Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2006

Dos comentarios sobre Al Gore y Bill Gates
Cmanse a los ricos. Compartan sus recetas

William Blum
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin y Tlaxcala por Germn Leyens



La moderacin del carcter es siempre una virtud;
la moderacin en principio es siempre un vicio.
Thomas Paine


Al Gore apareci recientemente en una librera en el centro de Washington para firmar copias de su nuevo libro sobre temas ecolgicos, y sorprendentemente Ralph Nader apareci en la fila de personas a la espera de una copia autografiada. Gore se levant y dijo: Gusto de verle! Cmo le va? Muchas gracias, de verdad, por venir. Despus de otros cumplidos, Gore escribi en el libro: Para mi amigo, Ralph Nader. Respetuosamente, Al Gore.

Dos hombres que estaban en la fila no pudieron dejar de sealar a Nader que si no fuera por l, Gore podra haber ganado la eleccin en 2000. Gracias a usted, tuvimos a Bush todos estos aos, dijo uno. Cuntos han muerto en Iraq por ese motivo? [2] No han informado sobre la respuesta de Nader.

La idea de que los demcratas perdieron la eleccin de 2000 debido a Ralph Nader, probablemente persistir para siempre, as que djenme declarar para toda la eternidad, hablando en mi nombre y en el de millones como yo: la eleccin que encarbamos no era entre Ralph Nader y Albert Gore. La alternativa que tenamos era votar por Ralph Nader o no votar en absoluto. Si Nader no hubiera estado en las boletas, nos habramos quedado en casa. Los millones que votaron por Nader y los otros millones que se quedaron en casa exigan una alternativa inspiradora a los republicanos, incluso una alternativa inspiradora a medias nos habra bastado a la mayora. Los demcratas no ofrecieron, y todava no ofrecen, ningn tipo de alternativa, en especial en la poltica exterior. En cuanto a la poltica exterior, los dos principales partidos son totalmente indistinguibles.

Desde todo punto de vista, los Estados Unidos de Usamrica son un Estado de partido nico en todo, menos en el nombre el Partido de la Guerra. Los ocasionales puntos menores de diferencia que se presentan son supercheras artificiales de los demcratas creadas con fines electorales, y en esos casos los demcratas adoptan a menudo una posicin a la derecha de sus oponentes republicanos, como ser cuando llaman a tomar medidas ms duras en la guerra contra el terrorismo o contra Irn. Es un hecho que cuando se trata de los demcratas, no importa si hablamos de los conservadores entre ellos, o de los moderados, o de los liberales. Y ha sido as desde hace tiempo. Lo que sigue es un pasaje de un discurso hecho en 1965 por Carl Oglesby, presidente de Estudiantes por una Sociedad Democrtica (SDS, por sus siglas en ingls), en un acto contra la Guerra de Vietnam en Washington:

El compromiso original en Vietnam fue hecho por el presidente Truman, un liberal de la tendencia dominante.

Fue secundado por el presidente Eisenhower, un liberal moderado. Fue intensificado por el difunto presidente Kennedy, un ardiente liberal.

Piensen en los hombres que actualmente son artfices de la guerra los que estudian los mapas, dan las rdenes, apretan los botones, y cuentan los muertos: Bundy, McNamara, Rusk, Lodge, Goldberg, el propio presidente [Johnson]. No son monstruos morales. Son todos hombres honorables. Son todos liberales. [3]

Cmanse a los ricos. Compartan sus recetas.

Con el anuncio de Bill Gates de que se retirar de su participacin diaria en Microsoft, los medios han presentado un montn de historias adulatorias sobre el Nio Milagroso, que se convirti en el multimillonario self-made ms joven del mundo a los 31 aos. No quiero quitarle mritos por sus logros si sealo que para que se haya convertido en un multimillonario slo seis aos despus de introducir el sistema operativo MS-DOS 1.0 Microsoft tiene que haber estado cobrando mucho ms muchsimo ms por su software que si hubiera basado su precio en los costes de la compaa.

Existen algunos, enamorados con la filosofa, la prctica, y el folklore de la libre empresa y del individualismo inquebrantable que dirn: Denle ms poder al tipo! Mereci cada centavo!

Hay otros, enamorados con la visin de una sociedad ms justa, que cuestionarn cmo se puede decir que la actual distribucin de la propiedad y de la riqueza resulta de alguna forma de proceso democrtico. Al llegar el Siglo XXI, la sociedad usamericana debera haberse desarrollado ms all de un dos por ciento con una riqueza impresionante y de un setenta y cinco por ciento con una lucha diaria por lograr una vida decente, incluyendo a la clase media. En realidad, segn esos parmetros, retrocedemos.

Esto constituye casi una hereja para muchos usamericanos, que no estn dispuestos a tocar las prcticas polticas y econmicas, aunque no tienen problemas cuando se trata de meterse en la vida sexual de la gente, cuerpos de mujeres, y otros temas morales. La codicia y el egosmo son naturales, insisten, y hay que ajustarse correspondientemente.

Pero si el sistema debe ajustarse al egosmo porque es natural, por qu no se ajusta a la agresin que gran parte de la misma gente considera natural?


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter