Portada :: Mundo :: Nepal, rebelin en el techo del mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2006

Nepal: La ONU puede hacer un poco ms

Marty Logan
IPS


La labor de la Organizacin de las Naciones Unidas para fiscalizar la vigencia de los derechos humanos en Nepal es apreciada y criticada por activistas de este pas que derroc el autoritarismo apenas a fines de abril. Pero nadie quiere que el personal de la ONU se marche.

El flamante gobierno nepals prometi el 5 de este mes que se hara justicia con las vctimas de la revolucin de abril, en un paso considerado fundamental para terminar con la impunidad de larga data en esta nacin del Himalaya.

"Se sabe quin orden los disparos en Katmand y otras localidades en las que 19 personas murieron y decenas ms estn desaparecidas", record el parlamentario Ishwor Pokharel el 4 de mayo al hablar en la restablecida Cmara de Representantes. Poco despus, el cuerpo aprob por unanimidad la creacin de una comisin judicial destinada a juzgar a los sospechosos, inform el diario The Kathmandu Post.

Ms de 6.000 personas resultaron heridas, decenas fueron alcanzadas por balas de goma y miles ms brutalmente golpeadas por la polica durante las tres semanas de protestas democrticas contra el rgimen absolutista del rey Gyanendra, quien haba disuelto el gobierno civil en febrero de 2005.

Progresivamente, se fue sumando poblacin a las manifestaciones, al punto de que cientos de miles de personas inundaron las calles de la capital obligando a Gyanendra a reinstalar el parlamento, que haba sido disuelto en 2002.

A cargo de seguir muchas de las cientos de protestas y manifestaciones que se desataron en este pas de Asia meridional estuvo el personal de la oficina instalada en Nepal por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la canadiense Louise Arbour.

La labor de la Oacnudh durante estos acontecimientos, al igual que otras desarrolladas en su primer ao de presencia en Nepal, ha sido objeto de elogios y de crticas.

"No creo que tuvieran suficiente personal para controlar todas las manifestaciones, los golpes y los asesinatos. Pero aun con ms funcionarios, la gente dice que slo eran observadores, no podan intervenir", dijo en una entrevista un experimentado activista de derechos humanos y dirigente de la sociedad civil, Padma Ratna Tuladhar.

"Nuestro personal intervino permanentemente ante los responsables de los abusos recordndoles sus obligaciones. No es competencia de esta agencia de la ONU intervenir fsicamente como fuerza de mantenimiento de la paz", declar el jefe de la Oacnudh en Nepal, Ian Martin, en una entrevista realizada en su despacho, a pocos minutos del congestionado centro de la capital.

La presencia de la Oacnudh "tuvo cierto efecto al reducir el alcance de las violaciones" de los derechos humanos, sostuvo la abogada Mandira Sharma. Aunque a la agencia le llev casi un ao entero instalarse de modo correcto y disponer del personal necesario.

La Oacnudh tiene una oficina en Katmand y cuatro ms en otras partes de este pequeo pas situado entre China e India. Su presupuesto total para el periodo 2006-2007 es de 14,1 millones de dlares, buena parte del cual procede de pases occidentales.

La Oacnudh se instal en Nepal cuando el rgimen de Gyanendra incumpli un acuerdo de ltimo momento ante la ahora disuelta Comisin de Derechos Humanos de la ONU, en abril de 2005, dos meses despus de haber perpetrado un golpe de Estado incruento e impuesto el toque de queda.

Gyanendra se justific alegando que el gobierno derrocado era ineficaz para combatir a la poderosa guerrilla maosta.

Por entonces, muchas organizaciones de derechos humanos reclamaban duras sanciones del foro mundial contra el rgimen.

Pero casi de dos semanas despus de que el "poder popular" derrotara a la monarqua absolutista, Nepal vive una primavera poltica.

Retorn la democracia multipartidaria, y la guerrilla maosta declar el alto el fuego indicando su disposicin a participar en conversaciones de paz serias y a apoyar un sistema poltico republicano. El parlamento le correspondi y se comprometi a organizar elecciones para una asamblea constituyente encargada de redactar un proyecto de constitucin y decidir el destino de la monarqua.

La Oacnudh tiene condiciones para trabajar en este nuevo contexto, indic Martin, quien lleg a Nepal el 7 de mayo de 2005.

"Nuestro mandato actual cubre gran parte de lo que se necesita para controlar un cese del fuego, por lo que considero que la oficina puede cumplir un rol muy importante haciendo todo lo necesario para respaldarlo", aadi.

La agencia posee elementos "de valor" para la tarea como "una comunicacin establecida con los maostas () y una relacin de respeto con las fuerzas de seguridad", sostuvo Martin.

Adems, "creo que en las ltimas semanas hemos visto a la mayora de los dirigentes polticos en la crcel, as que puedo decir que ellos tambin nos conocen", agreg rindose.

"Hay un amplio consenso acerca de que la presencia de la agencia de derechos humanos de la ONU ha sido beneficiosa. Debe ampliarse su mandato a incrementarse su capacidad" de accin, sostuvo la jefa de la organizacin de derechos humanos Amnista Internacional, Irene Khan, elogiando el trabajo del foro mundial en un artculo publicado en marzo en la revista Himal Southasian.

El nuevo gobierno nepals no ha hecho ninguna declaracin oficial sobre la Oacnudh, cuya misin termina en abril de 2007.

Sin embargo, el Partido del Congreso Nepals, del primer ministro Girija Koirala, considera que la presencia de la agencia "es imprescindible hasta que puedan asegurarse los derechos humanos", seal su secretario ejecutivo en funciones, Shobhakar Parajuli.

"Cuando les pedimos que reportaran las violaciones de derechos humanos, respondieron correctamente", dijo Parajuli a IPS.

La presencia de la agencia de la ONU dio confianza a los activistas nacionales de derechos humanos. "Comenzamos a sentir que estaban ah en caso de que los necesitramos", relat Sharma, directora ejecutiva de la organizacin no gubernamental Foro de Defensa, que inspecciona las condiciones de las prisiones y de los detenidos.

Ella tambin cree que la oficina puede desempear un rol importante en el mantenimiento del cese del fuego y la observacin de las elecciones.

Empero, su mandado tiene una falla, pues los resultados de sus investigaciones no pasan automticamente a los fiscales locales, sostuvo Sharma.

"Debe haber un procedimiento por el cual todos los casos que investiga (la Oacnudh) sean llevados a juicio. Despus de todo, luchamos mucho para permitir que esa agencia realizara investigaciones", subray Sharma.

Martin acept que su oficina ha avanzado poco en cuanto a las demandas de responsabilidad de la sociedad civil. "Estamos frustrados por la forma en que se desarrolla el procesamiento de los miembros de la fuerzas de seguridad involucrados en serias violaciones a los derechos humanos", admiti.

El 2 de mayo, el relator especial de la ONU sobre tortura, Manfred Nowak, quien haba visitado el pas el ao pasado, seal en Ginebra que "las torturas (practicadas por las fuerzas gubernamentales y maostas) son moneda corriente" en este pas.

Las detenciones ilegales y las desapariciones forzadas son el principal problema que persiste a pesar de la presencia de la Oacnudh, seal Martin.

Varias veces Martin recomend otorgar poder al sistema judicial para investigar y procesar a los oficiales uniformados responsables de abusos contra civiles.

Segn el activista Tuladhar, mucha gente quiere que la oficina sea "ms activa y tenga mayor influencia".

Pero "s lograron llamar la atencin de los nepaleses y de la comunidad internacional respecto de las violaciones (de derechos humanos) lo que impidi que el gobierno las repitiera", agreg.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter