Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-06-2006

Fidel Castro e Ignacio Ramonet dialogan sobre la prensa en Cuba

Ignacio Ramonet
Rebelin


Usted me mostr la impresionante documentacin que lee y consulta cada maana para seguir de cerca los acontecimientos del mundo; decenas de cables y de artculos traducidos de la prensa internacional. Y a este respecto quisiera que hablsemos de la informacin en Cuba. La impresin que se tiene es que, aunque hay excelentes periodistas, hay muy poca informacin crtica sobre lo que pasa en Cuba. Cul es su opinin sobre esto?

Fidel- Mire, sinceramente, nuestros rganos de prensa no estn en manos de los enemigos de la Revolucin, ni en manos de agentes de los Estados Unidos. Estn en manos de revolucionarios.

Nuestra prensa es revolucionaria, nuestros periodistas, en la radio, en la televisin, son revolucionarios. Nosotros tenemos muchos peridicos, cada organizacin tiene su rgano de prensa: los trabajadores, la Juventud, el Partido, los campesinos, las Fuerzas Armadas. Hay decenas de peridicos, y todos son revolucionarios.

La impresin que se tiene al leerlos, o al escuchar la radio o ver el noticiero de televisin, es que todo va bien, que slo se consiguen xitos, victorias, que no hay problemas, que nadie est descontento. Es un poco extrao porque imagino que en el propio seno del Partido debe haber debates, y discrepancias y discusiones con mayor fuerza crtica.

Mire, aqu ha habido durante bastante tiempo la tendencia a suponer que los sealamientos crticos, la denuncia de las cosas mal hechas, hacan el juego al enemigo, ayudaban al enemigo y a la contrarrevolucin. Hay temor de informar sobre algo, porque se piensa que puede ser til al enemigo. Y nosotros hemos descubierto que en la lucha contra los hechos negativos es muy importante el trabajo de los rganos de prensa. Y hemos estimulado el espritu crtico. Llegamos a la conviccin de que es necesario desarrollar mucho ms el espritu crtico. Y yo he estimulado al mximo ese espritu crtico porque es un factor fundamental para perfeccionar nuestro sistema.

Claro, sabemos que hay inconvenientes, pero queremos una crtica responsable. Y a pesar de las posibles consecuencias, todo es mejor que la ausencia de crticas.

Ese deseo de crtica responsable podra ir hasta la autorizacin de la libertad de prensa que muchos reclaman?

Si usted llama libertad de prensa al derecho de la contrarrevolucin y de los enemigos de Cuba a hablar y a escribir libremente contra el socialismo y contra la Revolucin, yo le dira que no estamos a favor de esa "libertad". Mientras Cuba sea un pas bloqueado por el imperio, atacado en permanencia, vctima de leyes inicuas como la Helms-Burton o la Ley de Ajuste Cubano, un pas amenazado por el propio presidente de los Estados Unidos, nosotros no podemos dar esa "libertad" a los aliados de nuestros enemigos cuyo objetivo es luchar contra la razn de ser del socialismo.

Unos medios libres seran considerados incompatibles con la Revolucin?

En esos medios "libres", quin habla? De qu se habla? Quin escribe? Se habla lo que quieren los dueos de los peridicos o de las televisiones. Y escribe quien ellos deciden. Usted lo sabe bien. Se habla de "libertad de expresin", pero en realidad lo que se defiende fundamentalmente es el derecho de propiedad privada de los medios de divulgacin masiva. Aqu, en Cuba, se lo digo con franqueza, no existe la propiedad privada sobre los medios de divulgacin masiva. Pero las distintas organizaciones de masas disponen de sus propios medios: los estudiantes tienen el suyo, los obreros, los sindicatos, los campesinos, hasta los militares. Todo el mundo tiene su rgano de informacin, y creme que publican con mucha libertad lo que creen conveniente publicar.

En vez de cuestionar nuestros modos, que son el resultado, la consecuencia de ms de cuarenta aos de resistencia contra nuestro poderoso vecino, valdra la pena preguntarles a nuestros ciudadanos si se sienten o no se sienten libres.

Hay peridicos extranjeros que tambin estn censurados y no se difunden en Cuba.

Mire, aqu se difunden muchos peridicos extranjeros, norteamericanos y europeos. Peridicos importantes, serios.

Nosotros en eso somos ms tolerantes de lo que se dice. Se encuentran en muchos puntos de venta y se pueden comprar con divisas. Los turistas los compran y todo cubano que dispone de divisas los puede comprar y difundir. Eso no es un delito. Nadie le tiene miedo aqu a lo que puedan decir contra la Revolucin esos peridicos, o los canales de informacin como CNN que mucha gente capta sin problemas.

Pero no podemos gastar nuestros recursos -porque tenemos otras prioridades que son la energa, la alimentacin, la salud- en importar esa prensa extranjera. Ese tipo de importacin no es en absoluto una prioridad para nosotros. Y puede ocurrir que se limite la circulacin de tal o cual publicacin porque est haciendo sistemticamente campaas contra nosotros, contrarrevolucionarias. Est difundiendo calumnias, mentiras y falsedades, est tratando de dividir, de crear enfrentamientos. Eso no lo toleramos.

Por qu vamos a aceptar que circule aqu un peridico contrarrevolucionario?

Porque, mire, ellos, que tanto hablan de libertad de prensa, cuando algunas de las cosas que denuncia Cuba no conviene que se sepan, tampoco las publican. Porque usted sabe que cada rgano se debe a una lnea, y las lneas las trazan los que controlan, los que son propietarios de esos medios, unos con ms libertad, otros con menos; aunque hay tambin, no se puede negar, mucha gente independiente.

Usted est satisfecho con el nivel crtico de la informacin aqu?

Bueno, no s si usted ha podido seguir en detalle nuestros rganos de informacin, pero yo le digo que mi ms importante fuente de informacin sobre lo que pasa en el pas, mejor que los informes que me envan el Partido u otros rganos de Estado, la que ms aprecio, es la de los peridicos. Me mantiene al da de cualquier cosa que ocurra. Y yo los leo todos los das, al final del da.

Usted me habla de espritu crtico, pero yo me pregunto: dnde est el espritu crtico en la prensa de tantos pases que pretenden ms democrticos que nosotros? Dnde est el espritu crtico de esos periodistas y de esos canales de televisin, en Estados Unidos, que han apoyado, como verdaderos voceros de propaganda, la guerra del presidente Bush contra Iraq?

La verdad, la tica, que deberan ser el primer derecho o atributo del ser humano, ocupan cada vez menos espacio. Los cables de prensa, los medios, la radio, la televisin, los telfonos celulares y las pginas de Internet descargan un torrente de noticias de todas partes a cada minuto. No es nada fcil para un ciudadano seguir el curso de los acontecimientos. Apenas si la inteligencia humana puede orientarse en ese vendaval de noticias.

Esos rganos de informacin que se pretenden libres y crticos pero que dependen de la publicidad y que nunca critican a sus anunciantes, yo digo: Por qu se gastan tantos miles de millones de dlares en publicidad? Cunto se podra hacer con mil millones de dlares de los que se despilfarran en publicidad?

Aqu usted tiene un pas cuyo PIB (Producto Interno Bruto) no aparece el aporte de un centavo por publicidad, ni en los peridicos, ni en la televisin, ni en la radio, nosotros no tenemos ningn tipo de publicidad comercial.

Qu papel han desempeado esos medios de difusin masiva, desgraciadamente, en Estados Unidos y en muchos lugares del mundo?, y no los estoy atacando. Los que saben, como usted, el efecto que tienen en las mentes esos medios masivos, pueden comprender que aqu esos medios son usados para educar, para ensear, para crear valores. Y yo tengo la conviccin total, por la experiencia vivida, de que los valores pueden ser sembrados en el alma de los hombres, en la inteligencia y en el corazn de los seres humanos.

Nosotros no andamos con hipocresas de ninguna clase, hablando de la "libertad de la prensa" europea. Nosotros soamos con otra libertad de prensa, en un pas culto, en un pas que posea una cultura general integral y pueda comunicarse con el mundo.

Porque quienes temen el pensamiento libre no educan a los pueblos, no le aportan, no trata de que adquieran el mximo de cultura, conocimientos histricos y polticos ms variados, y aprecien las cosas por su valor en s, y porque lo saquen de sus propias cabezas. Ahora, deben tener los elementos de juicio para poder sacar las cosas de su cabeza.

Cuando surgieron, los medios masivos se apoderaron de las mentes y gobernaban no slo a base de mentiras, sino de reflejos condicionados. No es lo mismo una mentira que un reflejo condicionado. La mentira afecta el conocimiento; el reflejo condicionado afecta la capacidad de pensar. Y no es lo mismo estar desinformado que haber perdido la capacidad de pensar, porque ya te crearon reflejos: "Esto es malo, esto es malo; el socialismo es malo, el socialismo es malo". Y todos los ignorantes, todos los analfabetos, todos los pobres, todos los explotados diciendo: "El socialismo es malo". "El comunismo es malo."

No ensean a leer y a escribir a las masas, gastan un milln de millones en publicidad cada ao para tomarle el pelo a la inmensa mayora de la humanidad -que, adems, paga las mentiras que se dicen-, convirtiendo al ser humano en persona que, al parecer, no tuviera ni siquiera capacidad de pensar, porque las hacen consumir jabn, que es el mismo jabn, con diez marcas diferentes, y tienen que engaarla, porque ese milln de millones no lo pagan las empresas, lo pagan aquellos que adquieren los productos en virtud de la publicidad. Gastan en crear reflejos condicionados, porque aquel compr Palmolive, el otro Colgate, el otro jabn Candado, sencillamente porque se lo dijeron cien veces, se lo asociaron a una imagen bonita y le fueron sembrando, tallando el cerebro. Ellos que hablan tanto de "lavado de cerebro", lo tallan, le dan una forma, le quitan al ser humano la capacidad de pensar.

Van a hablar de "libertad de expresin" en pases que tienen un 20 por ciento, un 30 por ciento de analfabetos, un 80 por ciento entre analfabetos plenos y analfabetos funcionales? Con qu criterio, con qu elementos incluso, opinan, y dnde opinan?

Si mucha gente culta e inteligente cuando quiere publicar un artculo no hay manera de que se lo publiquen, y lo ignoran, y lo aplastan, y lo desacreditan. Se han convertido esos grandes medios en instrumentos de manipulacin.

Nosotros los poseemos, y partimos de la absoluta conviccin de que usamos tales medios para educar, para desarrollar los conocimientos de las personas. Esos instrumentos desempean un papel en la Revolucin, han creado conciencia, conceptos, valores, y no los hemos empleado forzosamente bien. Sabemos, sin embargo, lo que pueden y conocemos lo que ha logrado la Revolucin, entre otras cosas, porque dispone de los medios.

Ahora, no vamos a creer la historia de que esos medios en Occidente estn destinados a crear valores de solidaridad, sentimientos de hermandad, fraternidad, espritu de justicia.

Exponen los valores de un sistema que por naturaleza es egosta; es, por naturaleza, individualista. Mientras ms preparacin tiene alguna persona puede comprender que los problemas de este mundo, cada vez ms complicados, no se resuelven si no se educa a la gente.

Aunque usted es hostil al culto de la personalidad, y lo ha denunciado a menudo, los medios en Cuba evocan con frecuencia su persona, ocupa usted un lugar importante en el contenido de los medios. Eso le molesta?

Mire, le voy a decir lo siguiente: yo, contrariamente a lo que algunos piensan, no aparezco mucho en pblico. No tengo costumbre de salir en el noticiero de televisin cada da, y pueden pasar hasta quince das sin que aparezca en los peridicos. Salgo cuando se trata de algn acto conmemorativo en el que tengo que hablar. O cuando llega a Cuba algn visitante, un Jefe de Estado. O cuando ocurre algn acontecimiento extraordinario, como un cicln devastador, por ejemplo.

Le aseguro que no me agrada mucho estar saliendo en los diarios, en la televisin o en la radio. Aqu no se le rinde culto a la noticia sobre el Jefe de Estado, nada de eso. Se escribe de manera bastante natural. Yo dira que los medios hablan de m con respeto, pero con familiaridad. Nadie me ve como una figura encaramada en el Olimpo. Mucha gente me ve como un vecino, conversan contigo.

Por naturaleza, soy hostil a todo lo que pueda parecer un culto a la persona, y usted puede constatar, ya se lo he dicho, que en este pas no hay una sola escuela, fbrica, hospital o edificio que lleve mi nombre. Ni hay estatuas, ni prcticamente retratos mos. Aqu no hacemos retratos oficiales. Es posible que, en alguna oficina, alguien haya puesto una foto ma, pero es una iniciativa personal y en ningn caso esa foto es un retrato oficial. Aqu ningn organismo del Estado gasta dinero y pierde tiempo realizando y repartiendo fotos oficiales mas o de cualquier dirigente. Eso, en nuestro pas, no existe.

Yo ando en constante guerra con los responsables de los medios para no aparecer en la prensa o en los noticiarios. Usted observar que uno de los lderes del mundo que menos sale en los medios de su pas, soy yo. No me gusta aparecer en los medios. Ni me gusta que me pongan ttulos y cargos, que s "Presidente del Consejo de Estado y de Ministros" o "Primer Secretario del Partido". Tengo muchos conflictos con mi gente porque todo eso no me gusta. Porque, a m, afortunadamente, la gente me llama Fidel. Y soy el primero en estimular el espritu crtico.

Los que me conocen y conocen mis discursos y mis ideas, saben que soy muy crtico, muy autocrtico con eso, y que he combatido con intransigencia toda manifestacin del culto a la personalidad o del endiosamiento.

Los medios de comunicacin masiva, en manos del Estado, han servido muchas veces para difundir propaganda.

Nosotros queremos usar esos medios para elevar el nivel cultural general. Estamos creando para eso nuevos canales educativos. A travs de ellos, el programa "Universidad para todos" imparte cursos de idiomas y otros muchos de variadas materias aparte de programas escolares. En 2003 inauguramos el tercer canal televisivo, que es para la educacin, y en 2004 hemos lanzado el cuarto canal, tambin educativo. La televisin es una verdadera y no bien utilizada forma de transmitir masivamente conocimientos.

Usando los medios audiovisuales, usndolos exhaustivamente, entramos en la etapa de manifestacin no para sembrar veneno o difundir propaganda, no para que otro piense por uno; porque si se usan incorrectamente determinados medios, le suprimen al ciudadano la opcin de pensar, porque piensan por uno y le dicen qu color es el que tiene que usar, si la falda debe ser larga o corta, si la tela de moda es sta o la otra. La publicidad s es propaganda, porque envan el mensaje desde all sobre lo que debemos usar, qu refresco tenemos que tomar, vienen y nos dicen qu cerveza debemos tomar, o qu marca de whisky o de ron. Nadie quiere que sus hijos se entretengan o se recreen aprendiendo a consumir drogas, o viendo violencia y cosas absurdas, que envenenan la mente de ese nio.

Cree usted que los Estados, en el mundo de hoy de las nuevas tecnologas, an pueden controlar la informacin?

Cada vez menos. Hoy hay nuevas formas de transmitir y de recibir mensajes. Hay satlites que pueden bajar una seal, hay Internet que puede permitir enviar un mensaje a cualquier rincn del mundo porque, realmente, en general, los que tienen Internet tienen tambin electricidad, telfono y posibilidades de comunicarse.

Y no debemos subestimar a esas capas intelectuales, que en el mundo son decenas y decenas de millones, que no son necesariamente una clase explotadora y rica. Hay que ver, recuerde, por ejemplo, all en Seattle; recuerde Qubec, recuerde Gnova, Florencia, Porto Alegre.; recuerde las movilizaciones contra la globalizacin neoliberal ya en cualquier parte del mundo, han sido organizadas a travs de Internet, por personas que tienen cultura y tienen conocimientos. Y hay muchas cosas que amenazan hoy la vida del planeta, aparte de las guerras, los cambios de clima, la destruccin de la capa de ozono, el calentamiento de la atmsfera, el envenenamiento de la atmsfera, de los ros y de los mares, que amenaza la vida de todo el planeta y contra eso todos los pueblos del mundo se movilizan y tienen una causa comn con los latinoamericanos, con los norteamericanos y con los europeos.

Hoy hay medios de comunicarse con el mundo que nos hacen menos vctimas o dependientes de los grandes medios de difusin masiva sean cuales sean, privados o del Estado, porque hoy; teniendo esa red de Internet en el mundo, todos los que tienen una aspiracin, un objetivo, harn causa comn, sean de pases subdesarrollados o ricos. Tambin esa red se puede utilizar con las peores intenciones, como al parecer lo hicieron los autores de los atentados del 11 de septiembre.

Tomado del libro "Fidel Castro. Biografa a dos voces". Editorial Debate



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter