Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2006

Comunicado completo y reacciones polticas
ETA afirma que la represin es incompatible con un proceso de paz

Gara


En un comunicado dirigido a la opinin pblica espaola, ETA afirma que "la represin que a da de hoy an persiste es incompatible con un proceso de paz". Asimismo, ETA hace un llamamiento a la opinin pblica espaola para que apoye activamente la superacin del conflicto por la va del dilogo y la negociacin.

Transcurridos tres meses desde que el pasado 24 de marzo entrara en vigor el alto el fuego declarado por ETA, la organizacin armada ha realizado un llamamiento a la opinin pblica espaola "para que apoye una solucin negociada, duradera y justa al largo y duro conflicto que enfrenta a Euskal Herria con Espaa". En un comunicado, ETA subraya que "Rodrguez Zapatero y su Gobierno, el Estado espaol en su conjunto, tienen ante s una oportunidad histrica para apostar definitivamente por una estrategia de paz basada en el dilogo, el acuerdo, el reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a las decisiones de sus ciudadanos y ciudadanas". Pero le advierte de que "para avanzar en el camino del dilogo es imprescindible desactivar todas las medidas represivas y de excepcin", y aade que "la represin que a da de hoy an persiste es absolutamente incompatible con un proceso de paz".

Reacciones

FERNANDO MORALEDA | Secr. de Estado de Comunicacon

Por encima de cualquier comunicado de ETA, el nico compromiso del Gobierno es conseguir la paz. Ese objetivo es un deseo generalizado de los espaoles. Lamentablemente, algunos representantes polticos no ayudan al Gobierno porque slo entienden el ejercicio del poder, no el ejercicio de la responsabilidad.

GOBIERNO DE LAKUA

El Gobierno Vasco se reafirma en sus compromisos para trabajar con el fin de conseguir que el proceso de paz sea irreversible, as como para impulsar una va de dilogo entre los representantes de los ciudadanos con el propsito de conseguir acuerdos de carcter poltico. Estamos ante una oportunidad muy importante.

MIKEL ARANA | Portavoz de la Presidencia de EB

ETA debe asumir que ni puede ni debe ejercer un tutelaje sobre el proceso de normalizacin poltica, porque su papel se circunscribe al dilogo con el Estado sobre la situacin de las personas presas, refugiadas y exiliadas, as como sobre el desarme. Debe retirarse del debate poltico porque as se lo exige la sociedad vasca.

LEOPOLDO BARREDA | Portavoz del PP en Gasteiz

Est crecida, sigue sin tener ninguna intencin de disolverse. No hay ningn avance en ese sentido y slo hay en el comunicado ms presin sobre el Gobierno, ms exigencia y ms chantaje. Ya es hora de ver una reaccin de calidad, de firmeza, del Gobierno ante lo que es una vuelta de tuerca tras otra por parte de ETA.


Comunicado de Euskadi Ta Askatasuna a la opinin pblica espaola

Transcurridos tres meses desde que el pasado 24 de marzo entrara en vigor el alto el fuego declarado por Euskadi Ta Askatasuna (Patria Vasca y Libertad), ETA hace un llamamiento a la opinin pblica espaola para que apoye una solucin negociada, duradera y justa al largo y duro conflicto que enfrenta a Euskal Herria con Espaa.

Las races del conflicto

ETA es plenamente consciente de que a la opinin pblica espaola se le ha ocultado y se le ocultan las verdaderas races histricas y polticas, as como la magnitud del conflicto.

A lo largo de las ltimas dcadas la mentira y la desinformacin se han convertido en las industrias ms productivas de la maquinaria represiva con la que el Estado espaol ha intentado acabar con la legtima lucha del Pueblo Vasco por sus derechos, por recuperar lo que simple y llanamente le corresponde.

La lucha contra el terrorismo lo ha justificado todo. El Estado espaol, ocultando que terrorismo es un trmino acuado por aquellos estados que precisamente, mediante el terror y la represin, tratan de mantener su dominacin sobre los pueblos a los que mantienen sometidos, bajo diferentes regmenes y gestionado por distintos gobiernos, ha utilizado todas las formas de represin posibles contra el Pueblo Vasco en general y la resistencia vasca en particular.

La imposicin de leyes extranjeras (espaolas en este caso), el genocidio lingstico y cultural, la particin y mili-tarizacin del territorio, los asesinatos policiales y para- policiales, las razzias y las detenciones selectivas, la utilizacin sistemtica de la tortura, los estados de excepcin, pactos y planes especiales, pol- ticas penitenciarias criminales, la deportacin, la colabo-racin de fuerzas autonomistas y de terceros pases, el cierre de medios de comunicacin, la ilegalizacin de organismos populares, formaciones polticas y candidaturas electorales..., la lista sera interminable. Y esta lista de opresiones y humillaciones diarias tambin es ocultada.

Sin embargo, el fracaso de las estrategias de guerra y represin es evidente. ETA luch contra la opresin franquista y ha hecho frente durante los ltimos treinta aos a las polticas de negacin y represin de los gobiernos de la UCD, PSOE y PP. Todos los mandatarios espaoles han quedado en el camino y la lucha del Pueblo Vasco siempre ha sido la piedra angular que ha contribuido a su propio fracaso y a mantener abierta permanentemente una profunda crisis poltica en el Estado espaol.

Basta recordar la cada del PSOE de Felipe Gonzlez por organizar los GAL o el ms reciente fracaso del PP como consecuencia de la manipulacin sobre la autora de los atentados del 11-M en Madrid, intentando atribuir su responsabilidad a nuestra Organizacin. El PP fue vctima de la paranoia represiva del hasta entonces presidente espaol J.M. Aznar en su obsesin por pasar a la historia como el mandatario que derrot a ETA y aniquil al independentis- mo vasco.

Es evidente tambin que el proyecto espaol basado en la negacin y el sometimiento de los pueblos ha fracasado. El Estado de las Autonomas, creado y diseado para diluir sentimientos e identidades nacionales y, fundamentalmente, para neutralizar la lucha del Pueblo Vasco combinando la zanahoria estatutaria con el palo de la represin, ha fracasado.

Una mentira por miles de veces que sea repetida no deja de ser una mentira. La posibilidad de derrotar a ETA se ha confirmado una y otra vez como un espejismo represivo. ETA, por encima de coyunturas y absurdas estadsticas policiales, es la expresin organizada de la dignidad y el compromiso de miles de mujeres y hombres que generacin tras generacin han luchado y luchamos con las armas en la mano para que el Estado espaol abandone su posicin de fuerza y reconozca a nuestro pueblo sus derechos nacionales.

El Pueblo Vasco es un pueblo con miles de aos de historia que ha sido capaz de sobrevivir a lo largo de ella gracias fundamentalmente a la voluntad de sus gentes. Un pueblo al que hace varios siglos Espaa y Francia arrebataron su sobe-rana apropindose de sus territorios y convirtiendo a sangre y fuego a sus habitantes en sbditos de sus respectivas coronas.

Conocer el pasado es necesario para comprender el presente y aspirar a un futuro mejor. El conflicto no arranca con el nacimiento de ETA en las postrimeras del franquismo. Ni siquiera como consecuencia del alzamiento fascista del 36 o posteriores masacres como la del bombardeo de Gernika por parte de las tropas fascistas. Se trata de un conflicto histrico, en el que el ms poderoso, tras atacar y ocupar militarmente el territorio vasco, ha tratado por todos los medios de engullir y asimilar social, cultural y polticamente al menos poderoso.

Que no le quepa ninguna duda a nadie que de continuar la actual situacin de opresin y conculcacin de derechos nuevas generaciones se sumarn a la lucha respondiendo con fuerza a quienes por la fuerza mantengan esta situacin de injusticia.

Que nadie se lleve a engao. La voluntad y el deseo de ETA de alcanzar mediante el dilogo y la negociacin una paz justa y duradera con el Estado espaol es total, estamos plenamente convencidos de que la paz, aqu y ahora, es posible. Pero exactamente con la misma determinacin afirmamos: ETA nunca aceptar que el Gobierno espaol intente utilizar tcticamente este proceso para engaar al Pueblo Vasco o trate simplemente de neutralizar a ETA y opte finalmente por insistir en la va de la imposicin.

Tenemos muy presente que el Estado espaol ya dej pasar otras oportunidades en el pasado. Tras la muerte de Franco dio la espalda a una solucin democrtica y en Argel las autoridades espaolas desaprovecharon una magnfica ocasin para encauzar el conflicto por la va de la negociacin. ETA espera que las experiencias del pasado sirvan para no caer en el error de repetir polticas abocadas de antemano al fracaso.

Una nueva oportunidad

Nos encontramos ante una nueva y gran oportunidad para ofrecer un futuro distinto a nuestros respectivos pueblos. Quizs nunca antes hayamos estado tan cerca de solucionar el conflicto poltico entre Euskal Herria y Espaa.

Seguramente nunca como ahora habamos podido vislumbrar con tanta claridad un horizonte en el que la vulneracin de los derechos nacionales del Pueblo Vasco desaparezca definitivamente, la sinrazn de la imposicin que alimenta el conflicto sea cosa del pasado y podamos dar paso a un nuevo tiempo poltico en el que todos, vascos y espaoles, saldramos ganando.

El camino hacia la paz debe ser desbrozado mediante la negociacin y el acuerdo. Euskal Herria lograra unos mnimos democrticos con los que poder construir su futuro, recuperar su territorialidad y la responsabilidad plena sobre su soberana. El Estado espaol alcanzara la estabilidad poltica necesaria para poder dar soluciones estructurales a su profunda crisis poltica.

Rodrguez Zapatero y su Gobierno, el Estado espaol en su conjunto, tienen ante s una oportunidad histrica para apostar definitivamente por una estrategia de paz basada en el dilogo, el acuerdo, el reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a las decisiones de sus ciudadanos y ciudadanas.

Claves para solucionar el conflicto

Para avanzar en el camino del dilogo es imprescindible desactivar todas las medidas represivas y de excepcin que han acompaado durante tantos aos las estrategias de guerra ya fracasadas. La represin que a da de hoy an persiste es absolutamente incompatible con un proceso de paz.

El proceso democrtico que debe desarrollarse en Euskal Herria con la participacin e implicacin de todos los agentes vascos tiene que contar con garantas suficientes de no injerencia por parte de los poderes del Estado espaol. Los aparatos del Estado no pueden condicionar ni el desarrollo ni el resultado del proceso.

Al final de este proceso la ciudadana vasca deber tener la palabra y la capacidad de decisin en torno a su futuro, sin ningn tipo de lmites.

Emplazamiento al Gobierno espaol

El Gobierno espaol debe expresar su compromiso de respetar lo que el Pueblo Vasco acuerde y decida sobre su futuro.

ETA emplaza al Gobierno espaol para que pase de las palabras a los hechos, dando los pasos necesarios para garantizar que ninguna legislacin, ordenamiento jurdico ni Constitucin sea obstculo o lmite en el desarrollo de la decisin que mayoritariamente adopte el Pueblo Vasco.

Para poder desarrollar un proceso de negociacin, las autoridades espaolas deben adoptar y cumplir sus compromisos de alto el fuego, garantizando el cese total de la represin, los ataques contra el Colectivo de Presos Polticos Vascos a travs de la aplicacin de leyes de excepcin y la presin, chantaje y extorsin contra las actividades polticas de las izquierda independentista.

Llamamiento a la opinin pblica espaola

Adems, ETA quiere hacer un llamamiento a la opinin pblica espaola para que apoye activamente la superacin del conflicto por la va del dilogo y la negociacin.

La sociedad espaola hara bien en apoyar las posiciones y los pasos de quienes acten de manera valiente y decidida asumiendo riesgos polticos importantes en pos de una solucin democrtica, dando la espalda a quienes insisten en alimentar la injusticia, el odio y la venganza de manera irresponsable y mezquina apostando por la represin y el enfrentamiento.

Por ltimo, ETA no quiere finalizar este comunicado sin mostrar su ms sincero reconocimiento a todas las personas y colectivos que a lo largo de todos estos aos y en la actualidad han mostrado y muestran una solidaridad activa con la lucha del Pueblo Vasco, muy especialmente por su compromiso con los derechos del Colectivo de Presos Polticos Vascos.

El compromiso de ETA

ETA se reafirma en su decisin de alto el fuego permanente en vigor desde el 24 de marzo de 2006.

Asimismo, reafirmamos nuestro deseo de avanzar hacia la consecucin de una verda-dera situacin democrtica para Euskal Herria, superan-do el conflicto de largos aos y construyendo una paz basada en la justicia.

Las decisiones y pasos de Euskadi Ta Askatasuna sern consecuencia de la actitud que mantenga el Gobierno espaol ante el proceso abierto en Euskal Herria.

La solucin al conflicto, aqu y ahora, es posible. Ese es el deseo y la voluntad de ETA.

Gora Euskal Herria askatuta! Gora Euskal Herria sozialista! Jo eta ke independentzia eta sozialismoa lortu arte! -

Euskal Herria, junio de 2006

Euskadi Ta Askatasuna E.T.A.





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter