificio, la humanidad se libr de la noche eterna del dominio imperial con que Hitler so para mil aos.

Pero hay mentirosos que hoy equiparan la Unin Sovitica con la Alemania Nazi y, a partir de ah, algunos ruines acusan a la URSS de haber causado la Segunda Guerra Mundial por haber firmado el pacto Ribbentrop-Mlotov. Todos ocultan que la Unin Sovitica fue la ltima potencia que firm el tratado de no agresin con Alemania.

El presidente polaco, Andrzej Duda, culpa a la URSS de haber colaborado con los nazis en la guerra contra su pas y calla que por liberar Polonia la URSS pag el alto precio de cerca de setecientos mil de sus soldados. Su acusacin, que es respaldada por el Parlamento Europeo, pese a que los Juicios de Nremberg, conjunto de procesos jurisdiccionales realizados por las naciones aliadas vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, sostienen lo contrario, que Alemania Nazi fue la nica culpable de haber iniciado dicha guerra, lo que es una sentencia superior.

Volodmir Zelenski, presidente de Ucrania, tambin declar en Polonia que la URSS fue responsable del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Se refiri a la liberacin de Auschwitz, pero no mencion al Ejrcito Rojo, en su lugar habl del Primer Frente Ucraniano, nombrado as por el sector geogrfico donde operaba y compuesto por varias etnias de la Unin Sovitica. Ignorancia o mala fe? En ambos casos no merece el alto puesto que actualmente ocupa este comediante profesional.

Lo que realmente pas es que como resultado de la Gran Crisis, que afect al mundo en 1929 como ningn otro fenmeno econmico, se inici la feroz lucha por el nuevo reparto colonial del mundo. Alemania atac a Austria y Checoslovaquia; Italia, a Etiopa y Japn, a China. De esta manera, Alemania e Italia, que no tenan colonias, rivalizaban con Francia e Inglaterra, que s las tenan. Para ello, Alemania, Italia y Japn abandonaron la Liga de Naciones, conformaron el bando beligerante del Eje y firmaron el Pacto Anticomintern. Tal como analiza Stalin, se poda dividir al mundo en potencias imperialistas agresoras y potencias imperialistas agredidas.

Las potencias agredidas cedan y cedan posiciones, pese a que eran econmica y militarmente mucho ms fuertes que las agresoras. La razn de esta extraa conducta era darle aire a la agresin hasta que se transforme en un conflicto mundial. Incitaban a las naciones del Eje a atacar a la URSS con la esperanza de que la guerra agotase mutuamente a ambos bandos. Entonces les ofreceran sus soluciones y les dictaran sus condiciones. Los pases beligerantes, cuyas fortalezas se encontraran destruidas como consecuencia de un largo batallar entre ellos, no tendran ms opcin que aceptarlas. Una forma fcil y barata de conseguir sus fines.

Este juego peligroso terminara muy mal para los que propugnaban el anticomunismo como poltica de Estado. Es que Londres y Pars, ofuscados por el odio acrrimo al comunismo, no podan y no queran ver el peligro que el nazi-fascismo representaba para ellos mismos. Inmediatamente despus de que en Mnich, Inglaterra y Francia entregaran Checoslovaquia a Alemania, Hitler exigi a Polonia la devolucin del Corredor Polaco, la concesin de facultades extraterritoriales para construir lneas frreas y autopistas por territorio polaco y la entrega del puerto de Dnzig. Despus, Alemania anul el pacto de no agresin con Polonia, renunci al convenio naval anglo-alemn y posteriormente comenz a reclamar las colonias que luego de la Primera Guerra Mundial le fueron arrebatadas por Francia e Inglaterra.

El 23 de julio de 1939, Moltov, Ministro de Relaciones Exteriores de la Unin Sovitica, con el propsito de lograr un acuerdo que impidiera la agresin alemana a Polonia, propuso a Gran Bretaa y Francia el envo de una comisin militar. Sin el mnimo apresuramiento, diecinueve das despus, la misin arrib a Mosc; estaba encabezada por personajes que no tenan ni las atribuciones ni los poderes para discutir nada ni firmar ningn convenio militar concreto.

La delegacin nunca contest a la inquietud fundamental de Mosc: para poder enfrentarse con Alemania, las tropas soviticas tenan que pasar por el territorio polaco o el rumano, lo que Inglaterra y Francia jams gestionaron; sin esta condicin para Mosc se haca imposible una alianza militar con Londres y Pars.

El 23 de agosto, Voroshilov, Ministro de Defensa de la URSS, advirti a la comisin: Nosotros no podemos esperar que Alemania derrote a Polonia, para que despus se lance contra nosotros. Necesitamos un trampoln desde el cual atacar los alemanes, sin l no podemos ayudarlos a ustedes. Ante el comprometedor silencio de los delegados aadi: No hemos hecho nada en once das. El ao pasado, al encontrase Checoslovaquia al borde del abismo, el Ejrcito Rojo estuvo listo para atacar, pero no obtuvimos una sola seal de ustedes. Ahora, los gobiernos de Francia e Inglaterra han prolongado intilmente y durante demasiado tiempo estas conversaciones. Por ello no se debe excluir otros acontecimientos de ndole poltico. Poco despus se iniciaron las negociaciones, criticadas por los que desconocen o pretenden desconocer el prembulo anterior, que condujeron a la firma del Pacto de no agresin entre la Unin Sovitica y Alemania.

Las crticas al pacto Ribbentrop-Mlotov tienen la finalidad de absolver a los verdaderos culpables del estallido de la guerra. Posteriormente, cuando EEUU, la URSS y Gran Bretaa conformaron la coalicin antinazi, muchos polticos relevantes de Occidente valoraron de manera positiva la firma del mismo. Sumner Welles, que en 1944 era Secretario de Estado de EEUU, escribe: Desde el punto de vista prctico, cabe la posibilidad de lograr ventajas que -dos aos ms tarde, al producirse la agresin alemana, desde haca mucho tiempo esperada-, tuvieron mucha importancia para la Unin Sovitica.

Gandhi dijo: Una mentira no se convierte en verdad porque todo el mundo crea en ella. Por eso la ruindad, hija de la mentira, est condenada a desaparecer, enterrada por los que no son ingratos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter