Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2020

El campo de batalla en 2020?

Leandro Albani
Revista Crisis


Irak es el embudo ms grande del mundo. Quienes se atreven a ingresar a ese territorio, de una u otra manera quedan atascados entre sus montaas, desiertos y llanuras. Esto no tiene que ver con cuestiones geogrficas -aunque las montaas siempre fueron fieles aliadas- sino por el permanente rechazo del pueblo iraqu a que le impongan modelos, liderazgos, gobiernos, siempre diseados -o respaldados- por Occidente.

Las masivas protestas que continan desbordando las calles del pas, el rechazo a la presencia de las tropas estadounidenses, las feroces crticas de la poblacin ante un sistema poltico y econmico corrupto -e impuesto a la fuerza por Washington-, son una constante que se arrastra desde la invasin de Estados Unidos en 2003, perpetrada bajo los falaces argumentos de que en el pas existan armas de destruccin masiva.

Para finales de 2019, el pueblo iraqu haba perdido el miedo impuesto por el gobierno de Bagdad y por milicias armadas que controlan diferentes regiones del pas. La derrota del Estado Islmico -ISIS- en Irak fue una bocanada de aire fresco para una casta poltica cuestionada y que defiende intereses sectoriales, en la mayora de los casos con la venia de Washington. Aunque la administracin central dej que un grupo de apenas tres mil mercenarios de ISIS tomaran Mosul la principal ciudad petrolera del pas-, la derrota militar de los entonces comandados por Abu Bakr Al Baghdadi fue presentada como una victoria rutilante por el Ejecutivo. En esos das de jbilo oficial, el futuro de Irak pareca brillar.

Cuando los Estados Unidos invadieron el pas, aplicaron un plan profundamente neoliberal durante el primer ao de ocupacin. A travs de la Autoridad Provisional de la Coalicin en la que descollaron Gran Bretaa y Espaa-, los funcionarios enviados por la Casa Blanca tuvieron un solo objetivo: privatizar absolutamente todo y controlar los pozos petroleros de uno los principales productores de crudo en el mundo. Ni la libertad, ni la democracia ni la pacificacin estuvieron en los planes estadounidenses. Un Estado nacin devastado por las sanciones internacionales medidas punitivas impulsadas por Washington que costaron miles de vidas- y agobiada y aterrorizada por el Estado construido por dcadas durante el rgimen de Sadam Husein, vio con esperanzas la intervencin extranjera. En menos de un ao, esas esperanzas se esfumaron como una estrella fugaz. Estados Unidos se encarg de exacerbar las diferencias tnicas, religiosas y polticas, y en ese ro oscuro y revuelto sac tajadas importantes, en su mayora referidas a la produccin petrolera. Dick Cheney -el entonces vicepresidente del gobierno de George W. Bush- tambin concret jugosos negocios. Halliburton - una empresa en la que Cheney era directivo- se encarg de enviar desde cocinas hasta tanques de guerra a Irak. Es ms, la compaa hasta fue la encargada de construir un local de comida rpida en la Zona Verde de Bagdad para que los marines no extraaran la alimentacin de su pas.

En el medio del caos generado por Estados Unidos en Irak, la Repblica Islmica de Irn inici esfuerzos diplomticos como lo hizo en Afganistn- que le permitieron tener una influencia cada vez mayor en la poltica iraqu. El asesinato de Qasem Solimani -general de las fuerzas iranes Al Quds- muestra la desesperacin estadounidense por frenar la avanzada iran sobre Medio Oriente. Si la administracin de Barack Obama haba tercerizado la invasin mediante la promocionada ayuda no letal, el gobierno de Donald Trump apuesta por los asesinatos selectivos para contrarrestar a quienes considera enemigos.

La pobreza, la escasez de agua; la corrupcin endmica en las instituciones del Estado; el rechazo profundo a las soluciones estadounidenses; la injerencia extranjera y la negativa de funcionarios iraques por atender las demandas de la poblacin estallaron el ao pasado en masivas protestas que inundaron las calles. La respuesta estatal a estas manifestaciones result en ms de 400 muertos, una represin desmedida y reformas de carcter cosmtico. Aunque el parlamento iraqu vot a favor del retiro de las tropas estadounidenses del pas, la clase gobernante es conciente de que Washington es un aliado para los ms diversos negocios. Solo en 2016, ambos pases firmaron un acuerdo por 1.800 millones de dlares para que Estados Unidos enve armamento a Irak. El pueblo iraqu tiene en claro que por las venas abiertas de su pas ese dinero se escurre diariamente hacia Occidente.

En el ao 2020, Irak es impredecible. Si existen esperanzas, estas se encuentran puestas en las personas que salen a las calles de forma masiva, pese a la represin gubernamental y de milicias que no se encuentran bajo ningn tipo de control estatal. La otra cara de la moneda est pintada con el color del terror. Un posible resurgimiento militar del ISIS no se puede descartar, como tampoco futuros pactos entre funcionarios nacionales aferrados al poder y Estados Unidos, un pas que en el caos iraqu sigue disfrutando de los buenos negocios, del control militar en la regin y de una reserva petrolera por la que cualquier imperio iniciara otra guerra descabellada.


Fuente original: https://www.revistacrisis.com/debate-global/irak-el-campo-de-batalla-en-2020

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter