Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2006

Representa el nacionalismo iran un riesgo de guerra en Oriente Prximo?
La prohibicin de armas nucleares atae a todos los Estados

Rmy Herrera
L Humanit

Traducido del francs para Rebelin y Tlaxcala por Jos Luis Dez Lerma


Al igual que Iraq, Irn no es slo la cuna de alguna de las ms grandes civilizaciones humanas, especialmente la dinasta Aquemnida, que le dio al pas un Estado y al mundo el conjunto arquitectnico de Perspolis. Irn es a su vez, y sobre todo hoy da, un pas relativamente desarrollado, que disponemedio de infraestructuras, de una slida industria (petrleo, siderurgia, automvil, adems de la produccin de medicamentos, casi gratuitos para la poblacin) y de un sistema de educacin y de investigacin de alto nivel.

Aunque el Estado est muy presente en la economa iran, el rgimen no es por naturaleza incompatible con la integracin en el sistema capitalista mundializado. Al contrario, los principios en los que se basa este rgimen del Islam poltico, citando a Samir Amir, encuentran un lugar perfectamente adecuado en una visin de la gestin neoliberal de la economa. La persistencia del conflicto que enfrenta a Irn a la hegemona de los Estados Unidos desde 1979 no significa que este pas haya puesto en duda (o haya tenido la intencin de hacerlo) los pilares del capitalismo en su territorio.

No es por ello que la nacin iran, como tal, deje de ser fuerte: sus principales componentes, las clases populares y las clases dirigentes, no quieren ver a su pas integrase en una posicin sumisa en el sistema mundial tal y como ste est concebido. Este poderoso nacionalismo iran, y que histricamente tuvo un papel ms bien positivo, explica en gran medida los avances reales de la modernizacin de la capacidad cientfica, tecnolgica, industrial y militar, emprendida por los sucesivos regmenes del sah o del jomeinismo. Irn es uno de los pocos Estados del Sur que sigue manteniendo un proyecto nacional burgus. Que pueda llevarse a cabo o no (lo que es ms probable) es otra cuestin.

As pues, encontramos una contradiccin entre estas dos dimensiones de la realidad iran (la segunda da cuenta de la orientacin en materia de poltica exterior de Tehern) que manifiestan la voluntad de resistir a las imposiciones extranjeras. Ms all del control del petrleo, y por lo tanto de una importante fuente de abastecimiento tanto para sus sumisos aliados (Europa y Japn) como para rivales potenciales (China), los halcones de los Estados Unidos tienen hoy por hoy la tentacin de destruir Irn con una nueva guerra preventiva puesto que el pas tiende hacia una masa crtica capaz de apoyar un proyecto nacional viable e imponerse como interlocutor internacional imprescindible.

El meollo del conflicto se sita, sabido es, en el terreno de la capacidad nuclear que Irn desarrolla; puesto que los Estados Unidos prohben a este pas el derecho a convertirse en potencia militar nuclear y a prepararse para la era post petrleo con el desarrollo de la energa atmica civil. Pero, por qu rechazan tambin la prohibicin general de uso de armas nucleares? Podemos dar crdito a aquello de que contrariamente a los Estados del mal, las democracias nunca las utilizarn? No ha utilizado ya la bomba atmica contra civiles la ms consolidada de esas democracias, incluso si Japn ya haba sido derrotado militarmente por la Unin Sovitica? No son responsables las ms civilizadas de los mayores genocidios de los tiempos modernos, incluyendo a Shoah?

La cuestin de la naturaleza del rgimen de Irn y de su eventual democratizacin debe disociarse de la amenaza de guerra que el imperialismo usamericano hace pesar sobre la cabeza del pueblo iran, amenaza total y absolutamente inaceptable. As como el reconocimiento de los crmenes de Sadam Husein (que afligieron tambin a los militantes comunistas, no nos olvidemos), lo que no legitima de ninguna manera la guerra de agresin que Washington hace padecer al pueblo iraqu, heroico, mrtir. Si tuviesen que declarar la guerra a todas las dictaduras de Sur para instaurar su democracia, digamos que a los Estados Unidos no le quedaran aliados

An renunciando a bombardear los sitios nucleares de Irn, los Estados Unidos no abandonaran la idea de apostar por las contradicciones existentes entre las clases dominantes (poder econmico de la burguesa capitalista) y las clases dirigentes (poder poltico de los ayatols).

En Atenas, a principios del mes de mayo, los militantes del Foro social europeo tuvieron la excelente idea de organizar una movilizacin mundial, sin condiciones, contra toda guerra preventiva con Irn en el punto de mira. Esta campaa completa las que hay que llevar a cabo con urgencia para desmantelar las armas de destruccin de masas, y en primer lugar las armas nucleares, la retirada de las bases imperialistas que se encuentran fuera de su territorio nacional, la marcha inmediata de las tropas de ocupacin de Iraq y de Afganistn y la democratizacin de la ONU.

Texto original: http://www.humanite.fr/journal/2006-05-27/2006-05-27-830553

Rmy Herrera es investigador del Centro Nacional de Investigacin Cientfica de Francia, profesor de economa en la universidad Pars-I y coordinador del Foro mundial de las alternativas.

Jos Luis Dez Lerma es miembro de los colectivos de Rebelin y Tlaxcala (www.tlaxcala.es), la red de traductores por la diversidad lingstica. Esta traduccin es copyleft.



 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter