Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2006

Entrevista con Aminattou Haidar, defensora de los derechos humanos saharaui
El Gobierno espaol desprecia el sufrimiento del pueblo saharaui

Mario Amors
Noticias Obreras


Aminattou Haidar es uno de los smbolos de la lucha del pueblo saharaui por vivir en libertad en su patria: el Shara Occidental. El 8 de mayo recibi en Madrid, en un acto masivo celebrado en el auditorio de Comisiones Obreras, el V Premio Juan Mara Bandrs a la Defensa del Derecho de Asilo y la Solidaridad con los Refugiados, que otorga la Comisin Espaola de Ayuda al Refugiado (CEAR). En su emocionante discurso Haidar agradeci la enorme solidaridad que la causa de su pueblo despierta en nuestra sociedad, pero censur la posicin del Ejecutivo espaol en las negociaciones internacionales para lograr una solucin a un conflicto que en el otoo cumplir ya 31 aos, al no defender el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminacin.

El Gobierno de Zapatero cierra los ojos ante el sufrimiento del pueblo saharaui, asegura Haidar, quien precisa que slo la inmensa solidaridad de la sociedad espaola les har perdonar algn da la complicidad de nuestros sucesivos gobernantes con Marruecos.

A mediados del pasado mes de enero Aminattou Haidar sali de la Crcel Negra de El Aain, en los territorios ocupados del Shara Occidental, tras cumplir la pena de siete meses de prisin que le fue impuesta por un tribunal marroqu en una mascarada de juicio, tal y como denunciaron los observadores internacionales presentes, entre ellos los letrados comisionados por el Consejo General de la Abogaca Espaola.

- La poblacin saharaui de los territorios ocupados protagoniza continuas movilizaciones pacficas, mientras que Rabat se empecina en ofrecer un estatuto de autonoma. Qu exigen ustedes?

- Desde el 21 de mayo de 2005 en los territorios ocupados por Marruecos en el Shara Occidental hay una gran sublevacin popular. Slo hemos pedido y pedimos que se acelere el proceso de referndum y se haga efectivo el derecho de autodeterminacin del pueblo saharaui. Decidimos iniciar esta lucha de resistencia pacfica ante el desinters de la comunidad internacional y despus de constatar la complicidad de los gobiernos de Espaa y Francia con Marruecos. Pero nuestras manifestaciones pacficas han sido reprimidas con una violencia brutal por parte de las fuerzas de seguridad marroques, con el resultado de cientos de vctimas, decenas de prisioneros, numerosas casas destruidas y el asesinato de algunas personas.

- En el marco de estas movilizaciones, usted fue detenida el 17 de junio de 2005

- Aquel da estaba manifestndome como activista de derechos humanos y fui golpeada violentamente en las calles. Despus un compaero me llev a un hospital para que me dieran atencin mdica pero, cuando slo me haban puesto unas vendas en la cabeza como cura de urgencia, fui secuestrada all mismo por las fuerzas marroques y conducida a una comisara de polica, donde, sin tener en cuenta mi precario estado de salud, fui interrogada sin cesar durante tres das acerca de mi posicin sobre el conflicto y mi relacin con organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos. Despus fui conducida a la Crcel Negra de El Aain.

- Slo el nombre de esta prisin construida por el colonialismo espaol ya estremece

- Tuve la fortuna de ser recluida en la Crcel Negra porque pude conocer de primera mano todo lo que all sucede, ya que en mi trabajo como activista de derechos humanos haba participado en una campaa para exigir la liberacin de los prisioneros polticos saharauis all recluidos. Mis compaeros de presidio y yo logramos revelar a la comunidad internacional las terribles condiciones de vida en esta crcel, tomamos fotografas que estn puestas en internet y que han aterrorizado al mundo porque muestran a personas inocentes que estn sufriendo una muerte lenta.

Tambin hicimos una huelga de hambre de 51 das para exigir una mejora de nuestras condiciones de vida y slo la finalizamos cuando percibimos que el gobierno marroqu quera que murisemos y por la demanda de varias organizaciones internacionales de derechos y de nuestras familias. Hoy en el Shara Occidental contina la represin marroqu, la desaparicin forzada de personas, las torturas, la destruccin de casas, el seguimiento de los activistas de derechos humanos

- Usted ya sufri la represin marroqu cuando tena tan slo 20 aos y era estudiante

- Fui vctima de la represin de Hassan II y ahora lo he sido de la de Mohamed VI. En noviembre de 1987, con motivo de la llegada al Shara Occidental de una Comisin de Naciones Unidas, las fuerzas de seguridad marroqu hicieron desaparecer a ms de 400 personas slo 24 horas antes de su llegada; a m me sacaron de casa a las tres y media de la madrugada. Despus de la partida de la Comisin, quedamos 74 personas como detenidas desaparecidas, entre ellas diez mujeres.

Fui torturada durante ms de tres semanas e interrogada continuamente. Durante aquellos tres aos y siete meses permanec con los ojos vendados, atada de pies y manos, padec amenazas de violacin y de muerte y todo ello en condiciones infrahumanas, con una alimentacin horrible, sin unas condiciones mnimas de higiene y sin relacin alguna con el mundo exterior. Durante aquel tiempo nuestras familias desconocan nuestra situacin y, por la poltica del terror, ni siquiera podan preguntar dnde estbamos. Miles de saharauis de los territorios ocupados han sufrido estas experiencias, de hecho an hoy tenemos ms de 500 desaparecidos.

- Usted se niega a solicitar el estatuto de refugiada en Espaa y regresar al Shara Occidental para continuar la lucha junto a su pueblo. Teme ser detenida de nuevo?

- Estoy segura de que despus de este viaje, propiciado por el Premio Juan Mara Bandrs que me ha otorgado CEAR, mi destino ser el mismo que tuvo mi compaero Al Salem Tamek: la crcel. Hace dos aos, despus de su viaje por Europa y de informar en el Parlamento Europeo sobre la grave situacin de los derechos humanos en el Shara Occidental, la polica marroqu le estaba esperando a su regreso en el aeropuerto y le detuvieron.

Nosotros nos sacrificamos por los nios, que tambin sufren la represin marroqu en las escuelas, por las familias, que estn divididas, por los ms de doscientos mil refugiados, que viven en condiciones muy precarias en los campamentos de Tinduf, para que pronto todos podamos vivir en libertad en nuestra patria.

- Cmo valora la posicin del Gobierno espaol ante un conflicto que est absolutamente empantanado?

- Uno de los objetivos de mi visita ha sido reforzar la enorme solidaridad de los pueblos de Espaa con el pueblo saharaui para que presionen al Gobierno de Zapatero y le recuerden sus responsabilidades histricas y legales con el Shara Occidental, para que abandone su silencio ominoso y nos ayude a poder ejercer el derecho de autodeterminacin. El Gobierno espaol con su silencio tolera las violaciones de los derechos humanos en el Shara Occidental y permite que nos masacren.

- Y la posicin de Francia?

- Francia se precia de ser la cuna de las libertades y de los derechos humanos, sin embargo apoya la ocupacin militar del Shara Occidental por Marruecos, que contraviene la legalidad internacional. Incluso en los ltimos meses, el gobierno francs ha buscado apoyos en los vestbulos de Naciones Unidas para que no se hable de las violaciones de los derechos humanos en el Shara Occidental. Yo me pregunto: El pueblo saharaui no tiene derecho a que se respeten sus derechos humanos? No tenemos derecho a vivir en paz y armona en nuestra patria?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter