Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2006

Una universidad controlada con la mentalidad de un empresario
Universidad Arcis: proyecto de izquierda o lucha por el poder en una corporacin privada?

Miguel Paz
La Nacin Domingo


 

Despus de vivir el peor momento de su historia, luego de casi un mes de permanecer tomada por un grupo de alumnos, la Universidad Arcis intenta volver a la "normalidad". Tras el absurdo de que un grupo reducido de estudiantes ponga en jaque un proyecto universitario "de izquierda", se esconde una crisis econmica por deficiente administracin desde los orgenes de la universidad, adems de amenazas de despidos a funcionarios y persecucin a acadmicos simpatizantes de la toma, denuncia Edith Delgado, presidenta del Sindicato de Trabajadores. Cmo se lleg a esto?

La Universidad de Artes y Ciencias Sociales (Arcis) se constituy como Instituto Superior de Comunicacin y Diseo en 1981. La idea era promover un proyecto universitario de izquierda y ser un espacio de cobijo para acadmicos y estudiantes opositores a la dictadura.

En 1989, el Ministerio de Educacin aprob su constitucin como universidad, y en 1999 alcanz la autonoma. La Corporacin Universitaria fue presidida por Fernando Castillo Velasco y en la rectora qued Luis Torres, un discpulo suyo de la poca de la reforma de la Universidad Catlica en 1968.

A mediados de 2002 estall la primera gran crisis, cuando un grupo de estudiantes paraliz la universidad y exigi la salida de Torres. El rector se repliega en Arcis Pas, un ambicioso proyecto creado en 2001, con sedes en Chilo y Valparaso. La idea de Torres era llevar la educacin a lugares alejados y disminuir la relevancia de la casa central a medida que su proyecto desperdigaba sedes por lugares como Cabrero y Portezuelo, con carreras que no tenan nada que ver con su entorno.

Incluso, en su afn de separar Arcis Pas de su alma mter, Torres cort las comunicaciones con la casa central, promovi currculos propios y design jefes de carrera para licenciaturas que ya tenan uno y programas acadmicos establecidos. El delirio de Torres "provoc a la universidad un desangramiento financiero", recuerda un acadmico.

"Fue una volada de Lucho", reconoce Ignacio Vidaurrzaga, ex director de Arcis Chilo. "Ah, esta idea de Universidad de Estado de bienestar se quiebra. Se ve que hay que redefinirla en trminos administrativos y polticos. La duda es cmo alentar la crtica sin que te estalle el conflicto en la cara", dice.

 

INMOBILIARIA LIBERTAD

Tras la salida de Torres, a la rectora lleg Toms Moulian, aplaudido por una esperanzada comunidad. Sin embargo, por las precaria situacin financiera heredada lo obligan a reducir costos y a despedir personal. El sindicato le "enrostra" su contradiccin de discursear con la izquierda y firmar finiquitos con la derecha.

En 2003, Jorge Arrate reemplaz a Castillo Velasco en la presidencia del directorio y aument de 12 a 42 los integrantes de la asamblea de la corporacin.

Debido a los problemas econmicos y su dficit contable de 2.300 millones de pesos, al ao siguiente Arrate y Moulian buscan inversionistas. Slo el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), del PC, y la Fundacin Joel Marambio, presidida por el ex mirista Max Marambio, aceptan la propuesta.

Despus de un "due dilligence" realizado por una empresa externa, su patrimonio es valorado en casi 1.600 millones de pesos. Pero como la corporacin es sin fines de lucro, slo puede allegar recursos a travs de donaciones o por la creacin de una instancia que compra los bienes inmuebles a la corporacin, para administrarlos y arrendrselos. As nace Inmobiliaria Libertad S.A., que compra los inmuebles de Arcis con un aporte de 600 millones de pesos de Fundacin Joel Marambio, 600 millones de ICAL (de la venta de inmuebles devueltos al PC por el Gobierno) y cerca de 320 millones contribuidos por Fundacin Salvador S.A., empresa creada para estos efectos por los miembros de la corporacin Jorge Arrate, Roberto Celedn y Jos Mara Bulnes.

 

LUCHA DE CLASES

Ah comienzan los problemas, recuerda un socio de la corporacin. "Cuando llegan el ICAL y Marambio, piden estar tambin en la corporacin. Luego, exigen tener la mayora en el directorio y finalmente actan como bloque".

Esto rompe el compromiso de no hacer alianzas que la corporacin pact con los nuevos socios para su inclusin en el proyecto. "Pero eso fue lo que hicieron cuando le pasaron la mquina a Celedn", dice.

Un mes antes, Toms Moulian dej la rectora por razones de salud y asumi Jorge Arrate. En la misma reunin, asegura Celedn, "Juan Andrs Lagos y Max Marambio, de manera sorpresiva y sin que jams se hubiese discutido, proponen una reestructuracin completa de la direccin de la universidad a raz de la salida de Toms". Asegura que esto fue planteado como un paquete en el cual Jorge Arrate asumira como rector y l dejara la secretara general, para asumir tareas de contralor, y sera reemplazado por el economista Galo Edelstein, cercano al PC.

"Ped una explicacin porque la propuesta no tena fundamento alguno. Les dije: la universidad y el directorio siempre ha operado en base a consenso, y ustedes pretenden imponer una decisin inamovible. Esto implicaba introducir una lgica de mquina poltica que nunca haba operado en la universidad, algo muy grave porque la institucin es algo muy distinto a un partido poltico, y ellos se haban comprometido a respetar la autonoma de la universidad", recalca Celedn, quien finalmente renunci al cargo en protesta.

En el ICAL difieren de la versin del abogado: "A Celedn se le pidi el cargo porque se necesitaba alguien con un perfil no slo legal o poltico, sino que tambin administrativo", y apuntan que esparce el rumor de que la universidad est en crisis de gobernabilidad, argumento recogido por los estudiantes que hicieron la toma.

Como sea, la pelea da la confianza al interior de la universidad y visibiliz entre la comunidad acadmica la verdadera lucha por el poder en que estn enfrascados los socios de la corporacin.

 

QU TE PAS, MA(R)X

Sin embargo, ya hay bajas. Arrate dur tres semanas como rector debido a las presiones del grupo que despus se tomara la sede de Libertad 54.

Aunque Arrate haba sido votado de forma unnime por la corporacin y el Consejo Superior Universitario, los estudiantes irrumpen en una reunin y le exigen que vaya a una asamblea y aclare su proyecto universitario. "l les dijo que era el mismo que estableci el claustro del ao pasado", recuerda un cercano suyo. "Los alumnos aceptaron sus argumentos, pero siguieron con presiones".

Gabriel Salazar, candidato al Premio Nacional de Historia y hasta hace poco decano de la Facultad de Humanidades, tiene otra versin del hecho: "Los estudiantes hacen asamblea y exigen la asistencia de Arrate. l no respondi y eso motiv que los alumnos le invadieron la rectora gritando que saliera a conversar con ellos". Esto respondi a las decisiones que tom el directorio, "sin que mediase un proceso de evaluacin de los postulantes", asegura.

Salazar es uno de los sindicados por los directivos de la corporacin como "promotor" de la toma. l lo niega tajantemente: "Jams he promovido una toma. Soy acadmico. Pero la imagen que qued despus de eso fue que haba sido el gran instigador de la movilizacin estudiantil. Mi labor, si algo hice, fue tratar de sacar a los estudiantes de la rectora para resolver el tema".

En la universidad no le creen y ya le pasaron factura. La primera medida del recin asumido rector, Carlos Margotta, fue fusionar las cuatro facultades (Artes, Humanidades, Educacin y Ciencias Sociales) en dos y pidi a los decanos que pusieran sus cargos a disposicin. El argumento de Margotta es que "la universidad debe implementar una gestin administrativa eficiente y ordenada, y para eso tiene que hacer una reingeniera". No obstante, como Humanidades se junt con Ciencias Sociales, Salazar fue destituido.

"Me convert en el gran chivo expiatorio para la corporacin y el directorio", dice el acadmico, quien, al igual que la presidenta del Sindicato de Trabajadores, acusa una caza de brujas contra acadmicos y funcionarios que simpatizaron con la toma.

Ella asegura que ahora est sufriendo una prctica antisindical de su nuevo jefe, Jaime Insunza (hermano de Jorge, un lder histrico del PC), recin asumido como vicerrector acadmico y quien fuera expulsado del sindicato. "El da que l asume me dice que no quiere trabajar conmigo porque dice que tenemos malas relaciones. Hasta el minuto no recibo ningn trabajo de parte de l, cumplo horario y me tiene ah parada", explica.

Aparte de eso, lo que ms preocupa y enrabia a Edith son los sueldos. Las autoridades arcianas ya le informaron que desconocen si a fin de mes habr plata para pagar a los trabajadores. Ella recuerda que cuando lleg Max Marambio a la corporacin, los trabajadores se vieron forzados a aceptar que les redujeran los sueldos.

Al respecto, el empresario asegura que l slo aplic un acuerdo que haba logrado Moulian antes de retirarse de la institucin. Pero para Edith, el tema de fondo es otro: "Nosotros los trabajadores cedimos un porcentaje de nuestro sueldo. Si despus te dicen que esta cuestin quiebra, quin nos va a pagar las indemnizaciones por los aos de servicio?".

Para quienes piensan como Edith, la corporacin despej las dudas en su ltima reunin del pasado viernes, donde ratific a Max Marambio como presidente del directorio. All se acord que la corporacin comprar de vuelta a la Inmobiliaria Libertad los bienes que le haba vendido anteriormente. La idea, dice uno de los asistentes al encuentro en el Colegio de Profesores, "busca proteger la autonoma de la universidad, porque la comunidad no va a aceptar nunca que Arcis sea controlada con la mentalidad de un empresario o de un partido". Adems, los asistentes aprovecharon de sacar lecciones de la toma que casi hundi la universidad de la libertad, la diversidad, la esperanza y los sueos de izquierda.

Hoy la consigna es renovarse o morir. Y eso, dice el rector Margotta, pasa por administrar bien y cortarla con el hippismo. "Le perdimos el temor a ser polticamente incorrectos", dijo a este medio Max Marambio a la salida del cnclave, tras asegurar que el proyecto de izquierda de Arcis "jams se ha puesto en duda".



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter