Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2006

Los comunistas rusos publican un documento de denuncia de los crmenes del capital
Contra los crmenes del capitalismo

Guennadi Ziuganov
Pravda

Traducido del ruso para Rebelin por Andrs Urruti y Josafat S. Comn


Como ya sabrn los lectores de Rebelin, en el pasado mes de enero se present en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa una resolucin avalada por el Partido Popular Europeo (PPE), que intentaba condenar el comunismo, equiparndolo con los regmenes fascistas anteriores a 1945. La maniobra se inscribe dentro de una campaa general para rescribir la historia a gusto de los poderosos y destruir la memoria histrica, en este caso, de Europa. El asunto provoc la lgica reaccin, especialmente por parte de los partidos comunistas europeos. Finalmente, la resolucin, algo rebajada (se quit la parte que promova una descarada caza de brujas en los pases del Este de Europa) se aprob con una esculida mayora. En Rusia, donde, evidentemente, el tema suscit mayor preocupacin, el Partido Comunista (PCFR) decidi responder publicando un memorndum en el que se denuncian los crmenes de los regmenes capitalistas(ver Rebelin http://www.rebelion.org/noticia.php?id=26451)

Presentamos hoy aqu dicho memorndum a los lectores de Rebelin.

Memorndum Acerca de los problemas de la lucha contra el imperialismo internacional y de la necesidad de una condena internacional de sus crmenes

I

Sobre el mundo actual pende la amenaza de la instauracin de una dictadura global de unos cuantos estados imperialistas, con los EE.UU. a la cabeza. Su objetivo es el dominio de los mil millones dorados (el Primer Mundo) 1 sobre la periferia explotada, condenada eternamente a la degradacin econmica y social. Por esto, no hay hoy en da una tarea ms importante para la Humanidad, que la lucha contra el imperialismo y su ms reciente variante, el globalismo. Esta lucha ser coronada por el xito slo si se dan las condiciones de una unidad planetaria de los esfuerzos de la clase obrera, el campesinado trabajador, la intelectualidad democrtica y los combatientes de las liberaciones nacionales.

Esta lucha prosigue y se fortalece, a pesar del repliegue temporal del socialismo en el continente europeo. La influencia de las fuerzas de izquierda crece de nuevo por todo el mundo. Los comunistas siempre han estado y estn en la vanguardia de la lucha contra el imperialismo. Por eso no es casual que, en los ltimos tiempos, se han hecho ms frecuentes las provocaciones anticomunistas. Un escandaloso ejemplo de stas ha sido la resolucin de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) en la sesin de enero de este ao.

Por supuesto, ninguna resolucin podr borrar el movimiento comunista de la historia, o empequeecer su aportacin al desarrollo de la civilizacin mundial. No obstante, esto no nos libra de la obligacin de dar una respuesta contundente a los provocadores. Pues la resolucin de la APCE no es simplemente una manifestacin de desmemoria histrica y de la ms negra ingratitud hacia la Unin Sovitica y su papel en la salvacin de Europa de la esclavitud fascista. No, esto va en la lnea de una revancha fascista, de un renacimiento fascista.

El mundo vive un momento decisivo. O la Humanidad dice un resuelto no a la restauracin fascista, o estar condenada a nuevos sufrimientos para muchos aos. Por ello, el Partido Comunista de la Federacin Rusa (PCFR) considera su obligacin social e internacional intervenir con una iniciativa de elaboracin de estrategia y tctica para una lucha activa de la Humanidad contra la amenaza globalista.

Esta tarea exige una valoracin internacional de mltiples facetas y una condena de los crmenes del imperialismo y el globalismo. No pretendemos aqu dar una lista exhaustiva de esos crmenes. El presente memorndum, que se presenta a la atencin de la opinin pblica mundial, est abierto a la discusin, mejora, e introduccin de concreciones y adiciones. Opinamos que, para ese trabajo, es necesaria la creacin de una comisin internacional de autoridad y prestigio.

II

Los autores del informe del parlamentario sueco Lindblad 2 , de manera presuntuosa, y sin la debida cualificacin cientfica, tocaron la muy importante cuestin de teora y prctica acerca del papel de la violencia en la historia.

Si abordamos la historia mundial con mezquinos criterios pequeoburgueses, entonces habra que reprobarla en su conjunto, empezando desde el momento en que el hombre primitivo bajo del rbol y comenz a vivir en sociedad. La historia universal es, en muchos aspectos, la historia de guerras interminables, saqueos y violencias. Cmo valoran los comunistas este doloroso, pero indiscutible hecho?

El marxismo nunca exager el papel de la violencia en la historia. Al revs, sus fundadores siempre se mofaron de los pensadores del tipo Dhring 3, que consideraban la violencia como la principal fuente de desarrollo social. Y esto es comprensible: la apologa de la violencia es una caracterstica de la ideologa de las clases explotadoras y reaccionarias.

Pero el marxismo tampoco infravalor nunca el papel de la violencia, entendiendo que, frente a la violencia de los explotadores, los oprimidos tienen el derecho y deben contestar con la violencia de autodefensa. Y hubo y hay motivos para defenderse. El capitalismo surgi en el proceso de la llamada acumulacin inicial (del capital), cuyo sentido era la segregacin, mediante la fuerza, del trabajador de los medios de produccin. Los horrores de la acumulacin inicial permanecern escritos para siempre, en el libro de la historia, con letras de sangre.

El capitalismo vino al mundo cubierto de pies a cabeza de sangre y suciedad. Su historia da innumerables motivos para el arrepentimiento. Para que pudiera afianzarse en su patria de origen (Inglaterra), fue necesario arruinar y liquidar al campesinado libre, anterior propietario de la tierra, los orgullosos yeomen 4 de Shakespeare. Adems, adoptar contra los vagabundos expulsados de la tierra, leyes terroristas, que castigaban con la pena de muerte el menor atentado al sagrado derecho a la propiedad privada. Utilizar ampliamente el trabajo esclavo de esos mismos vagabundos, encerrados en los presidios llamados casas de trabajo. 5 La lnguida, prolongada durante dos siglos y medio, revolucin burguesa en Alemania devast literalmente el pas en varias ocasiones, reduciendo la poblacin a menos de la mitad. La gran Revolucin Francesa recurri, sin vacilaciones, a medidas de terror masivo contra los enemigos del pueblo. Los Estados Unidos de Amrica levantaron el edificio de su civilizacin sobre los huesos de millones de indgenas y esclavos negros. La saciada Europa de hoy debe su empacho a la feroz explotacin de sus antiguas colonias y sus actuales semicolonias.

Las crueles guerras de la poca de formacin del capitalismo han dejado una mancha imborrable en la historia europea. Entre ellas, la Guerra de los 30 Aos (1618-1648), en el s. XVII, en cuyo curso fue exterminado casi un tercio de la poblacin de Alemania, y en la cual jug un papel decisivo el rgimen monrquico de Gustavo Adolfo en Suecia. La Guerra del Norte (1700-1721), desatada por el rey sueco Carlos XII. La Guerra de Sucesin espaola (1700-1714), entre Francia, Espaa y Austria. La Guerra de los 7 Aos (1756-1763), iniciada por el rey prusiano Federico II. Las Guerras Napolenicas (1800-1815) , que hundieron en el caos a toda Europa, y causaron la muerte en masa de poblacin civil, asesinatos y ejecuciones de millones de personas, destruccin de monumentos culturales, etc.

Cmo deberamos referirnos a esa cadena de crueldades llamada Historia Universal? El clsico humanismo burgus se concilia con la idea de que el camino del bien pasa por la violencia, y busca la reconciliacin con esas contradicciones, gracias a lo que el mal aparece como una fuerza motora del progreso. Esa posicin fue expresada en toda su plenitud y con toda franqueza por los padres espirituales de la civilizacin burguesa, el economista Ricardo y el filsofo Hegel.

Los comunistas tampoco somos mezquinos llorones pequeoburgueses y conocemos el precio del progreso social. Por todo hay que pagar. Y mientras la Humanidad sufre la prehistoria (Marx), se ve obligada a pagar por el progreso con sangre. La doctrina comunista no pretende ni negar la realidad, ni embellecerla. Ve toda la dureza de la vida y no renuncia a los frutos del progreso, conquistados a un terrible precio. Pero rechaza aceptar ese estado de cosas como una norma eterna y busca caminos hacia otras formas ms humanas de desarrollo, hacia una historia propiamente dicha de la Humanidad, diferente de su prehistoria. El comunismo cientfico es la nica doctrina social en la historia que indica una salida de este callejn sin salida poltico, econmico y moral.

S, el socialismo, como todas las formas sociales que le precedieron, surge a partir de sacrificios y violencia. Los largos sufrimientos de generaciones, de los que hablan Marx y Lenin, no son una metfora vaca. Pero, junto a eso, este es el primer sistema en la historia que, objetivamente, lleva dentro de s la negacin del sangriento camino normal del progreso. Y pone al alcance de la conciencia de las masas lo inadecuado de ese camino.

Es necesario distinguir la sangre de los revolucionarios, vertida para lograr el progreso social, de la sangre de los reaccionarios, vertida en la lucha contra el progreso, en intentos de detenerlo o de volver hacia atrs. Existe la justa violencia revolucionaria, dirigida a la consecucin de la libertad y la independencia. Y existe la violencia reaccionaria, dirigida contra la libertad y el progreso, en defensa de los intereses egostas de las reaccionarias clases explotadoras.

Los revolucionarios no se han arrepentido ni se arrepentirn por la justa violencia de los oprimidos contra los opresores. Consideran que la renuncia a diferenciar entre matar a un opresor y matar para expoliar, es farisesmo. Las grandes revoluciones socialistas del siglo XX en Rusia y China hicieron comprender esa sencilla verdad incluso a tan ardorosos defensores del capitalismo como Franklin D. Roosevelt, Winston Churchill y Charles De Gaulle. Ms an, se vieron obligados a participar en unin con la Rusia socialista, en la lucha contra el fascismo. Sin embargo, la antigua amistad se olvida. En sustitucin de los aliados de los aos 40 llegaron nuevos amnsicos histricos.

Es por eso que recomendamos a los estados de Occidente mirar crticamente a su pasado y juzgarlo honestamente. Acabar con la prctica de las dos varas de medir. Los crmenes deben ser reprobados, diferenciando lo que se logr de positivo e imperecedero.

Hay un criterio preciso para diferenciar lo que son crmenes de lo que es necesaria violencia revolucionaria. La burguesa se dice en el Manifiesto Comunista ha jugado en la historia un extraordinario papel revolucionario. Y los comunistas no deben infravalorar y silenciar ese papel. Pero los tiempos de la burguesa revolucionaria ya hace tiempo que pasaron. El capitalismo ha entrado en el estadio del imperialismo y el globalismo. Sus metas se han separado completamente de las tareas del progreso social. Los comunistas consideramos como un crimen histrico toda violencia dirigida al retraso del progreso social. El imperialismo ya hace mucho que est manchado con crmenes de ese tipo.

III

El imperialismo existe en dos variantes: liberal y totalitario-fascista. Las dos se distinguen por la forma de organizacin poltica, pero la base econmica de ambas es la misma: el mantenimiento del bienestar propio a costa de la explotacin de otros pases y pueblos. Como testifica la historia, el liberalismo degenera con facilidad en fascismo del tipo del alemn o italiano, o bien en su variante, el maccarthismo norteamericano. Los regmenes fascistas frecuentemente se llevan bien con la economa liberal y se benefician de apoyos de todo gnero posible por parte de los liberales, de lo que sirve como ejemplo el fascismo pinochetista en Chile.

Los crmenes del nazismo y el fascismo fueron condenados y castigados por la comunidad internacional. Los crmenes de los llamados regmenes liberales hasta el da de hoy no han recibido la debida valoracin y la comunidad mundial, a menudo est mal informada sobre las fechoras cometidas por ellos.

Los crmenes del imperialismo son diferentes en funcin del pas y del periodo histrico. Incluyen asesinatos y ejecuciones masivas, creacin de campos de exterminio, hambre, deportaciones, torturas, trabajos forzados, as como otras formas de terror. Su responsabilidad es enorme tambin en la destruccin de las bases de existencia de muchos estados y naciones. Por la violacin de principios fundamentales de la moral social, tradiciones nacionales y valores culturales. Por la creacin de situaciones de crisis sociopolticas y espirituales en el mundo.

1. Crmenes contra los trabajadores, contra la clase obrera, el campesinado y la intelectualidad democrtica.

El capitalismo se ha esforzado siempre, con crueldad extrema, en aplastar las rebeliones del pueblo trabajador y explotado. Bastar con recordar la sangrienta represin contra la Comuna de Pars (1871), la dispersin a tiros de la manifestacin del 1 de mayo de 1886 en Chicago o los horrores de la guerra civil en Rusia.

Pero los principales instrumentos de la lucha con el pueblo trabajador han sido la esclavitud, directa o indirecta, el hambre y las torturas. Particularmente, la utilizacin del trabajo forzoso de esclavos en las condiciones de regmenes democrticos de Gran Bretaa, Francia, Holanda, Espaa, USA, en el periodo de su expansin colonial y neocolonial.

Consecuencias catastrficas de la poltica de globalizacin imperialista. Los costes ecolgicos y sociales de la llamada poltica liberal de mercado de los pases occidentales se sienten en todo el resto del mundo, lo que provoca un incremento brutal de los padecimientos de decenas de millones de habitantes de nuestro planeta. Se agrava la escandalosa injusticia en las relaciones internacionales, ante todo en la divisin del trabajo, impuesta al dictado de las potencias occidentales. Ello ha llevado a que, en los ltimos 10 aos se agudice, de un modo sin precedentes, el problema del hambre. Los indicadores de mortalidad infantil a causa del hambre han alcanzado, segn datos de la ONU, un nivel nunca visto antes: 17.000 muertes cada da. En total 25.000 personas perecen diariamente de hambre. Hoy en da, 777 millones de personas, en pases dependientes de regmenes liberales, y 38 millones, en pases donde se han instaurado regmenes a imagen de las democracias occidentales, padecen subalimentacin. En los mismos libres y democrticos EEUU mueren al ao no menos de 1.8000 norteamericanos, simplemente por carecer de seguro mdico.

Los datos del Informe de la ONU de 2005 sobre el desarrollo humano suenan como una sentencia al imperialismo. Los ingresos conjuntos de las 500 personas ms ricas del mundo superan los ingresos de la parte ms pobre de la poblacin del planeta, que cuenta unos 416 millones de personas. Entre estos dos polos se encuentran 2.500 millones de personas que viven con menos de 2 dlares al da. Eso supone el 40% de la poblacin de la Tierra, pero su porcentaje sobre el total de ingresos mundiales representa apenas el 5%. El 10% de los ms ricos de la poblacin mundial tiene, a su vez, unos ingresos que son el 54% de los ingresos mundiales. La poltica de los regmenes occidentales provoca que ms de 1.000 millones de personas en la Tierra vivan en condiciones de miseria. Cada ao, 10,7 millones de nios no alcanzan los 5 de edad. Y esto, cuando, segn clculos de los expertos de la ONU, gastando apenas 4.000 millones de dlares, sera posible reducir la mortalidad infantil en casi 2/3 en los 75 pases ms pobres.

Y hoy en da tambin se explota el trabajo forzoso a escalas enormes. De 2.500 millones de esclavos, segn datos de la ONU y la OSCE (Organizacin para la Seguridad y la Cooperacin en Europa), hasta 500.000 personas viven en pases de Europa Occidental, y hasta 200.000 en estados en transicin a la economa liberal.

La implantacin de la democracia y los modelos liberales en Rusia, bajo presin de los EE.UU. y las instituciones internacionales controladas por ellos result en prdidas humanas de 10 millones de personas en el territorio de la Federacin Rusa. De esa cifra, 9 millones son rusos de nacionalidad. El hecho del genocidio ruso y de otros pueblos de Rusia como resultado de semejante poltica fue fijado en los materiales de la comisin para la destitucin del presidente B. N. Yeltsin y recibi el apoyo de la mayora de los diputados de la Duma Estatal de la FR (Parlamento de Rusia) en 1999.

2. Crmenes contra la libertad e independencia de los pueblos.

Es grandsima la culpa del capitalismo por la crueldad de la poca colonial. La poblacin de India, Argelia y Camboya, Indonesia y Etiopa sufri el exterminio por parte de las liberales Gran Bretaa, Francia, Holanda, Blgica, Italia, respectivamente. Como tambin los pueblos de Corea, Vietnam, Yugoslavia, Afganistn e Irak en tiempo de las agresiones de los EEUU.

El capitalismo ha practicado y practica extensamente la destruccin de las bases de la vida, y el genocidio de las poblaciones indgenas, con matanzas y ejecuciones en masa::

Los nativos americanos en Amrica del Norte por el rgimen USA;

Los rutenos (ucranianos) en Austria-Hungra a principios del siglo XX;

Los chinos en el curso de las Guerras del Opio, que llevaron a cabo EEUU, Gran Bretaa, Alemania y otros estados europeos, as como Japn;

Los pueblos de los pases de frica, Asia y Amrica Latina, por los estados de la actual Unin Europea y los EEUU en los siglos XIX-XX;

Los pueblos bielorruso y ucraniano durante la poltica de pacificacin en Polonia, en el periodo entre la primera y la segunda guerra mundial.

El genocidio de los pueblos ruso, ucraniano, bielorruso, judo y otros, en el periodo de ocupacin de la URSS por las tropas de Alemania, Italia, Hungra, Rumana, Eslovaquia, Croacia y Eslovenia, as como por destacamentos de SS, formados por letones, estonios, lituanos y nacionalistas y kulaks (campesinos ricos contrarrevolucionarios) de Galitzia (Ucrania Occidental).

Empezando a mediados del siglo XIX, los EEUU, guiados por la llamada doctrina Monroe, realizan interminables intervenciones armadas contra los pases de Latinoamrica. Arrestos sin juicio y ejecuciones de revolucionarios, como Ernesto Che Guevara, hace mucho tiempo que se hicieron una caracterstica integrante de la democracia americana (sic) y el estado de derecho. El golpe militar en Chile, inspirado por la CIA, el asesinato del presidente Allende, han entrado en la historia como uno de los crmenes ms cnicos del imperialismo. Hoy prosigue el bloqueo de Cuba y las provocaciones sin descanso contra Venezuela, porque ambos pueblos eligieron una va de desarrollo socialista.

Con el pretexto de la implantacin de la democracia se lleva a cabo una guerra despiadada contra el pueblo de Irak, cuya nica culpa es el deseo de vivir segn sus propias leyes y decidir ellos mismos su destino. Bajo la tapadera de argumentos hipcritas sobre la defensa de la libertad, se preparan agresiones contra Irn y Siria, se otorga apoyo a la poltica de ocupacin de Israel, se preparan represalias contra todo aquel que contrara las pretensiones de los EEUU y sus aliados de hegemona en el mundo moderno.

En Europa, en Letonia y Estonia, ante el acuerdo silencioso de la Unin Europea, se resucita el sistema de apartheid, que priva de sus derechos polticos a casi la mitad de la poblacin por sus caractersticas tnicas.

3. Crmenes contra la paz y la vida en la Tierra

El imperialismo es el responsable de haber desatado las dos guerras mundiales, que costaron la vida a cerca de 100 millones de personas. El lanzamiento por parte de los EE.UU. de la bomba atmica sobre Hiroshima y Nagasaki, representa el mayor crimen de guerra en la historia de la humanidad

No menos mortfera result la utilizacin de armas de destruccin masiva dirigidas contra cualquier organismo vivo. Por ejemplo, el esparcimiento -por parte de la aviacin norteamericana- de agentes defoliantes sobre Indochina.

Las guerras han ido acompaadas de deportaciones, torturas y el exterminio de personas en los campos de concentracin. Exterminio de rusos en los campos de concentracin ingleses de la isla de Mudyug, durante la intervencin de la Entente. Hasta 20 mil rusos, ucranianos, bielorrusos, y representantes de otros pueblos fueron aniquilados, como prisioneros del Ejercito Rojo, en los campos de concentracin polacos, a comienzos de los aos 20.

Defensores del ideal comunista, disidentes, luchadores por la reunificacin de los pueblos ucraniano y bielorruso. Ucranianos, bielorrusos y judos, hacinados y exterminados en el campo de concentracin polaco.

20 millones de civiles de la URSS cayeron vctimas de los trabajos forzados, del hambre, de las penurias provocadas por la guerra, de las ejecuciones en masa. Rusos, ucranianos, bielorrusos, judos y gitanos, exterminados durante la ocupacin del territorio de la Unin Sovitica, por las tropas de Alemania, Italia, Hungra, Rumania, Eslovaquia, as como de las legiones de las SS, incluyendo las originarias de Finlandia, Noruega, Letonia, Estonia, Lituania.

El bloqueo al que se vio sometida la poblacin civil de Leningrado, que causo la muerte a ms de medio milln de sus habitantes, representa uno de los ms terribles crmenes contra la humanidad.

Las guerras imperialistas surgen fruto de cnicas provocaciones.

El incendio del Reichstag, la voladura de bloques de viviendas en Mosc, el 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. No es ningn secreto la cooperacin activa de los servicios secretos occidentales con los terroristas internacionales, su preparacin y equipamiento, la seleccin de objetivos.

4. Crmenes contra la cultura.

Pensamos que los crmenes del imperialismo contra la cultura nacional y de toda la humanidad, merecen una investigacin independiente y rigurosa. Todas las atrocidades que hemos venido enumerando, son resultado directo de la misin civilizadora del imperialismo, de la instauracin forzosa de la democracia, de la concepcin de prescindibilidad de las culturas nacionales y de las civilizaciones originarias de los pueblos de Asia, frica, Amrica e incluso de parte de Europa. Partiendo de estos presupuestos ideolgicos se cimentaba la necesidad de eliminacin no solo de personas concretas, sino inclusive de pueblos enteros, los cuales, segn se aseguraba, representaban un obstculo en la tarea de construccin de la sociedad libre, siendo catalogados como subhumanos no aptos para la vida en las condiciones de la ideologa y la poltica liberal-democrticas. Creemos necesario que la comunidad internacional tiene que pronunciarse y condenar las teoras que alientan el odio entre seres humanos, tales como el maltusianismo, el social-darwinismo, la doctrina de Nietzsche, el racismo, el mundialismo etc.

Pensamos adems que las mltiples guerras que ha venido provocando el imperialismo en los Balcanes, a lo largo del ltimo siglo y medio, no persiguen nicamente intereses econmicos. Estn dirigidas a la destruccin de Grecia como cuna de la civilizacin europea y de Serbia como foco originario del cristianismo ortodoxo en Europa.

IV

Los crculos gobernantes y los partidos polticos de los pases occidentales no se han desligado en muchos casos de los crmenes cometidos en el pasado y de los que se cometen en la actualidad.

En Europa disfrazados de demcratas, a menudo se camuflan partidarios de regmenes dictatoriales: en Espaa y en Italia, nazis en Austria, partidarios de Pilsudski (dictador de 1926 a 1935) en Polonia, de Stepan Bandera (cabecilla de los colaboracionistas nazis en Ucrania en los aos 40) en Ucrania, fascistas enanitos en las repblicas blticas.

La valoracin poltica y moral de las acciones pasadas y presentes de los imperialistas es imprescindible que se haga ahora, cuando los pases fieles a esa ideologa y sus directrices, intentan presentarnos su actividad como un supuesto patrn a seguir por toda la humanidad.

El deber de la comunidad internacional, pasa por emitir un juicio sobre la aportacin de estos regmenes a la historia mundial, y advertir de sus peligros a la gente, para evitar que se puedan repetir los crmenes cometidos por los liberales.

Una evaluacin objetiva de la historia del imperialismo es extraordinariamente importante para la educacin de las jvenes generaciones, para la creacin de una base sobre la que construir unas relaciones de autntica cooperacin entre estados y pueblos con una historia diferente y pertenecientes a diferentes civilizaciones.

Consideramos que las vctimas de los crmenes de los regmenes imperialistas, sus familias y descendientes merecen una compensacin material por sus sufrimientos. Proponemos la creacin de un Da internacional en memoria de las vctimas de los crmenes del imperialismo. Podra ser el 3 de septiembre, aniversario del comienzo de la segunda guerra mundial

Pero no nos podemos quedar en la condena. Es imprescindible ofrecer a la humanidad una alternativa real.

El imperialismo y la globalizacin son formas reaccionarias, deformadas de la integracin mundial. Pero la integracin propiamente dicha se hace inevitable. La humanidad, objetiva e indefectiblemente, se encamina hacia una unidad mucho ms intensa, desde todos los puntos de vista. Este es un hecho positivo e indiscutible. Cualquier intento de revertir esta tendencia, de volver al pasado, de resucitar el aislacionismo, es reaccionario. Sin embargo para los destinos de la humanidad, para los destinos de toda la especie Homo sapiens, no pueden ser en absoluto indiferentes el camino y el modo para alcanzar esa unidad.

Seguiremos avanzando por el camino del sometimiento del trabajo al capital, o por el de la liberacin del trabajo del capital, hacia la conversin del trabajo en una necesidad vital y natural?

Nos encaminamos hacia una unidad de lo multiforme, hacia una asociacin en la que el libre desarrollo de todos es condicin para el desarrollo de cada uno, o hacia la unidad de la uniformidad, hacia un cuartel mundial, al que est empujando el poder del capital a la humanidad?

Vamos hacia la instauracin sobre el mundo del poder oligrquico de un reducido crculo de personas o hacia la interaccin democrtica y la cooperacin de pases soberanos y de sus pueblos?

nicamente el socialismo puede ofrecer una alternativa real, no reaccionaria ni utpica, a la globalizacin y al nuevo orden mundial.La posicin de partida de los comunistas rusos consiste en la unidad de la lucha de clases de los trabajadores por la liberacin social y la lucha de los pueblos por su independencia, por un desarrollo libre, democrtico y autctono.

Estamos convencidos de que el movimiento antiimperialista y antiglobalizacin adquirir un auge an mayor y reforzar su unidad de accin partiendo de los siguientes objetivos en su lucha conjunta:

Por la liberacin del trabajo de la explotacin y por la justicia social.

Por el internacionalismo y el patriotismo como valores fundamentales de la convivencia humana e internacional. Contra el chovinismo y el cosmopolitismo 6.

Por la independencia nacional y estatal.

Por los derechos humanos. No solo los civiles y polticos; tambin los sociales y econmicos: derecho al trabajo, al descanso, a la educacin, a la asistencia mdica, a la defensa social.

Por la libertad de expresin e informacin. Contra el totalitarismo informativo y cultural del imperialismo.

Por la defensa del medio ambiente ante el efecto destructivo de la carrera consumista y de la actual divisin internacional del trabajo.

Por el derecho del pueblo al levantamiento, a la autodefensa frente a la agresin, a la lucha armada contra los opresores y ocupantes.

Contra el terrorismo internacional. Por una clara diferenciacin del terrorismo y de la lucha de liberacin nacional.

Contra toda forma de discriminacin racial o nacional, contra todas las formas de apartheid.

Contra el yugo de la deuda externa.

Por la supresin del control total policial sobre las personas.

Por la disolucin de los bloques poltico-militares agresivos.

La plataforma propuesta de una nueva Internacional antiimperialista y antiglobalizacin, no excluye a nadie ni prejuzga las formas concretas de construccin social, que elija la humanidad en el futuro.

Pero la realizacin de estos lemas es extremadamente imprescindible. Sern inevitablemente hechos realidad por los esfuerzos conjuntos de la humanidad progresista, si es que esta quiere no solo sobrevivir, sino avanzar por el camino del progreso, la paz, la igualdad de derechos y la justicia.

Hay que mirar al futuro y no ajustar cuentas con el pasado.

Hay que ir hacia delante con valenta y decisin.

Guennadi Ziuganov es Sec.Gral del CC del PCFR

Notas

1 El concepto de 1.000 millones dorados, expresin muy conocida en el mundo de lengua rusa, pero poco habitual en Occidente hace referencia al nmero aproximado de habitantes de lo que aqu llamaramos pases capitalistas desarrollados (ms vulgarmente, Primer Mundo), es decir, USA, Canad, Japn, pases de la Unin Europea, y algunos otros (Australia, Nueva Zelanda, Israel, ...).

2 Goran Lindblad, parlamentario sueco conservador, miembro del PPE es quien ha redactado y defendido la resolucin anticomunista en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

3 Karl Eugen Dhring, filsofo alemn del s. XIX.

4 Los yeomen era una clase media de granjeros en la Inglaterra de la Baja Edad Media y primeros siglos de la Edad Moderna. Eran pequeos propietarios acomodados, que trabajaban ellos mismos sus tierras (aunque algunos podan permitirse, adems, tener asalariados a su servicio).

5 Workhouses, en ingls. Eran una especie de mezcla de centros de internamiento y talleres para los pobres, en la Inglaterra de los siglos XVII-XIX. Las condiciones de vida en ellos solan ser bastante terribles, como reflej Dickens en alguna de sus novelas.

6

Teora burguesa que exhorta a renunciar a los sentimientos patriticos, a la cultura y a las tradiciones nacionales en nombre de la unidad del gnero hurnano. El cosmopolitismo, tal como lo propugnan idelogos burgueses contemporneos, expresa la tendencia del imperialismo al dominio mundial. La propaganda del cosmopolitismo (de la idea de crear un gobierno para todo el mundo, &c.) debilita la lucha de los pueblos por su independencia nacional, por su soberana como Estado. El cosmopolitismo es incompatible con el internacionalismo proletario que armoniza orgnicamente la comunidad de intereses fundamentales de los trabajadores de todo el mundo con su amor por la patria, con el espritu del patriotismo popular. Diccionario sovitico de filosofa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter