Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-03-2006

La revolucin bolivariana o el segundo Renacimiento
Misin Vuelvan Caras

Michel Balivo
Rebelin


El 12-03-2006 escrib para Rebelin el artculo La misin milagro, all haca referencia a otro artculo tambin escrito para Rebelin el 21-10-2005, Una nueva cruzada es posible. Comentando que haba tenido ms resonancia de la que yo esperaba, dado que lo haba encontrado luego en varios sitios web.

Esta vez sucedi lo mismo pero a mucha mayor velocidad de la esperada. No solo apareci reproducido en muchos lugares, sino que, no se como se las arreglaron pero consiguieron mi direccin electrnica para pedirme que les escribiera artculos con la misma orientacin.

Les voy a contar entonces sobre otra de las mltiples caras de la revolucin bolivariana, de la que he tenido el privilegio de participar ya que he vivido casi toda mi vida en Venezuela. Tan ntimo es mi vnculo con ella, que an estando transitoriamente en Buenos Aires voy a la embajada a votar, cosa que no hago en Uruguay donde nac.

Es un buen da para hablarles de la misin Vuelvan Caras, primero porque est comenzando la primavera en Europa y nuestras culturas ancestrales festejaban en esta poca el comienzo del ao, con todos los rituales y celebraciones de fertilidad y renacimiento de la vida. Luego porque justamente hoy se inicia la primera etapa de la "Misin Vuelvan Caras Hacia Nuestros Pueblos en el Alba de la Nueva Integracin".

Tras las misiones Robinson y Milagro, que como explicaba en el artculo anterior se orientan hacia la alfabetizacin y la operacin de deficiencias visuales, esta es la tercera misin en trascender las fronteras venezolanas e internacionalizarse. Hablando con el cario que los venezolanos les tenemos a estas misiones, yo dira que ellas son nuestra forma de globalizarnos, ellas son nuestros tratados de libre comercio.

Esta iniciativa surgi en el primer encuentro Iberoamericano de cooperativas del ao pasado en Caracas, dentro del marco integrador del ALBA, (Alternativa Bolivariana para las Amricas). En ella participan en principio Argentina, Cuba, Colombia, Nicaragua, Brasil e Irn.

Desde Venezuela estn partiendo 127 cooperativistas para aprender y compartir sus experiencias en Argentina y Nicaragua. Pero a su vez llegan a Caracas grupos de cooperativistas colombianos, de los Sin Tierra en Brasil, etc.

No solo se busca tejer redes solidarias, de intercambios complementarios e integradores, sino trascender los solitarios intentos de cambio. Que todos sepan que sus hermanos luchan en todo el planeta con una sola idea, como una sola fuerza, codo a codo, corazn con corazn.

Las misiones bolivarianas, adems de intentar eludir la burocracia de las viejas instituciones, son el brazo ejecutor de la idea ampliada de soberana y democracia plasmada en la constitucin Bolivariana, que hasta donde yo se, es la primera aprobada en refendo popular por un 82% de la poblacin.

Tienen como intencin estratgica la transformacin tica y socioeconmica del orden imperante. Surgen dentro del lema Sembrar el petrleo. Revertir el chorro de petrleo que solo beneficiaba a la tecnocracia petrolera y las pocas familia acomodadas. Pagar la enorme deuda social, convertirla en desarrollo endgeno, en inclusividad social.

Este es el encuadre nacional. Pero tambin tiene un encuadre internacional. Porque los intereses petroleros trascienden fronteras, porque el primer mundo, (an no nos han aclarado muy bien en que son los primeros, pero ya vamos descubrindolo), es el que ms consume y desesperadamente lo necesita para sostener su nivel de vida. Porque hasta hoy nos dieron espejitos y cuentas de colores a cambio.

De all el aparentemente irracional y desproporcionado ataque en todos los frentes de que es objeto la revolucin bolivariana, desde que an era solamente un embrin ideolgico. Pasando por toda la campaa poltica y las elecciones.

Estallando en golpes de estado, (que la suprema corte de justicia consider un vaco de poder), boicots petroleros, asesinatos de participantes en manifestaciones para inculpar al gobierno y generar desestabilizacin e ingobernabilidad.

Pero a cada golpe hubo una respuesta del gobierno, pueblo y/o ejrcito, profundizando an ms la revolucin. Las misiones son algunas de esas respuestas y es por ello que siguen lneas estratgicas allende las fronteras, como respuesta equilibradora o neutralizadora a la agresin transnacional.

Todo esto es lo que hace indita histricamente en muchos sentidos a la revolucin bolivariana, con el resultado de que el viejo orden no logra comprenderla, predecirla, ni mucho menos revertirla. Los escpticos, los idealistas partidarios de las reformas, haran bien en considerar que los pocos o muchos logros de la revolucin, se ganan bajo fuego cruzado, y que el sudor, las lgrimas y la sangre derramada no son una metfora.

La misin Vuelvan Caras fue creada el 12-3-2004, con el objetivo de garantizar la participacin de la fuerza creativa del pueblo en la produccin de bienes y servicios, superando las condiciones de exclusin y pobreza.

Tal como lo expresan sus lineamientos estratgicos, dio surgimiento a procesos que permiten articular el proceso educativo al productivo para incrementar el empleo, orientar la formacin de los recursos humanos y asegurar la participacin de cada ciudadano en la produccin de bienes y servicios.

As como orientar los esfuerzos hacia las actividades econmicas con mayor capacidad generadora de empleo y potencial, especialmente los sectores agrcola, turstico y construccin.

Esta misin, como todas las otras es totalmente gratuita, y otorga a los que lo necesiten, (la gran mayora), becas para prepararse en la rama del saber prctico que escojan, el conocimiento y tcnicas necesarias, la informacin y asesoramiento para la formacin de cooperativas.

Al cumplir con lo cual reciben los crditos y todos los implementos necesarios para poder comenzar a producir. No olvidemos que la educacin da prioridad a la formacin tica y solidaria, una nueva visin e intencin correctiva del modelo inculcado en la sangre, la piel y hasta en los huesos por el viejo y desfalleciente orden.

Yo siempre he pensado que una idea-fuerza testimonia su bondad, cuando resuena en la sensibilidad de una poca multiplicando sus ecos. Es mejor an cuando desbordando fronteras nacionales y continentales se convierte en planetaria.

Y es excelsa, cuando se abre caminos conductuales, cuando dispara acciones transformadoras de su entorno natural e histrico social en cadena. Eso es lo que significa para m una aceleracin de la evolucin o revolucin.

La transicin Medioevo-Renacimiento es una transicin revolucionaria en todos los niveles. Baste por ejemplo la revolucin cientfica que ocasion Coprnico, (por lo cual la inquisicin quiso pragmticamente entibiarle las asentaderas), al demostrar que la tierra ni era chata y terminaba en el horizonte donde caas en un precipicio sin fin, ni era el esttico centro en torno al cual giraba el universo.

Ni tonto ni perezoso Coln demostr prcticamente tal teora al atravesar en tres cscaras de nuez los ocanos y descubrir las supuestas Indias Occidentales, pese a que todas las probabilidades de los vendedores de seguros de su poca apostaban en contra.

Y para que falsimedia no pueda borrar ni reescribir a su antojo esa pgina histrica, aqu estamos nosotros, en Amrica, festejando el da de nuestras razas autctonas en lugar del descubrimiento de las Amricas, y haciendo una nueva revolucin.

A esto podemos sumarle la revolucin francesa reverberando en todas las diferentes geografas, climas, razas y culturas, hasta que no qued un solo pueblo que no acariciara y gritara la idea de libertad, igualdad, fraternidad, justicia, convirtindolo en un clamor planetario.

Para completar el escenario me gustara pintarles un paisaje, no tan antiguo, en el que las pestes y plagas diezmaban la humanidad. Como de costumbre all se formaron dos bandos de opinadores. Unos decan que era un castigo de Dios, y otros que le haba permitido al diablo que nos tentara y se divirtiera un poco, para poner a prueba nuestra fe.

Palabras van y palabras vienen los nimos se caldearon, y aquello sigui en efervescencia hasta que abarc toda la comarca en una guerra santa en que los hijos de Dios combatan contra los hijos del diablo, sumando an ms muertes a las de las pestes.

Por supuesto que todos se crean hijos de Dios combatiendo con los hijos de los diablos en el bando opuesto. Saben como termin todo esto? Un seor llamado Pasteur, descubri las vacunas que nos inmunizaron contra todas aquellas pestes. No estara dems preguntarnos en cual de aquellos bandos no hubisemos alineado nosotros.

Si se estn preguntando adonde apunto con todos estos cuentitos, les dir que intento ilustrar dos ideas. Una es que las imgenes esclarecen ms que las ideas abstractas, adems de ser las que disparan conductas, accin transformadora del entorno. Esto es parte de lo que necesitamos entender si pretendemos ganarle la batalla de las ideas a falsimedia.

La otra es plantear el escenario en que se gesta la revolucin, como una sensibilidad epocal resonada por ideas-fuerza, que abriendo el estrecho y oscuro futuro en nuevas y entusiastas visiones posibles, dispara en cadena reacciones transformadoras de su entorno natural e histrico social.

En otras palabras genera la voluntad poltica necesaria para implementar, para traer a ser en el mundo, los sueos, utopas, ideas incubadas por dcadas, siglos y milenios.

Para que esta visin revolucionadora del futuro sea experimentada como posible y abra camino a la accin revolucionaria, necesario es sacudir, conmover y airear la densa y paralizante atmsfera de hbitos y creencias que arrastramos cual inercia squica, econmica y cultural.

Por ltimo quisiera destacar otra de las caractersticas inditas de la revolucin bolivariana. Pese al incesante ataque que ha recibido y dentro del cual se ha desarrollado, como bautismo o prueba de fuego de su veracidad, es la nica que ha elegido un camino pacfico y democrtico. Con total respeto de instituciones y libertad de expresin.

En Venezuela no hay presos polticos, no se mata ni se tortura. Porque pese a todo y por encima de todo somos fieles a nuestros principios. Porque nuestra bandera es la de los libre pensadores, la del amor a la vida, amor entre hermanos. Y hermanos consideramos hasta el ltimo hombre en los confines planetarios. Aun a los que incapaces de comprendernos nos atacan. A los que por ignorancia se convierten en enemigos y destructores de la vida.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter