Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2006

Migracin y desarrollo: mitos y realidades

Mara Elena lvarez Acosta
Rebelin


En la actualidad es comn encontrar en los enfoques sobre la temtica migratoria, tanto de acadmicos, como de la prensa, otros medios y en las agendas de los organismos internacionales, la ptica que vincula la migracin con el desarrollo en los pases emisores.

La interrelacin migracin-desarrollo ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, las ms recientes podran vincularse a los Pases de Tradicional Inmigracin donde, (Estados Unidos de Amrica, Canad, Australia y Nueva Zelanda) con independencia de sus especificidades, el hombre, factor ms dinmico de la economa, nutra a travs de la inmigracin, suficiente mano de obra para un mercado de fuerza de trabajo en expansin. Este factor, acompaado de otros, no objeto de nuestro anlisis, propici altos niveles de desarrollo. Tambin la inmigracin ocup un papel protagnico en la reconstruccin de la Europa de la posguerra.

Hoy da esto parece haberse olvidado, podramos decir que el norte utiliza a los inmigrantes, pero los desprecia. El mercado de fuerza de trabajo no se corresponde con la demanda y las presiones migratorias aumentan, mientras las polticas restrictivas, los muros y la violencia se ciernen en torno a los que buscan el anhelado bienestar.

En la prctica, sobredimensionar la interrelacin migracin-desarrollo de cara al sur, minimiza en grado extremo la otra cara de la moneda: la insuficiencia de desarrollo del sur como causa esencial generadora de las migraciones.

Se parte de un hecho consumado, las migraciones continuarn, as como la sangra de personal calificado del sur, mientras los pases receptores implementarn polticas dirigidas a trabajadores temporales, cuando los necesiten y continuarn practicando sus polticas restrictivas y selectivas.

En la prctica se sobrevalora el efecto positivo que sobre el sur tendrn, fundamentalmente, las remesas, el retorno de los nacionales calificados y las comunidades de ultramar y la transnacionalizacin de las migraciones; se pierde de vista las funestas consecuencias que sobre las comunidades de origen tiene la migracin.

Los pases emisores son objeto de una desestructuracin socioeconmica de difcil pronstico, con una prdida sensible de personal calificado y no calificado. Se abandonan las actividades agrcolas y artesanales, la composicin familiar cambia drsticamente.

Las remesas ocupan el estrellato dentro de las posibilidades del sur para desarrollarse, se comparan con la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y mientras esta ltima disminuye, las remesas la superan.

Sin embargo, llama poderosamente la atencin que los pases que en los ltimos aos han recibido un monto mayor por este concepto, continan clasificando como emisores, ms bien, dentro de los principales, es el caso de Mxico.

Qu sucede con la remesa?, De forma general, se atesora y consume en necesidades bsicas y, en ocasiones, se utiliza para sobrevivir o migrar ilegalmente; casi nunca se invierte en proyectos productivos y si se invierte, no corresponde a ningn proyecto nacional.

Las causas de las migraciones no se eliminan con el importe de las remesas, se necesita una estrategia de desarrollo y un entorno nacional, regional e internacional adecuado para ello.

Adems, los ingresos de los migrantes continan contribuyendo ms a los pases receptores que a los emisores, lo que contradice la percepcin, que nos venden, de que los inmigrantes son una carga en comparacin con los beneficios que aportan y que la remesa que envan a sus pases de origen es muy alta con relacin a los beneficios que aportan a los receptores.

De acuerdo con el World Migration Report, en Gran Bretaa, en recientes estudios de la Home Office se calcul que entre 1999-2000 los inmigrantes contribuyeron con US$4 mil millones ms en impuestos que lo que recibieron en beneficios. En Estados Unidos de Amrica el National Research Council estim que el ingreso nacional se expandi en US$ 8 mil millones en 1997 debido a la inmigracin. Podramos preguntarnos a qu desarrollo beneficia la migracin internacional? La respuesta es obvia.

Los pases del norte-receptores podrn restringir la entrada de los migrantes, levantar muros, tratarlos como delincuentes y despreciarlos pero, en primera instancia, mucho le deben en su desarrollo.

Ojal pudiera articularse un mecanismo de beneficio para el sur a partir de los inmigrantes que viven en el norte pero bajo las condiciones actuales esto parece ms un mito que una realidad.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter