Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2006

Resulta llamativo el proverbio africano: Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, la historia de caza siempre glorificar al cazador
Dios proteja a frica

Edmundo Fayans Escuer
Rebelin


As empieza el himno negro sudafricano, que no es otra cosa que la constatacin de la dramtica situacin en la que se encuentra este continente.

frica es la cuna de la Humanidad. Ha tenido una compleja y rica historia poltica en los siglos previos a la colonizacin, con el surgimiento de diferentes imperios, reinos y Estados que marcaron su esplendor. A partir del siglo XVII, se inici la decadencia africana, coincidiendo con la llegada de los primeros europeos.

Esta colonizacin tuvo una doble versin, por un lado, en algunas zonas como Sudfrica y Zimbawe tuvo un carcter de permanencia. Por otro lado, en el resto del continente, los europeos llegaron de forma circunstancial para dedicarse a la actividad comercial, fundamentalmente a la trata de esclavos, calculndose que durante dos siglos fueron sacados de frica unos quince millones de habitantes para ese fin.

Resulta llamativo el proverbio africano: Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, la historia de caza siempre glorificar al cazador.

En la segunda mitad del siglo XX, frica se convirti durante la poca de la Guerra Fra en uno de sus principales escenarios, donde los Estados Unidos y la Unin Sovitica se disputaron la hegemona del orden constituido tras la Segunda Guerra Mundial, utilizando los cuerpos de los africanos como carne de can. Guerras como las acontecidas en Angola y Mozambique cabe enmarcarlas en el contexto de internacionalizacin de la violencia, en la que los africanos se convirtieron en nuevos tteres de las ansias y pretensiones de Washington y Mosc. Actualmente hay en el continente africano unos 51.000 cascos azules, siendo ms de veinte millones los refugiados africanos. El continente africano aument su gasto militar en un 24% entre 1996-2002.

Siguiendo a la ONU, de los trece millones de fallecidos en el mundo en conflictos a gran escala en la ltima dcada, doce millones eran africanos.

Existe la democracia en frica?

La democracia es vista esencialmente en su dimensin electoral. La poltica es sentida a travs de la crisis generada por las monocracias, las estructuras nepotsticas y la corrupcin galopante. La democracia africana es globalmente decepcionante, con el uso de la violencia como forma de llegar al poder, con sus guerras civiles consiguientes. El proceso democratizador es salvo contados casos como Zambia, Mal, Nger, Malawi o Ghana, que se han producido alternativas y alternancias, siempre ha sido un fracaso.

Estamos asistiendo a un rechazo generalizado de la poblacin africana del mundo de la poltica, de sus instituciones y contenidos, a la desconexin del pueblo de la organizacin estatal, limitando sus relaciones con ste a lo estrictamente necesario para conseguir la obtencin de un documento oficial.

La constatacin de que la crisis democracia en frica es una consecuencia de la crisis del Estado, polticamente liberticida y econmicamente improductiva. Se demanda una reconstruccin integral para que tanto sus capacidades institucionales, administrativas y de gobierno puedan fortalecerse.

Con los Estados actuales es totalmente imposible una democracia viable para frica. Muchos africanos identifican a ste con la elite, que ha sido incapaz de encauzar las energas hacia un fin tan importante como es la erradicacin de la pobreza y desigualdad, ni ha sido capaz de producir una simbologa colectiva fuerte y creble para levantar una movilizacin popular autntica.

El expolio econmico africano

El expolio es evidente y los intereses econmicos son el principal mal de frica. Todos conocemos las grandes riquezas minerales y energticas que posee este continente. Estamos empezando a conocer como operan las multinacionales norteamericanas y europeas en l, con la explotacin sin lmite, degradando el medio ambiente y los sistemas hdricos, enfrentado a comunidades indgenas entre s, etc. Sirva como ejemplo, el informe de Human Rights Watch que dice que entre 1976 y 1996 se han producido 4.835 vertidos de petrleo en la regin del Delta del ro Nger, que equivale a 12 toneladas de metano diarios altamente contaminante. O lo que sucede con el presidente Obiang, en Guinea Ecuatorial, en uno de los mayores expolios petrolferos conocidos en la historia.

frica posee grandes reservas de minerales: oro, platino, uranio, diamantes, etc., que estn en el origen de muchos de los conflictos existentes. Veamos un ejemplo: el coltan es una de las principales causas de la guerra del Congo. Este es un mineral imprescindible para fabricar bienes tan necesarios en Occidente como las bateras de telfonos mviles, cuya escasez ya es notable. Las grandes empresas que necesitan este material no escasean medios para obtenerlo. As, financian a fuerzas paramilitares que provocan miles de muertos y que apoyan a dictadores sin escrpulos, convirtiendo el Congo en uno de los pases ms pobres del mundo.

El diario londinense The Independent denuncia en un informe, como decenas de multinacionales biotecnolgicas y farmacuticas occidentales se estn haciendo ilegalmente con recursos biolgicos de frica para desarrollar en sus laboratorios productos muy lucrativos cuyos beneficios no revierten en sus pases de origen, violando con ello la Convencin sobre Biodiversidad de la ONU.

Con estas muestras, las empresas desarrollan productos patentados particularmente beneficiosos, ya sean plantas para los jardines de Europa, remedios naturales contra la impotencia o incluso productos que sirven para decolorar pantalones vaqueros de diseo. Las multinacionales lo justifican con el argumento de que las plusvalas deben recaer en quienes los desarrollan biotecnolgicamente y no en los pases de origen de la materia prima. Esto se ha convertido en una nueva forma de pillaje colonial.

Tiene futuro la sociedad africana?

Los medios de comunicacin occidentales presentan a las sociedades africanas como entes pasivos, incapaces de rebelarse ante las adversidades, dependientes de la mano caritativa de Occidente, sedientas de su presencia para que les ayude. Sin embargo, la realidad es muy distinta porque la poblacin civil africana suele reaccionar con contundencia, creando redes de solidaridad y apoyo, recurriendo a estrategias de supervivencia alternativas y estableciendo sistemas organizativos paralelos.

La realidad es cruel con frica, el en ao 2004, unas 300.000 personas murieron por las guerras, por el SIDA y la malaria fueron tres millones los fallecidos, habiendo unos 25 millones de personas que estn infectados del SIDA, representando el 60% a nivel mundial, cuando solo representan el 10 % de su poblacin.

La escasa voluntad poltica, los intereses comerciales y econmicos de las grandes farmacuticas y la inexistencia de una poltica de prevencin y sensibilizacin contundente son los factores que estn posibilitando este genocidio africano.

Naciones Unidas augura para frica, que en el ao 2015, el 51 % de los pobres en el mundo, estn en este continente.

Una de las esperanzas de este continente es que sus gentes ms preparadas trabajen all. Se est produciendo un fenmeno nuevo que es la emigracin de 70.000 licenciados africanos a Europa y Estados Unidos, con lo que se est produciendo una gran descapitalizacin humana del saber. sta es especialmente preocupante en los sectores cientficos y tecnolgicos, en los cuales los pases africanos estn obligados a suplir las deficiencias provocadas por la emigracin de estas gentes, teniendo que importar personal cualificado precisamente de los pases occidentales, con un coste anual de unos 14.000 millones de dlares.

Estn resurgiendo los odios religiosos fundamentalmente entre las comunidades cristiana y musulmana, producindose numerosas matanzas.

Es muy importante escuchar las voces y las opiniones procedentes del propio continente africano, que son generalmente obviadas, por intentar buscar soluciones y poder escribir su propia historia sin ingerencias ni tutelajes. Debemos hacer y potenciar todas las posibilidades de desarrollo y de futuro de frica y de los africanos.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter