Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2006

Entrevista con el Juan Manuel Snchez Gordillo, Alcalde de Marinaleda
En Marinaleda, un joven accede a una vivienda pagando quince euros al mes

La Nueva Espaa


Hoy tenemos motivos para ser ms revolucionarios que nunca. Anticapitalista, ecologista, pacifista y utpico confeso, Juan Manuel Snchez Gordillo, alcalde de la localidad sevillana de Marinaleda, entusiasm con su discurso de izquierdas a un pblico que abarrot la sala durante la charla organizada por la Sociedad Cultural Gijonesa, en colaboracin con el Club La Nueva Espaa de Gijn. Tanto fue as que el Alcalde se permiti bromear: Parece que estemos en la clandestinidad, dijo. Snchez Gordillo analiz la realidad andaluza, donde la poltica socialista no ha resuelto los problemas estructurales de la comunidad y ejemplific, entre otras cosas, que el 30% de las familias vive bajo el umbral de la pobreza, indic.

El alcalde de Marinaleda repas la historia reciente de la localidad sevillana. Se trabajaba un mes en la recogida de la aceituna y el resto del ao slo se poda emigrar y vivir del subsidio, record. Fue el Sindicato de Obreros del Campo -inscrito a Va Campesina, que aglutina a pequeos jornaleros del mbito mundial-, quien se organiz polticamente a travs del Colectivo Unidad de Trabajadores (partido que representa Gordillo) para defender los intereses del pueblo. Tal y como lo describi el dirigente, se trata de un poder para liberar al pueblo, donde el mximo rgano decisorio lo constituyen las asambleas de barrio, abiertas a todo el que quiera asistir sin distincin de color poltico y el que decide cunto dinero se va a invertir en el conjunto del pueblo -explic- a travs de acuerdos que luego suscribe el Pleno del Ayuntamiento. Un sistema de participacin directa hbil los siete das de la semana, como explic el Alcalde, en lo que llam domingos rojos, da en que los vecinos contribuyen a la comunidad con labores sociales como arreglo de jardines o calles.

El Alcalde subray que la poltica debe ejercer una funcin tica y asegur que la Corporacin municipal no percibe un salario por el desempeo de su cargo, sino que vive de su trabajo, convencido de que no puede ser que un poltico gane siete veces ms que la persona a quien representa. Tras dejar claro que una democracia poltica no es posible si no se acompaa de una democracia econmica, Snchez coment que el pueblo marinaleo ha pasado de ser una clase expropiada a una clase con propiedad colectiva de la tierra y la industria, lo que ha contribuido a hacer de Marinaleda -con tres mil habitantes- una localidad con pleno empleo.

Lo mismo gana el gerente de la cooperativa que el oficinista: 40 euros diarios por seis horas y media de trabajo, subray. Conquistada la democracia poltica y econmica, slo faltaba por conseguir la democracia social, apunt Snchez. Para ello, el Ayuntamiento dispone de un sistema de autoconstruccin de vivienda, que -segn explic-, consiste en municipalizar suelo, urbanizarlo y cederlo gratuitamente para su construccin y reparto, con lo que nadie sabe cul es la suya para no caer en individualismos, matiz. Un sistema que se aplica a guarderas, y otros equipamientos, porque el bienestar colectivo no debe tener lmites, insisti el Alcalde.

Snchez, para quien el pesimismo es conservador, convenci al pblico de que es posible hacer otra poltica ms igualitaria y en la que los derechos humanos no son slo una declaracin de intenciones. Soy ms creyente en la utopa que antes de ayer, dijo, a lo que aadi, pensemos globalmente, actuemos localmente, para hacer posible otra realidad. Snchez no quiso dejar pasar la oportunidad de denunciar el actual sistema capitalista y los efectos de la globalizacin, si bien puso el acento en la poltica imperialista estadounidense. Estados Unidos, Japn y Europa se disputan la tarta del mundo convirtindose en los fabricantes de las desigualdades del planeta, critic. El Alcalde, para quien los gobernantes son marionetas del poder econmico, coment que hoy da las sociedades son menos democrticas que nunca, tras preguntarse dnde est el poder del pueblo si ste cada vez decide menos?. Un izquierdismo revolucionario y anticapitalista. Un poder contra el poder. As de rotundo se expresa Juan Manuel Snchez Gordillo al definir la poltica que lleva a cabo en la localidad sevillana de Marinaleda desde hace 25 aos.

-El Colectivo de Unidad de Trabajadores (CUT), partido al que representa, es referente de la izquierda ms radical.

-Lo entendemos como un partido de izquierdas nacionalista, como herramienta frente a la poltica de las grandes multinacionales; ecologista, porque pensamos que la naturaleza no es una mercanca sino un derecho de los pueblos; y pacifista, al creer en una sociedad sin violencia ni injusticias, lo que nos hace posiciarnos contra las bases militares de Rota y Morn, en Andaluca.

-El campo es el principal motor econmico de Marinaleda, pero ha sido tambin el motor poltico.

-Desde finales de los aos setenta vimos que la nica manera de tener un empleo estable era teniendo tierras, por las que luchamos doce aos. Tras conseguir la tierra, nos organizamos polticamente, con un sistema de democracia directa, con participacin de todos los vecinos, que deciden los presupuestos, los impuestos y el reparto de vivienda en asamblea de barrio, que es el mximo rgano de decisin. Es un poder poltico entendido como contrapoder. Con tierra e industria agraria hemos pasado de ser un pueblo con pleno paro y emigracin a ser un pueblo con pleno empleo.

-Pero esa tierra no es de su propiedad...

-Nosotros le hemos dicho a la Junta de Andaluca que no queremos la propiedad de la tierra sino su uso de por vida. Entendemos que la tierra no es de nadie. Pensamos, como los indgenas de El Salvador o Bolivia, que la tierra es de la comunidad que la habita y la trabaja. La tierra no es una mercanca sino un derecho de los pueblos. La funcin de la agricultura es dar de comer a quien lo necesita y no servir de negocio. se es el problema: se siembra en funcin de los intereses del mercado y no de los pueblos.

-Hbleme de su industria.


-La industria ha sido la clave para acabar con el problema del paro. Ahora tenemos fbricas de pimiento, alcachofa, habas... con esto hemos conseguido el pleno empleo, sobre todo dirigido a mujeres que estaban discriminadas en el campo.

-Cmo gestionan en Marinaleda la vivienda?

-El suelo lo hemos hecho pblico. Una vez municipalizado, lo cedemos al autoconstructor, igual que los materiales que conseguimos a travs de convenios con la Junta de Andaluca y el Plan de Empleo Rural. Se realiza de manera autogestionada y asamblearia. Hoy cualquier joven puede adquirir una vivienda en Marinaleda pagando 15 euros al mes. Por este mtodo se han construido ms de 300 viviendas en un pueblo de no ms de tres mil habitantes.

-Escuchndole parece que la utopa es posible.

-Tratamos de demostrar que es posible hacer otra poltica. Intentamos poner en prctica esta experiencia -a mi parecer, nica en Europa-, en otras zonas de la Andaluca profunda, all donde tenemos fuerza poltica.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter