Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2006

El PSOE intenta hacer olvidar sus responsabilidades en la corrupcin de la Costa del Sol

inSurGente


Los municipios de la Costa del Sol, gobernados por el PSOE o el PP, no son ajenos a las prcticas urbansticas al dictado de las grandes empresas, que han sacudido la costa malaguea. La millonaria entrada de dinero en los municipios, por la va de permisos y recalificaciones, ha sido muy tentadora para personas cercanas a la concesin de licencias. El deseo del sistema de que el GIL, y slo el GIL, se lleve todos los palos es un intento desesperado para que dejemos de mirar la Costa del Sol. Ellos saben que hay mucha tela que cortar, y para olvidarlo las terminales mediticas del PSOE trabajan a toda mquina.

El urbanismo como foco de corrupcin municipal tiene su paradigma en Andaluca en Marbella, aunque ste no el nico ayuntamiento cuyos ediles o alcaldes se han sentado alguna vez en el banquillo. El planeamiento urbanstico es la principal fuente de ingresos, absolutamente legtima, de los consistorios -an sigue sin abordarse la llamada segunda descentralizacin-, pero tambin de los partidos polticos, as como de los propios alcaldes y concejales.

Es en este contexto, donde todo constructor que proyecte una gran obra en un municipio termina entregando un sobre en el ayuntamiento, es donde hay que situar la aparicin y triunfo de Jess Gil y su partido, el GIL, en Marbella a principios de la dcada pasada, tras aos de gobierno del PSOE, formacin sobre la que pesaba entonces la sombra de la corrupcin, denunciada, incluso, desde sus propias filas por el que fuera alcalde, Alfonso Caas. En su denuncia, Caas lleg a involucrar al entonces presidente del Gobierno, Felipe Gonzlez, de mirar hacia otro lado para tapar la corrupcin.

De esta forma, no fue nada extrao que un constructor como Jess Gil prefiriera no tener que entregar sobres a polticos y presentarse a alcalde, lo que le permiti hacer negocios e impulsar una poltica populista que llevara al GIL a gobernar en otros puntos de la provincia de Mlaga -Estepona, Casares y Manilva- y Cdiz -La Lnea y San Roque-, as como llegar a ser la lista ms votada en Melilla.

La cada y desmembracin del GIL motiv la absorcin de sus miembros en partidos tradicionales, fundamentalmente PP y PA, pero tambin pequeos partidos de nuevo cuo, como el Partido de Estepona (PES), formado por ex gilistas y que apoya al alcalde socialista, Antonio Barrientos.

Sin embargo, la corrupcin en la Costa del Sol no ha sido patrimonio exclusivo del GIL y sus herederos. Los juzgados de las principales ciudades de la zona estn saturados de denuncias contra polticos por malversacin de caudales pblicos, contra la ordenacin del territorio y prevaricacin.

Operacin Ballena Blanca

Uno de los ltimos escndalos se produjo en Manilva, cuyo alcalde, Pedro Tirado, del Partido Democrtico de Manilva (PDM), fue encarcelado por malversacin de caudales pblicos y cohecho por el caso Ballena Blanca -la mayor operacin de blanqueo desarrollada en la Costa del Sol- y posteriormente puesto en libertad bajo fianza, lo que le llev a dimitir.

La corrupcin tambin alcanz al alcalde de Mijas, Agustn Moreno (PSOE), denunciado ante la fiscala por presuntas irregularidades en la explotacin del hipdromo. Segn el ex dirigente socialista Antonio Maldonado, la gestin se entreg a un amigo del alcalde.

En Antequera el alcalde socialista Ricardo Milln fue denunciado por negarse a dar informacin a la oposicin sobre facturas sin consignacin presupuestarias y por calumnias e injurias.

Otros ayuntamientos salpicados por la corrupcin son Ojn, cuyo alcalde, Manuel Vzquez (PSOE), fue condenado a dos aos por aprobar una licencia en una zona de proteccin medioambiental; pero tambin, Nerja, Rincn de la Victoria, Benahavs, Torremolinos, Benalmdena y Vlez-Mlaga.

Tambin han estado bajo la sospecha de la corrupcin otros dirigentes del PSOE, como el ex diputado Rafael Ballesteros, el ex alcalde de Villanueva del Trabuco y Jos Antonio Arjona Bautista -condenado tres veces por el Tribunal Supremo- procesados y condenado este ltimo por delitos de trfico de influencias y prevaricacin.

Tambin pasaron por los tribunales acusados del delito de cohecho, el ex alcalde de Torremolinos, Miguel Escalona (PSOE), finalmente absuelto, y su ex teniente de alcalde, Antonio Romero, que fue condenado.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter