Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2006

Con cunto ganar el MAS la eleccin de Constituyentes? Cuntos le dirn no a la autonoma?

Bolpress


A cinco das de la realizacin de la eleccin de los representantes a la Asamblea Constituyente, no hay quien ponga en duda la vistoria del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente Evo Morales. La nica pregunta que cabe es si ese partido superar el 54 por ciento por ciento de votos logrados por el ahora presidente en las elecciones de diciembre de 2005. Los ms optimistas esperan que el MAS logre el 70 por ciento de votos. En ese marco, el rechazo a la autonoma propuesta por la derecha en Bolivia, parece ser un hecho y la nica pregunta que queda es qu porcentaje de la poblacin le dir no a las oligarquas.

Los resultados de una encuesta realizada por Equipos Mori y publicada en el semanario poca dan cuenta de una alta popularidad del presidente Morales, la misma que con seguridad beneficiar al partido de gobierno.

Segn los resultados de la encuesta, el 68 por ciento de la poblacin cree que en el pas el pas va en la direccin correcta, es decir que el gobierno hace lo que la gente quiere.

Esos datos muestran que el presidente tiene el 81 por ciento de popularidad a nivel nacional. En la combativa ciudad de El Alto, el 96 por ciento de la poblacin respalda al Presidente, mientras que en Santa Cruz, el considerado reducto de la oligarqua, un sorprendente 68 por ciento apoya al presidente.

Esta aprobacin se acentu tras la aprobacin del decreto de nacionalizacin de hidrocarburos, medida que hace del ministro de Hidrocarburos, Andrs Soliz Rada, el de mayor respaldo popular con un 56 por ciento.

Los resultados de la encuesta sealan que el 94 por ciento de los bolivianos apoya la nacionalizacin, un porcentaje que llam la atencin de los encuestadores que afirman que en el pasado nunca vieron un porcentaje tan elevado de apoyo a una medida gubernamental.

Preocupacin entre los poderosos

Los resultados de esa encuesta se conocen das despus que Adolfo Franco, un funcionario de USAID presentara lo que l llam el "ltimo pensamiento" de la administracin Bush.

En contaposicin de la opinin de los bolivianos, Estados Unidos no vio con buenos ojos la nacionalizacin, no le convence la poltica econmica del gobierno boliviano, ni el nuevo rumbo de la poltica antidrogas y ahora le preocupa un potencial mayoritario apoyo a los candidatos del MAS en la Asamblea Constituyente.

"El nuevo gobierno boliviano, muchas veces, ha demostrado inclinaciones de consolidar el poder Ejecutivo y promueve reformas potencialmente antidemocrticas a travs de la Asamblea Constituyente y otros medios", dijo Franco.

En respuesta, Morales afirm que el MAS ganar la Asamblea Constituyente con entre 70 y 80 por ciento de apoyo,  y atribuy a ese apoyo las declaraciones del funcionario de USAID. "Tienen sus encuestas, saben que vamos a ganar con 70, 80 por ciento, por eso lanzan esas afirmaciones", dijo.

Pero Estados Unidos no es la nica preocupada por la popularidad de Morales y la aplicacin de su poltica econmica. Los poderosos en Bolivia, terratenientes, polticos que gobernaron el pas desde 1985 y los medios de comunicacin realizaron una intensa campaa en la que no presentaron propuestas, sino intentaron una serie de ataques ("guerra sucia"), muchas veces sin mayores fundamentos.

La estrategia de la oposicin se bas en sembrar miedo y la confusin. Acorralada por una movilizacin social muy pocas veces vista en Bolivia, la oposicin se embarc en una campaa que tiene como ejes la siembra de rumores destinados a minar la estabilidad econmica y quitarle la base social que por ahora disfruta el gobierno del presidente Evo Morales. Las autoridades tuvieron que salir con sendas declaraciones para desmentir un posible corralito financiero, o la aplicacin de un impuesto a los salarios.

De todos los argumentos hasta ahora expuestos, probablemente el ms peligroso para daar la estabilidad del gobierno fue un supuesto "corralito financiero" o una escandalosa revaluacin del boliviano al punto de hacer que pase de 8 bolivianos por dlar estadounidense a slo 4 bolivianos por la unidad de la moneda norteamericana. Tales extremos, segn los rumores desatados, estaran inmersos en el Plan de Desarrollo Econmico presentado por el gobierno para intentar desmontar el esquema neoliberal vigente en Bolivia desde agosto de 1985.

"No hay necesidad de bajar la cotizacin del dlar en el mercado nacional porque con eso, sencillamente iramos en contra del sector exportador nacional. Uno de los objetivos del gobierno es que este sector sea capaz de insertarse en el mercado internacional y, por eso, haramos mal en bajar el dlar. Son especulaciones polticas y no tienen ningn fundamento econmico", dijo el ministro de Hacienda, Luis Arce.

El retiro de dlares del sistema financiero, uno de los objetivos de quienes impulsaron el rumor, provocara un golpe directo al gobierno de Morales, aunque segn Arce los ms perjudicados son los ahorristas pues al sacar sus depsitos, experimentan un dao econmico mediante la prdida de intereses y el costo econmico que implica efectuar estas transacciones.

Pero la poltica cambiaria no es atribucin del gobierno, sino del Banco Central de Bolivia, una institucin que segn la ley 1670, aprobada durante el primer gobierno del neoliberal y ahora fugado Gonzalo Snchez de Lozada es independiente. "El BCB no modificar el rgimen cambiario actual, consistente en ligeras apreciaciones o depreciaciones del boliviano respecto al dlar estadounidense en funcin a los objetivos de competitividad de las exportaciones bolivianas, estabilidad del sistema financiero y, principalmente, mantener una inflacin baja y estable", dijo esta entidad en un comunicado.

Nadie se hizo responsable de los rumores de corralito. Lo que s hizo la oposicin es pagar una profusa campaa de publicidad que ataca la considerada gran influencia del presidente venezolano Hugo Chvez.

El jefe de UN, el ex mirista Samuel Doria Medina, fue ms all y denunci en base a un informe de pauteo de Publimarket que la petrolera PDVSA financiaba la campaa del MAS para las elecciones. La empresa responsable atribuy su informe a un error, aunque Doria Medina insisti con sus denuncias.

Una propuesta para que la Iglesia Catlica deje de ser oficial en Bolivia, motiv otra serie de protestas, las mismas que llegaron desde el Vaticano. Pero tambin en ese caso, Morales aclar que nunca se haban pensado hacer las reformas anunciadas y responsabiliz a Alfonso Va Reque, un funcionario de la Cancillera durante el ltimo gobierno de Snchez de Lozada de ser el responsable de esos rumores.   "Nunca planteamos eliminar la materia de religin, nunca habamos pensado siquiera en eso. La religin nos ensea a ser respetuosos, eso es lo que yo he aprendido", dijo el Jefe de Estado. "No es posible que la Iglesia sea instrumento de partidos derrotados y que no tienen moral ni etica para acusarnos", aadi.

La llegada de una misin de mdicos cubanos fue tambin motivo de protesta para los mdicos que en Bolivia hicieron de ese servicio un negocio. La encuesta de Mori estableci que el 72 por ciento de la poblacin cree que esa misin es una decisin adecuada. El mismo da que se conoci la encuesta, un peridico en Argentina denunci a dos mdicos bolivianos involucrados en el trfico de rganos.

Entre los opositores a Morales estn -a excepcin del MBL- todos los partidos polticos que gobernaron el pas desde 1985, aquellos que dieron via libre a aplicaron las polticas neoliberales en Bolivia; las transnacionales afectadas por la nacionalizacin de los recursos naturales, los terratenientes agrupados en la poderosa Cmara Agropecuaria del Oriente (CAO) que sienten amenazadas las tierras que detentan, en muchos casos sin haber seguido los procedimientos legales, y los medios de comunicacin que, como el caso de Unitel, de propiedad de la familia Monasterios, conocidos terratenientes afincados en Santa Cruz, el peridico La Razn que tiene ligazones con capitales espaoles afectados por la nacionalizacin, o con el peridico El Deber, vinculado a las oligarquas cruceas. En este caso, das atrs, Alvaro Monasterios, un personaje ligado a los propietarios de ese peridico y como tal era gerente en el peridico La Prensa de La Paz, fue involucrado en una millonaria estafa a la Caja Nacional de Salud.

Las elecciones de representantes a la Constituyente del domingo prximo y el referndum tendrn un carcter plebiscitario. Todas las encuestas le dan al partido del presidente como ganador, a la par que Morales se inclin por el No al pedido de autonomas, por considerar que ese mecanismo slo busca preservar los privilegios de las oligarquas.

No son buenos tiempos para la derecha. La encuestas de Mori seala que el perfil negativo de Jorge Quiroga, su principal exponente sube.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter