Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2006

Sin Cuba no habra hoy una Revolucin como la que hay en Venezuela

Beln Gopegui
La Jiribilla


Aquel periodista observaba la plaza de la Revolucin, las ms de doscientas mil personas que haban asistido a la entrega del premio Jos Mart de la UNESCO al presidente Hugo Chvez, mientras pensaba en cul sera el titular para su artculo, en cul de todas aquellas cosas que estaba escuchando sera la que mejor podra transmitir el significado de aquel momento. Porque aquel periodista no era de Cuba ni proceda de un pas latinoamericano. Aquel periodista vena de Madrid y se preguntaba por dnde empezar. Palabras como integracin latinoamericana, palabras como lucha contra el imperialismo, palabras como misin Barrio Adentro, misin Milagro, palabras como territorio libre de analfabetismo eran importantes para el periodista porque l proceda de un pas del llamado Primer Mundo donde an haba algo de analfabetismo y donde haba cifras preocupantes de analfabetismo funcional. Proceda de un pas donde la atencin mdica, pese a ser universal, estaba siendo cada da ms desatendida debido a una perversa ―pensaba el periodista― perversa voluntad de deteriorarla con el fin de estimular la medicina privada. Y donde el desamparo era un extrao derecho, un derecho inhumano; pero vigente en multitud de barrios y de vidas.

La integracin latinoamericana era, pensaba el periodista, un primer paso de algo que un da sera an ms grande: la defensa de la patria comn, la defensa de la Humanidad a la que el periodista perteneca como pertenecan tantos millones de personas del continente latinoamericano. Pero an se preguntaba por dnde empezar.

El periodista escuch las palabras de Fidel despus de hacer la entrega del premio. El Comandante y Presidente deca: es salvaje saber que solo uno de cada cinco nios termina la escuela primaria, refirindose a la situacin en que se encontraba Venezuela antes de la Revolucin Bolivariana. El conocimiento a veces poda ser salvaje si no vena seguido por la accin. Y el periodista tomaba notas de las palabras de Fidel, y el cuaderno se le iba llenando de titulares. Pero l solo poda escoger uno. l dispona de muy poco espacio si es que llegaba a disponer de alguno porque el suyo era en cierto modo un pas salvaje en donde haba espacio para conocer el terror y permanecer indiferente, pero apenas si haba espacio para conocer aquellos lugares en donde se luchaba por paliar el terror, por doblegarlo, en donde se luchaba para que desapareciera.

Fue entonces cuando el periodista oy decir a Chvez: Sin Cuba no habra hoy una Revolucin como la que hay en Venezuela, esa es la verdad, esa es la ms pura verdad. Y el periodista supo que ese sera su titular. Pues haba que empezar por el principio. Haba que contar las cosas fundando, de tal modo que un paso llevara al siguiente, y ese al siguiente paso. Y la verdad que haba dicho Hugo Chvez no era apenas conocida en su pas. Haba quien admiraba la Revolucin Bolivariana y tena miedo de Cuba, sin saber, sin haber podido conocer otras historias que no fueran las mentiras de los grandes medios. Pens que decir sin Cuba era decir tambin sin socialismo, era decir tambin sin otra forma de soar la condicin humana. Pens que en la frase de su titular debiera estar tambin el tono de voz, pues la frase no haba sido dicha alzando la voz como quien quiere llegar a la ltima fila de la frase, sino bajndola como quien quiere que la ltima fila de la plaza y del mundo llegue hasta la frase. Chvez haba bajado la voz, haba hablado ms despacio durante unos segundos, y al hablar no haba pretendido quitar el mrito a una sola de las personas que en Venezuela y en otros lugares del mundo estaban contribuyendo a la Revolucin. Pero haba dicho una verdad y era como haber dicho que, a riesgo de perecer, la humanidad no poda desconocer el sueo que haba germinado en Cuba.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter