Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2006

Noticias de Tnez
Carta a un turista del Bienestar

Eduardo Guzmn
Rebelin


[Nota de Rebelin: El presente texto intenta ajustarse, en cuanto a la grafa, a la norma adoptada hace muchos aos por el gramtico Agustn Garca Calvo. Es decir, se escribe como se habla].

Querido Reimon:

Me alegra que este verano hayas decidido tomarte unas vacaciones y decidido conocer estas tierras y gentes tunecinas. Ya est bien de asegurar y venga a asegurar la buena marcha de tu negocio por si las moscas, que se te van pasando los aitos en dimes y diretes con ispectores y contables y, si te descuidas un poco, a tu seora se le va a poner cara de reina de Inglaterra antes que vuelva el Cristo a rebelar a los consumidores contra los comerciantes.

Pero a lo que bamos. Me preguntas por fuentes de informacin sobre Tnez que no sean la clsica turistada. Pues mira, francamente, lo nico que te puedo indicar est en Internet, porque el Rgimen de Ben Ali no admite ms informacin que la que no puede controlar, y ya sabes que la web todava no termina de someterse a las justillas luces de los informticos que laboran al servicio del Poder.

Hay bastante informacin sobre Tnez casi toda en la web y en francs (por citar slo algunas fuentes bastante ilustrativas, www.reveiltunisien.org; www.tunezine.com, ya inoperativa por muerte de su impulsor tras pasar una temporada de detencin y torturas en manos de los esbirros del dictador, pero an se pueden ah ver muchos de sus contenidos; www.tounisyabledi.blogspot.com esos tres medios estn censurados y son inaccesibles desde Tnez, yo me puedo conectar porque tengo un amigo que trabaja para el ministerio del Interior y tiene privilegios--, o www.hrinfo.net/en/, esta ltima pgina perteneciente a la red rabe para la informacin sobre derechos humanos o Arabic Network for Human Rights Information) sobre las maneras que tiene el Rgimen instaurado por el Sr. Zine El Abidine Ben Ali (con promesas de democracia bajo el eslogan Tnez en el corazn en 1985 y ya sin la careta de demcrata desde 1987) de mantenerse en el Poder (todas las maysculas son de falsa, como me parece que ensea el sabio profundo de Zamora Agustn Garca Calvo: lelo) como para que puedas irte enterando un poquillo de la clase de mafia estatal y terrorista que suelen financiar los turistas del Bienestar con sus inocentes viajes a Tnez en busca de otros soles y cuscuses. (Ya te esplicar ms adelante que por supuesto que quiero que hagas tu viaje, que vengas a Tnez a disfrutar de tus vacaciones merecidas.)

En Tnez las organizaciones de defensa de los derechos humanos no dan abasto para atender las denuncias de familiares de los presos polticos (opositores de Ben Ali, cualquiera que sea su denominacin de partido o ispiracin) que son encarcelados, torturados y olvidados diariamente en los calabozos de sus comisaras y prisiones.

Tambin en Internet encontrars pginas web aparentemente destinadas a combatir al islamismo poltico (el Gran Enemigo de Occidente) pero en verdad destinadas a espiar a los opositores y hacer propaganda del Rgimen de Ben Ali y otros regmenes parecidos.

Porque el de Ben Ali no es sino uno ms de los regmenes dictatoriales que ha apoyado la curiosa Democracia de Estados Unidos, primer fabricante, esportador y distribuidor de armas del mundo, para impedir que el Islam se apropie de los aparatos del Poder en el mundo rabe.

O sea, Reimon: para proteger a los rabes del Infierno Futurible que sera el Islam gobernante, la Banda que gobierna el Pas de las Maravillas de la Democracia del Bienestar del Capital (entre 45 y 50 millones de pobretes estadounidenses andan por ah sin seguro mdico, segn te informes en Noam Chomsky o en Tariq Ali), con el necesario estmulo del Estado fundado por los supervivientes del Holocausto que siguen esperando al Mesas, les regala en el presente, desde hace ya decenios, una ristra de dictadores bien armados que se dedican a multiplicar y repartirse las Ayudas al Desarrollo (para lo cual tienen que mantener subdesarrolladas sus propias economas) y las sisas de los trficos de armas, a apoderarse por la fuerza de todos los resortes del Beneficio (el mismo fin del Rgimen ste de la Democracia como de todas las mafias que pululan por el globo), a acallar cualquier voz crtica que se atreva a cuestionar la Bondad del Rgimen mediante censura, persecucin policial y eliminacin fsica de los opositores, y a propagar a diestro y siniestro entre los Inocentes medios de masas occidentales el miedo al fantasma se del Islamismo, su mejor aliado justificador. Bin Laden y sus secuaces le hicieron un gran favor a la Mafia del Bienestar del Capital con aquel golpe de terror tan espectacular y divulgado.

Aqu en Tnez se cuentan demasiadas historias (demasiadas para no tener su razn de ser) de robos y atracos perpetrados por agentes de paisano y de uniforme tambin; de creacin, por iniciativa policial o con la connivencia de la polica, de grupsculos seudoterroristas compuestos de jovenzuelos sin nada que hacer, que son oportunamente detenidos y sometidos a los mecanismos de represin tercermundistas popularizados por los EE.UU. (School of the Americas y Ca.) para escarmiento y escndalo entre la poblacin inoperante. Cada nueva desarticulacin de estos comandos asesinos que parecen tan fciles de apresar por las redes policiales vuelve a reforzar la necesidad del aparato policial ms variopinto y populoso que vers en ningn pas del globo: aqu nos miramos todos unos a otros con la sospecha de si nuestro interlocutor no habr pasado ya a la nmina de los servicios de seguridad, y no hay signo nuevo de Bienestar material en una familia que no suscite el nacimiento bien fundado de semejante sospecha.

Recuerda esa historia de la creacin de grupos terroristas por la Poli a aquellos atracos de joyeras que, segn tengo ledo en la prensa espaola de hace aos, organizaban algunos polis chorizos de la Espaa democrtica bajo el imperio del seudosocialista Felipe Gonzlez, alguno de los cuales termin en asesinato de los atracadores a la puerta de la joyera con ulterior desaparicin del botn.

Se ha hablado en Tnez tambin de luchas intestinas entre distintos sectores del aparato de seguridad por el control de operaciones de trfico de armas y otros negocios; de operaciones de abastecimiento de armas a los grupos armados que no dejan descansar al rgimen vecino de Argelia (que tampoco parece ser muy trigo limpio que digamos); de la toma por asalto de un puesto de la guardia de fronteras tunecina por un grupo terrorista con intervencin just-in-time de fuerzas policiales especiales y desaparicin del alijo, operacin que fue seguida de conflictos internos en el aparato policial tras haberse desvelado el pastel de su precocinado administrativo; de rentables negocios como cadenas de trata de blancas y hoteles para turistas pertenecientes a la familia de Leila Ben Ali (el clan de los Trabelsi), y muchos otros asuntos de este color que, de no ser por el estado de decaimiento o abulia en que vive su vida malucha una buena parte de la gente, en nada se diferenciaran de los trapicheos, ms o menos salaces o mafiosillos, que de tanto en tanto saltan a las pginas de los medios de comunicacin destinados a marear a las masas occidentales, sino que aqu es todo ms grotesco porque no existe (existe todo aquello de lo que se habla, como ensea Agustn, y en Tnez no existe forma de hablar por decreto de Ben Ali) ningn medio de comunicacin donde pueda uno enterarse de todas estas cosas, que sin embargo corren de boca en boca por las terrazas de los cafs y de pueblo en pueblo por entre los asientos de los autocares de lnea.

En todo caso pertenecen esos datos a las interioridades de las luchas por derribar a un gobierno demasiado descarado (puesto que no podemos estar seguros de que su legitimidad sea menor que la del Gobierno Bush en EE.UU, por ejemplo), y no parece que puedan interesarte mucho a ti, turista occidental ensoado con las playas tunecinas.

Puede que s te guste conocer un caso de los ms documentados, un poco para no dejarte con el regusto de haber olisqueado nada ms la anterior sarta de acusaciones contra la maldad del Poder en su aparicin tunecina. Vers: hace poco ms de un ao el Sr. Mohammed Abou, conocido abogado defensor de opositores polticos ante los tribunales de Justicia de Tnez, fue condenado a tres aos y medio de prisin por dos delitos: el primero, haber publicado en Internet (dnde si no?) escritos capaces de perturbar el orden pblico con difamacin de instancias jurisdiccionales, es decir, un artculo en el que daba a conocer a sus lectores algunos ejemplos de torturas por rganos de la Administracin tunecina a opositores polticos, comparaba las prisiones tunecinas con la de Abu Ghraib en Bagdad (conocida por un despiste del sistema de control de medios de masas que permiti ver cmo tratan los EE.UU. a sus opositores o presos de guerra, o acaso por simple destape del Poder exhibindole a los sbditos lo que les espera a quienes se le opongan), y animaba a la juventud de Tnez a no coger las armas para defender Irak o Palestina (iniciativa que suele terminar en el encarcelamiento con torturas de los jvenes que la emprenden por aplicacin de la legislacin antiterrorista adoptada en gran parte del mundo rabe por orden de Big Brother despus del 11/9 para impedir que la resistencia, en Iraq o en otros lugares, a los nuevos Cruzados por la Seguridad de Israel y de los suministros de petrleo se beneficie de los firmes lazos de solidaridad que perviven entre muchos rabes del mundo entero) y a plantar cara al Dictador Ben Ali sin salir de Tnez. Relataba adems el valiente Abou casos concretos ms o menos escabrosos (ninguno lo ser tanto como la Realidad que ni vemos ni omos) como el de un opositor poltico (N.O.) que, detenido en edad escolar y condenado a prisin (que sigue hoy purgando) por un tribunal de excepcin y en un proceso sin garantas, fue llamado un buen da al despacho del director de la prisin de Borj Er-Rumi (sightseeing obligado para los turistas del Bienestar) donde se alojaba y, despus de recibir una paliza del probo funcionario cuyo nombre tambin se conoce (el capitn Fathi Ouechtati), fue recluido en un calabozo donde, la misma noche, cuatro presos comunes que obedecan rdenes de la direccin se encargaron de sodomizarle en comandita para hacer ms amena su aburrida estancia en el centro. El otro delito imputado al pobre M. Abou, por el que le cayeron dos de sus tres aos y medio de condena, consista, segn la sentencia, en haber dado una paliza a una abogado no s cunto tiempo antes de aquel proceso penal que sigui en pocos das a la publicacin de un segundo artculo en la web en el que M. Abou comentaba una invitacin a Sharon, el carnicero hoy moribundo que ide las matanzas de Shabra y Shatila, hecha por le Presidente Ben Ali: atufaba la acusacin sa de malos tratos a una colega a maniobra de la Mafia tunecina para quitar de enmedio por una buena temporada a este fino y valiente defensor de los derechos humanos, y el cuento de la paliza no se lo creyeron ni el Juez sinvergenza que lo conden ni ninguna de las organizaciones nacionales e internacionales que intentan promover la proteccin de los derechos humanos en Tnez, ni lo comprender tampoco nadie que quiera acercarse con mediano sentido comn al entendimiento de estas reyertas entre el Poder y los ms dscolos de sus sbditos.

El caso M. Abou, que est dejndose morir de hambre en manos de sus verdugos despus de haber sido sometido a toda clase de tormentos por los esbirros del ofendido Ben Ali (de quien dijo en su artculo citado que, o bien no se enteraba de lo que hacan sus esbirros y, por tanto, era demasiado tonto para Presidente de Tnez, o bien saba y consenta todas esas fechoras y era, pues, tan malo que no vala para gobernar ni tunecinos ni hutus y tutsis), es llamativo por la popularidad de ese abogado en los medios de defensa de los derechos humanos, pero, al igual que el Otro, desgraciadamente no es ste ms que otro de los miles y miles que son crucificados en todo tiempo y lugar para la tranquilidad del Rgimen.

Los quioscos de Tnez, donde nada se dice de estas cosas, siguen ofreciendo media docena de tristes publicaciones en rabe o francs donde se cantan las glorias de Ben Ali: su defensa de la causa palestina (mientras compra a Israel el sistema Nice para espionaje en la web, ese Reino del Maldecir que se les escapa por los avances de la tcnica, y encierra a todo tunecino que aspire a viajar a Palestina); su amor a los tunecinos y tunecinas de todas las clases (mientras estn bien callados); su Fe en el desarrollo econmico (mientras mantiene arruinado y parado al pas para poder seguir repartindose con los capos la Ayuda al Desarrollo), y cuatro sandeces ms sobre algn famoso extranjero, algn concierto o cualquier otra chorradita inocente de las que llenan tambin las pginas de la prensa del Bienestar.

En este mes de abril de 2006, unos sesenta aos despus de su fundacin, la Organizacin de Naciones Unidas (organizada por y para Estados Unidos) ha decidido que haba llegado la hora de fundar un Consejo de Derechos Humanos encargado de velar por el respeto de los tales derechos en todos los pases del globo. Cuarenta y siete miembros ha de tener el tal Consejo, trece de los cuales han de recaer en candidaturas presentadas por Estados africanos. El gobierno tunecino se ha apresurado a presentar su candidatura con las esplicaciones que pueden leerse, como ejemplo destacado de relato de humor negro, en la pgina web de la ONU (www.un.org/ga/60/elect/hrc/tunisia.pdf), donde se cuentan chistes como stos en defensa de la candidatura tunecina, que recuerda a aquello que se deca hace aos en Espaa de que el mejor jefe de la polica sera el Lute: () Tnez ha adoptado una serie de medidas dirigidas a reforzar el imperio de la ley y a asegurar los derechos y libertades fundamentales del ser humano, conduciendo as al desarrollo harmonioso del individuo y la sociedad a la vez. La promocin de la democracia y el pluralismo poltico, unida al respaldo de logros econmicos y sociales indiscutidos y de una sociedad civil dinmica y activa, han hecho posible la consecucin por Tnez de una avanzada posicin entre los pases emergentes en la esfera de los derechos humanos [aunque el testo ingls dice literalmente ms o menos as: on the human development scale o a escala (tunecina?) de desarrollo humano, un poco como si al autor o traductor de la Mafia tunecina que se codea con las Naciones Unidas como una ms de ellas se le hubiera escapado el dato sabido, pero incosciente por bien sabido, de ser verdaderamente tunecina la escala a que se desarrolla lo humano en Tnez.]

El Poder es la mentira, como dicen, bien es cierto que con fines dispares, San Pablo (carta a los Romanos, 13.1, en relacin con el 3.7, donde pecador quiere decir mentiroso y se refiere a l mismo: es difcil inventarse un Dios sin caer en contradiccin) o, ms recientemente y casi, casi desapercibido entre nosotros, Agustn Garca Calvo (aqu y all entre sus muchas y bellas obras entre las cuales cuesta elegir sin padecer la injusticia de la preferencia).

Los turistas europeos o de otras partes del mundo (los Turistas del Bienestar del Capital) tenis derecho a vuestras merecidas vacaciones de playas y cuscuses, pero debis saber que cuando viajis a Tnez estis colaborando econmicamente con una organizacin criminal que se ha apoderado de los aparatos de la economa y el Estado y, fundamentalmente con el pretesto de combatir el Islamismo, tiene aplastado al pueblo tunecino con las armas que adquiere en los mercados internacionales (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad o trono de las naciones Unidas EE.UU., China, Rusia Reino Unido y Francia-- son tambin los cinco primeros productores y esportadores de armas del mundo; ver datos publicados por Oxfam y Amnista Internacional en su informe Shattered lives: the case for tough international arms controls, disponible en la web: www.oxfam.org/en/policy/briefingnotes/pp031009_arms_report.pdf, www.controlarms.org/downloads/shattered_lives.htm, y otras muchas pginas) y los policas secretos, torturadores, verdugos y sicarios que paga con los euros, dlares, yenes y dems monedas fuertes procedentes, entre otras fuentes, de los ahorrillos de todos los turistas.

Parece que hay signos de que Ben Ali y su Banda estn empezando a sentirse inseguros en su trono tunecino, como se ve por algunas crticas que desde la Casa Blanca y su entorno se han dejado or acerca de los mtodos represores que se emplean en Tnez. Es claro que a la Casa Blanca lo que le pica es el ruido que van haciendo los desmanes, torturas, violaciones, asesinatos etc. de los cuerpos policiales de su aliado Ben Ali, no los hechos en s sino ese ruido de las murmuraciones contra la dictadura que termina poniendo a la Opinin Pblica en contra y te hace perder las elecciones.

Tunecinas y tunecinos tambin tienen derecho a ser gobernados por un Rgimen, como el nuestro, donde la proporcin de mentiras y compras de almas a violencias se inclina hacia las primeras como corresponde a una verdadera democracia representativa moderna, la del Rgimen del Bienestar del Capital que ya derrib el Teln de Acero y tiene infiltrada a la China Comunista.

Y te preguntars qu hacen nuestros gobiernos del Bienestar por acabar con estas dictaduras tan asquerosas que hasta por Internet huelen a carne quemada en comisara.

En febrero de 2006 vino Rumsfeld, ese complemento del incompleto Bush, a ver a Ben Ali, pero no se sabe de qu hablaron sino de armas: de lo que suelen hablar los nios y los militares. Y es que, qu van a hacer, los pobres, sino lo que les manda el Seor: cuando se dejan convencer del dao que causan con sus juegos de indios y vaqueros (en esas pelis naci EE.UU.), les sale el otro lado de su alma y dicen que con dineros quieren resolver los problemas del Subdesarrollo y traer la Democracia a esos otros mercados ms subdesarrollados. Y los dineros destinados al rollo de la Ayuda al Desarrollo desaparecen en los vericuetos de las mafias estatales nacidas del despacho del presidente de Tnez en su palacete de Cartago (u organizaciones semejantes en casi todo el mundo Subdesarrollado) y reproducidas como virus desde su ministerio favorito: el de Interior.

O dicho de otra manera: los gobiernos del Bienestar, a travs de la red internacional de las financiaciones (Banco Mundial, Banco Europeo de Inversiones y cosas as), hacen con los tunecinos lo que ellos saben hacer y estn para hacer por todas partes: ganar dinero para el Capital tunecino e internacional. Mira por ejemplo (los datos que siguen estn todos disponibles en los documentos del Banco Mundial Global Development Finance y World Development Indicators; www.worldbank.org) cmo entre 1980 y 2003 la deuda esterna de Tnez ha crecido de 3.500 a 15.500 millones de dlares, y durante ese periodo el pas ha recibido un total de 27.000 millones de dlares pero ha pagado en intereses (servicio de la deuda, lo llaman as para no decir intereses, que es palabra mal vista, por ejemplo, entre los musulmanes, y antiguamente tambin lo era entre cristianos) 28.500 millones de dlares. As, los intereses de la deuda esterna han pasado a representar del 41,6% de la riqueza producida o Producto Nacional Bruto (PNB) de los tunecinos en 1980, al 61,3% en 1996, y el 74% en 2003, donde se ve bastante bien para quin crean riqueza los malpagados tunecinos.

Esto no te estraar si te molestas antes en husmear, por mal que huelan, las cifras de la Deuda Esterna del Tercer Mundo. Segn datos del Comit para la Anulacin de la Deuda del Tercer Mundo (www.cadtm.org), entre 1980 y 2002, por cada 1$ que deban en 1980 los Pases en Desarrollo han reembolsado 8$ pero seguan debiendo 4$. En total, nada ms entre 1998 y 2002 el conjunto de los Pases en Desarrollo pagaron a sus diversos financiadores del Mundo desarrollado 490.000 millones de US$ ms de lo recibido en prstamos de ellos (lo que tcnicamente llaman transferencia neta global, y esa apalabra, neta, alude a que la cifra indicada es la diferencia entre lo cobrado por el Tercer Mundo y lo pagado por l al Primero). Esta cifra se puede comparar, por ejemplo, con la del famoso Plan Marshall por el que Big Brother sac de la miseria a sus amigos europeos despus de la segunda guerra mundial, que ascendi a unos 90.000 millones de US$ actuales (12.500 millones de US$ de entonces). Cada pocos aos el Tercer Mundo regala a los buitres del primero un Plan Marshall en condiciones favorables para la buena marcha de nuestras finanzas.

Tnez no es por tanto sino un caso ms del negocio del Subdesarrollo, llamado tambin Ayuda al Desarrollo, el criticado por esos incontrolados con pauelos de cuatreros a la boca que suelen poner la nota festiva y provocar la convocatoria de los guardas de la porra en las Cumbres del Banco Mundial y el G7 o G8 o los Hombres G que sean ya a estas alturas del cuento chino.

Luego viene el captulo de las modalidades de todas esas financiaciones, de si la generosidad prestamista es multilateral (que de dnde iban a sacar sus dineros el Banco Mundial y compaa) o de los bancos de andar por casa que todos conocemos, y si el inters es fijo o variable, etc., pero t, que hace aos que tienes suegra, seguro que ya tienes tambin hipoteca y sabes que esos detallitos son las cosas de la vida y que ni t ni los capos de la Banda tunecina ni menos, claro est, los esquilmados contribuyentes de Tnez tenis ninguno nada qu decir sobre las condiciones de todo ese tinglado de las financiaciones.

Y si te da por pensar que ya va siendo hora de que algn economista sin nimo de lucro abra tienda en las plazas del Bienestar para esplicarle a la gente el rollo de la Ayuda al Desarrollo, te equivocas: los hay a porrillo, pero casi no se les oye. La censura en el Estado del Bienestar del Capital se hace por ruido y atolondramiento de las mayoras, frente al mtodo del silencio por amenazas, cierre de medios y prisin o desaparicin de dscolos que domina en dictaduras como la tunecina.

En 1995 los representantes del gobierno de Tnez firmaron en Bruselas el primer Acuerdo de Partenariado (bonito palabro de los pedorros de Bruselas: lo llaman tambin libre cambio euromediterrneo, y no s qu es peor) con la Unin Europea, que no ha servido ms que para empeorar la situacin de endeudamiento que la Dictadura de Ben Ali va acumulando para los tunecinos, mientras que la Banda ampliaba las fuentes de financiacin de regalillos para sus nios y mujeres.

Y el gobierno tunecino se ve obligado a esforzarse ao tras ao por mantener a Tnez subdesarrollado (eso quiere decir: en desarrollo), para as estar en condiciones de demostrar con datos en la mano, con estados de contabilidad nacional crebles y que respondan a los ms exigentes criterios de pulcritud y justeza en la elaboracin de las cuentas pblicas, que la economa de Tnez sigue sin levantar cabeza, Allah nos ampare, a pesar de los turistas que afluyen sin parar (nuevo aeropuerto programado en Enfidha, cien km al sur de Tnez capital, con capacidad final para 30 millones de pasajeros en 2008 y coste estimado en 384 millones de euros que se van a financiar con deudas para ver si de una vez se desarrollan estos tunecinos), a pesar de los fosfatos que se esportan al mundo entero, a pesar de las boyantes redes de putas y hoteles y los olivares y los dtiles y la sumisin y abnegacin de los tunecinos y tunecinas durante tantos aos de bonanza y desarrollo como suele recitar Ben Ali en sus discursos y propagandas internacionales. Porque si los que se reparten los capitales de la Ayuda al Desarrollo no son capaces de demostrar el Subdesarrollo, se acab el Negocio: donde se ve que la Ayuda al Desarrollo sirve fundamentalmente para mantener le Subdesarrollo.

Y es que los dineros (capitales) de la Ayuda al Desarrollo van derechos a los administradores de la Banda, que se lan sus puros y canutos con el papel de todos los convenios, contratos y pactos que firman dentro y fuera de su territorio, mientras que los intereses que hay que ir pagando mes a mes a los generosos financiadores internacionales (nuestros Jefes), que como ya te he esplicado doblan con creces los capitales recibidos, se sacan con las tcnicas de esquilmo y despelleje habituales (impuestos, estorsiones de mafiosos) de los millones de tunecinos que deben contribuir con su sangre y silencio al confort y la abundancia del Estado del Bienestar del Capital en el que vivimos nosotros.

Un ejemplo entre miles de cmo invierte y gana sus dinerillos el Banco Mundial (con todo lo que tiene detrs, no crean que ese Banco es slo un nombre o alma sin cuerpo). Segn dice El mismo en su propia pgina web, el 9 de junio de 2005 se aprob la concesin a Tnez de un prstamo (el prstamo 73040) con los siguientes datos y fines de evidente importancia y fundamento:

SECTOR PRIVADO/FINANCIACIN

Prstamo de ajuste de competitividad econmica IV (prstamo 73040)

Cantidad inicial concedida: 150 millones de US$

Fecha de aprobacin: 9/6/2005

Fecha de efectividad: no disponible

Fecha de cierre: 30/6/2007

Organismo de Ejecucin: Ministerio de Desarrollo y Cooperacin Internacional (de Tnez)

El programa apoyar objetivos de desarrollo que se refuerzan mutuamente: a) mantener un marco macroeconmico sano y reactivo, en particular mediante la profundizacin de la consolidacin presupuestaria y el fortalecimiento del marco presupuestario a medio plazo; b) mejorar el clima de la inversin privada en Tnez e incrementar las oportunidades de inversin privada, y c) reforzar la capacidad del sector financiero para financiar el crecimiento, mediante el apoyo a iniciativas para reducir el volumen de morosidad, continuar reforzando el marco normativo para la intermediacin bancaria, y fomentar fuentes de financiacin alternativas.

(traducido libre pero fielmente del ingls)

Habr por ah quien se crea que es su escasa preparacin en las Ciencias de la Economa, los Presupuestos y las Cuentas Pblicas lo que le impide saber para qu entrega el Banco Mundial 150 millones de dlares a un Gobierno como el de Tnez, o qu significan cosas como un marco macroeconmico sano y reactivo, fortalecimiento del marco presupuestario a medio plazo y otras lindezas por el estilo, pero es que el desfase o alejamiento de la lengua de esas llamadas Ciencias respecto de la lengua comn que entendemos todos es clave para poder tomar el pelo al personal, a la mayora: los Ejecutivos de la Empresa y la Administracin tienen que hablar un lenguaje malamente entendible por sus secretarias, o de lo contrario estas cooperadoras necesarias en la estafa a los de abajo podran ir con el cuento a quin? Tienes razn: es difcil saber a dnde se podran dirigir esas secretarias comprensivas con datos tan mollares para comprender el Timo, cuando los medios de comunicacin que adormecen y entretienen a la gente estn en poder de los timadores.

Y como ests en el mundillo de los negocios, te dir que no inviertas en Tnez: all slo funcionan las grandes inversiones estranjeras dirigidas a adquirir, por el procedimiento de las privatizaciones, bocados escogidos de antiguas empresas pblicas-- cementeras, cadenas hoteleras (para turistas del Bienestar), bancos, telecomunicaciones, seguros, todo lo que da dinero en gordo por basarse esos negocios en la venta y cobro de necesidades sentidas (reales o falsas) de las muchedumbres por cuyo Bienestar vela el Estado del Capital: los ms de diez millones de tunecinos, con sus Ncesidades Bsicas para el Desarrollo y los impuestos que se les cobran, son tambin un buen negociete, no como el de los doscientos o trescientos millones de estadounidenses, pero todo un negociete a escala tunecina. Las multinacionales, con la cooperacin necesaria de la Banda, encuentran sin dificultad esos sectores estratgicos que les permiten esprimir su parte de los tunecinos (esto es lo que el Banco Mundial, en sus hermosas pginas web a colores donde espone los logros y las esperanzas que de su esforzada labor financiadora se van concretando para solaz de tunecinos y tunecinas, llama private participation in infrastructure). Las multinacionales no saben ni preguntan nada acerca de calabozos, torturas, policas secretas, palizas en comisara ni cosas de psimo gusto por el estilo: sus accionistas pagan a los ejecutivos para ganar dinero, no para que anden por ah haciendo preguntas incmodas.

Cualquier empresuca de verdad (quiero decir: que sirva para dar de comer a alguna familia y suministre alguna cosa necesaria a la gente) que prospere en tierras tunecinas tiene que elegir entre a) contribuir desmesuradamente al pago de su supervivencia y seguridad a la Mafia o b) pasar a integrar a buen precio el reino de las empresas controladas por Ella.

Unos amigos de por aqu comentaban hace no mucho qu podran decirles a los turistas bienestantes para que sus viajes a Tnez ayudasen en lo posible a darles a Ben Ali y sus mafias la patadita en el culo que no se animan a darle todava el Boss de la Casa Blanca ni sus secuaces. Y llegaron a una conclusin: venid, turistas, pero venid a hacer preguntas a la gente, porque si vuestro nico plan es comeros los cuscuses y tostaros las pieles sin enteraros de la mala vida que dan al pueblo tunecino los que se guardan las divisas con que pagis la estancia, la verdad que lo mejor que podrais hacer es quedaros en las azoteas de vuestras casas y aprender a haceros el cuscs solitos con ayuda de alguno de esos libros de recetas con que despistan su aburrimiento las amas de casa del Bienestar. Y no tengis miedo de hacer preguntas, decan aqullos: el turista es sagrado y el Rgimen est ah para mimarlo.

As que ya sabes, Reimon: ven a Tnez y consigue que vengan cuantos ms, mejor, pero no te olvides de chapurrear el francs (si es que no te has lanzado al rabe) para preguntarles a los tunecinos o tunecinas que te vayas encontrando entre las sombrillas y los refrescos de las vacaciones cosillas como: Sabe ust cuntos presos polticos hay en este pas? O sta: Por qu hay tantos policas en este pas? O: Por qu todos los jvenes tunecinos se quieren marchar a vivir al estranjero? Por qu no hay casi peridicos en los quioscos? Tenis cobertura de Seguridad Social? O, ya en confianza: Y ust qu hace para derrocar a Ben Ali? Y otras que se te ocurran a ti con ese ingenio fino que tanto te ha ayudado en la vida de comerciante y en la otra, tuno.

Es verdad que muchos de tus as interrogados preferirn no saber nada de lo que estn oyendo, como que se harn los sordos por istinto de conservacin. Pero tambin lo es que el costante murmullo que se oye entre los muchos que pasan las horas delante de una tacilla de caf por las terrazas de todo el pas saldr enriquecido de posibilidades, de potencia, gracias a vuestras inquisiciones de curiosos y preguntones bienestantes.

Y si encuentras a uno o una que quiera traducirte esta carta al ingls, al francs, al japons u otras lenguas de turistas bienestantes por el estilo, pues mndame las traducciones para que podamos colgarlas de alguna pgina web y as acaso se enteren otros como t de estas Noticias de Tnez, de manera que puedan aprovechar ms sus vacaciones y volver a sus mercados de origen un poco mejor preparados para la vida. Quin sabe qu formas tendrn los Regmenes que hayan de esperimentar todava los sbditos del Bienestar hasta el fin de la Historia y el Tiempo, y si no les vendr bien a todos ellos conocer un poco de los entresijos del sucio Benalismo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter