Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2004

Tragedia en Sudn
Son los ocupantes de Irak la respuesta aqu?

Charlie Kimber


Tony Blair dice que 5.000 soldados britnicos estn dispuestos para intervenir en Darfur, el Oeste de Sudn. Nadie puede dudar del terrible sufrimiento de la regin. Pero la intervencin de las fuerzas militares no har sino empeorar la situacin. Las tropas britnicas ya han ayudado firmemente en conflictos petrolferos vendiendo armas a lo largo del continente africano. Lo que Darfur necesita es una avalancha de comida, agua y otras asistencias, no bombas ni armas.

La tragedia de Sudn es producto del colonialismo, un sistema mundial que sujeta a cientos de millones de africanos a la casi hambruna, y las maniobras de los grandes poderes y las multinacionales. Los poderes imperiales que presiden este sistema no resolvern los problemas de Sudn.

El pasado mes el informe de desarrollo humano de las Naciones Unidas mostr que la expectativa de vida en frica est cayendo. En siete pases, est ahora por debajo de los cuarenta aos. La malnutricin y la pobreza estn subiendo.

Este es el mundo que Blair y Bush defienden: uno en donde la gente todava hambrienta, con falta de proteccin bsica y sin acceso a agua potable, mientras que los EEUU gastan 400 billones de dlares al ao en armamento. Esta supuesta preocupacin para frica es una cortina de humo sobre sus motivos reales.

Divisin artificial

La crisis en Darfur est rodeada de mitos. Muchos acontecimientos de la lucha sugieren que es entre rabes y africanos. Algunos incluso dicen que es entre musulmanes y cristianos. De hecho, toda la gente en Darfur es musulmana.

Hay estn las distinciones tradicionales entre diferentes grupos. Pero, como en otras partes de frica, stas estn basadas ms en funciones econmicas que en la raza. Existen dos clases de grupos en la sociedad de Darfur. Los primeros son granjeros, quienes se dedican al cultivo. Los segundos son pastores nmadas que cuidan de camellos y ganado. El primer grupo es al que los medios de comunicacin llaman los africanos. Al segundo, lo llaman los rabes. De hecho, los dos grupos se parecen el uno al otro, hablan el mismo lenguaje, dependen el uno del otro para los medios de vida y, en muchos casos, comparten vnculos familiares.

Como Alex de Wall escribi en el Observer el domingo, Los rabes de Darfur son negros, indgenas, africanos y musulmanes justo como los no-rabes de Darfur, quienes son originarios de Fur, Masalit, Zaghawa y una docena de tribus ms pequeas.

Durante siglos estos grupos han tenidos enfrentamientos en diversas ocasiones, pero tambin se han casado entre s y cooperado entre ellos. En la mayora de los casos, las disputas sobre el agua y los derechos sobre la tierra fueron resueltos por negociaciones y compromisos.

Cuando los medios de comunicacin y los gobiernos del mundo hablan de guerra entre rabes y africanos, ellos estn hacindole el juego a los gobernantes de Sudn. Lo que ahora llamamos Sudn, es una creacin del colonialismo, por el que lucharon Francia y Gran Bretaa hace un siglo.

Es en este pas en donde el hroe britnico imperialista, el General Gordon, fue asesinado en Khartoum en 1885 por los indgenas que se haban alzado contra las leyes extranjeras.

El colonialismo britnico dividi Sudn entre norte y sur, (las races de otra guerra civil moderna en Sudn, separadas una de otra por en Darfur), y atiz las divisiones tnicas para hacer su dominio ms fcil.

Trabajo barato

Desde su independencia en 1956, el gobierno sudans ha suprimido violentamente cualquier movimiento hacia la autonoma regional, porque esto puede amenazar su control sobre las reservas de petrleo.

En la ltima dcada, la pobreza de Darfur ha empeorado. El gobierno central tambin ha presionado para abaratar el trabajo en la zona. Todo esto condujo a la revuelta, que se ha incrementado exponencialmente desde hace un ao.

Para romper la rebelin, el gobierno ha acentuado las diferencias tnicas, animando a algunos grupos a verse as mismos como los nicos rabes.

Esto es la trastienda de a presente guerra, con el gobierno usando helicpteros, armas y jet para respaldar a las milicias que crecen para destrozar poblados y asesinar a sus oponentes.

Occidente ya ha intervenido desastrosamente

Conflictos como Darfur no tienen una explicacin sencilla en lo referente a lo que ocurre en la zona. Los EEUU hace mucho que estn interesados en Sudn. Sonar sorprendente que los motivos han girado siempre sobre el poder y el petrleo.

En 1970 Sudn era un aliado preciadsimo de la Guerra Fra, en ese sentido Jaafar Nmeiri movi Sudn desde las alianzas con el bloque sovitico a abrazar a occidente. Lleg a ser el mayor beneficiario de asistencia extranjera de los EEUU en todo el frica sub-sahariana.

En los aos ochenta, la firma estadounidense Chevron invirti un billn de dlares en prospecciones de petrleo en el sur de Sudn. Hasta despus de la cada de Nimeiri en 1985, los EEUU respaldaron al gobierno sudans para promocionar su petrleo y sus intereses estratgicos.

Los EEUU mantuvieron la asistencia y aliviaron a deuda a Sudn, a la vez que estaban llevando a cabo una cada vez ms destructiva guerra en el sur, ms que la actual en Darfur. Pero en 1989 la Guerra Fra termin, y a la vez, el movimiento islamista de Omar al-Bashir tom el poder en Sudn. Chocaron con los EEUU porque rehusaron apoyar en 1991 la guerra con Irak. Los EEUU respondieron deteniendo la ayuda con alimentos en una poca de hambre desesperada.

Sudn era ahora sealada como pas terrorista. Pero el dinero de nuevo habl, y la Administracin de Bill Clinton comenz a hacer tratos con el gobierno para explotar sus reservas de petrleo. La poltica cambi otra vez despus de las bombas en las embajadas de EEUU en Kenya y Tanzania.

En 1998, Clinton anunci que Sudn estaba ayudando a los terroristas y lanz una rfaga de misiles cruceros, destruyendo la nica planta farmacutica del pas. sta produca el 50% de las medicinas y vacunas veterinarias del pas. La destruccin de la planta de al-Shifa conden a muchos miles de personas a la muerte, y los EEUU han rehusado a da de hoy a indemnizar al gobierno sudans o a los propietarios de la planta.

Ahora Bush ha girado de nuevo otra vez para mantener relaciones ms amistosas con el gobierno para limpiar el camino para ms acuerdos petrolferos.

Hasta muy recientemente EEUU evitaba toda mencin a los disturbios en Darfur en caso de poner en peligro los acuerdos de paz entre norte y sur. Estos acuerdos podran permitir mayor estabilidad para las multinacionales del petrleo.

Hace una dcada, EEUU fue a Somalia en la misma regin, dio marcha atrs por las imgenes de hambre y guerra entre brutales seores de la guerra. En unos pocos meses, los EEUU fueron odiados por los somales, quienes les haban dado la bienvenida. Las tropas de EEUU no hicieron nada por parar el hambre y finaliz entregando el poder a los seores de la guerra que se supona que haban desarmado. Es improbable que sea muy diferente de las tropas britnicas en Sudn.

(Artculo aparecido en el Socialist Worker, n 1912, de 31 de Julio de 2004. Traduccin libre hecha por Liga Marxista, Islas Canarias)





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter