Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2006

SOS-Racismo: Dar dinero a pases no democrticos sin control aumentar el sufrimiento y provocar ms muertes
Las directivas europeas para prevenir la xenofobia aprobadas hace tres aos no se aplican en Canarias

La Verdad de Canarias


El 17 de julio de 2002, con fuerte viento de levante, las tropas espaolas desembarcaban por mar y aire en el islote de Perejil. El 18, la noticia ocupaba las portadas de los principales diarios locales y nacionales y la imagen de los infantes de marina izando la bandera nacional cual marines norteamericanos plantando las barras y las estrellas en territorio conquistado se gravaba en nuestras retinas de forma indeleble.

Uno de los diarios tinerfeos ilustraba su informacin de primera pgina con un sumario que deca: Graves enfrentamientos entre marroques y canarios en El Fraile. No era una informacin separada de la principal, era parte de la ofensiva perejilera, nuestro propio frente de combate. La realidad era menos pica. Una vecina, cansada de los ruidos provocados por los nios del vecino, haba hecho una llamada a la Polica Local de Arona, que haba acudido y solucionado el percance sin mayor incidencia. El vecino era de origen magreb. Al da siguiente, la vecina, de El Fraile de toda la vida, explicaba espantada a quien le quisiera escuchar que todo era un invento sin atreverse a desmentir la informacin al peridico directamente por la que se pudiera montar. Los dems habitantes de la localidad aronera, cuando lean la noticia, intentaban recordar a duras penas el momento del da anterior en el que haban escuchado el tumulto, los gritos, los golpes o los tiros del particular frente de batalla que, presuntamente, tenan bajo sus ventanas. Nada lograban recordar, tal vez fuera durante la siesta.

Ese mismo da otra noticia ocupaba las pginas de todos los peridicos de la provincia. Directores y editores, reunidos para el caso, ilustraban con su foto las pginas interiores de sus respectivos medios. Haban firmado un acuerdo por el que se comprometan a evitar la xenofobia y el racismo en el ejercicio de su tarea informativa.

El secretario general de la Comisin Espaola de Ayuda al Refugiado (CEAR), Enrique Santiago, y el portavoz de la federacion de asociaciones de SOS-Racismo, Diego Lorente, denunciaban el pasado 16 de mayo en La Laguna, invitados por el Observatorio de la Inmigracin en Tenerife (OBITEN), el retraso en ms de tres aos en la aplicacin de las directivas de la Unin Europea sobre la creacin de organismos contra el racismo, que podra corresponder a las comunidades autnomas. La lucha contra el racismo no es una prioridad para el Estado espaol, aseguraba. El responsable nacional de SOS-Racismo, Diego Lorente, deca tambin que ante la problemtica detectada en otros pases, aqu no se hace nada, se mira hacia otro lado. El modelo de integracin francs esconde en realidad una discriminacin en mbitos relevantes como la educacin o la ocupacin.

Alertaba tambin del fracaso de las polticas en materia de inmigracin de Espaa y de la Unin Europea, que dan dinero a pases no democrticos sin exigir contrapartidas sociales", lo que en su opinin alarga el sufrimiento y genera ms muertos.

Los flujos migratorios de frica no pueden tener como respuesta un blindaje de fronteras y control policial. Aumentar estos recursos militares y policiales a partir de patrullas, satlites, etc. no hace ms que provocar ms muertes al forzar rutas ms peligrosas, seal.

El Informe anual de SOS-Racismo del 2006 se presentaba en Canarias por primera vez en el acto. El documento, al que ha tenido acceso LA VERDAD DE CANARIAS en su integridad, revela que el Estado espaol y la mayora de pases receptores de inmigracin no han firmado la Convencin Internacional de la ONU sobre proteccin de los derechos de los trabajadores migrantes y sus familias, cuya ratificacin supondra el reconocimiento para los millones de extranjeros que residen en el pas de derechos civiles y polticos.

En el mbito laboral espaol y canario, son las minoras tnicas y la poblacin extranjera no comunitaria las que mayor discriminacin sufren. La vulnerabilidad aumenta para las personas en situacin irregular, indefensas ante el abuso de aquellos empresarios cuyos beneficios son proporcionales a la precariedad de la mano de obra. Ante el ltimo proceso de normalizacin, que se present como una medida para destapar la economa sumergida, muchos empresarios despidieron a sus trabajadores en situacin irregular, imposibilitndoles legalizar su situacin. Muchos de los que consiguieron un contrato, lo hicieron a cambio de costearse ellos mismos los gastos de la Seguridad Social, indica.

Para SOS-Racismo, en el 2005, el 95% de altas de extranjeros en la Seguridad Social fueron de contratos temporales y los sueldos fueron almenos un 16% inferiores a la media estatal.

En el mbito educativo, cada vez es ms evidente el desequilibrio de las escuelas pblicas y las escuelas privadas o concertadas, en relacin a la presencia de alumnado extranjero. En algunos casos, los centros pblicos tienen seis veces ms nios extranjeros que el resto de centros. Esta discriminacin, promueve la guetizacin en las escuelas pblicas, dificulta una atencin adecuada a los alumnos recin llegados, aumenta considerablemente los esfuerzos exigidos al profesorado y pone en riesgo la calidad educativa recibida por estos menores.

Por otro lado, el alquiler o compra de una vivienda digna sigue siendo una utopa para muchos extranjeros: los precios prohibitivos, el abuso, la exigencia de requisitos inalcanzables o la negativa de los propietarios a alquilar a personas procedentes de determinados pases, se traducen en el hacinamiento.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter