Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2006

Entrevista a Rodrigo Malmierca, embajador cubano en la ONU
Cuba luchar por la verdad y la justicia en el Consejo de Derechos Humanos

Orlando Oramas Len
Granma


El pasado mircoles la Asamblea General de Naciones Unidas aprob, por amplia mayora, la creacin del Consejo de Derechos Humanos, para sustituir la desacreditada y manipulada Comisin de Derechos Humanos, con sede en Ginebra.

La resolucin sobre el Consejo fue aprobada con el voto de 170 pases, entre ellos el de Cuba. Estados Unidos y su tradicional aliado, Israel, junto a las dependientes Palau e Islas Marshall, sumaron cuatro votos en contra. Venezuela, Belars e Irn se abstuvieron.

El embajador de Cuba en la ONU, Rodrigo Malmierca, expuso ante el plenario de la Asamblea General las razones de nuestro pas para aprobar la nueva estructura, pero tambin alert de las insuficiencias del Consejo y las pretensiones de reeditar el tribunal inquisidor en que devino la CDH. Sobre ello, respondi a las preguntas de Granma:

Cuba ha expresado reservas al Consejo de Derechos Humanos aprobado en Naciones Unidas. Por qu el voto a favor?

Efectivamente, votamos a favor de la resolucin. Sin embargo, Cuba en su explicacin de voto reafirm que el documento aprobado tiene importantes omisiones e incorpora elementos que no responden a las posiciones defendidas por los pases subdesarrollados a lo largo del proceso de negociacin, que dur meses.

La explicacin del voto favorable hay que buscarla sobre todo en el hecho de que un amplio grupo de delegaciones amigas nos solicitaron aceptar el texto, que a su entender era el resultado posible a obtener a esta altura. Muchas delegaciones del mundo subdesarrollado llegaron a la conclusin de que prolongar las negociaciones, probablemente llevara a la aprobacin de un texto an peor, que era precisamente el deseo de Estados Unidos.

Personalmente considero que qued claro en esta votacin que Estados Unidos estaba aislado, solo con el apoyo del voto de sus protectorados en el Pacfico y su aliado Israel, y esto es algo importante a destacar. Nosotros votamos junto a la inmensa mayora de los pases del llamado Tercer Mundo.

Por ltimo, pienso que la aprobacin del Consejo es solo el final de una batalla, pero no de la guerra, que tendremos que continuar librando, defendiendo desde dentro que en el Consejo de Derechos Humanos se hagan presentes la justicia, el Derecho Internacional, el dilogo y la cooperacin a favor de la promocin y la proteccin de todos los derechos humanos para todos los pueblos y personas. Cuba y los pases del sur no renunciamos a continuar luchando porque el Consejo sea mejor que la Comisin de Derechos Humanos (CDH).

El voto contrario de EE.UU. significa que el Consejo de Derechos Humanos resulta una mejor opcin para el Tercer Mundo que la Comisin anterior? Hay realmente diferencias de principio entre Europa y EE.UU.?

No creo que existan diferencias de principio entre Estados Unidos y la Unin Europea. De hecho, durante la negociacin, defendieron los mismos objetivos y utilizaron las presiones y el chantaje contra los pases del sur. Hay que decir adems, que los europeos trabajaron hasta el ltimo minuto por atraer a los norteamericanos con concesiones de todo tipo y hasta con declaraciones pblicas de apoyo.

Lo que ocurre es que el nivel de la arrogancia de la administracin Bush ha llegado a niveles incalculables. La posicin de Estados Unidos es el reflejo del mundo unipolar que existe hoy y de las ansias de imponer por la fuerza sus posiciones, sin dar ningn valor a la razn o la justicia.

Pero sus lamentos hipcritas y su voto en contra no deben interpretarse como que el Consejo de Derechos Humanos ser algo mejor que la CDH. Algunos colegas han descrito la situacin como que vamos a beber el mismo vino en una copa diferente.

Cabe preguntarse, por ejemplo, si el nuevo Consejo ser capaz de aprobar una resolucin para pedirle cuentas a Estados Unidos por las torturas y otras graves violaciones de los derechos humanos contra sus prisioneros en la ilegal base naval de Guantnamo, en la prisin de Abu Ghraib, o sobre los vuelos y centros secretos de detencin operados por la CIA en la culta Europa. Dudo mucho que la Unin Europea apoye una iniciativa de este tipo.

Cules son las objeciones de Cuba al Consejo?, seguir siendo un tribunal inquisidor para pases del Tercer Mundo?

Entre los problemas de la resolucin que crea el Consejo cabe destacar:

La disminucin de la membresa con relacin a la actual CDH. El nuevo rgano ser, en consecuencia, menos representativo.

La inclusin de una clusula de suspensin a los miembros del Consejo por "violaciones de los derechos humanos" por el voto de dos tercios de los presentes y votantes en la Asamblea General de la ONU. Con esto se incorpora un elemento punitivo ajeno al espritu de cooperacin que debe caracterizar al Consejo, y se abre la oportunidad para suspender a pases elegidos por mayora absoluta de la Asamblea General (96 votos) con el apoyo de un nmero menor de delegaciones.

Se mantiene abierta la posibilidad de que se impongan en el nuevo rgano, por Estados Unidos y sus aliados, resoluciones motivadas polticamente contra los pases subdesarrollados. Fueron precisamente la manipulacin poltica, la selectividad y los dobles raseros los que desprestigiaron a la CDH.

El derecho al desarrollo, una de las principales reivindicaciones de los pases del sur, no queda adecuadamente destacada en el texto de la resolucin.

La lucha contra el racismo, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia ha sido prcticamente obviada, a pesar del inters de la mayora.

Es un hecho que Estados Unidos y sus aliados tratarn de mantener en el Consejo de Derechos Humanos el mismo patrn de manipulacin poltica, selectividad y dobles raseros en contra de los pases subdesarrollados que caracterizaron y desacreditaron a la CDH.

Con sus declaraciones pblicas en el sentido de que no quiere estar en este nuevo rgano con pases "violadores de los derechos humanos" como Cuba, la administracin norteamericana ha dejado claro sus propsitos. En realidad deberamos ser nosotros los que sintamos repugnancia de estar juntos en una sala de la ONU con el mayor violador de los derechos humanos, que adems de los desmanes de Guantnamo y Abu Ghraib, es capaz de defender el derecho a la tortura en sus leyes, o a espiar ilegalmente a sus propios ciudadanos, o a abandonar a su suerte a los damnificados en Louisiana por el huracn Katrina.

Pero puedo asegurar que Cuba seguir activa en la lucha en defensa de los derechos humanos y porque se abran paso la verdad y la justicia en el Consejo de Derechos Humanos, para que este nuevo rgano de la ONU funcione verdaderamente a favor de la promocin y proteccin de todos los derechos humanos para todos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter