Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2006

Cmo evitar gobiernos calamitosos

Guillermo F. Parodi
Rebelin


1. La salud mental.

No hay sicpata ms peligroso que un sicpata con talento.

La psicosis se caracteriza por una desconexin de la realidad. Como la naturaleza tiene horror al vaco, al desconectarse de la realidad el sicpata crea su propia realidad. Si todava tiene talento y peor an si es malo, entonces esa persona, de hacerse del poder, puede destruir lo construido ladrillo a ladrillo por varias generaciones.

El sabio duda e indaga, el sicpata con talento no tiene ninguna duda de que sus ideas son la genialidad ms pura. Con carisma y talento un sicpata puede hasta ahora, llegar a presidente de la repblica, que en Latinoamrica por lo menos, es ms parecido a un rey autocrtico que a un presidente o primer ministro de otros pases (el tan vapuleado, pero promovido mediante astutas palabras entresacadas e incluso inventadas para buscar excusas para la agresin, presidente de Irn, tiene un puesto de tercer nivel en el gobierno del pas. Aunque los medios lo presentan como el Supremo).

Existen varios ejemplos notables de sicpatas malos que asumieron el poder con su carisma y su talento. Pueden ser fcilmente identificables por haber hecho lo peor que poda hacerse y de la peor manera posible. Una persona medianamente normal nunca podra haber dejado un tal legado de pobreza, desocupacin, dependencia, enormes e impagables deudas externas, desindustrializacin y mil calamidades ms. Por la naturaleza de su enfermedad mental esos sicpatas no tienen "conciencia de enfermedad" y vuelven a postularse despus de sus desatinos.

Vamos hacia la solucin.

Todos nosotros hemos sido sometidos a test sicolgicos cuando buscbamos trabajo. Esos test estn muy probados y gozan de una total confianza.

Ahora me pregunto: un Presidente, un Senador, un Diputado, un Gobernador, un Juez, antes de ser aceptado es sometido a algn test sicolgico? Claro que no! Cmo van a dudar de la sanidad mental de un semi-prcer?

Como hemos visto la historia muestra que no cabe tal argumento, hay muchos sicpatas malos que buscan el poder y a veces lo consiguen. Y entonces me pregunto: si a m no me ofendi hacer varios test aunque mi labor, si era contratado, fuese bastante intrascendente y que en general no pudiese hacer mayor dao a los ciudadanos. Entonces por qu no deberamos someter a los que van a manejar la "res pblica" a test bien confiables!

No creo que nadie pueda atacar mi propuesta. Es claro que las cosas se haran con toda precaucin para no afectar la privacidad y la dignidad de la gente. Los test seran escogidos y aplicados por una comisin de notables nacionales y extranjeros trabajando con plena autoridad.

Nada de sensibleras baratas al pueblo hay que protegerlo!

2. Las promesas electorales.

"Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros"

Groucho Marx

Hermoso tema!

Cuntos engaos hemos sufrido y seguiremos sufriendo si no tomamos alguna medida!

La presentacin de un hermoso ejemplar bien encuadernado, conteniendo la plataforma electoral, los textos y los discursos transcriptos de la campaa electoral, va a marcar el cierre de campaa. Refrendado por el candidato ante escribano pblico (que bien podra ser el Escribano Mayor del Gobierno para darle ms solemnidad), ese ejemplar va a ser entregado a la Justicia Electoral. Es claro que en ese momento es puro protocolo pues el documento ya debe haber sido revisado y aprobado por el candidato y el Ministerio Pblico.

Como las palabras pronunciadas y escritas son tan importantes que le podrn dar el poder, deben tomarse con la seriedad debida. El que es elegido seguro que no podr ajustarse por distintas razones hasta la ltima coma del documento. No es impedimento, sus palabras deben ser relativizadas en el sentido que deben ser cumplidas mientras no surjan circunstancias fuera de su control que lo impidan o que otras alternativas sean mejores para el pueblo. Lo que deber hacer la autoridad elegida es simplemente probar que ese fue el caso. Si no lo hace hay un caso de defraudacin al soberano! Cuya pena ser fijada por ley pero que debe ser muy dura.

Seor candidato, si usted va a actuar de buena fe ni siquiera se preocupe, pero si ya est haciendo alianzas que impliquen el incumplimiento de su compromiso: tiemble corrupto!

3. Manejo del descontento.

Como el pueblo estaba descontento con el gobierno, el Presidente encarg a las Cmaras que disolviesen al pueblo y eligiesen otro (Bertold Brecht).

Brecht se caracteriz por la originalidad de sus ideas que a la vez de sacudir al intelecto, son una semilla de creatividad.

La idea de que el gobierno elija otro pueblo cuando el que se manifiesta est descontento (claro que debera ser la mayora del pueblo, no un grupsculo de exaltados), si le agregamos algunos matices, y como dira un cocinero, un poco de sal y pimienta, sera un test prodigioso para el gobierno.

Resultados posibles:

1. Si elige a los miembros e su entorno que se encargan de hacerlos sentir dioses, mediante la seleccin de informacin a proveerles, y por supuesto por el intensivo uso la adulacin (que es diferente a las manifestaciones sinceras de admiracin), para fortaleces sus egos; entonces no hay duda. En este caso deberamos someterlos a Juicio Poltico por falta de idoneidad para su cargo.

2. Si elige condicionalmente a los que los atacan, pero forman una comisin de investigacin independiente compuesta por ciudadanos aceptados por ambas partes por su patriotismo y probidad, para investigar la propuesta subyacente en los ataques, y por supuesto a acatar sin chistar el fallo, entonces a esa gente hay que apoyarla. Seguro que son valientes y tienen las mejores intenciones.

Guillermo F. Parodi es profesor universitario, miembro del Observatorio Internacional de la Deuda y de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter