Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2006

Monsanto siembra la muerte entre los campesinos hindes

Vandana Shiva
www.sinpermiso.info


Cuando se celebre en Curitiba, Brasil, la Octava Conferencia sobre la Convencin de la ONU para la Diversidad Biolgica con las reuniones sobre el Protocolo para la Bioseguridad (20-31 de marzo), estarn en el orden del da las semillas asesinas de la industria de las biotenologas. Semillas que matan la biodiversidad, matan a los cultivadores y matan la libertad de las personas. Entre ellas est el Bt. Cotton de la Monsanto, que ha sumido ya a millares de agricultores hindes en la deuda, la desesperacin y la muerte. Los gobiernos de Australia, Nueva Zelanda y Canad, actuando como instrumentos del gobierno de los EEUU y de la industria biotecnolgica, tratan de minar la moratoria actualmente existente impuesta por la Unin Europea sobre todos los alimentos y semillas genticamente modificados y sobre la llamada tecnologa Terminator, una tecnologa que induce a las plantas genticamente modificadas a producir semillas estriles. En contra de la moratoria de la Unin Europea se ha manifestado el pasado 7 de febrero la OMC. Y el mensaje es claro: la libertad de los ciudadanos para elegir qu quieren cultivar y qu quieren comer no tiene carta de ciudadana en un mundo regulado por los beneficios de las grandes corporaciones empresariales. El Bt. Cotton, un algodn genticamente modificado vendido por la Monsanto, ha venido engaando repetidamente a los agricultores hindes desde que la empresa comenzara ilegalmente sus experimentos en 1998. Y desde que, en 2003, se autoriz la comercializacin de sus semillas. La publicidad de la Monsanto prometa a los campesinos una produccin de 15 quintales por acre y cerca de 226 dlares de beneficios aadidos. Pero para un gran nmero de agricultores el Bt, Cotton ha significado la prdida de cosechas enteras. Otros muchos han cosechado de media slo tres quintales por acre, una quinta parte de lo prometido.

Nuestras investigaciones sobre los cultivos de estaciones anteriores han mostrado para el Maharashtra y el Andrhra Pradesh cosechas medias de 1,2 quintales por acre. Un estudio del Centro para la Agricultura Sostenible prob que mientras las semillas del Bt. Cotton les cuestan a los campesinos 36 dlares por acre, las semillas de los cultivadores orgnicos cuestan solamente 10 dlares por acre, es decir, menos de un tercio. El Bt. Cotton ha de ser rociado tres veces y media con pesticidas, a un coste de 59 dlares por acre. Los cultivadores orgnicos, en cambio, usan para el control de los parsitos substancias ecolgicas que cuestan menos de 9 dlares por acre, es decir, una sexta parte del coste del Bt. A causa de los altos costes del cultivo y de los bajos beneficios de su rendimiento, los campesinos hindes hallan atrapados en gravosas deudas, para subvenir a las cuales se estn dejando la vida. En la ltima dcada, en la India, se han suicidado ms de 40.000 agricultores (aunque sera ms exacto hablar de homicidio o de genocidio). Ms del 90% de los agricultores que se han quitado la vida en el Maharashtra y en el Andhra Pradesh durante la estacin algodonera de 2005 haban plantado Bt. Cotton. Y sin embargo, lobistas de las bioteconologas como Graham Brookes y Peter Barfoot manipulan los datos para ocultar tal horror. En un reciente viaje a la India, Brookes ha sostenido que los agricultores hindes, cultivando el Bt. Cotton, habran obtenido 113 millones de dlares, con un incremento de 45 dlares por hectrea. En realidad, usar las semillas de Monsanto ha significado para los cultivadores 50 dlares ms por acre, lo que representa ms de 226 millones de dlares en prdidas. Este es el motivo de que los gobiernos del Andhra Pradesh y del Gujarat hayan llevado a Monsanto a los tribunales.

La monopolizacin de las semillas por parte de las corporaciones globales es una receta segura para destruir la biodiversidad y a las campesinos. Ms del 90% del mercado de semillas genticamente modificadas est constituido por slo cuatro tipos de cultivo: trigo, soja, colza y algodn. Slo dos variedades han sido comercializadas a gran escala: los cultivos resistentes a los herbicidas y los cultivos de Bt. Cotton. Y ms del 90% del mercado de semillas genticamente modificadas es controlado por una sola compaa: la Monsanto.

El estudio de Brookes y Barfoot no est basado en datos empricos de primera fuente, sino en extrapolaciones inferidas de falsos presupuestos y de estudios manipulados. En lo que toca a los EEUU, los lobistas sostienen que el algodn resistente a los herbicidas reportara a los agricultores norteamericanos 66,59 dlares por hectrea de beneficios aadidos. Sin embargo, 90 cultivadores texanos del algodn han llevado a Monsanto a los tribunales por las grandes prdidas en sus cosechas: la Monsanto no les haba advertido de un defecto de su algodn genticamente modificado. Con la causa instruida se proponen obtener reparaciones por lo que definen comouna larga campaa de engaos. El intento de introducir la teconologa Terminator traer consigo el aumento de la vulnerabilidad de los agricultores hindes y la amenaza a la biodiversidad. Cuando en enero pasado se reuni en Granada el grupo de trabajo sobre el artculo 8(j) de la Convencin para la biodiversidad, los EEUU sostuvieron la falsa tesis, segn la cual la tecnologa Terminator, una tecnologa que crea esterilidad, hara aumentar la productividad.

Las poblaciones indgenas ven la tecnologa Terminator como una amenaza a su libertad y a su soberana. Como ha afirmado en Brasil Mariana Marcos Tarine, en nombre del Forum internacional indgena sobre la biodiversidad, la tecnologa Terminator representa una amenaza a nuestro bienestar y a nuestra soberana alimentaria, y constituye una violacin de nuestro derecho a la autodeterminacin. Y en juego est no slo la libertad de las poblaciones indgenas. El pronunciamiento de la OMC sobre la cuestin de los OGM [organismos genticamente modificados] amenaza la libertad de todos nosotros para elegir semillas y modo de alimentarse. En 2003, cuando el presidente Bush rompi hostilidades blicas, nosotros tenamos una campaa mundial. En la reunin de la OMC de 2005 en Hong Kong, yo y el agricultor y activista francs Jos Bov habamos enviado a la OMC ms de 60 millones de firmas estampadas en una declaracin en la que se deca que estar libres de OGM es parte integrante de nuestro derecho fundamental a elegir libremente los cultivos que cultivamos y los alimentos que comemos. No nos dejaremos reducir a servidumbre por los gigantes de la gentica. No permitiremos que sus semillas asesinas maten a nuestros agricultores y nuestra libertad. Seguiremos conservando nuestras semillas como un deber con la creacin y con nuestra comunidad. Defenderemos las zonas OGM-free como zonas de nuestra biodiversidad y de nuestra libertad de alimentacin. Esparciremos semillas de paz, y cegaremos la fuente de difusin de las semillas de la muerte.

Vanda Shiva es una reputada analista poltica y activista hind.


Traduccin para www.sinpermiso.info : Leonor Mar


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter