Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2006

Una revolucin en los medios y modos para la produccin creativa.
Automatismo Psquico

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin/Fundacin Federico Engels


No hay revolucin verdadera del trabajo creador sin revolucin social radical. Los intermedios son falaces. En 1924 se public el primer Manifiesto del Surrealismo que inaugur un captulo importantsimo en el pesar y hacer filosfico, esttico y poltico del siglo XX. Tal manifiesto con vocacin de programa se propone, sostenido por marcos tericos revolucionarios, el desarrollo del Automatismo Psquico como mtodo creativo para la liberacin definitiva del espritu y todas sus fuerzas de produccin creativa:
SURREALISMO: sustantivo, masculino. Automatismo psquico puro por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervencin reguladora de la razn, ajeno a toda preocupacin esttica o moral. ENCICLOPEDIA, Filosofa: el surrealismo se basa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociacin desdeadas hasta la aparicin del mismo, y en el libre ejercicio del pensamiento. Tiende a destruir definitivamente todos los restantes mecanismos psquicos, y a sustituirlos en la resolucin de los principales problemas de la vida. Han hecho profesin de fe de SURREALISMO ABSOLUTO, los siguientes seores: Aragon, Baron, Boiffard, Breton, Carrive, Crevel, Delteil, Desnos, Eluard, Grard, Limbour, Malkine, Morise, Naville, Noll, Pret, Picon, Soupault, Vitrac. El surrealismo al servicio de la revolucin, tarde o temprano.
No toda experiencia de Automatismo Psquico es necesariamente produccin creadora sin embargo parecera ser esta su fuerza orientadora y en no pocos casos su base y sentido. Esa iniciativa de expresar el pensamiento real, es decir, el pensamiento no amedrentado por las represalias de la explotacin, no narcotizado con opio clerical, no domesticado con silogismos clasistas, no es ajeno a la historia contempornea que Hugo Ball desnud con su: No pueden pretender que nos traguemos con gusto el desagradable pastel de carne humana que nos sirven. No pueden exigir que nuestra nariz temblorosa aspire con entusiasmo el hedor a cadver. No pueden esperar que confundamos con herosmo el embotamiento y la insensibilidad que cada da se revelan ms funestos. Tendrn que admitir que hemos reaccionado de forma muy comedida, incluso conmovedora. Los panfletos ms penetrantes no han alcanzado a arrojar suficiente desprecio y sarcasmo sobre la hipocresa generalizada.
Aunque algunos autores gusten de reducir el Automatismo Psquico a un ensayo de imitacin del mtodo freudiano de la asociacin de ideas, la prctica prob, hasta el presente, que el Automatismo Psquico es mucho ms que un mtodo, acaso novedoso o teraputico. Sostendremos aqu que se trata de una herramienta de produccin creadora llena de interrogaciones y desafos con un carcter doblemente revolucionario, dialctico y transformador y una iniciativa de liberacin definitiva no restringida al arte.
Qu es el Automatismo Psquico? Qu influencia tiene en la produccin creadora de imgenes contemporneas? Cmo? Dnde? Cules son sus debates y tensiones ms ricas? Cules son sus contribuciones? Intentar una aproximacin crtica interesada en desentraar las operaciones individuales y colectivas del Automatismo Psquico es el inters principal para nuestro tiempo. Acaso ofrecer algunas respuestas no lineales a muchas de las interrogaciones que suscita el Automatismo Psquico como mtodo para la creacin de imgenes en mbitos diversos de la prctica humana.
Aunque algunos autores, creadores, gusten de negarlo (incluso usndolo unos) el Automatismo Psquico implica un dispositivo que se entromete con problemas de hondura mayscula como el problema de la libertad del pensamiento, la libertad de la expresin y la crtica sobre las hegemonas de la razn burguesa. Se entromete en el debate sobre la realidad, el pensamiento verdadero y la tica. Y sobre todo la apuesta sobre un modelo de produccin que, en su perfil creativo, supondra la emergencia de lenguajes y experiencias nuevos, transformados por el ejercicio de la libertad y como exponentes de las realidades interiores ms prometedoras. Como la poesa, por ejemplo, fraguada en imperativos nuevos.

Parece necesario seguir la ruta entre las definiciones del Automatismo Psquico y sus aplicaciones ms conocidas. Observar sus pasos y sus dilemas. Escudriar los mecanismos mentales y sociales que se activan con su prctica y tratar de reconocerlos en las obras creadas.

Seguir la ruta del Automatismo Psquico desde su definicin en el Manifiesto del Surrealismo hasta, por ejemplo, una de sus expresiones como en la pelcula Un Perro Andaluz. Interesa aqu observar cualitativa y cuantitativamente la produccin contempornea de imgenes e imaginarios que, con el mtodo del Automatismo Psquico, proponen Salvador Dal y Luis Buuel. Se trata de escritura automtica con imgenes flmicas.
Necesariamente el programa del Automatismo Psquico busca contribuir a la produccin creativa de una Filosofa de la creacin de imgenes, desentraando categoras con aplicaciones para, incluso enfrentarse con el problema del entendimiento a fuerza de debates con algunas producciones del Automatismo Psquico. Incluso para saber si entendimiento es un requisito y en todo caso requisito de qu. Incluso para saber de qu entender se trata al servicio de qu ideas y si hay otros entenderes inditos o en ciernes. Incluso para operar crticamente ese entender en un mundo que tiene a ms de la mitad de sus habitantes en la pobreza y la miseria mientras el gasto mundial mayor se invierte en armas guerras y colonizacin. Es eso entendible?
Aqu no nos detendremos en una tipologa exhaustiva sobre el alcance del Automatismo Psquico, eso es materia de un trabajo posterior que pueda dar cuenta sobre la cantidad y calidad de la produccin creativa contempornea que, conscientemente o no, ha recurrido al Automatismo Psquico para impulsar sus experiencias creadoras, en el campo del arte y fuera de l.
Aqu, al menos se busca dar suelo firme al relacionar el problema de la produccin creativa de imgenes y su relacin con el Automatismo Psquico como tcnica concreta contempornea. De cualquier manera pesa sobre este estudio la certeza de que se renen muchas dificultades y que los conceptos aludidos pueden hacerse huidizos y crpticos si no se logra asentar premisas metodolgicas firmes. Pero sea el caso del concepto creatividad, el de la libertad o cualquier otro involucrado en este estudio, hay territorios aun desconocidos y enigmticos que, sin necesidad de fetichismos, resguardamos de las vulgarizaciones ms frecuentes porque con ellas debatimos siempre.
Es falso que el acto creativo sea inexplicable e incognoscible. La produccin creativa, entendida como prctica humana que actualiza dialcticamente lo objetivo y lo subjetivo, es prctica social determinada por su historia, funcin e intereses de clase. Y eso no es poco o menos enigmtico. La produccin creativa est atada a las leyes generales del desarrollo [3] desigual y combinado, determinada por sus marcos terico-metodolgicos y por su grado de desarrollo, es produccin determinada ideolgicamente. No hay creacin hurfana.

Hoy la produccin creativa de la humanidad, dicho en perspectiva y sin negar sus logros mejores, est plagada por los vicios del atraso histrico que vive y reproduce. Produccin creadora alienada y no pocas veces alienante. Especficamente en su relacin objetiva e indisoluble con el trabajo y en la dialctica necesidad-satisfactor.

Tal alienacin creativa sobre la produccin creadora, expresa las contradicciones del desarrollo social especialmente en la realidad concreta del debate capital-trabajo. Caracteriza el sistema de las relaciones capitalistas y la situacin de las personas ante el trabajo y los productos del mismo; el carcter real de las relaciones sociales y el imperio de la degradacin moral y fsica del trabajador, adems, el estado alienado en que se encuentran las fuerzas creadoras capaces de liquidar las condiciones de su explotacin. Al identificar la alienacin del trabajo como base de todas las dems formas de alienacin, incluidas las ideolgicas, se comprenden las deformaciones de la produccin creativa, las falsedades y virtudes resultado de las contradicciones de la vida colectiva real y de la alienacin como caracterstica concreta de las relaciones de produccin del capitalismo (Fetichismo de la mercanca).

Hoy las teoras y herramientas para la creatividad humana son ms poderosas, eficaces, eficientes y estn ms concentradas hegemnicamente que en cualquier momento de la Historia. Hoy la mayora de las maravillas tecnolgicas y las conquistas humanas sirven para encerrar la creatividad en prisiones de miseria y esclavitud. La humanidad es cada da ms pobre. Se frena el desarrollo, se destruyen las fuerzas productivas. Se destruye el estado de nimo, estamos desconfiados, desesperados y desorganizados. No inutilizados.

En su magnitud mayor, por ejemplo, la problemtica de crear imgenes comprende al conjunto de representaciones acerca del mundo y la sociedad, a qu intereses responden, con qu aspiraciones o ideales de clase, en qu contexto social dado y cmo se guan y justifican los comportamientos prcticos. La problemtica de crear imgenes, del tipo que sean, tiene base poltica, econmica e ideolgica, involucra, entre otros, problemas gnoseolgicos, constituidos por contenidos falsos y verdaderos, juicios de valor, recomendaciones, expresiones de deseo... problemas sociales que exigen interrogar los intereses, aspiraciones e ideales de las clases y el lugar que cada clase imagina y ocupa respecto al poder y al sistema de relaciones de produccin ... no se parte de lo que los hombres dicen, se representan o se imaginan, ni tampoco del hombre predicado, pensado, representado o imaginado, para llegar, arrancando de aqu, al hombre de carne y hueso; se parte del hombre que realmente acta y, arrancando de su proceso de vida real, se expone tambin al desarrollo de los reflejos ideolgicos y de los ecos de este proceso de vida. Marx
En la produccin monoplico-imperial de la imagen reina un anecdotario pueril de la mediocridad. El proceso de vida real se diluye en moldes de representacin prefabricados y publicitados como fajas ideolgicas sobre cmo ha de representarse el hombre y el mundo que slo es dueo de una conciencia imposible de modificar porque es parte de su fatalidad... su auto desconocimiento. Representacin de la falsedad como verdad nica. Terminada la Segunda Guerra Mundial triunf un fascismo camuflado en monopolios productores de imaginarios que encontraron rentable la venta de conciencia falsa a precio de verdad nica en la relacin Imagen y poder. Sistema monoplico-imperial de creencias, donde la realidad misma se define como obra de subjetividades, interpreta y justifica las modalidades del poder esclavista como cosa dada fatalmente. Cosa del destino, donde la realidad y su conocimiento importan nada porque no existen. En esta produccin de imgenes e imaginarios reina la razn del capital con silogismos oxidados que, entre ilusiones de magia democrtica, califican lo legtimo, bueno o til del poder monoplico como camino nico.

As, se rinde culto a la explotacin con pelculas, canciones, modas... comportamientos de dominacin, de obediencia hasta el misticismo. Es esta la problemtica de la Imagen bajo el modo de produccin monoplico-imperial en crisis que se dedica a idear tcticas de supervivencia permanentemente. Los pueblos mientras tanto, infestados de farndula e intermediarismo noticioso se ahogan en la miseria.

Si la actividad creadora de la humanidad emerge contradictoriamente, como el trabajo y por el trabajo, de la tensin individual y colectiva entre las necesidades y sus satisfactores, si la actividad creadora se resuelve dialcticamente como desarrollo y ste a su vez se resuelve como produccin creativa, siempre obediente a sus marcos ideolgicos, est claro que la produccin creativa es explicable y cognoscible por los trminos de sus intereses... a qu sirve, a quin, cmo, dnde y cundo. Si la produccin creativa de la humanidad, en todos los mbitos de la actividad social, representa a su Tiempo, es decir le da significado, est claro que en toda produccin creadora existe una tensin interna que sintetiza las tensiones dialcticas de su ser y modo de ser con sus propsitos prcticos de clase. Est claro pues que el acto creativo no es episodio mstico ni arrebato idealista extraterrestre de musas veleidosas. Est claro que el acto creador no es imitacin de los dioses ni privilegio de ellos. Est claro que la produccin creativa no es iluminacin individualista ni ddiva del destino para provecho mercantil de algunos genios. Est claro que el acto creador no es exclusividad de demiurgos, no es reservorio de iluminados, no es luz de artista iluminador mesinico de los espritus. Crear es un trabajo.
Se trata de una prctica humana que evoluciona con la historia y para la historia. Que, a diferencia de algunos usos, debera liberarnos y desarrollarnos a todos. Se trata de una actividad humana colectiva e histrica, que se ha desarrollado de manera desigual, combinada e injusta, que se ha teido con toda clase de misticismos chocarreros. Hay que contribuir a ubicar la produccin creativa en su carcter terreno y transformador, inmediato... en las ciencias, las artes, los deportes, la enseanza... en toda actividad humana concreta. Hay que emplazar un debate y una lucha contra los usos alienantes de la produccin creativa para esclavizar, caracterizarla, denunciarla, combatirla. Hay que esclarecer el origen y propsito de los adjetivos ms comunes asignados a la produccin creativa, para debatir con ellos su compromiso con la libertad y contra la explotacin humana. Hay que restituir al concepto creacin su dimensin como trabajo humano concreto sin omitir el podero magnfico de todos sus enigmas y promesas. Sin omitir su magnetismo, secretos y augurios en el campo concreto de las maravillas humanas. Magia objetiva de la vida concreta.
Este enfoque filosfico sobre la produccin creativa de imgenes con el Automatismo Psquico pretende ser vigilante y prudente aunque radical contra la charlatanera postmoderna. Este estudio est inmerso y comprometido con la dialctica de sus herencias cientficas, estticas, polticas. Lo que intentamos es aprender a aprender. No en solitario. Nos mueve el inters mayor ser til como herramienta de produccin crtica para los trabajadores productores de imgenes e imaginarios y esto incluye a quienes lo estudian que tambin es un trabajo.
Hay que comprometerse con la necesidad de construir relaciones de produccin creativas liberadas de todo cuanto impide el desarrollo pleno de la humanidad hacia sociedades sin miseria, interesadas por la felicidad de todos. Es decir relaciones de produccin creativa en todos los campos del trabajo humano para derrotar lo ms odioso de la Historia que es la explotacin del trabajo de la mayora, la acumulacin de la riqueza y la alienacin de las fuerzas creadoras. Es mucho pedir?
En el Automatismo Psquico est comprometida la liberacin de todas las operaciones mentales. Desde luego no habr libertad mental sin haber revolucin social radical. El estado ptimo del Automatismo Psquico acaso sea el socialismo mismo. Desde el comportamiento natural del cerebro hasta su culturizacin. Est comprometido el humor y el amor, el juego, los sueos, las emociones todas. Est comprometida la fantasa y la imaginacin (produccin de imgenes). Estn comprometidos los sentidos y las pasiones. Estn comprometidas todas las fuerzas de produccin, el trabajo, el ocio y la creatividad.
Parece necesario que la Filosofa se tome en serio el desafo de pensar dialctico sobre el ser y modo de ser del Automatismo Psquico, sus definiciones diversas, alcances y contradicciones, para desentraar entre lo ocurrido con su prctica y lo que aun no pasa, el podero concreto de un programa de bsqueda, lucha y transformacin que, en simultneo, impulsa la destruccin de todo mecanismo alienante y la liberacin definitiva de la humanidad. Es esto poco importante?


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter