Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2020

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos exculpa a Espaa por llevar a cabo devoluciones en caliente

Irene Ruano Blanco
El Salto


La sentencia contradice la decisin tomada por el mismo tribunal en octubre de 2017, cuando consider probado que la Guardia Civil haba realizado una devolucin ilegal al expulsar a N.D y N.T de forma inmediata a Marruecos por el mismo permetro fronterizo, negando as su derecho a la tutela judicial efectiva.

A las 15 horas del jueves 13 de febrero la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) haca pblica su sentencia en el caso N.D y N.T contra Espaa levantando la condena que el Gobierno espaol haba recurrido. Ningn pronstico, ni siquiera los ms pesimistas, podan prever lo que iba a pasar.

En febrero de 2015 varias ONGs presentaron una denuncia por la expulsin el 13 de agosto de 2014 de N.D y N.T, procedentes de Mali y Costa de Marfil, tras un salto a la valla que realizaron junto con otras 80 personas. Fueron expulsados sin haber recibido ningn tipo de asistencia; jurdica, mdica o psicolgica, sin siquiera comprobar su identidad o poder solicitar asilo en caso de que as lo desearan. Ahora el Tribunal establece que esta falta de garantas es fruto de su entrada ilegal, indicando que la ausencia de un estudio individualizado, requisito para considerar que no se trata de una deportacin colectiva, se podra atribuir a que los demandantes no haban usado los procedimientos oficiales.

Considera el TEDH, de forma unnime, que no ha habido violacin del Artculo 4 del Protocolo No. 4 (prohibicin de expulsiones colectivas) del Convenio europeo de derechos humanos, ni violacin del Artculo 13 (derecho a un recurso efectivo) del Convenio. Y an ms, considera que la devolucin es consecuencia del comportamiento de los demandantes, al haber entrado de forma ilegal, indicando que es necesario que la entrada sea por las vas legales prcticamente inexistentes. Se trata por tanto, de una sentencia que deja un amplio margen a otras vulneraciones de derechos y que atenta directamente contra el derecho de asilo.

Para Hanna Hakiki del European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR) Berln, una de las organizaciones demandantes, es difcil entender en qu base factual se basa la sentencia cuando todas las organizaciones de derechos humanos han establecido que las devoluciones son ilegales y que las personas que llegan a la frontera no pueden acceder al puesto fronterizo de Beni Enzar ni a las embajadas o consulados (para solicitar asilo). En la misma lnea se declaraba su compaero Wolfgang Kaleck, para quien contemplar que hubo otras posibilidades para los demandantes de asilo en la frontera va en contra de la realidad.

Esta sentencia contradice la decisin tomada por el mismo tribunal en octubre de 2017, cundo consider probado que la Guardia Civil haba realizado una devolucin ilegal al expulsar a N.D y N.T de forma inmediata a Marruecos por el mismo permetro fronterizo, negando as su derecho a la tutela judicial efectiva. Por estos hechos consider que se haba violado el Convenio Europeo de Derechos Humanos sobre el derecho a un recurso efectivo y el artculo 4 del Protocolo IV del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, por el que quedan prohibidas las expulsiones colectivas de extranjeros obligando al Estado espaol a indemnizar a cada uno de ellos con 5.000. Sin embargo, el entonces Ejecutivo de Rajoy present un recurso que, posteriormente, el Gobierno de Snchez mantuvo a la espera de la sentencia.

Esta sentencia es un jarro de agua fra que supone un cambio radical de criterio. Lejos de intentar acabar con las devoluciones en caliente, se refuerza la posibilidad de realizar push-backs en las fronteras de la Unin Europea y que ello est avalado por la jurisprudencia del Tribunal. Por este motivo Kaleck recordaba que la tarea principal de la corte es dar una solucin a un conflicto legal y explicaba que con esta decisin se darn ms conflictos en todas las fronteras de Europa.

Para Jos Palazn, de PRODEIN, la cuestin va ms all. Segn sus propias palabras Los jueces no son conscientes de la trascendencia que su decisin tiene. Con esta sentencia el TEDH deja de ser una referencia en Derechos Humanos y se convierte en un tribunal de derechos de los gobiernos y de las corporaciones fascistas. Un tribunal que se deja influenciar por las tendencias fascistas que recorren Europa.

Pero la cuestin no se queda ah, las implicaciones de esta sentencia van ms all. Y es que en el Tribunal Constitucional estaban a la espera de lo que dicte el TEDH para pronunciarse sobre la constitucionalidad de la Ley Orgnica de Seguridad Ciudadana (LOPSC), tras un recurso presentado por gran parte de los grupos del arco parlamentario del momento desde IU a PNV pasando por el PSOE. Una de las cuestiones claves sobre las que pronunciarse es esta de las devoluciones ilegales y en el proyecto de sentencia del Constitucional se mantiene la tesis de que las devoluciones en caliente constituyen una prctica inconstitucional, por vulnerar derechos fundamentales, entre ellos el ya mencionado derecho a la tutela judicial efectiva, ya que al tratarse de un procedimiento express, no permite la asistencia a las personas que entran en nuestro pas. Teniendo en cuenta los factores de vulnerabilidad, se trata de una cuestin grave al estar deportndose a posibles vctimas de trata, solicitantes de asilo, personas en situacin de solicitar proteccin por cuestiones humanitarias,etc.

Y es en este punto donde ponen la mirada desde CEAR. Su directora, Estrella Galn, confa en que la decisin pendiente del Tribunal Constitucional establezca la inconstitucionalidad de estas prcticas que dejan en papel mojado la normativa internacional en materia de asilo.

Sin embargo, y a pesar de haber presentado el recurso de inconstitucionalidad de la ley y haber mostrado en varias ocasiones su rechazo expreso a las devoluciones en caliente, con la llegada al Gobierno de Pedro Snchez tras la mocin de censura, desde el Ejecutivo se decidi mantener el recurso y esperar a la sentencia para emprender la reforma legislativa necesaria. Huelga decir que tanto gobiernos del PP como del PSOE han realizado estas prcticas an sin estar recogidas en la legislacin. En 2003 Samy Abako fue expulsado minutos despus de su entrada por una pequea puerta en la valla. Aos despus, en el ao 2005, el Defensor del Pueblo recoga estos procedimientos en su informe anual. Entre ambos hitos varias devoluciones documentadas por periodistas, fotgrafos y defensores de derechos humanos.

Como deca el abogado Gonzalo Boy, hay algo que es especialmente grave: Segn la sentencia cualquier persona que se pone fuera del marco legal deja de ser sujeto de los derechos reconocidos en la convencin. Recuerda la causa del Tarajal en la que se responsabiliza de la muerte de los migrantes a los propios migrantes. Boy se pregunta si en el caso del derecho a la vida tambin se har culpable al fallecido.

Sin duda esta sentencia sienta un precedente y en los prximos das deber ser leda y analizada en profundidad, a la espera tambin de reacciones institucionales y sobre todo a la reaccin del Gobierno que hasta ahora, se ha parapetado tras la sentencia del TEDH.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/fronteras/el-tribunal-europeo-de-derechos-humanos-cambia-su-criterio-con-una-sentencia-que-exculpa-a-espana-por-llevar-a-cabo-devoluciones-en-caliente


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter