Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2006

La Ciudad Perdida: El mensaje comercial de Andy Garca a Cuba

Saul Landau
Progreso Semanal


Durante dcadas, los exiliados residentes en la Florida han asegurado que su modelo es mejor que el de los revolucionarios de la isla. Gracias a Andy Garca, esa alternativa ha quedado clara: libertad para hacer negocios ber alles. Garca so con hacer este filme mientras, simultneamente, millones de inmigrantes latinoamericanos soaban con llegar a Estados Unidos para encontrarse con empleos de salario por debajo del mnimo. Sin embargo, los cubanos pueden reclamar la residencia legal colocando un dedo del pie reconocidamente anti-Castro en suelo norteamericano. Al aprobar la Ley de Ajuste Cubano el Congreso ofreci a los cubanos que pretenden que escapan de la tirana de Castro una va exclusiva hacia la tarjeta verde. Otros escaparon de un sistema poltico que consideraban repugnante.

 

El Congreso reaccion ante Fidel Castro (El Recordista Guinness de la Desobediencia), que de alguna manera inocul un virus invisible en el hgado punitivo de la lite norteamericana, un virus que induce el flujo de bilis a su cerebro que no perdona. Durante 47 aos el desafo de Castro ha provocado un comportamiento irracional por parte de EEUU. Esta irracionalidad tiene ahora un lado esttico. El anti-castrismo hace ahora otro debut cinematogrfico con La ciudad perdida, en la que las ensoaciones vacuas de Garca toman la forma de personajes de un filme.

 

Garca produjo el filme, lo dirigi, lo co-escribi y coincidentalmente fue la estrella como Fico, uno de los tres hermanos Fellove de clase media alta. l es el propietario de un cabar en La Habana de 1958, pero no permite el juego, un hecho singular aunque increble en esa poca.

 

El filme muestra a la polica de Batista matando, torturando e intimidando. No muestra el continuo apoyo del gobierno de EEUU al dictador subrepticio despus de que su historial de violaciones a los derechos humanos fuera noticia de primera plana en The New York Times. El guin presenta a la familia Fellove con Pap presidiendo la tradicional cena del domingo. l exige puntualidad, una metfora para subrayar las buenas costumbres de los viejos tiempos. Los padres, tres hermanos, una de las esposas y un to gordo, una figura cmica para suavizar la tensin, disfrutan del ritual.

 

Despus de la cena los hombres discuten de la revolucin con parlamentos brillantes. Yo creo en la evolucin, no en la revolucin, Nadie menciona que Estados Unidos haba colonizado econmicamente a Cuba, que la lucha de los cubanos por la independencia desde los aos de 1860 qued sin culminacin.

 

En su lugar, el guin presenta incidentes y nombres famosos. Los revolucionarios secuestran al piloto de carreras argentino Fangio no nos enteramos por qu y Meyer Lansky, personificado por Dustin Hoffman como un gngster rabnico, trata de atraer al virtuoso Fico a su negocio del juego. Ms tarde alguien hace estallar una bomba en el cabar de Fico, lo que nos lleva a sospechar de Lansky. En 1960, Fico se encuentra con Lansky de nuevo en Nueva York. El paternal gngster judo asegura a Fico: No fui yo, boichik. [*]

 

Entonces quin lo hizo? El filme no lo dice. Pero s ensea una leccin acerca de Cuba y la libertad. La moraleja del filme: un honesto propietario de un cabar no poda hacer negocios en la Cuba revolucionaria porque los arrogantes castristas objetaban el saxofn como un instrumento de los imperialistas. (No de la corrupcin burguesa?) En la libre Nueva York Fico cumple su sueo flmico: es propietario de un cabar y supuestamente vive muy feliz para siempre.

 

Sin embargo, Fico se enamora. Despus de que su hermano propenso al asesinato muere a manos de la polica de Batista, Fico consuela a la hermosa viuda y se convierte en su amante. Durante la transicin Aurora, la triste belleza (Ins Sastre, una modelo espaola cuyos cambios de humor van de lucir melanclica a lucir menos melanclica), demuestra su talento como modelo. Ella y Fico posan en varios vestuarios, sombreros de paja, ropa informal de playa, trajes formales y tiras de noche sin vestidos mientras beben mojitos junto al ocano. Es esto lo que acompaa a la libertad comercial, ropas caras en un pas donde dos tercios de la poblacin eran analfabetos?

 

Fico ofrece salvar a la viuda de la revolucin sacndola de la excitacin y la fama de su trabajo para que se convierta en su esposa en Estados Unidos. Oportunistamente ella se decide por su vida profesional en Cuba, en vez de por la oportunidad de pasar su vida como la esposa del dueo de cabar. No hay que decir que Fico el Machista nunca piensa en cambiar sus planes comerciales por la carrera de ella.

 

En la primavera de 1960 conoc a Guillermo Cabrera Infante, co-autor del guin. Garca, quien era un nio pequeo, no recordar aquellos das poco despus de que los revolucionarios cambiaran su poltica de prohibicin del saxofn, porque Cabrera Infante y yo fuimos juntos a Tropicana (el modelo para El Trpico de Garca?).

 

Cerca de Tropicana unos carteles se referan a la cancelacin en julio de 1960 de la cuota anual de azcar por parte de Eisenhower (sin cuota, pero sin amo). Guillermo coment agriamente: Sin cuota, pero sin ano.

 

Cuando el Congreso de EEUU aprob la cuota garantiz la compra del azcar cubano a un precio fijo una especie de pliza de seguros que tambin mantena a Cuba en una prisin econmica. Ese da, Cabrera Infante y yo escuchamos a grupos cubanos de jazz cada uno de ellos con un saxofonista.

 

Guillermo era el editor de Lunes de Revolucin, el suplemente literario de Revolucin, rgano oficial del Movimiento 26 de Julio. Lunes publicaba a los existencialistas, a los poetas beatniks, a Trotsky y a Brecht

 

En la poca tambin se publicaban otros peridicos no gubernamentales, aunque al ver uno La ciudad perdida no se entera de esta temprana excitacin revolucionaria. A principios de 1961, despus de miles de ataques terroristas por parte de Estados Unidos, la revolucin endureci su actitud y comenz a prepararse para la inevitable invasin (que finalmente lleg por Baha de Cochinos en Abril de 1961).

 

La irrestricta escena cultural fue controlada. Lunes desapareci y con l la diversidad que el pblico literario cubano disfrut durante los dos primeros aos revolucionarios. Guillermo se fue a Bruselas como attach cultural, desert en 1964 y muri como un hombre amargado en 2005. A Cabrera Infante le encantaba el cine negro, no el cine en bruto.

 

No me lo imagino escribiendo escenas aburridas acerca de la insurreccin contra Batista. En 1958, cuando comienza el filme, Fidel Castro y sus guerrilleros ya haban tomado la iniciativa militar. La resistencia urbana haba convertido en caos el orden de Fulgencio Batista. Sin embargo, el filme se concentra en aburridas escenas de la familia Fellove.

 

El sueo de Garca pronto se vuelve inspido, desintegrndose en cambios de vestuario e inclusiones al azar de msica caliente y nmeros de baile un alivio cuando los dilogos y el argumento se vuelven demasiado pesados. La crueldad de Batista se presenta en una violenta escena predecible al estilo de Hollywood con villanos estereotipados; la malvada revolucin emerge como un cruel Che Guevara (Jsu Garca).

 

Pero La ciudad perdida (El Guin Perdido) no sita a sus personajes en contextos por los cuales el pblico pueda comprender los hechos independientemente de ellos o la razn para su comportamiento. Por ejemplo, Fico proclama: Todo lo que hado, lo hago por la familia. Tony Soprano poda haber dicho ese bocadillo. No existe la felicidad fuera de la revolucin, dice un hermano revolucionario. Suena como una parodia universitaria del realismo socialista.

 

La familia de ficcin de Garca carece de las intrincadas sutilezas que poseen las verdaderas relaciones fraternales. Uno de los hermanos (Nstor Carbonell) opta por asesinar a Batista (Juan Fernndez); otro (Enrique Murciano) se une a los guerrilleros en la Sierra Maestra. Fico administra su cabar e interviene en discusiones familiares. Es una falta de respeto estar en desacuerdo con Pap, el cual dice creer en la libertad de palabra.

 

El malvado Batista, un villano de estereotipo, escapa al intento de asesinato. El hermano Fellove muere. Batista huye con su riqueza mal habida y los nuevos villanos llegan a La Habana. El traicionero Che de Garca desmiente al santificado smbolo que cuelga en los dormitorios universitarios. Obsedido por el poder, el Che mata sin vacilar y se regodea en la crueldad psicolgica. El grueso to del ritual de la cena es propietario de una plantacin de tabaco. El barbudo mdico argentino enva el Fellove fidelista a expropiar la plantacin de su to. El obeso familiar sufre un ataque al corazn, lo cual avergenza al desviado revolucionario, as que se suicida.

 

Para balancear la tragedia, Bill Murray se desliza en el guin como un ocurrente coro griego bueno, tiene un par de bocadillos algo simpticos. Quizs representaba los ltimos juegos de palabras de Cabrera Infante. Sin embargo, no tiene mucho xito en salvar La ciudad perdida.

 

La leccin del filme es banal por excelencia: la libertad comercial es buena; la revolucin cubana destruy la propiedad privada, por lo tanto es mala. Despus que los revolucionarios odiadores de saxofones cerraran el cabar de Fico en La Habana, Estados Unidos le permite abrir uno en Nueva York a continuacin de una breve temporada como lavaplatos.

 

En ltima instancia, eso es lo que la virtud significa para Garca y su personaje. La ciudad perdida se presenta como un ttem de la riqueza perdida", escribi Ed Gonzlez (Slant 2006). Un manifiesto que probablemente agrade solo a aquellos cubanos cuyas cuentas bancarias fueron destruidas despus de la revolucin, o por aquellos que lograron su fortuna en Estados Unidos.

 

El filme muestra el reclamo de Fico al idealismo como una antipata hacia los policas de Batista. Pero no se rebela contra la tortura ni las tcticas de muerte. l demuestra su desprecio por Che lanzndole un vaso en una fiesta. En ltima instancia a Fico le interesa su propiedad y el privilegio que proviene de ella. Su visin altiva es ms, engreda es la fachada de un hombre sin valores.

 

Al ver el filme, concluye Gonzlez, uno pensara que toda Cuba viva en el lujo antes de la llegada de Castro. Imaginen a los cubanos negros pobres tratando de pasar por las perladas puertas de esta Ciudad Perdida, que tiene el brillo de un sello conmemorativo no incluido. El hroe cinematogrfico de Garca no piensa en la libertad para los pobres cubanos. Para Fico, la libertad tiene un significado estrecho. Significa un gobierno que le permita dirigir su propio cabar. Adelante, Fulanito!


[*] En yiddish, jovencito.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter