Portada :: Otro mundo es posible :: II Foro Social Mundial de las Migraciones (Madrid. Junio 2006)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2006

Los otros guantnamos: Los Centros de internamiento en Europa violan los derechos humanos

Rebelin


Las polticas migratorias europeas parten de la consideracin de las personas extranjeras extracomunitarias como simples cifras y no seres humanos. El seminario Centros de internamiento: detenciones y expulsiones plante el modo en que personas que no han cometido ningn delito, slo la falta de la documentacin requerida, se ven privadas de su libertad en los centros de internamiento.

Los participantes en el seminario denunciaron el modo en que la Unin Europea est endureciendo su legislacin, favoreciendo la externalizacin de las polticas migratorias, mediante la subcontratacin del control de flujos migratorios a pases fronterizos, como Ucrania o Marruecos, donde se instalan los centros de internamiento financiados directamente por la UE. La nueva directiva que se est elaborando incide en esta lnea de dureza, planteando, por ejemplo un periodo de detencin de entre 6 y 12 meses y no prohibiendo expresamente el internamiento de menores o personas enfermas.

La realidad en los actuales centros de internamiento dista mucho de ser la adecuada. Un entorno insaluble, falta de asistencia letrada y mdica y violaciones constantes de derechos humanos, revelan un trato completamente deshumanizado y unas condiciones muy por debajo de las de cualquier centro penitenciario europeo, para unas personas que no han cometido ningn delito y slo una falta administrativa. El secretismo y la falta de transparencia son la norma en estos otros guantnamos, a los que no se suele permitir el acceso a organizaciones ni observadores.

Las propuestas surgidas en el seminario inciden en la necesidad de establecer una recepcin ms humana a las personas que llegan a las fronteras europeas, el derecho a la asistencia legal en todo el procedimiento, el libre acceso a los observadores y el establecimiento de medidas alternativas que eviten la terrible descompensacin de castigar con la falta de libertad lo que, en todo caso, es una infraccin administrativa, porque no se puede penalizar a las personas refugiadas. Lo que se plantea, en definitiva, es la imperiosa necesidad de repensar toda la poltica migratoria europea, acompaada de un imprescindible cambio en la opinin pblica, y la concepcin de un derecho de ciudadana basado en la residencia y no el vnculo nacional.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter