Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2006

Del mercadismo al populismo hidrocarburfero El caso boliviano (III)

Federico Bernal
Rebelin


PARTE III
Mercadismo y empobrecimiento

El referido modelo energtico de mercado, tiene la particularidad de actuar simbiticamente con un modelo interno de empobrecimiento socioeconmico. De esta manera, surte efecto la tpica y poco estudiada retroalimentacin mercadista: objetivo exportador de la poltica energtica con destruccin del mercado interno (demanda negativa) y desmantelamiento del sector industrial. El resultado en Bolivia: endeudamiento externo equivalente al 56% del PBI y mayor en un 6% al de 1996; 67,3% de la poblacin por debajo de la lnea de la pobreza, alcanzando un 80% en reas rurales y un 60% en centros urbanos (INE, Bolivia 2003-2005).

El empobrecimiento del mercado interno es piedra angular del mercadismo. El ex presidente Mesa lo saba muy bien. En 2004 afirm que Bolivia tena una reserva de gas calculada en 55 trillones de pies cbicos (TPC) ahora reducida a 48, y como utilizaba internamente slo 2 TCP, entonces no quedaba otra salida que exportar. Y fue con este objetivo el ms rentable para los inversionistas que se destinaron las operaciones de las transnacionales, por lo menos desde 1997 a la fecha. El mercado interno, por ser poco rentable, fue desechado casi por completo. Por ejemplo, en febrero de 2005, el volumen destinado al consumo interno constituy un 15.27% respecto del exportado. Valores que no han variado mucho, dado que actualmente Bolivia produce diariamente alrededor de 35 millones de metros cbicos de gas, de los cuales exporta a Brasil y Argentina cerca de un 90%.

Inversiones extranjeras y populismo Si desde 1996 a 2005 las inversiones extranjeras en Bolivia totalizaron unos 3.500 millones de dlares, con el populista e ignoto Evo Morales se cuecen cinco nuevas alianzas estratgicas mixtas por un valor superior a los 6.320 millones de dlares (compaas bolivianas GTL- Bolivia y Petroleum Synergy, World Business (WB), Franklin Oil and Gas, Shaw Group y Predatos Technologies). Solamente WB planea invertir 5.000 millones de dlares en la industrializacin del gas y transporte del excedente a EE.UU. a travs de un proyecto LNG.

Pero adems, el populismo, al nacionalizar el control, la gestin y planificacin de la poltica energtica, genera el mbito apropiado para la negociacin y la firma de convenios interestatales, convocando la presencia de empresas nacionales de energa. Un dato nada menor puesto que, por ejemplo, los dueos de las actuales reservas de gas natural a nivel mundial son las compaas pblicas con un 64% (las privadas un 36%). A diferencia de los objetivos perseguidos por las compaas privadas, las empresas estatales se guan por intereses nacionales (y no empresariales), planificando en el largo plazo, consolidando las relaciones bilaterales y contribuyendo al equilibrio entre lo pases vecinos.

Al respecto, tenemos el caso de la venezolana PDVSA, que planea una inversin de US$1.500 millones en exploracin, produccin, industrializacin y comercializacin. PDVSA ser adems la encargada de certificar las reservas de gas natural de Bolivia, sobredimensionadas por la anterior consultora. En igual sentido, Bolivia y Paraguay impulsarn un ambicioso proyecto de integracin energtica binacional, con un gasoducto y plantas industriales derivadas que requeriran inversiones superiores a los 2.000 millones de dlares. Por ltimo, las negociaciones con la Argentina y Brasil por el precio del gas y los nuevos volmenes de abastecimiento, que a pesar de la complejidad, llegarn a buen puerto y harn ms equitativa y por ende confiable la provisin del energtico.

Finalmente, YPFB y la empresa estatal rusa Gazprom planean armar una sociedad conjunta, con una inversin superior a los 3.000 millones de dlares. El objetivo de la alianza radicar en la bsqueda de nuevos campos para viabilizar la exportacin de LNG (gas natural licuado) a Mxico o a Estados Unidos y la construccin de gasoductos hacia Paraguay y Uruguay.

Las ricas lecciones de los ms pobres Un 92% del pueblo boliviano apoy la nacionalizacin. En Mayo de 2006, el ya vapuleado mercadismo sucumbi al populismo. De ahora en adelante, YPFB controlar cerca del 15% de las reservas de gas del pas y se convertir en la tercera petrolera local, por detrs Repsol-YPF y Petrobras. La poltica hidrocarburfera ser dictaminada por el Estado quien gestionar toda la cadena, es decir, la extraccin, el transporte, la refinacin de petrleo, el fraccionamiento de gas, la comercializacin interna y externa. Ser YPFB quien obtenga directamente la renta petrolera calculada en 600 a 800 millones de dlares anuales.

A modo de breve conclusin, la leccin que el actual proceso boliviano brinda al civilizado occidente es la siguiente: 1) En tiempos de mercadismo, las altas tasas de ganancia privadas son inviables en el tiempo (10 a 15 aos como mximo), con elevadsimas posibilidades de perder tanto lo invertido como lo embolsado, puesto que todo perodo mercadista finaliza con su anttesis: un proceso populista o neopopulista. 2) Las compaas privadas en tiempos de populismo obtendrn menores tasas de retorno que durante el mercadismo, aunque compensadas por su extensin en el mediano o largo plazo. Asimismo, si el populismo es destituido, el mercadismo ser incapaz de expropiar o nacionalizar, es decir, no existir la incertidumbre a futuro de malograr la inversin original ni daar sus activos. 3) Desde un enfoque jurdico y legal, el populismo a travs del Estado y sus empresas, gestionar, controlar y regular las inversiones extranjeras, y lo har acorde a las leyes y la Constitucin Nacional. Contrariamente, el mercadismo se fundamenta en la violacin sistemtica a los marcos regulatorios, leyes y constituciones locales, debiendo consecuentemente, erigir una pirmide jurdica y legislativa antagnica a los intereses populares y nacionales. 4) El populismo, al contar con el beneplcito de las clases ms postergadas, resulta ms seguro en trminos de conflictividad social que el mercadismo, donde la conflictividad prolifera exponencialmente.

Seores accionistas y empresarios, en Amrica latina es ms seguro y lcito invertir durante gestiones populistas.

* Bioqumico y biotecnlogo (UBA), autor del libro Petrleo, Estado y Soberana: hacia la empresa multiestatal latinoamericana de hidrocarburos (Biblos, Mayo 2005). Investigador del Instituto de Investigacin en Ciencias Sociales (IDICSO-USAL).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter