Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-03-2006

Resea del libro de: "Gregorio Lpez Raimundo, Para la historia del Partido Socialista Unificado de Catalua"
A propsito del PSUC

Higinio Polo
Rebelin


La reciente presentacin del ltimo libro de Gregorio Lpez Raimundo, Para la historia del PSUC, en el auditorio de la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona, en un acto donde intervinieron Francisco Fernndez Buey, Carlos Jimnez Villarejo y Anna Salls, sirvi una vez ms para comprobar a la vista de la numerosa asistencia, que llen el saln a rebosar el gran inters que despierta su figura, como veterano dirigente comunista en los largos aos de clandestinidad antifascista y protagonista de acontecimientos decisivos de la Espaa y la Catalua del siglo XX.

A diferencia de sus dos libros anteriores, donde recoga su actividad poltica desde el final de la guerra civil hasta 1954 (fecha en que comenzaba su segundo exilio, despus de haber pasado por la crcel tras su detencin en 1951), el esperado tercer volumen de sus memorias es muy distinto: consta de una seleccin de artculos e informes que abarcan un dilatado periodo de la actividad de Lpez Raimundo y del PSUC; libro concebido, segn las palabras del propio autor, como contribucin al setenta aniversario de la fundacin del partido de los comunistas catalanes, que tendr lugar el prximo mes de julio de 2006. Lpez Raimundo, consciente de que muchos de sus lectores desearamos la aparicin de un nuevo volumen de sus memorias, explica en la introduccin de este libro las limitaciones impuestas por los mdicos a su actividad poltica e intelectual que han impedido hasta ahora la continuacin de su esfuerzo memorialstico.

As, Lpez Raimundo recoge materiales muy diversos, escritos por l en un periodo muy dilatado: desde el informe presentado ante el comit central del PSUC, en septiembre de 1976, que lleva el significativo ttulo de Catalua y la ruptura, cuando todava el partido es ilegal y se est jugando su inmediato futuro, hasta textos sobre el V Congreso, donde la organizacin se dividi; pasando por documentos relevantes en la historia de los comunistas catalanes, como las palabras pronunciadas por l mismo, en 1980, en el homenaje a los militantes del PSUC cados por la libertad, o artculos de recuerdo a relevantes comunistas como Josep Moix, Alfons Comn, Josep Sol Barber o, de forma significativa, Joan Comorera. La mayora son textos que aportan nuevos matices a la historia del PSUC posterior a 1954.

El volumen, que lleva por subttulo La salida a la superficie y la conquista de la democracia, documenta muchos de los problemas y de las inquietudes del PSUC en la trabajosa conquista de la libertad, y los riesgos a los que se enfrentaba el partido. En primer lugar, que se configurase en Espaa una democracia limitada, con los comunistas en la ilegalidad, y, despus, las constantes dificultades para consolidar el cambio democrtico sin que se hubiera podido imponer la ruptura con el franquismo, con las hipotecas que ello supona: el aparato de Estado franquista y las instituciones represivas seguan intactas tras las primeras elecciones. A recordar, por ejemplo, que cuando, en junio de 1976, se celebra el primer mitin legal del PSC (los socialistas catalanes), al que concurren diez mil personas, uno de los gritos coreados por los asistentes, ante la mencin del PSUC, es el de Partidos sin exclusin: era una inequvoca referencia al temor, en esos das, de buena parte de la poblacin de que los comunistas fueran mantenidos en la ilegalidad, y, al tiempo, la exigencia de la imprescindible legalizacin del PSUC y del PCE. De hecho, sern los ltimos partidos legalizados, en vsperas ya de las primeras elecciones democrticas de 1977, con el evidente propsito de limitar su influencia electoral.

Segn las propias palabras del autor, el principal texto (indito, adems) de los que se recogen en el libro, es el que lleva por ttulo La salida a la superficie y la conquista de la democracia, donde analiza la actuacin del PSUC, y, sobre todo, la evolucin de los acontecimientos en los difciles meses que precedieron a las primeras elecciones democrticas, en 1977. Una muestra de la compleja situacin es, por ejemplo, la referencia que hace Lpez Raimundo a las acusaciones hechas por Manuel Fraga y otros dirigentes de la derecha franquista, cuando, a finales de abril de 1977, acusan a Adolfo Surez de haber protagonizado un golpe de Estado al legalizar el PCE dos semanas antes. En ese instante, el PSUC todava es ilegal. En ese mismo mes de abril, se haba hecho pblica la proclama del Consejo Superior del Ejrcito mostrando pblicamente la repulsa de los militares por la legalizacin del PCE. La posterior y polmica decisin de Santiago Carrillo de situar la bandera rojigualda en la primera reunin del comit central, en un grave error de clculo que estar en el origen de la crisis posterior del PCE, en 1981 y 1982, que alcanzar tambin al PSUC, encuentra su explicacin (que no justificacin) en la tensin de esos meses. Lpez Raimundo afirma en el libro que los principales errores del PSUC y del PCE se produjeron [] tras las elecciones de 1977, al centrar nuestra atencin principal en la actividad en las instituciones, relegando a un segundo trmino la labor en los movimientos de masas, junto a otras cuestiones de relevancia que ayudan a entender la actuacin poltica de los comunistas en esos aos, y recoge tambin algunas de las cuestiones que se discutieron alrededor del V Congreso del PSUC. Pero esa es otra historia.

De hecho, no es casualidad que, tantos aos despus, las hipotecas de la transicin sigan limitando la expresin de la plena libertad y dejando arrinconadas muchas cuestiones que siguen siendo muy relevantes para el futuro. Unos das despus del acto de presentacin, Jimnez Villarejo, magnfico prologuista y presentador del libro de Lpez Raimundo en la Universitat Pompeu Fabra, escriba en la prensa que no podr considerarse superada la dictadura franquista mientras no se aclare el destino de las treinta mil personas que desaparecieron bajo el rgimen fascista, y cuyo olvido se sancion en la transicin de finales de los aos setenta. No es un asunto menor que miles las personas continen yaciendo en las cunetas de las carreteras o en las tapias de los cementerios: los desaparecidos siguen siendo una cuestin que no puede olvidarse. Con rigor, Jimnez Villarejo citaba el texto de la ONU: Todo acto de desaparicin forzosa ser considerado delito permanente mientras sus autores continen ocultando la suerte y el paradero de la persona desaparecida y mientras no se hayan esclarecido los hechos.

De manera que sigue pendiente la rehabilitacin jurdica de todos los perseguidos por el franquismo: el pas sabe que an no se han declarado nulos los procesos que llevaron a la prisin o a la muerte a tantos ciudadanos. Sigue siendo necesaria una comisin de investigacin de los crmenes franquistas, como plante Amnista Internacional. En la misma direccin apuntada por Jimnez Villarejo, insista Lpez Raimundo en las palabras que escribi y que fueron ledas en el reciente acto realizado en el Palau de la Generalitat de reconocimiento a su trayectoria poltica y humana, palabras que, de haberse podido incluir, hubieran completado el libro, que, como ha sealado su autor, es su contribucin al setenta aniversario de la fundacin del partido de los comunistas catalanes. Lpez Raimundo, ha reunido as un libro, a propsito del PSUC, que celebra ese aniversario en la seguridad de que su partido va a continuar siendo fiel a los postulados revolucionarios que movieron a fundarlo en los das del inicio de la guerra civil espaola.


Gregorio Lpez Raimundo,
Para la historia del PSUC
Barcelona, 2006, Ediciones Pennsula.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter