Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-05-2006

El gas boliviano potencia a Brasil
Lder socialista previ el expansionismo de Petrobras

Wilson Garca Mrida
Servicio Informativo Datos & Anlisis


El gas boliviano nunca dej de ser imprescindible en la estrategia de industrializacin y potenciamiento energtico del Brasil. La historia de su venta, que arranc con las negociaciones entre los dictadores Banzer y Geisel en 1974, est ntimamente ligada con la transformacin de Petrobras en la empresa estatal ms importante de Latinoamrica, segn advirti en su momento el lder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, quien muri asesinado durante el golpe narco-militar de 1980.

De hecho, siguiendo el enfoque de Quiroga Santa Cruz, la transnacional brasilea jams habra prosperado como en la actualidad sin el gas boliviano que comenz a ser inyectado desde 1996 gracias al gasoducto construido por Snchez de Lozada.

En su libro Oleocracia o Patria, una pieza maestra de periodismo investigativo que Quiroga Santa Cruz termin de escribir en 1977 durante su exilio en Mxico, el asesinado lder socialista adverta que Brasil es, a diferencia de Bolivia, un pas cuyas estructuras de hidrocarburos son ms petrolferas que gasferas, pues de un total de 1.869 pozos productivos perforados hasta 1970, slo 84 fueron productores de gas; mientras que Bolivia, a la luz de estadsticas contemporneas, tiene una reserva probada de 27 trillones de pies cbicos que abarcan a ms de 70% de sus pozos en explotacin, frente a slo 8 trillones existentes en el Brasil, segn datos de Internacional Energy difundidos en el ao 2002.

Puesto que Brasil no dispone de una produccin gasfera nacional compatible con sus necesidades y que, adems, ninguna fuente de provisin le es ms conveniente que la que le ofrece Bolivia por la proximidad y, consecuentemente, por el medio de transporte empleado (gasoducto), lo que le permite una notable disminucin del alto costo del flete martimo que hoy debe pagar por sus importaciones ultramarinas, es claro que ninguna operacin le interesa tanto como la formalizada por Geisel y Banzer, escribi Marcelo Quiroga Santa Cruz hace tres dcadas.

La resistencia nacional contra ese negocio y la cada de Banzer en 1978 fren la venta de gas al Brasil; pero sta se reactiv durante el gobierno de Paz Zamora en 1992 y se consum con Snchez de Lozada en el 96 con la construccin del gasoducto a Curumb.

En la dcada de los setenta, Petrobras, entonces dominada por capitales privados extranjeros invertidos por el Banco Mundial y trasnacionales como Phillips Petrolium, Gulf Oil Company y Volkswagen, intent consolidar una industria petroqumica usando como materia prima la gasolina para producir plsticos, fertilizantes, detergentes y fibras sintticas; pero esa industria fracas porque la gasolina generaba otros subproductos no rentables. Para evitar esa quiebra, el Estado brasileo asumi las deudas de los inversores extranjeros; desde entonces Petrobras tiene una administracin dominantemente estatal; pero para captar nuevas inversiones privadas en su estructura accionaria necesitaba contar con el gas boliviano, segn la explicacin de Quiroga Santa Cruz.

Actualmente, Brasil importa 25,2 millones de metros cbicos diarios de gas boliviano, que son consumidos en las regiones sur, sureste y centro-oeste del pas, que cuentan con ramificaciones del gasoducto Bolivia-Brasil. Es el mismo volumen que ya se haba programado en 1974 mediante los acuerdos Banzer Geisel.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter