Portada :: Opinin :: H. Dieterich
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-06-2006

Washington lanza el militarismo alemn y japons contra el Tercer Mundo

Heinz Dieterich
Rebelin


1. El problema: la triple impotencia del imperialismo occidental

La relativa impotencia del imperialismo occidental ---Estados Unidos, Unin Europea y Japn--- ante las condiciones actuales del sistema mundial resulta de tres factores bsicos: 1. su fracaso ante la resistencia en Irak y ante pequeas potencias como Irn y Corea del Norte; 2. la imposibilidad de abortar a las emergentes potencias regionales que co-gobernarn el sistema mundial: Rusia-China, India y, posiblemente, el Bloque Regional de Poder Latinoamericano (BRPL); 3. la incapacidad estructural de ofrecer un sistema econmico racional que pueda neutralizar las contradicciones del sistema capitalista, desactivar a los movimientos de masas, y frenar la lucha sin cuartel por las materias primas y el plusproducto global, que es el centro de gravitacin de toda la poltica contempornea y lo ser, de hecho, durante todo el siglo XXI.

2. La respuesta: centralizacin y fascistizacin del imperialismo occidental

Ante esta crisis estructural, las clases polticas del gran capital han concluido que solo pueden garantizar sus intereses en el escenario mundial contemporneo, bajo dos condiciones: 1. la centralizacin de todas sus fuerzas en una falange imperialista occidental y, 2. la cohesin de esta falange mediante una nueva doctrina imperial-fascista.

2.1 La centralizacin

El marco general de la centralizacin del poder es la alianza estratgica entre la burguesa atlntica ---Estados Unidos y la Unin Europea--- y la japonesa. En este proceso hay polos secundarios, como Polonia, donde Washington construir un nuevo "escudo nuclear antibalstico"; pero su esencia radica en la reactivacin acelerada del militarismo alemn y japons, es decir, de las dos potencias, que desde la Primera Guerra Mundial siempre han figurado como "lderes regionales naturales" de Europa y Asia en la doctrina de poltica exterior de Washington.

2.2 La doctrina

Convertir Estados de derecho burgueses en Estados fascistoides de agresin requiere la modificacin de su superestructura poltica y doctrinal; particularmente, la transformacin imperialista de la Constitucin y de las doctrinas militares nacionales, adems del cambio chovinista del pensamiento social. A tal fin, Washington recluta nuevamente a dos viejos cmplices de la "Guerra fra", que impuso despus de 1945 en Alemania y Japn para construir el American Century: la democracia cristiana alemana (CDU) y el Partido Liberal Democrtico (PLD) del Japn. Si en la "Guerra fra" se derrot a los movimientos anticoloniales/anticapitalistas y su aliado protagnico, el socialismo histrico, hoy da se pretende repetir la hazaa destruyendo a los excluidos y al Socialismo del Siglo XXI.

Y los viejos cmplices funcionan bien. La democracia cristiana alemana, con el apoyo de la socialdemocracia y de las cpulas de todos los dems partidos polticos, salvo el nuevo "Partido de Izquierda", y el conservadurismo japons (PLD) ---que gobierna el pas prcticamente desde hace 1946--- hacen todo lo que est en su poder, para convertir a sus pases en terroristas estatales regionales bajo el mando de Washington.

La nueva doctrina de los subimperialismos alemn y japons es un clonaje de la estadounidense (Nacional Security Strategy 54) y gira en torno al "derecho" de apropiacin del plusproducto y de las materias primas mundiales, particularmente la energa, mediante la guerra de agresin convencional y nuclear. Se trata de una doctrina fascista, dentro de la lgica desarrollada en su momento por el ms destacado jurista de los nazis, Carl Schmitt, para justificar la guerra de agresin de Hitler, entre otras, sobre la base de la Doctrina Monroe estadounidense.

3. El temible poder de la Falange occidental

De esta manera las tres burguesas decisivas del sistema mundial ---la estadounidense, la japonesa y la alemana--- reconocen que su sistema global de explotacin y desigualdad solo puede defenderse contra los pueblos y Estados regionales emergentes, si unifican su poder econmico, demogrfico, territorial y militar en una Falange imperialista. Y, de hecho, renen entre s alrededor del 55 por ciento del Producto Global Bruto y una poblacin de 510 millones de habitantes. En caso de una nueva guerra mundial podra movilizar a ms de cuarenta millones de soldados. Si se amplia ese "eje del mal" con el resto de la Unin Europea, su poder econmico representa alrededor del 75 por ciento del Producto Social Mundial, cerca del 90 por ciento del conocimiento y de las instalaciones cientficas modernas y una poblacin aproximada de 900 millones.

Este bloque imperialista ha declarado la guerra a todo intento de cambio cualitativo del sistema mundial a favor de los excluidos. Se trata de un enemigo extremadamente poderoso y brutal: se trata del principal enemigo de la humanidad.

4. El cambio de la doctrina militar de las Fuerzas Armadas Alemanas

La conversin de las Fuerzas Armadas Alemanas (Bundeswehr, BW) de una fuerza de defensa territorial en una guardia pretoriana de intervencin mundial, est siendo realizada por el gobierno alemn demcratacristiano-socialdemcrata, mediante una redefinicin total de la antigua doctrina militar. Esa redefinicin pretende lograr los siguientes objetivos.

4.1 La represin interna

La primera finalidad consiste en permitir el uso interno de la Bundeswehr mediante el cambio de la constitucin alemana y la redefinicin del "caso de defensa" (Verteidigungsfall). La constitucin alemana prohibe expresamente toda guerra de agresin y el "caso de defensa" es tipificado como "una agresin externa contra el territorio nacional". En el nuevo y todava secreto "Libro Blanco" militar, que el gobierno quiere ratificar hasta el 12 de julio, se equiparan ciertos atentados con el "caso de defensa", a fin de poder declarar el estado de emergencia y usar las Fuerzas Armadas dentro del pas.

La fecha gubernamental del 12 de julio pretende, obviamente, aprovechar la histeria colectiva del Mundial de Futbol, que termina en la noche del 9 de julio, para llevar a cabo la nefasta involucin constitucional del pas. En este contexto tambin son sospechosas las crecientes agresiones racistas de los neonazis contra extranjeros en los ltimos das que parecen sustentar la propaganda del gobierno, de que solo las Fuerzas Armadas pueden garantizar la seguridad de los espectculos futbolsticos.

4.2 Blood for Oil: sangre por petrleo

El segundo objetivo de la nueva doctrina militar consiste en legalizar el uso de las Fuerzas Armadas para garantizar el suministro de energa, inclusive precios razonables de la misma, y el nivel de vida () de los alemanes. Se establece, en pocas palabras, el derecho de mantener con las armas el actual sistema de explotacin del Tercer Mundo.

El demcrata cristiano F.J. Jung, Ministro de Defensa, dice que es parte de los "intereses de seguridad poltica de la RFA garantizar un suministro libre y seguro de la energa"... "Si terroristascontrolan un estrecho martimo, entonces hay lgicamente un inters alemn en garantizar el libre comercio" del petrleo. Recalca que soldados alemanes ya participan en el Cuerno de Africa en el aseguramiento del suministro petrolero. (BZ) Se garantizar, si es necesario, con la ayuda de las Fuerzas Armadas, aun "en regiones geogrficamente lejanas" el suministro de energa, sostiene tambin el diseo secreto del nuevo libro blanco.

Actualmente, el gobierno y los partidos polticos, con la excepcin del Partido de Izquierda, estn autorizando el uso de la Fuerza Armada alemana en el Congo que es otra zona de materiales estratgicos. En Afganistn acta ya un fuerte contingente militar alemn, por las razones que expuso en 2001 el entonces ministro de defensa socialdemcrata, Rudolf Scharping: "En 25 aos se termina el gas del Mar del Norte, pero en la regin de Afganistn y en el Caucaso hay de todo", al igual que en el "espacio del Mar Caspio". Tiene razn. Por eso ya Hitler dirigi sus divisiones hacia esa regin.

4.3 Consolidar la amenaza nuclear europea contra el Tercer Mundo

Este descarado expansinismo imperialista de la elite alemana coincide con el de los franceses, ingleses, italianos y espaoles. El gur de la poltica exterior de Tony Blair, Robert Cooper, defini en abril de 2002, en su famoso ensayo: "Why we still need empires", ("Porque seguimos necesitando imperios"), a la UE como un "imperio cooperativo" (cooperative empire) que necesita un "nuevo tipo de imperialismo", como "el del Imperio romano". La semana pasada el ministro britnico de Defensa, John Reid expres que, "al combinarse los efectos del cambio climtico global y los mermados recursos naturales se incrementa la posibilidad de conflictos violentos por tierras, agua y energa".

La Ministra de Defensa francesa, Michle Alliot-Marie, dice: "Si Europa quiere difundir sus valores de humanismo y democracia en el mundo, tenemos que actuar, y si es necesario con las armas". Su Jefe poltico, el Presidente Chirac ha amenazado a Irn con el uso de armas nucleares y en enero del 2006 declar que Francia podra usar armas nucleares "para asegurar nuestros suministros estratgicos". La demcratacristiana Angela Merkel, excomunista de la RDA y actualmente Canciller de Alemania, no encontr nada extrao en esta declaracin: consider que es una "doctrina adecuada a los cambios actuales en el mundo".

El enemigo principal de la humanidad: la gran burguesa de Estados Unidos-Unin Europea-Japn

La esencia de esta "doctrina adecuada" es la guerra sin cuartel contra los pueblos del mundo, como muestran las siguientes voces del imperialismo alemn que son representativas para el total de la Falange capitalista.

En 1996, un alto oficial del Estado Mayor alemn escribi en el rgano oficial de las Fuerzas Armadas lo siguiente. "Durante el siglo XXI, los pases ricos, que ahora viven en una coexistencia pacfica entre s, tendrn que defender su buen nivel de vida contra los pueblos de los Estados y regiones pobres () La humanidad se encuentra ante un siglo de escasez. Por cosas, que alguna vez se podan comprar, se harn guerras".

Kurt Biedenkopf, ex Secretario General del Partido Demcrata Cristiano, durante muchos aos miembro del parlamento alemn y profesor de derecho y ciencias polticas, es ms claro an: "Podemos aguantar, si una parte considerable de la humanidad se muere de hambre? Como queremos protegernos contra la demanda de los pobres de la tierra, de compartir con ellos, si casi no estamos dispuestos a compartir () Qu peligros de guerra resultan de estos desarrollos? () Nuestra forma de vivir no se puede generalizar () Esto significa, que solo podremos conservar nuestra forma de vivir, si tambin en el futuro la reservamos para una minora privilegiada: las naciones industriales altamente desarrolladas".[1]

5. Como derrotar a la Falange imperialista occidental?

Esta es la lgica de Winston Churchill y Adolf Hitler, de Franklin Delano Roosevelt y Jos Mara Aznar. Es la esencia compartida por el capitalismo liberal, el demcratacristiano y el fascista: hay que explotar y reprimir al mundo entero, para mantener la "bestia popular" nacional bajo control. De ah nacen la Primera Guerra Mundial, la Segunda y probablemente la Tercera, con su nuevo fascismo.

Hay tres teatros de operaciones donde es preciso derrotar al nuevo fascismo: 1. el militar; 2. el poltico-defensivo y, 3. el poltico ofensivo-estratgico.

5.1 Es evidente que la doctrina de la guerra irregular es el primer dique de contencin de la Falange; pero es igualmente evidente que sin armas nucleares y cohetes balsticos no existe una fuerza disuasiva real. Soberana nacional-regional en el futuro no existir sin armas estratgicas.

5.2 Evitar la conversin de Japn y Alemania en Estados de agresin blica es una tarea impostergable para los movimientos sociales, partidos y Estados progresistas de Europa y Amrica Latina. La creciente irradiacin de la Revolucin Latinoamericana sobre Europa coincide con el ascenso de las fuerzas de centroizquierda en Francia, pero particularmente en Alemania, y debe ser usado para construir una Alianza transatlntica defensiva contra el nuevo fascismo.

5.3 Ninguna guerra se gana con la defensiva, y por eso, la tarea de defensa estratgica tiene que vincularse con la tarea de ofensiva estratgica: el Socialismo del Siglo XXI.

Solo as ser posible derrotar a la Falange occidental que pretende prolongar su obra mundial de terror, iniciada en 1492. De ah la importancia vital para la humanidad entera, de tratar de impedir la transformacin imperial-fascista dependiente de Alemania y Japn, bajo el liderazgo de Washington.

Nota:

[1] Ambas citas del excelente ensayo de Peter Buerger, Deutsche Kriege fuer das "nationale" Interesse?





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter