Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2006

Cronopiando
Nusea infinita

Koldo
Rebelin


Hace ms de cuatro aos que el gobierno de los Estados Unidos comenz el secuestro de personas en muy diversos pases, conducindolas a una base establecida ilegalmente en territorio de Cuba y que habilit como el campo de concentracin y exterminio ms repugnante e inhumano que uno recuerde.
Cuando las primeras imgenes de aquellos presos fueron conocidas, Donald Rumsfeld, en una rueda de prensa inolvidable, apelaba a su ms fino humor para explicar que les cubran las orejas en procura de que no les molestara el ruido de los aviones aterrizando y despegando; les tapaban la boca para que no quedaran expuestos al polvo; les cubran los ojos para que no se deprimieran con lo que vieran; y les encadenaban los pies para evitar que fueran a caerse y lesionarse.
Y Europa, ese mundo que se dice paradigma de todas las virtudes humanas y divinas, mir para otro y cambi el tema.
Hace ms de cuatro aos que cientos de presos son torturados ante la indiferencia general de ese mundo occidental y cristiano que se presenta como precursor y salvaguarda de todos los acuerdos y convenios que en materia de derechos humanos se han suscrito.
Presos que no tienen derecho a su identidad, a los que se ha despojado hasta del nombre, que no han sido acusados o juzgados, que carecen de asistencia legal.
Cuatro aos en los que los grandes medios de comunicacin encontraban ms rigor informativo en la protesta de veinte mujeres cubanas en La Habana, que en las multitudinarias movilizaciones de mujeres en Mxico, de indgenas en Bolivia, de estudiantes en Chile, de picoteros en Argentina, de profesionales en Colombia, de campesinos en Ecuador, de maestros en Uruguay , de obreros en Guatemala, de los sin tierra en Brasil, de los desesperados en Hait, Dominicana, Nicaraguadel milln largo de cubanos manifestndose en La Habana frente a la Oficina de Negocios de los Estados Unidos, en demanda de respeto.

Cuatro aos en los que las instituciones europeas encontraban ms oportuno conceder sus premios de la paz a la labor de las damas de blanco cubanas, que a las familias de los secuestrados en Guantnamo, o a las familias de los cinco patriotas cubanos secuestrados en crceles de Estados Unidos luego de que sus propios tribunales dictaminaran la anulacin de los juicios por las muchas irregularidades cometidas, o a las familias de los presos vascos que, cumplidas sus condenas, son secuestrados por leyes que se estiran y encogen al gusto y al disgusto del cliente, y con la anuencia de la parlamentaria democracia al uso.

Cuatro aos en los que El Vaticano, atento siempre a pronunciarse en favor de la vida y los derechos humanos, y cuyos papas reciben y consuelan a tantas vctimas del terrorismo homologadas, todas dotadas de sus correspondientes denominaciones de origen, callaba, sin embargo, en relacin a las ms de 700 personas secuestradas en Guantnamo para las que nunca hubo ni un humano recuerdo ni una divina inquietud.

Tres presos aparecen suicidados en Guantnamo, el mismo da y a la misma hora. Uno de ellos, haba sido secuestrado en Afganistn siendo menor de edad y, al parecer, casi cinco aos ms tarde, iba a ser liberado aunque todava no se le haba comunicado la decisin tomada en su caso. Al igual que los otros dos no haba sido acusado de nada.
El gobierno de los Estados Unidos declara que los tres suicidas no tenan aprecio por sus vidas ni por las de quienes les rodeaban y que es muy difcil entender por qu no haban protestado sobre su situacin.

Y ante el crimen y la burla que desde hace cuatro aos se ejecuta en Guantnamo, Europa, cmplice del delito, la que se dice esencia de la tolerancia y el respeto que, finalmente, se deja or, pulcra y recatada como nunca, y hace un llamado, reitera, insiste, pide, solicita, requiere, recaba...

Tan digna y enrgica respuesta, obviamente, iba a generar demandas parecidas en otros pases y ya la monarqua saud, de donde eran oriundos dos de los suicidados, ha hecho saber que se esforzar en recuperar los cuerpos sin vida de los dos sauditas para sepultarlos.







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter