Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-05-2006

A propsito de la Reforma laboral
Crnica de un Acuerdo anunciado

Antonio Doctor
Rebelin



Cuestiones de una casi olvidada lgica: Premisas y conclusiones

Casi dos aos de supuestas negociaciones entre el Gobierno, la patronal y los nicos sindicatos que ambos reconocen como "representativos" (representan a menos del 20% del total de los trabajadores entre los dos), llamados UGT y CC OO, dos aos durante los cuales la precariedad, que todos decan querer eliminar, no dejaba de crecer, han dado a luz un ratn, una vuelta de tuerca ms en el mismo sentido de las anteriores: meter ms dinero en el bolsillo de los empresarios sin tocar ninguno de los problemas que han creado las anteriores reformas: generalizacin de los contratos precarios y en fraude de ley y abaratamiento del despido, que hace que se vaya difuminando la diferencia entre empleo fijo y precario. Como compensacin, para maquillar la fealdad del engendro, algunas limosnas para algunos desempleados y cargarle al FOGASA de unas indemnizaciones que descargan del empresario. Reflexionemos un poco, sobre las verdades ms elementales, que nos dicen que todo esto estaba cantado:

1. No han sido los trabajadores quienes han instituido la precariedad en el empleo, sino los empresarios.
2.Segn dice el prembulo del Acuerdo a que han llegado, los empresarios tienen tanto inters en reducir (incluso eliminar) la precariedad como los trabajadores y el gobierno. Para eso dicen haber iniciado el "dialogo social" en 2004 y haber constituido esta mesa en marzo del 2005.
3. Durante todo ese perodo la precariedad no ha hecho ms que aumentar.

Primera conclusin, visible hasta para el ms lerdo de los trabajadores: Tanto los sindicatos como el gobierno estaban durante todo ese tiempo sometidos a un permanente chantaje por parte de los empresarios. Lo ms lgico es que los sindicatos y el gobierno se hubiesen negado a sentarse con los patronos mientras estos siguiesen practicando en sus empresas lo que en la mesa decan querer eliminar.

Segunda conclusin: El aumento de la precariedad pone bien a las claras que los empresarios se sienten muy a gusto y ganan mucho dinero con la precarizacin del empleo. Lo que demuestra que no es cierto que quieran reducirla o eliminarla. Si fuese as no necesitaban sentarse a negociar con nadie. En su mano est acabar con ella. Si se prestan a "negociar" sobre eso es para fingir que hacen concesiones y sacar algo a cambio. Qu sacan a cambio? Segn datos del propio sindicato CC OO, "Las empresas ahorraran cada ao 4.200 millones con la reforma." Cifra que coincide con la que haban calculado los expertos del Ministerio de Trabajo en julio del ao pasado (4.600 millones anuales) a la vista de las exigencias de la patronal CEOE que finalmente han sido acordadas.

Mientras tanto, com el sistema de sanciones actual no se ha cambiado desde que se cre el Estatuto de los Trabajadores hace 25 aos, los contratos en fraude de ley, problema principal que genera la precariedad, seguirn funcionando a todo vapor, dado que las multas son ridculas.

Conclusin global: Las rebajas para los empresarios y las bonificaciones sern un hecho real desde que entren en vigor las reformas, as como la reduccin de las indemnizaciones en los nuevos contratos "indefinidos". Por el contrario, los supuestos beneficios para los trabajadores en lo que toca a la reduccin de la temporalidad siguen en el aire porque estn sometidos al albur de las mil y una triquiuelas en las que son bien duchos los empresarios y sus asesores para sortear los aparentes obstculos que este Acuerdo coloca a la precariedad.

Otras reflexiones: Mientras que estamos viendo a los sindicatos firmantes perseguir y acosar en las empresas (en muchos casos en connivencia con los empresarios) a todos los grupos sindicales de izquierda que plantean otras alternativas de lucha, no vemos a las organizaciones patronales denunciar ni tomar ninguna medida contra los empresarios que vulneran las leyes para reducir sus costos laborales. Nosotros, a la grea; ellos, una pia. Si colocsemos el supuesto de que hay empresarios mejores y peores, no seran precisamente los mejores los que arrastran a los peores a aceptar este acuerdo, sino que sera a estos ltimos a los que se premia con estas medidas, al mantener inalterada la situacin creada con la maraa de modalidades de contratos de trabajo que se fueron creando y seguir ignorando el principio de causalidad en esa variedad de contratos. Habr que recordar que la aparicin de los contratos-basura result ser un poderoso incentivo para la creacin de millares de pequeas empresas-basura, de usar y tirar, subcontratadas en el ltimo grado del escaln que form la pirmide de las subcontratas? Los "negociadores" lo ignoraron olmpicamente, y las "reformas" no afectan para nada a ese nuevo mercado de trabajo, compuesto, no por obreros, sino por esos nuevos "aprendices" de empresarios que se disputan como buitres la carnaza creada por el desempleo y la inmigracin, legal o ilegal.

Los incentivos y las bonificaciones a los empresarios son una aceptacin implcita de las tesis que defienden los empresarios: "No se crea empleo porque sale muy cara la mano de obra". No vale que en otros foros en medios obreros o en las publicaciones sindicales se afirme que eso es mentira y que estamos por debajo en costos laborales de otros pases de la UE. Las concesiones en el terreno de los costos en la mesa de negociacin son hechos tangibles, mientras que los discursos a los trabajadores son simples palabras.

Arriba y abajo del sindicalismo

Esto nos lleva a examinar cual ha sido la posicin que han tomado los sindicatos firmantes de cara a los trabajadores y para justificar la firma.

Como viene sucediendo desde hace algunos aos, estos sindicatos articulan dos discursos, bien diferenciados, segn se dirijan a los poderes pblicos y a la opinin pblica o a los trabajadores y delegados sindicales en las asambleas o en las conversaciones con los trabajadores en las empresas. Hay que lamentar que el discurso preparado para las intervenciones pblicas y los documentos para divulgar por los sindicalistas "de arriba" es el que caracteriza la imagen del sindicato para los que nunca pisaron, si no es como visita, un centro de trabajo. Lo que los sindicalistas "de abajo" hacen y dicen en un centro de trabajo, es (obligado por las circunstancias) otro discurso muy distinto, lo que no obsta para que mantengan su fidelidad al aparato. Pero, al contrario que en el discurso anterior, este no tiene cronistas que lo divulguen ni tericos que reflexionen sobre esa otra imagen del sindicato. Nada se escribe sobre las vicisitudes del sindicalismo "de abajo". Y eso a pesar de que es mucho ms rico en matices y ms revelador del papel real del sindicalismo en esta sociedad.

Haremos un contraste para que resalte mejor la diferencia del discurso:

En la introduccin del Acuerdo figura el siguiente prrafo:

"El Acuerdo responde al objetivo compartido por el Gobierno, las Organizaciones Sindicales y las Organizaciones Empresariales de que la sociedad espaola alcance unos mayores niveles de desarrollo econmico, calidad en el empleo, bienestar social y cohesin territorial."

Podran los sindicalistas que estn a "pie del tajo" decir esto a los trabajadores con la cara de quien se lo ha credo, en la situacin actual marcada por un permanente chorreo de deslocalizaciones y anuncios de reducciones de plantilla, que les sirven a los empresarios para exigir reducciones de salarios y alteraciones de los horarios laborales que terminan por colocar al trabajador en la misma situacin del burro de arar, que se le saca del establo cuando le parece bien al dueo, en funcin de las alteraciones climatolgicas? No, no pueden, porque les caeran encima.

Cmo lo presentan entonces ante los trabajadores en foros en los que no hay testigos incmodos? Primero, si alguno ha ledo esa introduccin y les pide una explicacin, le responden invariablemente que eso es retrica, cuestin de diplomacia y buenas maneras, para poder entenderse con ellos. Que en realidad "se ha sacado lo que se ha podido", "la mesa no daba para ms" "El desempleo les ha hecho fuertes" "Sin nuestra presencia lo hubieran hecho por decreto, y por supuesto, peor" y otras frases de ese tenor que venimos oyendo habitualmente de su boca en los centros de trabajo. As pues, lo que prima en sus discursos es la propagacin de una calculada resignacin. Calculada porque se ha demostrado ya muchas veces en los ltimos aos, que cuando una plantilla se pone en pie de guerra, demostrando con hechos que la resignacin no es tan inamovible como ellos la presentan, se han lanzado invariablemente a ponerse a la cabeza de la protesta para tomar la batuta y prcticamente imponer la calma (y recuperar la extraviada resignacin) por medio de amenazas, con ayuda del chantaje de la empresa, de los medios de difusin y de los poderes pblicos, echando mano de la polica en ltima instancia.

Haciendo "marketing": UGT

Pero veamos un poco en detalle como lo presentan UGT y CC OO a sus afiliados. La exposicin del Acuerdo de UGT en su pgina Web no se anda por las ramas. Un corto y conciso texto que titula Importante avance del Dilogo Social hacia la mejora de la calidad y estabilidad del empleo y de los derechos de los trabajadores.

Inicia el texto con el prrafo de la introduccin al Acuerdo citado ms arriba. Naturalmente, al asumir que esos son los objetivo comunes, enumera a seguir todos los puntos "en positivo", sin apuntar ningn posible peligro ni esbozar cualquier asomo de duda respecto a los resultados. Termina con este prrafo:

Este borrador de acuerdo mejora los derechos existentes, genera otros nuevos y contribuye, desde la mejora de la estabilidad del empleo, a impulsar el modelo de crecimiento econmico, equilibrado y duradero necesario para Espaa.

En otras instancias aparece una curiosa simbiosis entre UGT y el PSOE. Jess Membrado, ex secretario general de UGT-Aragn, hoy diputado y Portavoz Socialista de Trabajo en el Congreso de los Diputados publica en El peridico de Aragn el da 11de mayo de 2006 una colaboracin que titula "Un Acuerdo Laboral realista". Entre otras cosas dice que: "... es un acuerdo ambicioso en cuanto a los contenidos, porque dejando de lado algunas propuestas tanto de la patronal como de los sindicatos, abarca reformas, con diferentes grados de intensidad, en los problemas ms importantes de nuestro mercado de trabajo, como es el de la temporalidad, cuya tasa triplica la media de la Unin Europea. En todos los tramos de edad tenemos la mayor tasa de temporalidad, sean hombres o mujeres. Igualmente, en todas las ramas de actividad duplicamos ‑como mnimo las medias de la Unin".

El uso y abuso de esta comparacin, que tan frecuentemente aparece en las publicaciones sindicales nos lleva a ver aqu un fenmeno parecido al del rgimen de lluvias en el continente: aqu llueve menos que en Inglaterra o Alemania. Porque una afirmacin de este tipo debe llevar lgicamente a un anlisis y consecuentemente una crtica, o bien del carcter del empresariado que padecemos, o bien de unas leyes mas tolerantes con sus abusos, o bien de ambas cosas juntas. Pero nunca vemos en esos medios ni en esos sindicatos la necesaria denuncia que debera acompaar a esa constatacin.

Termina diciendo: "El consenso total que se ha conseguido ocasiona una mayor aceptacin social, que seguro aumenta su eficacia. Pero adems, pone a las partes firmantes detrs de un mismo objetivo: rebajar la temporalidad cambiando una cultura empresarial habituada a ella sin valorar su rentabilidad y su eficacia, por otra que combine la flexibilidad imprescindible con la seguridad, tal como demandaba el informe de la comisin de expertos de enero de 2007, que constituy el prlogo de este proceso de dilogo."

Membrado, sindicalista de toda la vida, conoce muy bien la "cultura" del empresariado con el que tratamos. La imposibilidad de este tipo de sindicalistas para llamar a las cosas por su nombre, debido a esa mezcla de respeto y temor que sienten ante las jerarquas sociales, le lleva a intentar vendernos la idea de que los empresarios van a prestar odos a las recomendaciones de los sindicalistas (siendo que, en el fondo de su alma los siguen considerando como arena en los engranajes de su proceso de produccin) para modificar una "cultura empresarial" que les proporciona jugosos beneficios, entre los que se cuentan alcanzar este tipo de Acuerdos. Es manteniendo esa cultura como pueden seguir arrancando ms y ms concesiones, como podremos ver en los aos venideros, en los que veremos nuevos Acuerdos, tan anunciados como este.

Haciendo "marketing": CC OO

CC OO, fiel a la ambigedad que la caracteriza desde que se transform en una central sindical al uso, difunde un comunicado mucho ms extenso, titulado: Contenidos y comentarios del borrador de acuerdo para la mejora del crecimiento y el empleo
Este no cita nada de la Introduccin al Acuerdo. Coloca unas "Consideraciones iniciales" en las que hace un histrico del llamado "Dilogo social". Al contrario que UGT, no afirma que haya un objetivo comn, sino que dibuja, aunque con trazos leves y difusos, un cierto enfrentamiento entre los sindicatos de un lado y Gobierno y empresarios de otro. Y no falta la nota pattica: "Cerrar esta nueva negociacin con un acuerdo refuerza el valor del dilogo frente a las decisiones unilaterales y, con ello conseguimos abrir camino a parte de las propuestas sindicales". Es decir, nos sentamos porque s no lo hacemos y no firmamos un acuerdo, ser peor para nosotros. Cabe preguntarse, si es verdad que se sientan en inferioridad de condiciones, porque no hicieron un proceso abierto, con informacin puntual y fluida de las propuestas iniciales del Gobierno y la patronal, asambleas informativas, etc. para involucrar a todos los trabajadores en la presin sobre la mesa de negociacin.

Despus del Prembulo el documento tiene 8 pginas con dos columnas, en la primera coloca los puntos del Acuerdo y en la segunda coloca los comentarios a cada punto. Lo nico que no cita ni comenta es el punto de las bonificaciones a los empresarios, que en el Acuerdo ocupan una pgina, detallando supuestos, cantidades y duracin de la bonificacin. CC OO ni los cita, quizs porque es la parte ms escandalosa del Acuerdo. Sus comentarios al resto de los puntos oscilan entre lo inocuo y la apreciacin positiva con matices. Deja la impresin de que solo obtendr frutos si se materializan los flecos que han quedado colgando.

Los de abajo

Queda por examinar otro protagonista, que aunque nadie parezca pensar en ello, tambin tiene algo que decir en esta palestra: Los trabajadores.

Los que rondamos los sesenta hemos conocido una situacin en la que los empresarios se vean en muchos casos forzados a darte un aumento de salario para que no te marchases de la empresa. Unos tiempos en los que pareca que haba una correspondencia lgica entre tu comportamiento con la empresa y la respuesta que esta te daba. Por otra parte, las empresas no queran tener mala fama entre los trabajadores y tambin tendan a cuidar las formas. Su exigencia sobre los rendimientos era un hecho general y admitido por los trabajadores. "Solo falta que me ponga una escoba en el culo para que barra mientras ando", era un dicho general. Se saba lo que quera el empresario de nosotros, tanto el de las buenas como el de las malas maneras. Pero tambin se era consciente de la fuerza propia, se saba que cogera un berrinche si le decas: Me prepara la cuenta para tal da, que me voy. Es decir, que se saba que en ciertos momentos, estaba obligado a contenerse, y que eso nos daba un cierto margen de maniobra. Y no era como consecuencia de una determinada "cultura empresarial", que dira Membrado, sino una consecuencia de una cierta correlacin de fuerzas que estaba forzado a asumir.

La aparicin de un creciente desempleo desata la avaricia del empresario y le cambia los modales. Naturalmente, no de la noche al da, sino de una forma paulatina, a medida que nuevas experiencias en el da a da con los trabajadores le van convenciendo de que puede ganar terreno. Para empezar, va desapareciendo su preocupacin por la imagen de la empresa entre los trabajadores de la zona, y ante la sorpresa de muchos trabajadores ingenuos, que crean que era natural e inamovible aquella correspondencia entre tu comportamiento y la respuesta de la empresa, son otras razones que desconoces las que ahora priman para dirigir la poltica a seguir con el personal. Razones de eficiencia, de funcionalidad, de productividad, nuevos planes que pueden desembocar en una degradacin de tus funciones, un empeoramiento de tu vida laboral e incluso en la eliminacin de tu puesto de trabajo. La aparicin de las ETTS, de los contratos a tiempo parcial, de "formacin" y "prcticas", que encubren en muchos casos la simple explotacin a ms bajo precio, etc. etc. hacen el resto. Lo que tenan, aparentemente de humanas las relaciones con los superiores (en lenguaje laboral) va desapareciendo y va saliendo a la luz y hacindose visible la verdadera condicin de los trabajadores en la sociedad de clases que trajo el capitalismo: Fuerza de trabajo a la que se explota (puesto que se le remunera con menos valor del que genera) para enriquecerse y acumular capital. Pero el hecho de que se haga ms visible que antes por haber cambiado las circunstancias no quiere decir que los trabajadores lo vean, lo interioricen y se rebelen contra esa condicin, a todas luces brutal y deshumana. Hay un efecto de inercia de la situacin anterior sobre el presente que hace como que perdure la ilusin de mantenerla y los grandes cambios irreversibles se quieren ver (contra toda evidencia) como accidentes pasajeros, coyunturales. Precisamente es esa inercia la que explotan los sindicatos para hacerse or por los trabajadores, prometiendo futuros cambios en la "cultura empresarial" para intentar distanciarlos de la realidad del capitalismo actual y de paso, alejarlos tambin de aquellos que nos afanamos por lo contrario, esto es por acercarlos a ella. Una prueba de ello es por ejemplo el uso y abuso del concepto "contrato fijo" para embellecer el Acuerdo, cuando, si se le va eliminando el monto de las indemnizaciones y se deja en la legislacin al arbitrio de la empresa la readmisin o la indemnizacin, el concepto pierde todo su contenido positivo para el trabajador. Se transforma en otra cosa, que se acerca cada vez ms al despido libre.

Pero atravesando todo ese proceso, o superponindose a l, el dicho de "la escoba en el culo" sigue vivo y se transmite de padres a hijos. La experiencia continuada es la que marca a fuego y no hay retrica que pueda ocultarle a un trabajador que es lo que quiere de l el empresario. Otra cosa es como responda el trabajador, si rebelndose o haciendo zalemas y reverencias. Pero que lo sabe, lo sabe. Esta es la razn por la que la mayora de los trabajadores han recibido con indiferencia el acuerdo y no se interesan mucho por conocer su contenido. Hay como una sensacin de dj vu. El hecho de que los empresarios, bogando en las tranquilas aguas de la paz social, lo acepten y lo firmen (naturalmente dejando caer en las publicaciones de Economa que estn a su servicio, la "insuficiencia" de la reforma, actitud obligada para redondear la escenificacin del "todos ganan algo y todos pierden algo") es suficiente para saber lo que se puede esperar de l.

Otras reacciones

Daremos un somero repaso a las reacciones a la firma que han aparecido desde diferentes instancias. Tomamos de Europa Press las declaraciones de los polticos y partidos de un lado: Vergara, Secretario de Estado de Economa, Joaqun Almunia, PP, PNV y ERC. Del lado empresarial, Fomento del Trabajo, patronal catalana, Pimec y ATA (Federacin Nacional de Trabajadores Autnomos), Confesbank, Agett (Asociacin de Grandes Empresas de Trabajo temporal) y el IESE de la Universidad de Navarra. Tambin los sindicatos USO y la CDC (Confederacin de Cuadros) han salido a la palestra. Mis comentarios, en negrita.

Vegara: "El acuerdo es un muy buen acuerdo y responde adecuadamente a los objetivos que se marcaron el Gobierno, organizaciones sindicales y organizaciones empresariales", dijo Vegara en rueda de prensa al trmino de la reunin de ministros de Economa de la UE. Se mostr convencido de que "va a dar buenos resultados". No importa si Mendez dice, en su asamblea de Delegados de Pamplona despus de la firma que el acuerdo es "el resultado de un equilibrio de contenido, de la bsqueda de un punto de encuentro entre posiciones que inicialmente estaban muy alejadas" Cada uno sigue su papel en el guin. El de Mndez, hablando entre Delegados Sindicales, es el de quien ha luchado por lograr algo y lo ha conseguido.

Almunia (EUROPA PRESS): El comisario europeo para Asuntos Econmicos, Joaqun Almunia, afirm hoy que la reforma laboral que han firmado Gobierno, patronal y sindicatos "va en la direccin correcta", si bien consider que sern necesarias ms medidas. En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Almunia seal que el mercado laboral espaol presenta "claroscuros", pues aunque es capaz de crear mucho empleo, un tercio del mismo sigue siendo temporal. "El mercado laboral tiene unos claros muy brillantes y unos oscuros muy claros", subray. Otro ex sindicalista reciclado e instalado donde quizs nunca so, soltando las lindezas que se esperan de un cargo como el que tiene. Pero no se olvida de apuntar que nada ha concluido con este Acuerdo.

PP por boca de Arias Caete. (Tomado de EUROPA PRESS) Pese a que desde el Partido Popular se ha tildado de positivo este acuerdo por cuanto ha seguido la senda del consenso y el dilogo, Arias Caete matiz que "los dos aos de Dilogo Social exigan un acuerdo con maysculas que abordara todos los elementos de modernizacin y reforma del sistema para permitirle cumplir con los objetivos de la Estrategia Europea de Empleo". "Las pretensiones iniciales del Gobierno han quedado minimizadas y reducidas", aadi. Vyase observando que tampoco para estos la reforma est acabada. Esa ser la tnica de todos los que siguen.

PNV (EUROPA PRESS) - El viceconsejero de Empleo del Gobierno vasco, Juanjo Loroo, critic hoy la reforma laboral firmada ayer en Madrid entre el Ejecutivo central, los sindicatos CC.OO. y UGT, y las patronales CEOE y CEPYME al considerar que "apuesta por combatir la temporalidad de una manera ms nominal que real" y que "sigue hurtando competencias relacionadas con el empleo al Ejecutivo de Vitoria."

El Gobierno vasco, adems, tiene dudas "de que sea una herramienta realmente eficaz para hacer frente al problema de la temporalidad", y cree que "puede convertirse a medio plazo en un abaratamiento real del despido" con la consecuente "prdida de derechos de los trabajadores". Novedad: El PNV preocupado por la prdida de derechos de los trabajadores. Y sin olvidar de arrimar el ascua a su sardina.

ERC (EUROPA PRESS).- El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tard, asegur hoy que el principio de acuerdo para la reforma laboral que sellaron ayer los agentes sociales y el Ministerio de Trabajo se queda "corto" porque se esperaba una reforma "de ms calado", y critic que los "grandes ausentes" de ese acuerdo sean los jvenes. En ese contexto, ya anunci que su grupo parlamentario quiere que el decreto se tramite como proyecto de ley para poder enmendarlo en el Congreso.

As, Tard lament que en el caso de los jvenes no se haya utilizado el contrato de formacin como plataforma para la incorporacin al mercado de trabajo y que se intente terminar con la temporalidad de los contratos a cambio de abaratar el despido. "Adems, el problema no son slo los jvenes 'mileuristas' --los que cobran un salario en torno a los 1000 euros-- sino los muchos que ni llegan a esa cantidad", recalc.

El portavoz republicano seal que, aunque la reforma incluye algunos "contenidos positivos para intentar afrontar el mal endmico de la contratacin en cadena y la temporalidad", despus de tantos meses de negociacin "se esperaba mucho ms" y una propuesta "de mayor calado". "Se echa en falta apuestas valientes hacia otros mbitos de necesaria reformulacin como los relativos a la conciliacin de la vida laboral y familiar", aadi. La ambigedad parece ser la marca de la casa de ERC.

Vamos al campo empresarial:

Fomento de Trabajo: (EUROPA PRESS) La patronal catalana Fomento del Trabajo abog hoy por "continuar con el dilogo social" con los sindicatos con el objetivo de lograr una reforma laboral que "elimine rigideces, facilite la adaptacin de las empresas a los cambios y estabilice el mercado de trabajo". Fomento lanz esta propuesta tras la firma del acuerdo para la reforma laboral entre el Gobierno, la CEOE y los sindicatos UGT y Comisiones Obreras. A juicio de la patronal catalana, "sin la flexibilidad en la gestin de los recursos humanos no es posible incrementar la productividad que permita a nuestros productos y servicios ser competitivos en unos mercados globales".

Asimismo, consider que el dilogo con los sindicatos "debe legitimarse por sus resultados". Por ello, opin que, "si stos son insuficientes, le toca al Gobierno ejercer su responsabilidad en inters de la economa y del progreso social". Por ello, consider que patronales y sindicatos deben "avanzar en medidas adaptadas a la realidad de cada empresa" con la el pacto para la reforma laboral y en la negociacin colectiva sectorial y combatir "las rigideces en el tiempo de trabajo, en la movilidad geogrfica y funcional, en la adaptacin a los cambios de los mercados y de las estructuras productivas", que, a su juicio, perjudican a las empresas y a sus trabajadores.

Obsrvese que esta declaracin la hace Fomento despus de firmado el acuerdo. Pero la andanada de quejas que lanza es en s una exigencia de ms cambios, ms reformas. Ni se molesta en abrir cualquier expectativa en torno a lo firmado. Por ah se puede juzgar la importancia que le da.

Pimec y ATA (EUROPA PRESS) El presidente de la patronal catalana Pimec, Josep Gonzlez, y el presidente de la Federacin Nacional de Trabajadores Autnomos (ATA), Lorenzo Amor, calificaron hoy como "decepcionante" y una "mera operacin cosmtica" de "poco calado" la reforma laboral firmada entre el Gobierno y los agentes sociales.

Asimismo, mostraron su sorpresa por la "rpida" resolucin del acuerdo y por su coincidencia en el tiempo con un acuerdo sobre formacin profesional que, segn indicaron, deja al margen a las comunidades autnomas y los agentes sociales autonmicos.

Las dos organizaciones recordaron que al inicio de las negociaciones pidieron "valenta poltica" para plantear una reforma integral --en lnea de lo que los diagnsticos de la UE, OCDE y el grupo de expertos que disearon las propuestas para la reforma para el Ministerio de Trabajo-- si no exista "la necesaria responsabilidad" de los agentes sociales implicados.

Otra de las crticas de ambas organizaciones se centra en que la reforma est "especialmente pensada para grandes empresas", sin tener en cuenta las necesidades de las pymes los autnomos, "grandes olvidados en esta reforma laboral".

En este sentido, lamentaron que la reforma "slo incluye parches a determinadas cuestiones", encaminadas a resolver el tema de la temporalidad del trabajo, pero que "no entran a fondo en este debate".

Evidentemente, los pequeos empresarios quieren ms. No dicen qu, pero la referencia a "los diagnsticos de la UE, OCDE y el grupo de expertos" es suficientemente elocuente. En plata: Ms barato el despido, ms desregulacin, ms precarizacin. Me equivoco?


Confesbank (EUROPA PRESS).- El presidente de Confebask, Miguel Lazpiur, seal hoy que la reforma laboral pactada entre el Gobierno, la CEOE y los sindicatos es "la mejor que puede haber en estos momentos" y consider que "no ser para mal, sino para bien", aunque admiti que "se poda haber ido ms lejos". En una entrevista concedida a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Lazpiur asegur que le hubiera gustado que ELA y LAB hubieran aceptado los trminos de la reforma laboral que ser aprobada hoy, aunque destac que sta ser aplicada a las empresas y trabajadores vascos, "sin ningn tipo de duda". Otro que habla de distancias (ms lejos) pero no de direccin (Hacia donde?). No hace falta, ya nos la figuramos.

AGGET: (EUROPA PRESS) Agett, integrada por Adecco, Alta Gestin, Flexiplan, People, Randstad y Vedior-Laborman, destac en un comunicado que los negociadores de la reforma han valorado el trabajo de las ETT's como agentes que aportan "mximas garantas al trabajador y flexibilidad a la empresa", y todo ello dentro de un marco de total transparencia para el regulador.

"Esto lo demuestra el planteamiento normativo que, por primera vez, define concretamente la cesin ilegal de trabajadores y reafirma a las ETT's como nico operador autorizado legalmente para ejercer esta actividad", subray.

En Espaa, las ETT's slo gestionan el 14% de todos los contratos temporales, mientras que la tasa de temporalidad se sita en el 33%. Sin embargo, en Europa la tasa de temporalidad media es del 13% y las ETT's gestionan ms del 40% de los contratos temporales.

Segn Agett, el resultado global de la reforma laboral es un avance, aunque "tmido e insuficiente". Por ello, consider que ser necesario acometer ms medidas, de carcter ms ambicioso, para evitar que la legislacin se quede atrs y se convierta en un freno al desarrollo econmico. Otro que sabe que esto es pan para hoy (aunque no de hoy) y hambre para maana. Y ms que preocuparles la temporalidad en s, lo que parece preocuparles es que los empresarios no necesitan de las ETTs para deleitarse con ella. Quizs han descubierto que les sale hasta ms barata...

IESE (EUROPA PRESS).- El profesor y titular de la Ctedra de Economa y tica del IESE, Antonio Argandoa, consider hoy que la reforma laboral pactada entre Gobierno, patronal y sindicatos es slo "cosmtica" y no resolver los problemas del mercado laboral espaol, entre ellas la temporalidad.

Argandoa, miembro del consejo de redaccin de los "Comentarios de Coyuntura Econmica" que edita esta escuela de negocios, consider que las medidas pactadas no resolvern el problema de la temporalidad, pero s tendr "efectos positivos a corto plazo de cara a las elecciones generales con la reduccin de las cifras de paro".

En un almuerzo-coloquio con periodistas, Argandoa cuestion el hecho de que se use "dinero pblico y parte del supervit del Estado" para subvencionar a determinados colectivos, como jvenes o mujeres, a los que se ofrecern "contratos recortados y protegidos".

Asimismo, fue especialmente crtico con la patronal CEOE, al considerar que "las empresas espaolas no tienen inters en promover otra solucin". "Con el pacto alcanzado tendrn a los sindicatos tranquilos y lograrn mano de obra barata va contratos temporales e inmigracin", argument.

Por su parte, el director del IESE en Madrid, Juan Jos Toribio, tambin carg contra la reforma. "El Gobierno est muy contento, la patronal tambin, los sindicatos lo mismo, y tambin el PP. ", sentenci. A su juicio, "nadie ha consultado al contribuyente, que es quien deber subvencionar los nuevos contratos".

Toribio estim que la solucin a los desequilibrios del mercado laboral en Espaa pasa por "reducir las indemnizaciones en caso de despido y aumentar las cuantas de la proteccin del seguro de desempleo", en lnea con lo que han hecho en Suecia, Dinamarca y Noruega.

La voz de los expertos, que tampoco son muy optimistas. Obsrvese el cariz de sus recomendaciones. Dan en el clavo con lo de "Con el pacto alcanzado tendrn a los sindicatos tranquilos..." Pero cuando afirman que "Si todo el mundo est contento es que han reformado muy poco", estn, acaso sin saberlo, descubriendo el pasteleo: Todo el mundo contento...menos los trabajadores, que no cuentan en el mundo del IESE.

Finalmente las posiciones de la USO y de la Confederacin de Cuadros:

USO (EUROPA PRESS).- El sindicato USO denunci que la reforma laboral, firmada hoy por el Gobierno, patronal y sindicatos mayoritarios, "no va a dignificar ni mejorar la calidad del empleo", sino que fomentar un "incremento de la contratacin temporal, como paso previo a una posterior conversin en indefinida -que no alcanzar a todos- con el consiguiente abaratamiento de los costes". USO lament tambin que el acuerdo no aborde el cambio estructural en profundidad que necesita el mercado de trabajo, y le acusa de "poner parches a un modelo contractual que viene haciendo agua desde hace tiempo". Pocos son los trabajadores que no saben an lo que es la USO. Solo falta que nos diga sinceramente (si puede) que habra hecho si hubiese estado convidado al banquete.

CDC (EUROPA PRESS).- Confederacin de Cuadros y Profesionales (CPP) consider hoy "insuficiente" la reforma laboral firmada por Gobierno y agentes sociales, si bien admiti que contiene elementos positivos para mejorar la estabilidad en el empleo.

Para el sindicato, los aspectos ms destacables de la reforma los constituyen el lmite al encadenamiento de contratos temporales, el plan de transformacin a indefinidos, y las modificaciones en subcontratacin, entre otros.

Por el contrario, CPP lamenta que, a la hora de negociar la reforma, las partes no hayan tenido en cuenta la jornada laboral, que aunque legalmente est limitada, "no es menos cierto que sta se incumple sistemticamente".

"Sorprende que el acuerdo haya pasado por alto esta faceta del control de la jornada, tan ntimamente ligado a la calidad en el empleo, mxime cuando desde el Gobierno se postula la puesta en marcha de medidas que favorezcan una mejor y ms adecuada distribucin de la jornada", concluy.

En una rueda de prensa ofrecida hoy en la capital alavesa, Loroo se refiri a los aspectos ms importantes de la reforma. En este sentido, respecto a la previsin del contrato con despido de 33 das de cmputo para la indemnizacin por ao trabajado, y no de 45 como hasta ahora, dijo que "no tendr un efecto determinante para las empresas en los primeros de vida laboral de un trabajador".

Sin embargo, cuando se acumulan estos derechos y un empleado lleva varios aos en una empresa la reduccin "s puede tener su efecto", porque "disminuye el coste de la indemnizacin", con lo que "se reducen tambin los derechos de los trabajadores respecto a la situacin actual". "Adems, dentro de unos aos nos encontraramos con trabajadores de dos clases: unos amparados con el derecho de 33 das de indemnizacin y otros amparados con el derecho de 45 das de indemnizacin, lo que sera una injusticia", apunt. Viniendo de donde viene, hasta merece una alabanza. Como tampoco estaba en la mesa, puede permitirse una reflexin acertada.

Finalmente, reproduzco aqu un texto publicado en "El Peridico de Aragn" en el que aparecen las declaraciones de algunos "expertos". Y un cuadro estadstico de la situacin de la temporalidad en Espaa. No aadir comentarios, se trata de informacin que creo valiosa para completar el cuadro.
Los expertos prevn unos efectos limitados de la reforma laboral
El peridico de Aragn, 15 de mayo
Antonio Fuentes , Barcelona

La reforma laboral que se aplicar a partir del 1 de julio tendr un efecto limitado en la lucha contra la temporalidad, segn la opinin mayoritaria expresada por varios expertos. Algunos de ellos, que formaron parte del grupo de sabios del Ministerio de Trabajo, consideran exagerada la cifra de 1,5 millones de conversiones de eventuales en fijos anunciada por el ministro, Jess Caldera.

El arraigo de los contratos temporales, que se dispararon en la dcada de los 80 como va de flexibilidad, y la estructura sectorial de la economa espaola impedirn que la reforma consiga algo ms que una reduccin de unos puntos de la tasa de eventualidad, situada ahora en el 33,3% de los asalariados.

Luis Toharia, catedrtico de la Universidad de Alcal de Henares, fue uno de los expertos a los que Trabajo, los sindicatos y las patronales pidieron consejo para la reforma laboral. Considera interesantes las medidas contra el encadenamiento de contratos (con un mximo de 24 meses) y la subcontratacin, aunque advierte que es probable que su eficacia sea limitada, porque si las empresas necesitan esos mecanismos buscarn la forma de hacerlo sin vulnerar la ley.

Asimismo, matiza que la conversin automtica en fijo no impide que la empresa pueda reaccionar despidiendo a ese trabajador, lo que actualmente es fcil y no excesivamente caro. Toharia concluye que, contra la temporalidad, no existen grandes y milagrosas recetas.

Otro de los sabios consultados por el ministerio, el ex presidente del Consejo Econmico Social y actual socio de Garrigues, Federico Durn, sostiene que las medidas acordadas son apoco ambiciosas y muy alejadas del informe de la comisin de expertos. Al no incidir en el cambio de modelo laboral y econmico ‑dice‑, la reforma tendr poco recorrido frente a problemas estructurales.

Jess Cruz Villaln, catedrtico de la Universidad de Sevilla y otro experto del ministerio, destaca que se trata de un acuerdo modesto pero positivo teniendo en cuenta las materias que han quedado fuera y las complicaciones de la negociacin. Es necesario cambiar el sistema productivo ‑afirma‑, porque mientras la economa se base en la construccin y el turismo de sol y playa, habr una temporalidad muy alta.

CAUSAS DE LA TEMPORALIDAD
En el supuesto de que se consigan un milln de nuevos fijos, advierte de que la tasa de temporalidad slo bajar hasta el 27%. Cruz Villaln destaca que hay factores con ms peso que la ley en la temporalidad, como demuestran las grandes diferencias entre comunidades a pesar de tener la misma normativa.

Salvador del Rey, socio de Cuatrecasas y catedrtico de la Universidad Pompeu Fabra, no prev una conversin masiva debido a las incertidumbres econmicas de algunos sectores. Es previsible que suceda como en 1997, cuando hubo una reduccin de varios puntos y una neutralizacin posterior, aadi. Sin embargo, considera que el pacto es positivo pese a ser limitado.

La subvencin de 800 euros por pasar un eventual a fijo favorecer a las empresas pequeas y a los empleados con sueldos bajos, segn Rafael Ortiz, de Garrigues.

El mapa: precariedad heterognea

SECTORES TEMPORALES
Las bolsas de trabajadores con contrato temporal se concentran en los sectores considerados estacionales. La agricultura y la ganadera, con una tasa de 63,1 %, encabeza la lista de sectores precarios, seguida de la construccin (56,1%), actividades del hogar (47,9%) y hostelera (41,6%).

ADMINISTRACIN
La reforma laboral tambin afectar a los empleados pblicos. La tasa de eventualidad de la Administracin est situada en un 22,3%, con una cifra de 273.200 temporales.

LOS MS ESTABLES
Las actividades con ms estabilidad laboral son la intermediacin financiera, con una tasa del 15,8%, y las industrias extractivas y manufactureras, con un 21,2% y un 23,8%. Los sindicatos Vinculan los reducidos niveles de eventualidad con la presencia de delegados en las empresas y los sectores y la negociacin de las conversiones de temporales en fijos en los convenios colectivos.

JVENES AFECTADOS
Los menores de 30 aos suman casi la mitad de los temporales del sector privado

La eventualidad en cifras

Por sectores

Miles de ocupados eventuales

En % del total del sector

Agricultura y ganadera

298,6

63,1 %

Construccin

1.095,3

56,1 %

Actividades del hogar

359,3

47,9 %

Hostelera

418,8

41,6 %

Actividades sociales y servicios personales.

217,7

35,1 %

Pesca

11,2

34,7 %

Actividades sanitarias y veterinarias

333,4

31,8 %

Actividades inmobiliarias

441,8

31,4 %

Comercio y reparacin de vehculos

557,1

36,7 %

Transporte

234,5

26,1 %

Industrias manufactureras

642,2

23,8 %

Administracin pblica

273,2

22,3 %

Industrias extractivas

13,2

21,2 %

Intermediacin financiera

68,3

15,8 %







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter