Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-04-2006

La comunidad inmigrante en EEUU
Sobre el mito de los gigantes durmientes

Aura Bogado
Znet

Traducido del ingls para Rebelin y Tlaxcala por Germn Leyens


La democracia no es algo que tienes guardado durante diez aos,
y luego despiertas en el ao once y comienzas a practicarla de nuevo.
Chinua Achebe

En marzo y abril de 1966, Csar Chvez y un grupo de huelguistas de la Asociacin Nacional de Trabajadores Agrcolas caminaron 544 kilmetros desde Dlano, California, a Sacramento para estimular la conciencia de la lucha de los trabajadores. El peregrinaje y el boicot que lo sigui impusieron el primer contrato sindical entre trabajadores agrcolas y un cultivador en la historia de la nacin.

Exactamente 40 aos despus, Nelson Motto y cerca de una docena de sus compaeros han estado corriendo por toda Usamrica como parte de la Carrera por la Paz y la Dignidad desde el 4 de marzo, detenindose en centros laborales en toda la nacin, con la esperanza de llegar a Nueva York para la segunda semana de mayo. Motto trabaja con el Instituto de Educacin Popular en el sur de California y decidi participar en la Carrera, patrocinada por la Red Nacional de Organizacin de Labradores, por una mirada de razones, incluyendo la Ley contra los inmigrantes del Parlamento. Aunque es imposible adivinar lo que el Congreso termine por decidir, es seguro que la carrera de los 12, junto con las marchas de millones de personas, ha surtido efecto.

Y, aunque expertos, polticos y medios de izquierda, derecha y centro quisieran todos que creamos que un hombre llamado Sensenbrenner despert a un gigante durmiente al patrocinar HR4437, una simple mirada a dcadas de organizacin por los derechos de los inmigrantes podra mostrar la verdad: El 25 de marzo de 2006 y las semanas de marchas, vigilias y abandonos de escuelas que lo han seguido ilustran una comunidad que ya est profundamente conectada no una que haya despertado de alguna manera de un da para otro. En lugar de un gigante durmiente que despierta, es ms probable que para comenzar la gigantesca fuerza laboral inmigrante nunca haya tenido el tiempo de quedarse dormida. La comunidad inmigrante ha estado demasiado ocupada trabajando dos y tres turnos cosechando, cuidando jardines, lavando platos, construyendo casas, y vigilando el sueo de los nios de otros. Cuando no trabaja para otros, la lucha por sobrevivir se convierte en un esfuerzo diario; si eres documentado, cuenta cuntas al da utilizas tu tarjeta de identidad estatal para completar una transaccin desde el cobro de un cheque, hasta conducir un coche, hasta matricular a tus hijos en una escuela y aprecias la ventaja de ser una persona documentada en este sistema segregado. Durante aos, inmigrantes indocumentados y sus partidarios han producido redes complejas, creativas, para aguantar en un pas que al mismo tiempo se beneficia, explota y criminaliza su trabajo. Es esta extensa red la que est saliendo a las calles. Generaciones ms jvenes, que tampoco han estado dormidas, han utilizado tambin las redes que tienen a su disposicin (incluyendo las digitales) y aprovechan la oportunidad de que tambin se les escuche.

Quin es el que ha estado durmiendo en realidad?


Hace una docena de aos, los votantes de California iban a votar la Proposicin 187, que daba mandato a la polica local para que informara a lo que era entonces el Servicio de Inmigracin y Naturalizacin sobre personas sospechosas de violar la ley de inmigracin; tambin estipulaba que ningn inmigrante indocumentado tendra derecho a alguna prestacin pblica incluyendo la educacin elemental, primaria y secundaria. Unos 100.000 partidarios de los derechos de los inmigrantes salieron a las calles a protestar contra la medida y los estudiantes de secundaria en todo el Estado abandonaron sus salas de clase.

La Proposicin 187 fue aprobada ese ao, por cerca un 60% de los votantes. Pero antes de que llegara a ser firmada por el gobernador de aquel entonces, Pete Wilson, fue cuestionada en los tribunales. En 1998, una Corte de Distrito de USA dictamin que casi todas las partes de esa ley eran inconstitucionales, y que iba ms all de la autoridad del Estado. Ese mismo ao, el gobernador de esos aos, Gray Davis, decidi no apelar la decisin de la corte. Puede ser que el sonido de la protesta de 100.000 personas contra la proposicin haya dejado un eco en su odo.
Ahora, los mismos estudiantes que abandonaron sus escuelas en 1994 han creado coaliciones y bases de apoyo para los estudiantes que lo hacen en la actualidad. Ahora, los mismos manifestantes que llenaron las calles del centro de Los ngeles hace doce aos han ganado algunos amigos con el pasar del tiempo, y aparecieron decuplicados el 25 de marzo.

No suena como un gigante durmiente


No hace mucho que organizadores en el sur de California y en Orange County en particular, enfrentaron a los vigilantes anti-inmigrantes Minutemen y sus partidarios: Hace casi un ao en Garden Grove, mientras Teresa Dang protestaba contra un discurso del fundador del Proyecto Minutemen, Jim Gilchrist, fue atropellada por Hal Netkin. Netkin no fue nunca procesado, pero la casa de Dang fue saqueada y ella fue acusada de alguna manera de robar una linterna policial. Dang fue declarada inocente, pero la coercin del departamento de polica y la decisin del Fiscal del Distrito de acusar a Dang sobre la base de evidencia dudosa son vistas como modos de intimidar a posibles manifestantes.

En Costa Mesa, hace algunos meses, Coyotl Tezcatlipoca fue golpeado y arrestado por policas que lo sacaron a la fuerza de una reunin del Consejo Municipal mientras se diriga al Consejo y al Alcalde, que haba propuesto que los policas locales impusieran la ley federal de inmigracin. Como resultado, hace slo un mes, la ACLU [siglas en ingls de Unin Usamericana por los Derechos Cvicos) present una demanda contra la ciudad de Costa Mesa por violar los derechos de Tezcatlipoca segn la primera enmienda.

Me sigo preguntando quin duerme en realidad


Las conexiones entre la poltica exterior de USA y la continuacin de la organizacin por los derechos de los inmigrantes tambin parecen obvias: Los zapatistas, incluyendo al subcomandante Marcos, viajan por Mxico escuchando a migrantes en todo el pas afectados por las polticas de libre comercio que los han obligado a cruzar a este lado de la frontera para encontrar trabajo: y en comunidades en todo USA, la Otra Campaa ha llevado a inmigrantes recientes a considerar al valor de sus propias voces en el discurso pblico. Inmigrantes latinoamericanos de este lado de la frontera leen sobre las constantes luchas y victorias contra el imperialismo en toda Latinoamrica ejemplos de lo que puede lograrse con el trabajo por los sueos colectivos.

Local, nacional, y transnacionalmente, el gigante ha estado demasiado activo para dormir: lobbyistas de los estados han trabajado para permitir que estos den permisos de conducir a inmigrantes indocumentados; trabajadores migrantes y sus partidarios han organizado vigilias que han durado semanas exigiendo derechos humanos; inmigrantes recientes han estado en la vanguardia de movimientos laborales como ser Justicia para los Conserjes; grupos como el Centro de Trabajadores de la Vestimenta continan la lucha contra los sweatshops; docenas de centros de trabajo diario han abierto en todo el pas para garantizar condiciones justas de trabajo para los trabajadores; estudiantes inmigrantes han ayunado durante semanas exhortando al Congreso a aprobar la Ley DREAM; despus del xito de la Coalicin de Trabajadores de Immokalee contra Taco Bell, la Alianza de Estudiantes y Trabajadores Agrcolas crece al unirse ms y ms jvenes al nuevo boicot nacional contra McDonalds; grupos femeninos a ambos lados de la frontera siguen exigiendo justicia para las mujeres de Jurez; y en centros culturales en todo el pas, chicanos e inmigrantes recientes han iniciado un dilogo muy serio mientras la Otra Campaa zapatista se acerca a las ciudades fronterizas de Jurez y Tijuana para reunirse con ellos y conocer su situacin.

En ocasiones la lucha funciona en silencio; otras veces resuena por las calles; son xitos relativos junto con fracasos relativos pero nunca ha estado dormida.

Cuando yo era una nia indocumentada nueva en este pas, que recin aprenda a hablar, leer y escribir en este nuevo idioma, supe de Rosa Parks. Es decir, cre que saba de Rosa Parks: cmo la ley cambi un da porque una mujer afro-usamericana se sinti demasiado cansada da para irse al fondo del autobs. Pas ms de una dcada antes de que conociera la verdadera historia: que varias personas se haban negado a ir al fondo del autobs antes que ella; que Parks se uni a la NAACP 11 aos antes del infame incidente; que ella asisti a la Highlander School slo meses antes; y (lo que es ms importante) que tuvo el apoyo de una masiva comunidad interconectada, con una historia de races profundas. Mientras ms pienso en ello, ms familiar me suena.

La comunidad inmigrante no ha estado dormida en absoluto ms bien podra ser que sean los expertos, los polticos, y los medios (y los que les prestan tanta atencin), los que han sido despertados ante el hecho de que vastas porciones de Usamrica estn compuestas por inmigrantes que se movilizarn cuando se les amenaza.

Ojal que esta vez la historia acierte.


Texto original: http://www.zmag.org/content/showarticle.cfm?SectionID=72&ItemID=10115

Aura Bogado es productora de KPFK Radio de Pacifica en Los ngeles y presentadora de Free Speech Radio News, un programa diario independiente de noticias de media hora de duracin. Para contactos: [email protected]


Germn Leyens es miembro de los colectivos de Rebelin y Tlaxcala (www.tlaxcala.es), la red de traductores por la diversidad lingstica. Esta traduccin es copyleft.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter