Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2006

Conflicto en Extremadura
Refineria y lucha de clases


Comunicado del Partido Comunista de los Pueblos de Espaa (Extremadura)


Quienes estn detrs del proyecto de construccin de la refinera en la comarca de Barros quieren que se perciba la controversia entre quienes son favorables a sus intenciones y quienes nos posicionamos en contra, como una confrontacin de intereses entre agricultores y trabajadores. Un caso de "lucha de clases", ha llegado a decir un conocido politicastro de la comarca con un notorio y constatado pasado de militancia fascista.

Esto lo propagan los mismos que han impuesto a los trabajadores una reforma laboral que abarata y facilita aun ms el despido y que rebaja las cuotas de los empresarios a la seguridad social, que han reformado el sistema de pensiones aumentando el tiempo mnimo de cotizacin y promoviendo el trabajo despus de los 65 aos, los mismos que pretenden una reforma fiscal donde se rebajar 10 puntos el porcentaje contributivo y en el impuesto de sociedades a los grandes capitalistas, los que envan tropas a Afganistn para sostener a un gobierno ttere que garantice el paso de oleoductos y gasoductos para las multinacionales.

Y en cuanto a la comarca de Barros se refiere, son los mismos que estn desmantelando la fundicin de Villafranca, que lleg a emplear a 300 trabajadores, quienes permiten que se cierre "cidos Tartricos" despus de haberse embolsado los dueos 1.300 millones de pesetas de dinero pblico. Podramos seguir con "Los Valeros", "Barbosa y Almeida", etc.. Un escandaloso desmantelamiento del tejido industrial con una destruccin masiva de puestos de trabajo en la comarca de Barros.

La supuesta "lucha de clases" entre agricultores y trabajadores es una burda mentira que desgraciadamente ha calado en muchas personas y que ha provocado una confrontacin civil sin fundamento real alguno.

Los comunistas del PCPE hemos manifestado alto y claro nuestra intencin de expropiar las fincas de los terratenientes para su explotacin en rgimen de cooperativa por los trabajadores, dentro de nuestro programa de Reforma Agraria Integral. Naturalmente defendemos los intereses de los campesinos que trabajan sus propias parcelas. Pero sobre todo defendemos los intereses de los trabajadores, tanto los inmediatos como los estratgicos. Y es por eso, sobre todo, por lo que estamos en contra de la ubicacin de una refinera de petrleo en la comarca de Tierra de Barros.

La refinera, teniendo en cuenta la realidad de otras en funcionamiento, no supondra la creacin de mas de 400 500 puestos de trabajo, la mayora especializados, es decir de fuera de la comarca e incluso de la regin, y adems con fecha de caducidad.

Sin embargo, el impacto de la contaminacin producida por la refinera, especialmente la lluvia cida, que puede desplazarse, segn las condiciones meteorolgicas a decenas o cientos de kilmetros, provocara no solo un descenso en la produccin agrcola si no, sobre todo, un desprestigio tal de los productos de la comarca de Barros que obligara a un cambio drstico de cultivos.

Este cambio de cultivos, evidentemente, perjudicara tambin a los terratenientes, pero estos seguiran viviendo en la opulencia teniendo en cuenta la reduccin de costes laborales, ya que un solo trabajador puede llevar perfectamente 1.000 fanegas de tierra de cereal. Muchos pequeos campesinos no podran sobrevivir con este cambio de cultivos. Pero sera sin duda la clase obrera la que se llevara la peor parte.

Segn los estudios mas optimistas, desapareceran alrededor de 7.000 puestos de trabajo, entre trabajadores del campo y los del sector secundario, encargados de la elaboracin de productos derivados. Siete mil familias ms, privadas de sus medios de supervivencia, abocadas a ese destierro que llaman emigracin.

Quienes estn detrs del proyecto de refinera saben perfectamente todo esto, y sin embargo estn dispuestos a ejecutarlo utilizando todos los medios, propagandsticos y represivos, a su alcance.

Porque realmente este proyecto no es mas que una trama financiera. Una inversin de alrededor de 2.200 millones de euros (366.000 millones de pesetas) dejar entre las uas de los politicastros artfices de la trama y de organizaciones y entidades financieras un buen porcentaje de esta inversin. Es el gran "pelotazo" de su vida, su "Marbella" particular y artificial.

Esta es la verdadera lucha de clases que representa el proyecto de refinera para la comarca de Barros: Por un lado, los intereses de capitalistas especuladores y los polticos corruptos a su servicio y por otro, enfrente, los del resto del pueblo, especialmente los de la clase obrera.

Contra la refinera!

Por la Reforma Agraria Integral!!




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter