Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2006

La Reforma Laboral firmada por el Gobierno PSOE, UGT-CCOO, y la patronal, beneficia a los empresarios

Claridad


La histeria reaccionaria que preside la poltica del PP puede hacernos perder de vista los aspectos ms negativos de la poltica del gobierno socialista. El 9 de mayo se firm el Acuerdo para la mejora del crecimiento y el empleo entre el Gobierno, los sindicatos UGT y CCOO, y la patronal CEOE y COPYME. El acuerdo, al contrario de lo que proclaman sus artfices, consolida la temporalidad como un privilegio de la patronal pues no recoge garantas laborales ante el despido ni medidas que establezcan una estricta causalidad de la contratacin temporal, es decir, que se aplique estrictamente slo a trabajos temporales. Y no puede sorprendernos ese resultado, pues ni tan siquiera ha habido una amago de movilizacin que es la va que permite presionar para lograr acuerdos favorables a los trabajadores. Sin esa presin, ni el gobierno ni la patronal tiene motivos para ceder.

EL ministro de Trabajo, Jess Caldera, asegura que en torno a un milln y medio de contratos temporales se convertirn en indefinidos. Si tenemos en cuenta que hay ms de cinco millones de trabajadores con empleos precarios en nuestro pas, un 34% del total, no parece que ni sus artfices sean muy optimistas.

Si existe algn motivo para esperar que se transformen en indefinidos una parte de los contratos temporales es precisamente por la extensin de la modalidad de contrato de indefinido de fomento de empleo, con una indemnizacin sustancialmente inferior y subvencionado con 800 euros anuales, por lo menos durante 3 aos. En definitiva, un chollo para los empresarios que dispondrn de una modalidad de contrato con un despido barato y bien subvencionado, por muy indefinido que se le denomine.

Despido y temporalidad

El gobierno acepta el punto de vista de la patronal de que para crear empleo estable hay que abaratar el despido y subvencionar a las empresas. Las propias direcciones sindicales respaldan al final esa misma frmula a pesar de que la han criticado reiteradamente. De hecho, nuestro pas ha sido uno de los que ms ha visto reducirse el coste del despido, al tiempo que la precariedad se disparaba, como demuestran los estudios de los propios sindicatos.

El acuerdo no brinda ningn motivo para que la temporalidad se reduzca sustancialmente. Por qu las empresas dejarn de usar la contratacin en precario? La restriccin al encadenamiento de contratos laborales temporales es tan limitada, que tienen mil maneras de burlarla y slo afectar a una pequea parte de los casos. Las empresas contarn con las mismas modalidades de contrato temporal, y nada impedir seguir empleando a distintos trabajadores para un mismo puesto de trabajo durante el tiempo que sea. Las ETTs ven mejoradas sus posibilidades de obtener contratos, pues se eliminan ciertas cortapisas de la ley del 94 y las contratas seguirn actuando de manera similar. Y, para los que hagan fijos con el contrato indefinido de fomento de empleo qu garantas de estabilidad garantiza un contrato indefinido cuyo despido es ms barato?

Al final, el empleo nominalmente indefinido que se cree ser ms barato de rescindir y, por el camino, las empresas se habrn embolsado ms dinero, incluidas las ETTs que ven reducidas sus cotizaciones a la Seguridad Social. Las bonificaciones a los empresarios por contratos de Fomento de empleo ya les han reportado ms de 17.453 millones de euros los ltimos siete aos (casi tres millones de pesetas). Y de que han servido? La temporalidad es la misma hoy que entonces.

Cambio del modelo productivo

Las direcciones sindicales insisten en que lo importante es un cambio de modelo productivo que prime el empleo de calidad, merced a la formacin, el incremento del gasto educativo y de la inversin en Investigacin y Desarrollo. Ese anlisis pierde de vista el hecho de que ser ms competitivos y productivos no garantiza empleo de calidad y estable. Basta ver cmo actan las grandes multinacionales precisamente los sectores ms productivos que no cejan de reducir plantillas, salarios y de externalizar la produccin. Qu pasa en SEAT o en Volkswagen?

Adems, el secretario general de CCOO, Fidalgo insiste en que el Acuerdo ser til dependiendo de la utilizacin que haga cada empresa y de la presin sindical para hacerla (Tribuna, junio 2006). Todo se supedita la accin sindical, otra idea equivocada, pues justamente la accin sindical cotidiana est ms limitada que nunca a causa de la precariedad imperante.

Fidalgo tambin afirmaba que estamos en una etapa para reducir, en la medida de lo posible, la temporalidad (Tribuna, junio 2006). Lo urgente hoy no es reducir la temporalidad en la medida de lo posible, sino exigir su erradicacin. Se trata de reivindicar las cosas ms bsicas frente a la realidad que sufren los trabajadores: precariedad y carencia de derechos laborales efectivos, salarios insuficientes, alto grado de endeudamiento, prestaciones sociales que no atienden las necesidades reales

El modelo productivo para el capital est subordinado a la obtencin creciente de ganancias, y stas provienen de la explotacin mayor o menor de los trabajadores. Slo la lucha ejerce un contrapeso a esa voracidad natural por los beneficios. De hecho, este acuerdo no es el producto de una movilizacin de los trabajadores y, por ese motivo, su contenido responde bsicamente a lo que la patronal y el gobierno desean, aunque la primera an quisiera ms.

De poco sirve llamar a la accin sindical cuando en la actividad cotidiana, empresa a empresa, es la patronal la que tiene la sartn por el mango. Por eso se trata de movilizar para exigir cambios en las leyes que determinen el estricto cumplimiento del principio de causalidad y la eliminacin del empleo basura, la supresin de las ETTs, la reduccin de la jornada laboral semanal a 35 horas semanales sin merma salarial, la dignificacin de los salarios con un aumento del SMI en consonancia con el coste real de la vida (lo que debera llevarlo hasta los 900 euros, una cifra acorde con lo que predica la propia Carta Social Europea). Se tratara de crear un cuerpo de derechos laborales bsicos que haga inviable la sobreexplotacin de la mayora de los trabajadores a travs de la maraa de redes de contratistas, la mayora de los cuales trabajan para un reducido ncleo de grandes empresas.

No podemos seguir as

La realidad es que las empresas estn alcanzando cifras rcord, mientras los trabajadores ven mermar su porcentaje de participacin en el reparto de la renta nacional (ver cuadro). Los beneficios crecen, las condiciones laborales empeoran. Y si la poltica de las principales direcciones sindicales no supone una mejora en las condiciones de trabajo e ingresos del conjunto del proletariado, para qu sirven? Urge un cambio en la poltica sindical de CCOO y UGT.

De igual forma que en lo poltico la agresividad del PP hace aparecer al gobierno socialista como ms radical de lo que realmente es, el mantenimiento del crecimiento econmico, disimula parcialmente la falta de una poltica alternativa a la de la patronal por parte del gobierno.

La renuncia a movilizar por parte de las dos principales direcciones sindicales tiene nefastas consecuencias, no slo porque se desaprovecha la situacin econmica y la presencia de un gobierno votado por los trabajadores para lograr ampliar la parte de la tarta que se lleva la clase obrera, recuperando conquistas y logrando otras nuevas, sino porque se est perdiendo una oportunidad de oro para situar a los trabajadores en condiciones mejores para defender sus intereses cuando vengan las vacas flacas.

Y, en el terreno poltico, la actitud de la direccin federal de IU tampoco est siendo capaz de marcar una alternativa por la izquierda en este terreno pues, como vimos en el debate sobre el Estado de la nacin, Gaspar Llamazares ni tan siquiera critic el acuerdo y desgran una alternativa. El giro social ni llega ni lo har de la mano de este Gobierno, y menos an si nadie es capaz de dar una alternativa de izquierdas que aliente la movilizacin. Esa es la primera tarea que tenemos que resolver: dotarnos de un poltica sindical capaz de expresar las necesidades de los trabajadores y de movilizarlos por lo menos tanto como lo est la derecha, que ya va siendo hora. Quedan dos aos de legislatura socialista y an estamos a tiempo.

Espaa es el pas que ms ha reducido los costes de despido desde 1988 en los pases desarrollados la OCDE, formada por los 28 ms avanzados econmicamente y ocupa el puesto 17 de los mismos. A pesar de esa reduccin de los costes del despido, durante ese mismo periodo la precariedad ha pasado de un 23 a un 33% (El mito de la rigidez del trabajo indefinido en Espaa y de los altos costes del despido)

El 60% de las familias no pueden ahorrar y el 54% tiene dificultades para llegar a fin de mes, segn el INE

En un reciente informe de UGT se reconoca que el actual modelo de determinacin de los salarios en la negociacin colectiva, consensuado por las organizaciones sindicales y empresariales en los Acuerdos Interconfederales para la Negociacin Colectiva (ANC) desde 2002, es uno de los elementos clave que est colaborando para frenar las tensiones en los precios. El crecimiento de los salarios de convenio est determinando que los costes laborales por unidad de producto crezcan permanentemente por debajo del deflactor del PIB, es decir, que cada vez el coste del trabajo supone una proporcin menor del precio final del producto, con lo que se liberan mrgenes extraordinarios que permiten elevar la inversin, reducir los precios y mantener los beneficios. (Aportaciones de UGT para el diseo de los PGE 2006).

Los beneficios de las treinta y cinco empresas que componen el selectivo espaol Ibex han aumentado sus beneficios en ese ejercicio un 44%. Los saltos ms espectaculares los han protagonizado Endesa (154%, en quinto lugar por el total de beneficios), el Santander (72%, siendo adems la que ms beneficios ha obtenido) y Arcelor (66%, en tercer lugar en cuanto al total). Pero las empresas que se encuentran fuera del Ibex tambin han tenido en lneas generales unos resultados excelentes: las empresas del mercado continuo han visto aumentar sus beneficios un 43%. (Los beneficios y los riesgos del euro, Josep Manuel Comajuncosa, Profesor de Economa de ESADE, 23/3/2006)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter