Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2020

Desigualdad social, fuente de toda riqueza

Eduardo Lucita
Rebelin


La desigualdad social global est fuera de control. Esta es la conclusin ms general a la que arribaron un conjunto de organizaciones no gubernamentales reunidas en Oxfam, organismo internacional que busca combatir la injusticia de la pobreza en el mundo.

Segn los datos informados por Oxfam en los das previos a la reciente reunin del Foro Econmico Mundial en Davos, los multimillonarios ms ricos del mundo -aquellas personas que su patrimonio supera los mil millones de dlares- suman 2153 y poseen ms riqueza que el 60 por ciento de la poblacin mundial. El 1% ms rico del mundo tiene ms del doble de riqueza que el 90% (6.900 millones de personas) de la poblacin mundial. O que solo 26 personas poseen lo mismo que la mitad de la poblacin (3.800 millones).

La desigualdad en el mundo est profundamente arraigada y ha alcanzado un nivel escandaloso concluye el informe citado que se basa en datos oficiales del FMI, el BM y la CEPAL entre otros organismos internacionales.

No es obra de la naturaleza

La desigualdad social, es decir aquella condicin que hace que las personas tengan un acceso desigual a los diferentes tipos de recursos (ingresos dinerarios, viviendas, servicios esenciales) no es obra de la naturaleza como nos suelen decir quienes reproducen aquel concepto que supone que pobres habr siempre. Por el contrario es inherente al sistema capitalista como tal, que no puede sobrevivir sin desigualdades sociales, porque esta es necesidad y a su vez resultado de la lgica de la acumulacin del capital en cada perodo histrico. En otras palabras, la tasa de ganancia del capital es mayor que la tasa de crecimiento de la economa.

Sin embargo estas desigualdades que se haban aminorado en los llamados 30 aos dorados del capitalismo, los que van de 1945 a 1975 - un proceso nico e irrepetible- segn intelectuales de la envergadura de Ernest Mandel y E.P. Thompson, sufrieron un cambio a partir de la crisis mundial de los aos 70 del siglo pasado.

El origen de aquella crisis se centr en la cada, a fines de los 60, de la tasa media de ganancia de los capitales a escala mundial, combinada, a inicios de los 70, con el alza de los precios del petrleo. Todo redund en una pltora de capital financiero que no encontraba oportunidades de inversin en la economa real.

El capital dio una respuesta global a esta crisis: reestructur sus espacios productivos y de servicios y lanz una fuerte ofensiva sobre el mundo del trabajo. Ofensiva generalizada, ya que busc desmontar todas y cada una de las conquistas obreras que los trabajadores haban conseguido en su lucha contra la voracidad del capital y sostenida en el tiempo, porque dura hasta nuestros das. Todo bajo la hegemona del capital financiero. El resultado fue una cada estructural de los salarios, un aumento de la desocupacin y de la precarizacin laboral y por lo tanto un incremento de la pobreza a nivel mundial. Esta desigualdad tiene un impacto directo en las relaciones de gnero siendo las mujeres y nios a quienes ms afecta esta situacin.

La crisis del 2008

Cuando pareca que al crisis mundial del 2008 sera un freno a la acumulacin por valorizacin financiera y su impacto social, result una oportunidad para profundizar la desregulacin de los mercados y el peso de los organismos financieros internacionales. El papel del BCE y del FMI en la crisis griega lo dice todo.

Desde entonces las desigualdades sociales se han incrementado, particularmente en nuestra regin, donde est fuertemente asociada a las clases sociales, a las cuestiones de gnero y etnia. En Amrica Latina y el Caribe el 20 por ciento de la poblacin concentra el 83% de la riqueza, mientras que la pobreza est aumentando. Segn la CEPAL el 10.7% de la poblacin, alrededor de 66 millones de personas, viva en la extrema pobreza en 2019. 

Esto es particularmente significativo porque si hay algo sobre lo que hay consenso es que los 15 aos de gobiernos progresistas en la regin significaron mejoras en la distribucin de los ingresos y reducciones de la pobreza. Sin embargo no redund en una reduccin de las desigualdades, por el contrario en trminos generales la brecha se ampli. Esto result as porque la tasa de acumulacin en la parte superior de la pirmide social es mayor que la tasa de decrecimiento de la pobreza en la base de dicha pirmide Segn el informe citado el nmero de multimillonarios en la regin ha pasado de 27 a 104 desde el ao 2000, esto es casi se cuadruplic en solo 20 aos.

Revueltas y rebeliones

La contrapartida de este incremento de las desigualdades es la oleada de revueltas y rebeliones populares que recorre el mundo, que se inspiran en los movimientos de principios de la dcada pasada: la Primavera rabe, iniciada a finales de 2010 en Tnez, y tambin Ocuppy Wall Street, en septiembre de 2011. En Francia fue el aumento de los combustibles y la inequidad fiscal; en Catalunya las condenas contra los dirigentes independentistas; la cuestin de la autonoma en Hong Kong, el autoritarismo en Sudn y Argelia; el costo de las llamadas por Whatsapp en el Lbano; en Irak es el desempleo; el aumento del pasaje del metro en Chile; el paquetazo del FMI en Ecuador y Colombia; la reforma jubilatoria en Nicaragua; una vez ms la corrupcin en Hait; crisis polticas en Per y en Puerto Rico . La corruptela de las lites en casi todos lados.

Como se ve el detonante ha sido distinto en cada pas, pero hay un hilo conductor. Las desigualdades sociales, los abusos del capital financiero, la cada vez mayor distancia entre las lites y los pueblos lo que pone en crisis los regmenes democrtico liberales. En todos los casos es el protagonismo de la juventud, que siente que le expropian el futuro .

Una vez ms hay que sealarlo. El problema no es la pobreza, sino la riqueza que para concentrarse necesita de la expansin de la pobreza. Comprender la lgica inmanente del capital en esta etapa histrica : que la velocidad de la acumulacin capitalista limita, cuando no anula, toda reduccin sustancial de la pobreza, es decisiva para resolver el problema de raz.

Eduardo Lucita, integrante del colectivo EDI, Economistas de Izquierda.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter