Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2006

Per: Humala y el movimiento indgena

Hugo Blanco
Sinpermiso


Ollanta Humala que luego de su plausible levantamiento contra Fujimori estuvo de funcionario gubernamental en Francia y Corea, entr en la poltica electoral propagandizado por su hermano Antauro, quien organiz a los reservistas que vendan su peridico Ollanta, muy bien confeccionado para lectura popular y mostrndose anti-sistema. En su prdica reivindic al movimiento indgena. Eso atrajo a la gente pobre que est harta del sistema. Por lo tanto la corriente humalista tiene mucho de positivo.

Una cosa es la corriente humalista formada por Antauro y otra los Humala.

Los Humala se llaman apropiadamente etnocaceristas. Qu es eso? Es la reivindicacin de Andrs Avelino Cceres que dirigi las guerrillas indgenas de resistencia contra las tropas invasoras chilenas y los abusos que ellas cometan. Naturalmente que aplaudimos esa actitud.

Pero ah no termina la historia, cuando los guerrilleros indgenas continuaron su lucha contra sus enemigos peruanos, los hacendados, Cceres los traicion. Eso le dije a Antauro, l me contest textualmente: No slo los traicion, los hizo fusilar (). Le pregunt si saba que durante el gobierno de Cceres los hacendados disfrutaron muy bien. Me dijo que s, porque todava no era tiempo de luchar contra ellos.

En mi opinin desde el asesinato de Atawallpa ya era tiempo de luchar contra los invasores y sus herederos, como lo hicieron Tupac Amaru I, Manco Inca, Juan Santos Atawallpa, Tupac Amaru II. Esas rebeliones fueron correctas aunque no hayan sido exitosas.

El triunfo contra los hacendados con la recuperacin de la tierra fue logrado en forma pacfica por nuestra lucha indgena de los aos 1958 en adelante, inicindose en la zona semi-tropical del Cusco. Esa reforma agraria democrtica y pacfica fue respondida por la agresin represiva armada, ante ello decidimos democrticamente practicar la autodefensa, tambin armada, para defender lo conquistado al grito de Tierra o Muerte!. Aunque el gobierno militar de Lindley logr disolvernos, comprendi que si el campesinado indgena haba resistido en forma armada a los inicios de la represin, la zona se iba a incendiar si le arrebataban la tierra obligndole a trabajar nuevamente para las haciendas en forma gratuita, lo que ya no haca durante meses; para evitar ese levantamiento sacaron una Ley de Reforma Agraria slo para esa zona, legalizando con ello lo que el campesinado haba hecho.

Luego, en varios lugares del Per se produjeron tomas de tierra de las haciendas por parte del campesinado; esto fue contestado a balazos por el gobierno de Belande, a pesar de los muertos las tomas de tierra continuaron.

Ante este panorama los militares comprendieron que el Per se iba a incendiar si el gobierno continuaba defendiendo a balazos el rgimen semifeudal de las haciendas. Por lo tanto decidieron tomar ellos el Poder y extender a todo el Per lo que haban hecho en la zona semi-tropical del Cusco. Entr Velasco Alvarado y decret la Ley de Reforma Agraria para todo el pas.

Naturalmente nos parece positiva la liquidacin del latifundio, sin embargo debemos sealar los aspectos con los que no concord el movimiento campesino.

A diferencia de la reforma agraria hecha por el campesinado en una zona del Cusco que se hizo en forma democrtica, la reforma de Velasco se hizo al estilo militar, verticalmente. Esto trajo muy malas consecuencias:

Se program un calendario que el campesinado no acept, por eso se dieron acciones campesinas que fueron violentamente reprimidas como en Andahuaylas. En Huanta se produjo una masacre inmortalizada por la cancin Flor de Retama.

No se respet la cultura indgena del ayllu o comunidad campesina y en muchas zonas en lugar de devolver la tierra usurpada a los ayllus se fabric gigantescas cooperativas superburocratizadas que resultaron beneficiando slo a un puado de funcionarios. El campesino comunero indgena se levant y a pesar de la represin recuper la tierra para las comunidades.

Haciendas de la costa fueron parceladas dejando los pozos de agua en manos de algunos privilegiados y a la mayora de los parceleros sin agua.

Repito, considero positiva la liquidacin de las haciendas por Velasco, pero junto con el movimiento campesino, he luchado contra sus limitaciones.

Me he extendido en esto al tratar sobre Humala porque ellos no reivindican al movimiento indgena democrtico y de accin directa, como el del Cusco, las tomas de las haciendas en la poca de Belaunde o el movimiento comunero que recuper las tierras de las falsas cooperativas creadas por Velasco.

Sus emblemas son Cceres y Velasco, dos militares que dirigieron a los indgenas y cuando ellos queran aplicar su democracia indgena, contestaban abaleandolos.

El comandante dirige a los indios, y cuando estos se pasan de la raya, los fusila.

Por eso no debe extraarnos que en el partido de Humala se desconozcan los dirigentes o los candidatos elegidos por las bases democrticamente, no se permite que manden las bases, manda el comandante. Hay coherencia en el etnocacerismo

Nosotros estamos por el movimiento indgena democrtico, donde el movimiento no es guiado por ningn comandante ni caudillo, sino por s mismo.

Reivindicamos la lucha de los guerrilleros contra las haciendas, traicionados y fusilados por Cceres. Reivindicamos la reforma agraria hecha por el propio campesinado en el Cusco. Reivindicamos las tomas de tierras de la poca de Belaunde. Reivindicamos a los comuneros que en Puno recuperaron la tierra de las cooperativas fabricadas por Velasco. Reivindicamos al movimiento indgena de Anta que maneja directamente su municipio.

No nos extraa que cuando un candidato de la derecha pidi la amnista para los militares masacradores de gran parte de los 70,000 indgenas asesinados durante la guerra interna, Ollanta Humala se indign, pero no por el pedido de amnista para los asesinos, sino porque no deba ser tratado en forma electorera ese asunto tan delicado para la familia militar.

Puestos en una balanza los miles de indgenas muertos, frente a sus asesinos de la familia militar, l est con la familia militar.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter