Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2006

Celulosa opone a verdes y sindicalistas

Daro Montero
Tierramrica/IPS

El frecuente antagonismo entre proteccin ambiental y creacin de empleo se expresa con crudeza en la construccin de dos fbricas de celulosa en la costa uruguaya de un ro fronterizo con Argentina que, adems de afectar las relaciones bilaterales, opone a verdes y sindicalistas.


 Las plantas, que son levantadas en la ribera del ro Uruguay por la Empresa Nacional de Celulosa de Espaa (ENCE) y la finlandesa Botnia y que deben estar activas en 2007, generan importantes expectativas laborales, al tiempo que despiertan temores por futuros daos al hbitat y la salud humana.

Transportistas, tcnicos y cientos de trabajadores metalrgicos y de la construccin, que podran beneficiarse con nuevas fuentes de trabajo, cierran filas contra grupos ambientalistas que han llegado a la accin directa, con la invasin del predio donde se levantan las plantas en el occidental departamento uruguayo de Ro Negro.

Los ecologistas tambin mantienen el corte casi constante del trnsito, desde inicios de enero, en rutas argentinas de acceso a puentes sobre el ro fronterizo.

"Prefiero morir contaminado dentro de 20 aos antes que morir de hambre ahora por falta de trabajo", afirmaron potenciales trabajadores de las plantas, cuya inversin suma 1.800 millones de dlares, rcord en la materia en Uruguay.

"Se abren 5.000 plazas laborales por tres aos y luego quedarn estables unos 700 puestos directos, casi 2.000 indirectos con referencia en las fbricas, adems de otros servicios relacionados con 3.000 ms", dijo a Tierramrica Omar Daz, representante de la Federacin de Trabajadores Papeleros en la direccin de la central sindical nica uruguaya PIT-CNT.

Esto sin contar la casi segura instalacin de fbricas de papel, que ocupan a mucho ms personal. En todas partes donde las plantas de celulosa producen 1,5 millones de toneladas al ao, como lo harn las dos sumadas, el complemento industrial es un hecho, coment.

En cambio, los ambientalistas de Gualeguaych, la oriental ciudad argentina ubicada a unos 25 kilmetros del complejo industrial en ciernes, temen por su salud y la de su entorno, adems de creer que perdern igual o mayor cantidad de empleos.

Este concepto es reafirmado por Ricardo Carrere, de la organizacin ambientalista uruguaya Grupo Guayubira, quien advirti a Tierramrica que "a cambio de 600 empleos puede perderse un nmero similar o superior en el sector turstico", de importante incidencia en Ro Negro y que emplea a un millar de personas, adems de afectar la apicultura, la pesca y la agricultura orgnica.

La tensin entre trabajadores y ambientalistas va al alza, sobre todo a partir de los bloqueos que impiden cruzar el ro limtrofe entre Argentina y Uruguay, dos pases que se afanan por superar el colapso econmico sufrido hace poco ms de tres aos.

Portavoces del gobierno uruguayo confirmaron a Tierramrica que ya son ms de 200 los camiones de Argentina, Chile y Uruguay cargados con pertrechos para las fbricas que fueron detenidos por ambientalistas locales e internacionales. Algunos de esos transportistas amenazan con romper a la fuerza el bloqueo.

Tambin fue tensa la situacin creada entre los obreros que construyen las grandes estructuras de las plantas y la docena de activistas de Greenpeace, que a fines de enero llegaron en dos lanchas al puerto de una de las firmas y se encadenaron por unos minutos a pilotes.

En la produccin y blanqueo de celulosa, insumo fundamental para la fabricacin de papel, se emplean grandes cantidades de agua y sustancias qumicas, como cloro o dixido de cloro, soda custica, oxgeno o perxido de oxgeno e hipoclorito de sodio.

Esos elementos generan compuestos organoclorados muy txicos, persistentes y con capacidad de acumularse en organismos animales.

La presin de poblaciones afectadas, activistas y de los propios trabajadores del sector inst a buscar mejoras tecnolgicas para reducir o eliminar la contaminacin y, con ello, el riesgo de contraer cncer, trastornos hormonales, neurolgicos, infertilidad, diabetes o debilitamiento del sistema inmunolgico.

As se lleg a desarrollar el sistema de blanqueo Totalmente Libre de Cloro (TCF) y su antecesor, Libre de Cloro Elemental (ECF), el ms utilizado hoy y el que aplicarn en Uruguay tanto ENCE como Botnia.

"Los sindicatos finlandeses del sector nos aseguran que las plantas que se van a instalar no son contaminantes, es decir que las emisiones no sern dainas para la poblacin del lugar ni el ambiente", seal Daz a Tierramrica.

El sindicalista uruguayo, quien mantiene contactos permanentes con sus pares de Finlandia, explic que el desarrollo de ms de 30 aos de funcionamiento de este tipo de fbricas les permite a esos trabajadores verificarlo, al tiempo que afirman que Botnia utilizar una tecnologa incluso ms moderna que la que usa hoy en su pas de origen.

"Ellos no estn de acuerdo con que las inversiones de este sector se hagan en el exterior, pero porque pierden puestos laborales, con ingresos mensuales promedio para operarios calificados que no bajan de 4.000 euros (unos 4.800 dlares)", y no por la cuestin ambiental, apunt.

Daz no piensa que los intereses de sindicalistas y ambientalistas sean antagnicos, y cita el caso de los trabajadores finlandeses, que trabajaron conjuntamente con los activistas y as mejoraron la tecnologa de produccin de celulosa y papel para reducir la contaminacin al mnimo.

"La posicin ambientalista exige a los inversores mejorar sus instalaciones, y eso es un inters totalmente comn con los trabajadores", enfatiz.

Reclam "tejer una alianza entre sindicatos y ambientalistas que ayude a controlar a otras fbricas en funcionamiento que hoy contaminan en Uruguay", considerando un error poltico de esas organizaciones no gubernamentales el preocuparse mucho por las plantas que se van a instalar y poco por las existentes.

* El autor es subeditor regional para Amrica Latina y el Caribe de IPS. Este artculo fue publicado originalmente el 11 de febrero por la red latinoamericana de Tierramrica


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter