Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-06-2006

El misterio del Alacrn Azul

Carlos Tena
Rebelin


Hace unos das, comentando el wagneriano tratamiento que se dio en los medios de comunicacin espaoles a la triste desaparicin de la cantante andaluza Roco Jurado, sealaba, hacia el final del artculo, que la infortunada mujer no haba sido informada por ninguno de sus allegados o amigos, de que la medicina cubana, o tambin la llamada medicina alternativa de esta singular isla, posee una de las ms avanzadas e ingeniosas formas de lucha contra esa plaga llamada cncer. Sin embargo, con un candor rayano en la estupidez, los familiares de la cantante prefirieron enviarla a un carsimo centro hospitalario en Houston, donde no hicieron otra cosa que robarles cientos de miles de euros, tratando a la paciente con las mismas armas que en otros institutos homlogos espaoles.

El bloqueo al que sigue sometido esta ejemplar Cuba revolucionaria, tras 46 aos de asedio terrorista por parte de los gobiernos USA, no tiene parangn en la historia de la humanidad, Pero es adems un medio indirecto para impedir a los llamados ciudadanos del mundo libre, que se conozcan los avances que en el terreno de la salud ha logrado el sistema.

Ya es bien conocido, por quienes tenemos la dicha de trabajar y convivir en la isla, que adems de los miles de mdicos que, en misin humanitaria, Cuba enva constantemente por el mundo, a aquellos pases de Asia, frica y Latinoamrica que lo precisan, organismos como el Instituto de Biologa Molecular, donde trabajan heroicamente decenas de investigadores cubanos, ha obtenido espectaculares logros en el combate contra las ms variadas enfermedades; descubrimientos que ese primer mundo dirigido por George W. Bush se niega en reconocer, aunque ello signifique un paso adelante en la lucha por acabar con males que llevan a la tumba a millones de norteamericanos o emigrantes residentes en USA, que no conocen absolutamente nada de la realidad cubana, bien distinta a como se pinta en los medios occidentales. Y si un da desean saberlo y viajan a La Habana, pueden ser sancionados con multas de hasta 100.000 dlares, ms una pena de crcel que podra llegar a los diez aos.

Hace unas semanas, mi amigo David, sevillano que desarrolla un formidable trabajo de colaboracin en tareas agrcolas e hidrolgicas en la localidad de Jagey Grande, me comentaba el caso curioso de una medicina popular confeccionada con un misterioso y, al parecer, eficaz extracto obtenido de la ponzoa del alacrn azul, que ha sido discretamente adoptado como analgsico y anti-inflamatorio por la industria farmacutica cubana, pero del que se oye hablar desde hace 14 aos como un arma bastante eficaz en la lucha contra el cncer. Pero, ojo, que hay desesperados que habindose sometido durante aos a las siempre agresivas tcnicas de la radioterapia, y cuando ya sta se muestra incapaz de aliviar su dolencia, mitigar sus dolores o alargar su vida, creen que el Escozul (nombre bajo el que se distribuye ese lquido) es la panacea contra tan terrible mal. Gran error, pero, sin duda, hay algo mgico y misterioso en su composicin.

Cada maana, en esa hermosa villa matancera que es Jagey Grande, en el campo cubano, a 130 kilmetros al sudeste de La Habana, un puado de personas hace cola frente a una casa de color beige. Una vino haciendo autostop desde la capital. Otra lleg a pie desde un batey cercano. Algunos lo hacen en bicicleta desde localidades prximas. Hubo quien se desplaz hasta all en un bus durante cinco horas, e incluso alguno se present en un Mercedes negro alquilado y con chofer. Todos ellos haban sido diagnosticados como enfermos de cncer, con tumores en el cuello, la vejiga, la matriz; la prstata o el pulmn. Y todos pusieron sus ltimas esperanzas en ese veneno del alacrn azul, originario del centro de la isla, que ya ha demostrado su eficacia en muchos pacientes.

El propietario de la casa es Jos Felipe Monzn. No tiene ningn diploma mdico y, sin embargo, se pasa los das recibiendo a enfermos o a sus parientes y examinando historiales clnicos, para decidir quin sera un buen candidato para un tratamiento, no demostrado cientficamente, que al parecer es capaz de remitir el avance de ciertos tipos de cncer: un brebaje compuesto de agua destilada y unas gotas de veneno de alacrn.

Veamos algunos ejemplos rigurosamente demostrables. Hace tres aos diagnosticaron un tumor en el cuello un paciente y los mdicos recomendaron una operacin. El afectado, en cambio, se decidi por el Escozul. Ahora jura que el tumor se ha reducido mucho y que se siente mejor. Por supuesto, no funciona siempre, dice. Luego, con gesto firme asegura que los pacientes que mejor reaccionan a Escozul son aquellos que se encuentran en las fases iniciales de la enfermedad y an no han recibido quimioterapia. En los ltimos trece aos, a pesar de la cautela del sector mdico cubano, se calcula que 70.000 personas fueron tratadas con Escozul. De los pacientes atendidos por Misael Bordier, el primero en aplicarlo en Cuba, el 97 por ciento inform mejoras. Ya era un dato espectacular, digno de anlisis.

Evidentemente, ante resultados tan extraordinarios las autoridades mdicas comenzaron a superar su escepticismo. Labiofarm, un laboratorio farmacutico del gobierno, lo est probando ahora en ms de 700 pacientes en conjuncin con otros tratamientos tradicionales, tales como la irradiacin que, como todo lo relativo a la medicina en Cuba, son totalmente gratuitos. El laboratorio tiene mucho cuidado en los trminos en los que se refiere a la sustancia, calificndola de analgsica y anti-inflamatoria, aunque en ningn momento la califica oficialmente de anticancergeno.

Bordier, bilogo de Guantnamo, comenz a criar el alacrn azul a principios de los aos 80 y a curar experimentalmente con la ponzoa a ratones y perros (muchos curanderos utilizan las toxinas de araas y culebras para curar una gran diversidad de dolencias), comprobando muy pronto que los animales reaccionaban al preparado con el veneno diluido. Fue posible ver que muchos tumores se reducan visiblemente con un tratamiento ininterrumpido. Finalmente, se enter Monzn, porque su hija de 15 aos estaba en las ltimas fases de un cncer pancretico (el que mat a Roco Jurado) que, a pesar de haber sido tratado con irradiaciones y quimioterapia durante cuatro aos, se haba propagado por el hgado y los intestinos. Tras conocer a Bordier, Monzn le pidi que le diera un poco para su hija Niurys. Mes tras mes, Monzn hizo el viaje de 14 horas cada vez que a ella se le acababa la toxina. La recuperacin de la hija de Jos Felipe fue tan asombrosa, que tanto amigos y vecinos como extraos comenzaron a pedirle que por favor les trajera tambin la ponzoa de alacrn.

Durante muchos aos, este tratamiento sigui adelante gracias a esos hombres: Bordier en Guantnamo y Monzn en Jagey Grande. Aunque al principio fueron rechazados por las autoridades mdicas, no permitieron que les frustraran sus intentos ni dejaron de distribuir la toxina, continuando con sus investigaciones sin abandonar la salud de sus pacientes. Segn mi experiencia, dice Monzn, el 15 por ciento de las personas que han venido a consultarme sufren de cncer en fase terminal con muy pocas posibilidades de curarse, pero el veneno los ayuda a sentirse mejor, a tener una vida ms llevadera. Del 85 por ciento restante, el 30 ha entrado en remisin y el otro 55, aunque no se ha curado, ha sentido mejoras y vivido ms tiempo.

Estas estadsticas llegaron a odos de la preciosa industria biotcnica cubana, una de las ms avanzadas del mundo. En los ltimos 15 aos, este pas ha sido obligada a valerse por s misma luego de que la Unin Sovitica se deshiciera de forma tan brutal, y sin embargo es capaz de desarrollar un gigantesco biotecnolgico. Hoy en da suministra toda clase de frmacos, incluyendo la vacuna de la meningitis, a ms de 30 pases. Sus investigaciones cientficas y el desarrollo de otras vacunas para el cncer de prstata y pulmonar, son considerados tan cruciales, que el pasado junio el gobierno de los EE.UU. se vio forzado a interrumpir su embargo comercial de los ltimos 46 aos, permitiendo que Cancervax, laboratorio con sede en California, estableciera una empresa conjunta con el gobierno cubano

En cuanto a Escozul, cualquier posible cooperacin contina mantenindose en estricto secreto. Las autoridades sanitarias cubanas rehsan dar falsas esperanzas sobre el misterioso veneno de ese alacrn. No se pueden crear expectativas exageradamente optimistas entre los pacientes afectados por ese terrible mal, pero tampoco conviene negar de plano el alivio que miles de enfermos han experimentado tras un tratamiento con ese lquido. Con todo, no hay indicios de que el tratamiento con Escozul vaya a desaparecer en un futuro cercano. Ahora se accede fcilmente a informacin en Internet, incluyendo el Foro Escozul. Mientras, onclogos como el Dr. Donald Morton, director y jefe de ciruga del John Waynes Cancer Institute, en California (EE.UU.), asesor de Cancervax con la colaboracin de Cuba, lo miran an con escepticismo: Perjudica a la ciencia y es injusto brindar falsas esperanzas a estas personas.

Sin embargo, los discretos avances que se han dado en las investigaciones cientficas oficiales durante los ltimos aos, la cautela y silencio de los onclogos y la prudencia de las autoridades cubanas. no impiden que centenares de enfermos y sus seres queridos sigan mirando a esa ponzoa con una fundada ilusin en la mirada. Y como dice un amigo cubano: Carlos, los remedios contra todo estn a la vista. No hace falta ms que fijarse bien.





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter